SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.55 número1-2Evaluación de las pérdidas producidas por la hidatidosis y análisis del costo/beneficio de diferentes intervenciones estratégicas de control en la Provincia de Río Negro, Argentina.Utilidad diagnóstica de ELISA IgG, IgM, IgA y Elisa avidez de IgG en toxoplasmosis reciente y crónica índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Boletín chileno de parasitología

versión impresa ISSN 0365-9402

Bol. chil. parasitol. v.55 n.1-2 Santiago ene. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0365-94022000000100004 

Estudio comparativo de la sensibilidad y mortalidad de las ninfas III y IV de Triatoma infestans usadas en el xenodiagnóstico de pacientes crónicos.

Hugo Schenone, Antonio Rojas Mercado y Douglas Castillo.

Abstract

Comparative study on sensivity and mortality of Triatoma infestans nymphs III and IV used in the xenodiagnosis of chronic chagasic patients.

Triatoma infestans nymphs have shown a good sensitivity for detecting Trypanosoma cruzi in the blood stream of infected hosts when are used in the xenodiagnosis (XD). This method, with its natural limitations, using seven nymphs III of T. infestans, has been routinely utilized with satisfactory yield.

With the aim of an eventual improving of the yiel of XD (with 7 nymphs), two series of 54 XD boxes each, containing a total of 378 nymphs III and 378 nymphs IV respectively, were applied — one of each during three consecutive days — to nine chronic chagasic patients. Each of the nymphs was weighted before and after the application of the boxes, and the intestinal content of them was examined 30 , 60 and 90 days later.

The main comparative results obtained with nymphs III and IV of T. infestans were: blood ingestion 40 versus 107 mg (2.7 higher), positivity of insects 35.8% versus 50.6% (15.8% higher), positivity of XD boxes (7 nymphs each)46.3% versus 55.6% (9.3% higher), and mortality rates 28,6% versus 12.2% (16.4% lower).

All these results demonstrate that nymphs IV of T. infestans, because their higher capacity of ingesting blood and higher tolerance to examination manipulations, are more suitable for been used in XD.

Palabras clave (Key words): xenodiagnóstico (xenodiagnosis); sensibilidad (sensitivity); ninfas (nymphs); pacientes chagásicos crónicos (chronic chagasic patients).

INTRODUCCION

El xenodiagnóstico (XD), introducido por Brumpt en 1914, es un procedimiento en el que se utiliza al insecto vector como medio biológico de cultivo para la detección de la infección por Trypanosoma cruzi en el hombre y otros mamíferos (Schenone, 1999). En el XD se usan ninfas de triatominos, libres de infección, criadas en el laboratorio, donde son alimentadas sobre aves, habitualmente gallinas. En la mayoría de los casos el XD está constituido por una caja cilíndrica de madera cuyas medidas internas son 3 cm de diámetro por 3,5 cm de alto, cubierta por un trozo de gasa que se sujeta con un elástico, en cuyo interior se depositan 7-10 ninfas de triatominos, las cuales no han sido alimentadas en las 3-4 semanas previas. Dicha caja, afirmada por un brazaleta de género se aplica, durante 20-30 minutos sobre la piel de la extremidad superior, de preferencia en el brazo del individuo que va a ser examinado. Transcurrido este lapso, las ninfas que han aumentado significativamente de volumen, son transportadas, dentro de las cajas, al laboratorio entomológico, con condiciones de temperatura y humedad relativa ambiental adecuadas, donde se las mantiene. Después de 30 días, la obtención de las muestras a examinar, en busca de formas móviles de T. infestans, ha sido efectuada por medio de diversas metodologías: a) Por expresión abdominal suave para lograr una gota de deyecciones (deposiciones y/u orina del insecto), lo que se repite a los 60 y 90 días cuando son negativas (Schenone y col., 1968, 1974, 1977). b) Por expresión abdominal a los 30-45 días, y en caso que resulte negativa, repetición a los 60 días y extracción del intestino de la ninfa, el cual se tritura y homogeniza (Barretto y col., 1978; Cuba y col., 1978; Bronfen y col., 1989; Pereira y col., 1989; Coura y col., 1991). c) Gota de deyecciones y/o homogenizado de intestino (Borges-Pereira y col., 1996).

