SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.145 issue3Diabetic ketoacidosis with mild hyperglycemia associated with the use of canagliflozin. Report of one case with type 1 diabetesLive birth after transfer of vitrified-warmed embryo derived from vitrified-warmed oocyte and frozen-thawed sperm following failed ICSI: Case report author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista médica de Chile

Print version ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile vol.145 no.3 Santiago Mar. 2017

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872017000300016 

CASO CLÍNICO

 

Diverticulitis aguda de intestino delgado en un paciente con enfermedad de Crohn

Acute small bowel diverticulitis in a patient with crohn’s disease. Report of one case

 

Macarena Hevia1,2, Rodrigo Quera3, Leonardo Soto4, Tomás Regueira4, Andrés O'Brien5, Andrés Larach6, Udo Kronberg6

1 Servicio de Gastroenterología y Endoscopía, Hospital Barros Luco Trudeau, Santiago de Chile.
2 Servicio de Gastroenterología, Clínica Tabancura, Santiago de Chile.
3 Servicio de Gastroenterología, Clínica Las Condes, Santiago de Chile.
4 Unidad de Paciente Crítico, Clínica Las Condes, Santiago de Chile.
5 Servicio de Radiología, Clínica Las Condes, Santiago de Chile.
6 Unidad de Coloproctología, Clínica Las Condes, Santiago de Chile.

Correspondencia a:


Diverticular disease of the small intestine is rare, especially when it is located in the jejunum. It is generally asymptomatic, but in some patients it may have complications such as acute diverticulitis with peritonitis, gastrointestinal bleeding or obstruction. In such cases, the recommended treatment is surgery. We report a 77-year-old patient with ileal Crohn’s disease with a long-standing inflammatory phenotype, who developed acute diverticulitis of the jejunum presenting a severe septic shock and secondary multiple-organ failure. It resolved with medical treatment and prolonged antibiotic therapy.

Key words: Key-words: Crohn Disease; Diverticulitis; Diverticulum; Jejunal Disease.


 

La diverticulosis de intestino delgado es una patología infrecuente, especialmente del yeyuno. Fue descrita por primera vez en 1794, con una incidencia de 0,5-2,3% en estudios imagenológicos y 0,3-4,5% en autopsias1. Se asocia a diverticulosis colónica en el 35% de los casos, duodenal en el 26% y esofágica en el 2%2. Se presenta entre la sexta y séptima década de la vida siendo más frecuente en hombres (relación 2:1). Los divertículos van disminuyendo de tamaño y número hacia distal, siendo más frecuentes en yeyuno proximal (75%), seguido por yeyuno distal (20%) e íleon (5%)3.

El cuadro clínico es amplio, desde diverticulosis asintomática hasta diverticulitis aguda grave complicada con hemorragia, obstrucción intestinal, perforación libre o colecciones intraabdominales. Las formas asintomáticas o las diverticulitis agudas no complicadas pueden ser manejadas con un tratamiento conservador. Sin embargo, la cirugía es el tratamiento de elección en las complicadas4,5.

Presentamos el caso de un paciente con enfermedad de Crohn (EC) de ileon que cursa con una diverticulitis yeyunal aguda complicada con perforación contenida y colección intraabdominal secundaria, que resuelve favorablemente con manejo médico.

Caso clínico

Hombre de 77 años, con antecedentes de EC de íleon distal de 12 años de evolución, fenotipo inflamatorio, tratado con mesalazina 3 g/día y budesonida 9 mg/día, en remisión clínica. Sin uso previo de inmunosupresores o terapia biológica. Consulta por cuadro de tres días de evolución de dolor abdominal en flanco izquierdo y región periumbilical, asociado a náuseas y vómitos. No refiere diarrea, rectorragia ni fiebre. Sus exámenes muestran una leucocitosis discreta (Tabla 1), y un TC de abdomen-pelvis (TC-AP) que concluye engrosamiento parietal segmentario de íleon distal de aspecto crónico y divertículos en yeyuno proximal, dos de ellos de gran tamaño (a una distancia mayor de 80 cm desde la válvula ileocecal), localizados en flanco y fosa ilíaca izquierda, con signos inflamatorios peridiverticulares (Figura 1a), sin evidencias de isquemia intestinal o actividad inflamatoria por EC.

 

Tabla 1. Exámenes de laboratorio

Figura 1. TC de Abdomen y Pelvis con contraste. a: Corte axial de TC.
Se observan grandes divertículos yeyunales en flanco izquierdo
asociado a leves cambios inflamatorios adyacentes.
b: Corte axial de TC. Aumento significativo de los cambios
inflamatorios peridiverticulares. c: Corte axial de TC.
Colección elongada interasas. d: Corte axial de TC.
Disminución de tamaño del divertículo yeyunal en flanco
izquierdo y resolución de los cambios inflamatorios peridiverticulares.

