SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número47NICOLÁS BOURRIAUD (Coordinador). 2008. Heterocronías. Tiempo, arte y arqueologías del presente índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Estudios filológicos

versión impresa ISSN 0071-1713

Estud. filol.  no.47 Valdivia jun. 2011

http://dx.doi.org/10.4067/S0071-17132011000100014 

ESTUDIOS FILOLÓGICOS 47: 176-177, 2011

RESEÑA

 

TULIO MORA. 2009. Hora Zero: los broches mayores del sonido. Lima: Fondo Editorial Cultura Peruana. 631 pp. (Biviana Hernández).

 

Hora Zero: los broches mayores del sonido es una antología crítica realizada por Tulio Mora, miembro y crítico del movimiento, a partir de una extensa recopilación de textos poéticos, documentos, crónicas y testimonios en torno a su gestación en los 70, como movimiento de transformación de la realidad social peruana, su irrupción y emergencia conforme la estética del poema Integral.

Hora Zero se fundó a partir del manifiesto Palabras Urgentes (1970), que firmaron Juan Ramírez Ruiz y Jorge Pimentel, inmolando la poesía lírica y la tradición que en ella descansó, afín de reivindicar la expresión de lo fragmentario y marginal de los lenguajes barriales y subalternos de la realidad nacional, en un intento por llevar a la práctica del quehacer literario el reconocimiento de la pluralidad desgarrada del cuerpo social, que reconocían en la articulación del Perú como conglomerado de "todas las sangres" (Arguedas), la asunción de "lo híbrido" (Achurata), así como en la idea de un "Perú integral" (Ernesto Moore), conforme las reflexiones de Jorge Basadre y José Carlos Mariátegui. De allí que se tratara de un movimiento contra-cultural, sobre la base de una relación oposicional y crítica respecto de la tradición (pero más aún, parricida en su rechazo absoluto de aquélla, salvo a excepción de las figuras de Vallejo, Heraud e Hinostroza), en su intento por desbaratar el modelo logocéntrico y lírico de la escritura poética. Lo que para Mora significó desterrar la intermediación de la elite a favor de una estética en continua subversión y de un arte autónomo de representación y problematización de la subalternidad cultural.

En este escenario, la poesía integral horazeriana se delineó siguiendo un modelo de discurso capaz de reproducir los desgarramientos e hibridez de la sociedad peruana de la época, en un intento por democratizar la literatura acercándola a la vida, en circunstancias que aquélla procuró clausurar el monopolio del saber poético, en la convicción de que lo popular dejaba de ser in-significante; fracturando, así, el complejo de la incapacidad de expresarse. Aspirando, de esta manera, a cultivar los "pactos de creación" (las llamadas "orgías de trabajo") como parte de ese proceso, que tradujo con una sensibilidad crítica la idea de una identidad desgarrada, superpuesta y negada. Mientras que en el plano formal, el poema integral tendió a la exploración de las interrelaciones que se producen entre varios tipos y niveles de discurso (narrativos, líricos, dramáticos, ensayísticos, periodísticos, etc.). De allí que Mora lo entienda como una posibilidad de la intertextualidad, operando sobre un correlato literario o cultural que sirviera tanto de contraste como de complemento para una fórmula que mezclase el kitsch con las formas de la retórica clásica; lo que ocurriría, por ejemplo, en la fusión del verso barroco con el argot urbano más estilizado, que para el crítico constituye uno de los mayores asertos de su poética.

En vista a dar cuenta de lo anterior, la antología se estructura de la siguiente manera.

La introducción, correspondiente al estudio crítico de Tulio Mora, donde analiza las etapas y fundamentos teóricos de la estética horazeriana, así como su postura ideológica en el plano político. El primer capítulo: "La reflexión trágica", el más extenso, incluye la recopilación de textos poéticos de los integrantes de Hora Zero dentro y fuera de Perú, así como del movimiento Infrarrealista mexicano, coetáneo y "aliado" de éste (Fraajois Bott, André Laude, Carlos Henderson, Manuel Morales, Juan Ramírez Ruiz, Jorge Nájar, Mario Luna, José Cerna, José Rosas Ribeyro, Enrique Verástegui, Mario Santiago, Roberto Bolaño, Yulino Dávila, Eloy Jáuregui, José Peguero, Róger Santibáñez, Lucía Ocampo, Mara Larrosa, Guadalupe Ochoa, entre otros). El capítulo II: "Los calígrafos de la duda", reproduce algunos diálogos y testimonios de Maynor Freire, Jorge Nájar, Carmén Ollé, Miguel Burga y Alejandro Sánchez-Aizcorbe. El capítulo III: "Los simuladores del otro", reúne trabajos del arte plástico y escultura de José Diez, Oswaldo Higuchi, Carlos Ostolaza, Yulino Dávila, Margarita Caballero, Jorge Hernández y Joelle Rapp. El capítulo IV: "Otras dimensiones de la memoria", reúne crónicas, testimonios y cartas de Jorge Pimentel, Enrique Verástegui, Eloy Jáuregui, Paco Guzmán, Ricardo Paredes Vasallo, Manuel Morales, José Antonio Suárez, Tulio Mora y Heriberto Yepez. El capítulo V: "Las pedradas del escándalo", reproduce los principales manifiestos del movimiento Hora Zero: Palabras urgentes, Poesía Integral, Contragolpe al viento, Déjenlo todo, nuevamente, Rasgar el tambor, la placenta y Mensaje desde allá. El capítulo VI: "Los rostros de la Mancha", es una selección de fotos históricas y actuales de la mayor parte de los poetas y artistas antologados. Luego, un poema-homenaje de Tulio Mora a Hora Zero: "La hora en que sobra la eternidad (Retrato tumultuoso de horazerianos e infras en ascensor del infierno)". Y la bibliografía correspondiente al capítulo VII y final: "Expedientes públicos de vicios privados".

Los textos poéticos antologados, tanto como los documentos varios que recoge Hora Zero: los broches mayores del sonido, pone de manifiesto que el mentado movimiento no se caracterizó por la fuerza de una palabra política en el sentido de la poesía social-realista de los años 40-50, cuanto por una "palabra integral", que logró articular una lectura de la realidad conforme la voz de un sujeto de esta naturaleza (híbrido, desgarrado, marginal), desterrando el lirismo y grandilocuencia de sus epígonos en la vanguardia fundacional; vale decir, el yo individual predominante por una voz colectiva ya no más como exquisitez de minorías o signo de uso restringido. De allí que el gran aporte del movimiento tanto para Mora, como para la mayor parte de la crítica de Hora Zero, haya sido justamente el de haber logrado democratizar la poesía otorgándole un contenido plural, por sobre la intermediación de la voz individual del poeta, de acuerdo con una práctica que buscó "dilatar" las funciones de la escritura, en la ampliación de sus soportes y códigos.

Universidad Austral de Chile
Doctorado en Ciencias Humanas

urganda5@yahoo.es