SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.55 número1-2Infestación de los párpados de un niño por Phthirus pubisInfección por helmintos parásitos en salmón coho, Oncorhynchus kisutch, durante su retorno al río Simpson, Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Boletín chileno de parasitología

versión impresa ISSN 0365-9402

Bol. chil. parasitol. v.55 n.1-2 Santiago ene. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0365-94022000000100008 

Comunicaciones

Comparación de la infección por Trypanosoma cruzi en niños menores de 10 años de la V Región, Chile. 1982-1995*

Francy Melendez1, Germán Bachler1, Angélica Colvin1, Gerado Mejías2, Cristian Gutiérrez2, Antonio Rojas3, ALejandro García3, M. del C. Contreras3, Hugo Schenone3 y Myriam Lorca3.

1) Servicio de Salud Aconcagua. 2) Servicio de Salud Viña del Mar - Quillota. 3) Programa de Parasitología, ICBM, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

Abstract

Comparison of Trypanosoma cruziinfection in less than 10 - year - old children from the V región, Chile. 1982-1995.

Evaluation of desinsectation programs carried out in the two Health Services from the V Region, was undertaken by comparing serologic prevalences of T. cruzi in age groups exposed to the risk of infection in rural areas during the antivectorial campaign activities. (1982 vs 1995).

Thus, were studied 2,193 blood samples from children under 10 years of age, proceeding rfrom six chagasic endemic provinces in which antitriatomic domiciliary insecticide sprayings had been performed. Indirect hemagglutination and ELISA tests were carried out to each of the blood samples. A total de 42 (1.9%) children resulted positive.

As in five counties no positive case were detected in the last five years it is possible to assume that vector trasmission of T. cruzi should have been interrupted in them.

When comparing prevalences existing in 1982 with the present ones, it is possible to observe a 63.5% of reduction of transmission in the V Region, been this reduction higher in the Aconcagua Health Service with 79.6% and lower in the Viña del Mar - Quillota Health Service with 55.6%.

According to these results, comparison of prevalence of T. cruzi infection in children less than 10-year-old in diverse periods, allows evaluate the vectorial control of Triatoma infestans programs.

Palabra clave (Key words): Trypanosoma cruzi; serología en niños (children serology); control de vectores (vectors control).

*Trabajo financiado en parte por Grants: OMS/TDR, SIDA/SAREC, IAEA, MINSAL.

INTRODUCCION

La enfermedad de Chagas es endémica entr la I y la VI regiones de Chile.

La V Región comprende seis provincias (Petorca, San Felipe, Los Andes, Quillota, Valparaíso y San Antonio) en la cual habitan 1.437.871 habitantes de los que 116.193 son de procedencia rural (INE 1992).

En esta región la prevalencia de infección por Trypanosoma cruzi alcanza a 18,5%, según estudios practicados en sectores rurales y periurbanos del área endémica de Chile (Schenone y col., 1995) y la presencia de Triatoma infestans, principal vector de la enfermedad alcanzaba al 18,3% de las viviendas, el 12,7% de los cuales se encontraba infectado por T. cruzi (Schenone y col., 1991). Debido a estos antecedentes, campañas de desinsectación se han llevado a cabo en el área desde 1985 a la fecha, razón por la cual deberíamos esperar un impacto de estas acciones en la población nacida durante este período. Para ello una buena medida es comparar las prevalencias de grupos expuestos a riesgo en ese tiempo (Lorca y col., 1996).

El presente estudio tiene por objeto comparar la infección por T. cruzi en los grupos etáreos de 0 a 10 años encuestados en 1982 y 1995.

MATERIAL Y METODO

En 1995 se recolectaron en papel filtro 2.193 muestras de sangre de niños menores de 10 años, residentes en once comunas de la V Región, Chile. Los niños de 0 - 5 años fueron estudiados en las actividades de postas, durante control de niño sano y los de 6 - 10 años en los colegios de la zona. La población seleccionada correspondió a una muestra representativa de la población de 0-10 años existente en la zona rural sometida a actividades de rociamientos antitriatómicos en el período.

Las muestras fueron analizadas mediante reacción de hemaglutinación indirecta (RHAI) y ELISA, de acuerdo a metodologías de uso rutinario en los Laboratorios del Programa de Parasitología del Instituto de Ciencias Biomédicas, Facultad de Medicina (Contreras y col., 1984; Lorca y col., 1990. Los niños que resultaron positivos fueron confirmados mediante reacción de inmunofluorescencia indirecta (RIFI) (Lorca y col., 1991), xenodiagnóstico, y sometidos a tratamiento médico con nifurtimox en dosis de 7 mg/kg peso, según normas internacionales (OPS, 1999) y controlados por tres años con autorización de su padres y de acuerdo a las reglas bioéticas de consentimiento.

Paralelamente se obtuvo una muestra serológica materna y se efectuó una encuesta entomológica dirigida en sus domicilios, con el fin de verificar la eventual presencia de triatominos.