En los laboratorios del Departamento de Parasitología, en la actualidad Programa de Parasitología del Instituto de Ciencias Biomédicas de las Facultad de Medicina del la Universidad de Chile, se han utilizado, con satisfactorios resultados, ninfas III de Triatoma infestans para el XD de rutina. Sin embargo, en una serir de experimento preliminares se pudo demostrar que las ninfas más adecuadas para el XD son las del IV estadio, puesto que el mismo tiempo que su sensibilidad era mayor, su mortalidad fue menor (Schenone y col., 1974).

En el presente trabajo se dan a conocer conjuntamente los citados experimentos y otros experimentos complementarios.

MATERIAL Y METODOS

- Nueve pacientes con diagnóstico de forma indeterminada de infección chagásica crónica (Prata, 1990), con diferentes niveles de parasitemia demostrada previamente por XD, con 6,3 a 84,7% de cajas positivas (Schenone y Rojas, 1990).

- Un total de 54 cajas de XD, dividido en dos grupos: 27 con 7 ninfas III de T. infestans y 27 con 7 ninfas IV, cada una. Es decir, en conjunto se dispone de 378 ninfas III y de 378 ninfas IV.

- Las ninfas de cada una de las cajas de XD de ambos grupos fueron pesadas, en balanza de precisión, en forma separada antes y después de haber sido aplicadas durante 30 minutos sobre la superficie de la cara postero externa del brazo de cada paciente. Inmediatamente después de haber sido aplicados los XD se examinó su contenido para verificar si todas las ninfas habían succionado sangre. Dicha aplicación se hizo utilizando un par de cajas diario (una con ninfas III y una con ninfas IV) durante tres días consecutivos, o sea, seis cajas por paciente.

- Todas las cajas fueron mantenidas, sin ser realimentadas las ninfas, en el laboratario a una temperatura de 27° C con una humedad ambiental relativa de 85%. Se registró la mortalidad de las ninfas de cada caja, y de cada una de las sobrevivientes se extrajo una gota de contenido intestinal — obtenida por suave presión del abdomen del insecto — a la cual se le agregó una gota de solución fisiológica y se examinó, entre lámina y laminilla, el microscopio con un aumento de 200 X, operación que se efectuó a los 30 , 60 y 90 días después de haber sido aplicado el XD.

RESULTADOS

Se constató que la totalidad de las ninfas utilizadas había ingerido sangre en cantidades variables, presentándose algunas tan repletas que su abdomen tenía un aspecto esférico.

En la Tabla I se presentan los pesos de las ninfas III y IV de T. infestans antes y después de haber sido aplicadas en el XD.

Como se puede apreciar, los promedios de sangre ingerida por las ninfas III y IV fueron de 40 y 107 mg respectivamente, es decir, las últimas ingirieron 2,7 veces más sangre que las primeras.

TABLA I

Pesos de las ninfas III y IV antes y después de haber sido aplicadas en el XD

Pesos 
Ninfas III
  Ninfas IV 
(mg)


 
Antes
Después
Diferencia
Antes
Después
Diferencia

Promedio
8,0
48,0
40,0
29,0
136,0
107,0
 
 
 
 
 
 
 
Mínimo
6,7
30,1
 
19,1
105,4
 
 
 
 
 
 
 
 
Máximo
11,3
61,2
 
45,1
179,4
 

Las tasas de mortalidad y de positividad de las ninfas III y IV de T. infestans utilizadas en XD aplicados a pacientes chagásicos crónicos se presentan en la Tabla II.

TABLA II

Mortalidad y positividad de las ninfas III y IV utilizadas en XD
aplicados a pacientes chagásicos crónicos.

Estadio
N° de
      Muertas      
Examinadas
       Positivas      
 
ninfas
%

III
378
113
28.6*
265
95
35,8**
 
 
 
 
 
 
 
IV
378
60
12,2*
318
149
46,9**

*p < 0,001
**p<0,001

 

La positividad de las ninfas en cada uno de los exámenes que se les practicó a los 30, 60 y 90 días fue de 66 (69,5%), 24 (25,3%) y 5 (5,3%) para las 95 del III estadio, y de 109 (73,2%), 38 (25,5) y 2 (1,3%) para las 149 de IV estadio.