RESULTADOS

De los 2193 niños estudiados, 42 (1,9%) resultaron positivos para infección por T. cruzi (Tabla I). Veintiuno de los niños positivos correspondieron al grupo etáreo de 0-5 años (2,1%) y 21 (1,8%) al grupo de 6-10 años. En cinco comunas (Quilpué, Los Andes, Catemu, Santa María y Llay Llay) no se encontró casos positivos en ninguno de los grupos etáreos, y dos comunas (Rinconada y San Esteban) se detectó casos positivos sólo en el grupo de 6-10 años.

TABLA I

Positividad serológica para anticuerpos anti Trypanosoma cruzi, por procedencia y grupo etáreo, en 2.193
niños de 0-10 niños de once comunas de la V Región, Chile.

 
Total examinados 
     Por grupos de edades (años) 
 


Comunas
N° ex-
Positivos
0-5
Positivos
6-10 
 Positivos 
 
mina-

N° exa- 

N° exa- 

 
dos
%
minados
%
minados
%
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Petorca
370
11
3,0
200
5
2,5
170
6
3,5
Cabildo
276
7
2,5
136
5
3,7
140
2
1,4
Olmúe
244
10
4,1
94
4
4,3
150
6
4,0
Quilpué
80
0
0,0
40
0
0,0
40
0
0,0
Putaendo
586
11
1,9
314
7
2,2
272
4
1,5
Los Andes
242
0
0,0
77
0
0,0
165
0
0,0
Rinconada
14
1
7,1
9
0
0,0
5
1
20,0
San Esteban
227
2
0,9
76
0
0,0
151
2
1,3
Catemu
97
0
0,0
34
0
0,0
63
0
0,0
Santa María
55
0
0,0
20
0
0,0
35
0
0,0
Llay Llay
2
0
0,0
2
0
0,0
0
0
0,0

Total
2193
42
1,9
1.002
21
2,1
1.191
21
1,8

 

La positividad de los xenodiagnósticos y los resultados serológicos de las madres de los niños positivos se muestra en la Tabla II. A los 42 niños se les aplicó xenodiagnósticos, de los cuales 28 (66,6%) resultaron positivos. La serología materna sólo se pudo efectuar en 38 madres, 34 de las cuales resultaron positivas (89,5%).

TABLA II

Positividad del xenodiagnóstico y de la serología materna en 42 niños de 0-10 años con serología positiva para anticuerpos anti Trypanosoma cruzi de seis comunas de la V Región, Chile.

Comunas
Xenodiagnósticos
Serología materna 
 


 
N° exa-
Positivos
N° exa-
 Positivas 
 
mina-

mina- 

 
dos
%
das
%

Petorca
11
6
54,5
9
7
77,7
 
 
 
 
 
 
 
Cabildo
7
5
71,4
7
7
100
 
 
 
 
 
 
 
Olmué
10
6
60
9
7
77,7
 
 
 
 
 
 
 
Putaendo
11
9
81,8
10
10
100
 
 
 
 
 
 
 
Rinconada
1
0
-
1
1
100
 
 
 
 
 
 
 
San Esteban
2
2
100
2
2
100

Total
42
28
66,6
38
34
89,5

 

Al comparar las seroprevalencias de anticuerpos anti T. cruzi en similares grupos etáreos en dos períodos distintos (1982 y 1995) en los dos servicios de salud estudiados se observa una reducción global de la seroprevalencia de 63,5% (Tabla III) apreciándose un descenso de 55,6% en el Servicio de Salud Viña del Mar - Quillota y de 79,6% en el Servicio de Salud de Aconcagua.

TABLA III

Comparación de la seroprevalencia de anticuerpos
anti Trypanosoma cruzi en niños de 0 - 10 años
de dos Servicios de Salud de la V Región, Chile,
en 1982-1990 y 1995.


Servicio de Salud 1982-1990 1995 % reducción

Viña del Mar - Quillota 6,3 2,9 55,6
       
San Felipe - Los Andes 4,9 1,1 63,5
       
Total región 5,2 1,9 63,5

 

DISCUSION

La ejecución de programas de desinsectación en diversas regiones de la mitad norte de Chile, incluída la V Región, se inició en 1985 debido a la alta infestación triatomidea domiciliaria detectada (18,3%). Las acciones se acompañaron con educación sanitaria y mejoramiento de las viviendas campesinas en algunas localidades, de acuerdo a disponibilidad de fondos locales, especialmente en algunos municipios.

La vigilancia entomológica es uno de los métodos de evaluación de los programas de desinsectación. Pero, otra alternativa la constituye la vigilancia serológica de población infantil sometida al riesgo de adquirir la infección vía vectorial. Los 2.193 niños menores de 10 años estudiados permitieron establecer un 1,9% de infección al detectarse 42 niños positivos para enfermedad de Chagas.

El grupo etáreo correspondiente a 0-5 años presentó un mayor índice de infección (2,1%) versus el grupo de 6-10 años (1,8%), no existiendo diferencias estadísticamente significativas. De todos modos, especialmente en el primer grupo, algunos de los casos pudieron corresponder a anticuerpos maternos o por infecciones congénitas, debido a que eran niños menor de 6 meses.