Por otra parte, al considerar separadamente la positividad de cada caja de XD, se verificó que de las 54 cajas con ninfas III resultaron 25 (46,3%) positivas, en tanto que de las 54 con ninfas IV fueron positivas 30 (55,6%).

DISCUSION

En general, las ninfas de T. infestans empleadas en el XD han mostrado una buena sensibilidad cuando se las ha utilizado en la infección crónica por T. cruzi (Freitas, 1952; Schenone y col., 1968, 1974; Cerisola y col., 1971; Bronfen y col., 1989; Coura y col., 1991; Borges-Pereira y col., 1996). Aparecen disparidades en lo referente a estadios ninfales usados y a las técnicas del examen de los mismos. Es así como algunos autores no especifican el estadio de las mismas (Pereira y col., 1989), otros utilizan ninfas III o IV (Cerisola y col., 1971), otros emplean solamente ninfas IV (Borges-Pereira y col., 1989), y por último, otros usan sólo ninfas III (Schenone y col., 1968, 1974; Cuba y col., 1978; Bronfen y col., 1989; Bronfen y Alvarenga, 1991). En cuanto a las técnicas de obtención y examen de las muestras, estas han variado desde la observación microscópica por suave expresión abdominal de las ninfas y repetición mensual, cuando es necesario, hasta completa 3 meses (Schenone y col., 1968, 1974; 1999; Cerisola y col., 1974), hasta examen de muestras de deyecciones obtenidas por expresión abdominal 30-45 días después, repetición del mismo a los 60 días, el cual si resulta negativo es seguido por disección del intestino del insecto, homogenización del mismo y examen microscópico definitivo (Cuba y col., 1978; Borges-Pereira y col., 1989, 1996; Coura y col., 1991).

El fundamento del presente trabajo se basa en la lógica premisa que si se aumenta el volumen de sangre ingerido por los triatominos usados en el XD — ya sea por aumento del número de estos, por el empleo de estadios de mayor tamaño o especies de mayor tamaño — se está contribuyendo a la ingestión de un mayor número de formas sanguíneas de T. cruzi y consecuentemente, a aumentar el rendimiento del XD (Freitas, 1952; Schenone y col., 1968, 1974, 1977; Cerisola y col., 1974; Barretto y col., 1978; Castro col., 1983).

Se pudo demostrar que las ninfas IV de T. infestans son más adecuadas para ser usadas en XD que las ninfas III, tanto por el volumen de sangre ingerido, 2,7 veces mayor, como por el significativo mayor rendimiento de su positividad de 50,6% contra 35,8% y por su significativa menor mortalidad de 12,2% contra 28,6%.

REFERENCIAS

Barreto, A.C., Marsden, P.D., Cuba, C.C. e Alvarenga, N.J. 1978. Estudo preliminar sobre o emprego de Dipetalogaster maximus (Uhler, 1984) (Triatominae) na técnica do xenodiagnóstico en forma crônica de doença de Chagas. Rev. Inst. Med. trop. Sâo Paulo. 20: 183-189.        [ Links ]

Borges-Pereira, J., Junqueira, A.C.V., Santos, LC. Castro, J.A.F., Araujo, I.B. e Coura, J.R. 1996. Xenodiagnóstico na doença de Chagas crônica. I - Sensibilidade de Panstrogylus megistus e Triatoma infestans. Rev. Soc. Bras. Med. Trop. 29: 341-347.        [ Links ]

Borges-Pereira, J., Wilcox, H.P.F., Marcondes, C.B. e Coura, J.R. 1989. Parasitemia em pacientes chagásicos crônicos avaliada pelo índiice de triatomíneos infectados no xenodiagnóstico. Rev. Soc. Bras. Med. Trop. 22: 39-44.        [ Links ]

Bronfen, E. e Alvarenga, N.J. 1991. O xenodiagnóstico e os criterios para avaliar o nível de parasitemia do paciente chagásico crônico. Rev. Soc. Bras. Med. Trop. 24: 37-42.        [ Links ]

Bronfen, E., Rocha, F.S.A, Machado, G.B.N., Perillo, M.M, Romanha, A.J. e Chiari, E. 1989. Isolamento de amostras do Trypanosoma cruzi por xenodiagnóstico e hemocultura de pacientes na fase crônica da doença de Chagas. Mem. Inst. Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro: 84: 237-240.        [ Links ]

Brumpt, E. 1914. Le xenodiagnóstic. Aplication au diagnostic de quelques infections parasitaires et en partuçlier a la trypanosomose de Chagas. Bull. Soc. Pat. Exot. 7: 706-710.        [ Links ]

Castro, C.N., Alves, M.T. e Macedo, V.O. 1983. Importancia da repitição do xenodiagnóstico para avaliacão de parasitemia na fase crônica da doença de Chagas. Rev. Soc. Bras. Med. Trop. 16: 98-103.        [ Links ]

Cerisola, J.A., Rohwedder, R.W. y Del Prado, C.E. 1971. Rendimiento del xenodiagnóstico en la infección chagásica crónica humana utilizando ninfas de diversas especies de triatominos. Bol. Chil. Parasitol. 26: 57-58.        [ Links ]

Cerisola, J.A., Rohwedder, R.W., Segura, E.L., Del Prado, C.E., Alvarez, M. y Martini, G. J.W. 1974. El xenodiagnóstico. Monografía. Instituto Nacional de Diangnóstico e Investigación de la Enfermedad de Chagas "Dr. Mario Fatala Chaben". Buenos Aires, Argentina.        [ Links ]

Coura, J.R. Abreu, L.L., Wilcox, P.F. and Petana, W. 1991. Evaluation of the xenodiagnosis of chronic Chagas patients infected ten years or over in an area where transmssion has been interrupted-Itaguama and Pains, West. Minas Gerais State, Brazil. Mem. Inst. Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro. 86: 395-398.        [ Links ]

Cuba, C.A., Alvarenga, N.J., Barretto, A.C., Marsden, P.D. y Chiarini, C. 1978. Nuevos estudios comparativos entre Dipetalogaster maximus y Triatoma infestans en el xenodiagnóstico de la infección chagásica crónica humana. Rev. Inst. Med. trop. São Paulo. 20: 145-151.        [ Links ]

Freitas, J.L.P. 1952. O diagnóstico de laboratorio da molestia de Chagas. Rev. Clín. S. Paulo. 28: 1-10.        [ Links ]

Pereira, V.L., Levi, A.M.A. e Boainain, E. 1989. Xenodiagnóstico, hemocultura e teste de lise mediada pelo complemento como critérios de seleçao de pacientes chagasicos crónicos para quimioterapia. Rev. Med. Trop. São Paulo. 31:301-307.        [ Links ]

Prata, A. 1990. Classificacão da infeccão chagásica no homen. Rev. Soc. Bras. Med. Trop. 23: 109-113.        [ Links ]

Schenone, H. 1999. Xenodiagnosis. Mem Inst. Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro. 94: Suppl. 1: 289-294.        [ Links ]

Schenone, H., Alfaro, E., Reyes, H. y Taucher, E. 1968. Valor del xenodiagnóstico en la infección chagásica crónica. Bol. Chil. Parasitol. Bol. Chil. Parasitol. 23: 149-154.        [ Links ]

Schenone. H., Alfaro, E. y Rojas A. 1974. Bases y rendimiento del xenodiagnóstico en a infección chagásica humana Bol. Chil. Parasitol. 29: 24-26.        [ Links ]

Schenone, H. y Rojas, A. 1999. Estudio longitudinal, mediante el xenodiagnóstico, la parasitemia en pacientes con infección por Trypanosoma cruzi crónica. Bol. Chile. Parasitol. 54: 29-32.        [ Links ]

Schenone, H., Rojo, M. y Concha, L. 1977. Positividad diurna y nocturna del xenodiagnóstico en un paciente con infección chagásica crónica de parasitemia permanente. Bol. Chil. Parasitol. 32: 63-66.        [ Links ]