En cinco comunas, Quilpué, Los Andes, Catemu, Santa María y Llay Llay no se encontró niños positivos, lo que podría indicar que en ellas está interrumpida la transmisión vectorial. En las localidades de Rinconada y San Esteban no se encontró niños positivos en el grupo de 0-5 años, lo que podría estar indicando que la interrupción de la transmisión se habría producido en ese período.

El hecho que las madres del 89% de los niños que presentaron serología positiva, también haya presentado anticuerpos anti T. cruzi (Tabla II) nos podría hacer suponer que un número significativo de los casos pudiera corresponder a infecciones congénitas, pero debemos recordar que el porcentaje de transmisión transplacentaria del T. cruzi oscila entre 2 y 10% en Chile; por lo tanto, sólo algunos de los casos serían atribuibles a ese mecanismo. Lamentablemente las características del presente estudio no nos permiten dilucidar este problema, pero si recalcar la importancia del mecanismo de transmisión transplancentaria y la necesidad de su estudio en esta zona.

Los niños presentaron, tal como se ha demostrado en estudios anteriores, una aparente alta parasitemia 66,6% con dos cajas de xenodiagnóstico, lo cual corroboraría la existencia de un período subagudo prolongado de la enfermedad de Chagas en los menores de 10 años.

Finalmente, como se aprecia en la Tabla III, entre 1982-1990 y 1995 se ha producido una reducción global de la prevalencia de 5,2 (Schenone y col., 1995) a 1,9%, lo cual indicaría una reducción del 63,5%, es decir que el programa antivectorial habría sido muy efectivo. Al comparar los servicios de salud respectivos, se aprecia que la reducción ha sido superior en el Servicio de Salud Aconcagua desde 4,9 a 1,1% (79,6% de reducción) en comparación con Viña del Mar - Quillota en el cual desde el 6,3% de infección bajó a 2,9% con una reducción de 55,6%.

De acuerdo con estos resultados, el programa de control vectorial ha sido eficaz en ambos servicios de la V Región, y se corrobora la utilidad del estudio comparativo de prevalencias de infección por T. cruzi en grupos etáreos menores de 10 años como herramienta de evaluación de los programas de control vectorial.

Agradecimientos.- Los autores desean expresar sus sinceros agradecimientos por la colaboración prestada por los equipos de Programas sobre el Ambiente y Programas de las Personas de ambos servicios de salud.

REFERENCIAS

Chile 1992. Censo de problación y vivienda. Instituto Nacional de Estadísticas. Chile. 750 pp.        [ Links ]

Contreras, M. del C., Rojas, A., Vilarroel, F. y Schenone, H. 1984. Comparación de sensibilidad de la reacción de hemaglutinación indirecta para enfermedad de Chagas en muestras de sangre obtenidas por punción venosa y capilar (papel filtro) en pacientes con xenodiagnóstico positivo. Bol. Chile Parasitol. 39: 60-62.        [ Links ]

Lorca, M., Schenone, H., Contreras, M. del C., García, A., Rojas, A. y Valdés, J. 1996. Evaluación de los programas de erradicación de vectores de la enfermedad de Chagas en Chile mediante estudio serológico de niños menores de 10 años. Bol. Chil. Parasitol. 51: 80-85.        [ Links ]

Lorca, M. y Thiermann E. 1990. Técnicas de ELISA IgG e IgM en el diagnóstico de la enfermedad de Chagas aguda. II. Evaluación diagnóstica de la técnica. Parasitol. al Día. 14: 3-9.        [ Links ]

Lorca, M., Reyes, V., Muñoz, P., Tassara, R., Canales, M., Mercado, R. y Atías A. 1991. Aplicación de un sistema de vigilancia serológica de la enfermedad de Chagas en una localidad de alta endemia chagásica. I. Prevalencia de infección por Trypanosoma cruzi en Salamanca. Rev. Méd. Chile. 119: 383-387.        [ Links ]

Organización Panamericana de la Salud/ Organización Mundial de la Salud. 1999 Tratamiento etiológico de la enfermedad de Chagas. Conclusiones de una consultoria Técnica OPS/HCP/HCT/140/99.        [ Links ]

Schenone, H., Contreras M. del C., Borgoño, J.M., Maturana, R., Salinas, P., Sandoval, L., Rojas, A., Tello, P. y Villarroel F. 1991. Panorama general de la epidemiología de la enfermedad de Chagas en Chile. Bol. Chil. Parasitol. 46: 19-30.        [ Links ]

Schenone, H., Contreras, M. del C., Salinas, P., Sandoval, L, Rojas, A. y Villarroel, F. 1995. Epidemiología de la enfermedad de Chagas en Chile. Frecuencia de la infección humana por Trypanosoma cruzi por grupos de edad y regiones. Bol. Chil. Parsitol. 50: 84-86.

        [ Links ]