 

Se hospitaliza en la Unidad de Cuidados Intermedios, iniciando tratamiento antibiótico con Ceftriaxona-Metronidazol. A las 24 h del ingreso, presenta deterioro clínico y de laboratorio (Tabla 1). Se repite la TC-AP confirmando una progresión del compromiso inflamatorio a nivel diverticular de yeyuno, sin complicaciones (perforación libre, isquemia o cambios inflamatorios a nivel de ileon), (Figura 1b). Evoluciona grave, en shock séptico severo y falla multiorgánica (FMO) necesitando apoyo de drogas vasoactivas, modificación de esquema antibiótico a vancomicina, meropenem y anidulafungina y conección a ventilación mecánica y hemodiálisis. Se discute el manejo en conjunto con gastroenterología y coloproctología decidiendo, dado la gravedad e inestabilidad del paciente, diferir la cirugía manteniendo apoyo intensivo.

Evoluciona lentamente hacia la mejoría, retirando el apoyo de drogas vasoactivas, ventilación mecánica y hemodiálisis con reinicio de alimentación enteral de manera progresiva. Al décimo día se controla una TC-AP que muestra una colección alargada en el mesenterio en el flanco izquierdo, sin actividad inflamatoria diverticular ni en íleon distal (Figura 1c). El día 11 se inicia piperacilina/tazobactam y se suspenden anidulafungina, meropenem y vancomicina (ajustado con resultado de hemocultivos). En el día 20º, una TC-AP demuestra una disminución significativa del tamaño de la colección y de los divertículos yeyunales, midiendo el mayor de ellos 3,2 cm en comparación con 4,3 cm en el examen previo. Al día 28, las imágenes sólo muestran una pequeña colección residual de 13 x 21 mm. Tras 28 días de terapia antibiótica endovenosa, el paciente es dado de alta con indicación de moxifloxacino 400 mg/día vía oral por 14 días y reiniciar la terapia habitual de su EC.

A los dos meses del alta y estando el paciente asintomático, se realiza un control con imágenes sin observar colecciones ni actividad de su EC (Figura 1d).

Discusión

La diverticulosis yeyunal es una patología infrecuente. Esta puede ser congénita o adquirida; la primera está representada exclusivamente por el divertículo de Meckel, que es un divertículo verdadero situado en el borde antimesentérico a 40-80 cm de la válvula ileocecal6. La forma adquirida corresponde a pseudodivertículos, caracterizados por la herniación de la mucosa y submucosa a través de la capa muscular de la pared intestinal7, ocurriendo en las áreas de menor resistencia que corresponden a los puntos en que penetran los vasos sanguíneos8. Los divertículos yeyunales alcanzan mayor tamaño por el diámetro de las arterias yeyunales penetrantes. Estos pueden ser primarios, por aumento de presión intraluminal o miopatías viscerales, o secundarios a otras condiciones como EC, tuberculosis y cirugía abdominal4. Aunque su patogenia no está aclarada, factores como anormalidades del músculo liso o el plexo mientérico, disquinesia intestinal y presiones intraluminales elevadas jugarían un rol en su desarrollo. Las anormalidades microscópicas descritas a nivel de los divertículos incluyen fibrosis y disminución de células musculares lisas y degeneración neuronal y axonal. Cualquiera de éstas podría provocar contracciones musculares distorsionadas generando aumento de la presión intraluminal9.

No encontramos en la literatura otro caso de diverticulitis yeyunal en un paciente con EC, a pesar de estar descrita su asociación (en la forma de divertículos adquiridos y secundarios)4. Fisiopatológicamente la diverticulitis yeyunal y la EC compartirían vías inflamatorias comunes y el mismo resultado: inflamación crónica hasta la fibrosis10, mediados por un desbalance entre metaloproteinasas de matriz y sus inhibidores11. Si bien no existen estudios en diverticulitis de intestino delgado, sí los hay en colon donde se demostró la presencia de TNF-α9, SD-1 (familia de sindecanos, reparadores tisulares12) y bFGF (factor de crecimiento fibroblástico básico, reparador de células epiteliales por su capacidad de unirlas a células estromales13) como mediadores inflamatorios comunes en ambas patologías. Sin embargo, se ha demostrado diferencias en estos mediadores en áreas resecadas durante el cuadro agudo, predominando en la EC las metaloproteinasas 2, 9 y 13 versus las tipo 1 y los inhibidores tisulares de metaloproteinasas tipo 1 y 3 en diverticulitis aguda colónica14.

La diverticulosis yeyunal generalmente es asintomática, estimándose que 75% se diagnostica incidentalmente en estudios baritados, laparotomía o autopsias4. Cuando presenta síntomas, el espectro es muy amplio destacando dolor abdominal intermitente, dispepsia, constipación, diarrea, clínica de malabsorción y hemorragia digestiva4,15. La tasa de complicación es variable, descrita desde 6% hasta 53% cuando se han incluido divertículos congénitos, manifestándose como diverticulitis aguda ya sea con perforación cubierta o libre, abscesos intraabdominales, hemorragia y obstrucción intestinal16,17.

La presentación hemorrágica se produce por la erosión de la arteria perforante que corre por el domo del divertículo15,16. La obstrucción intestinal es secundaria a la compresión extrínseca por un asa yeyunal adyacente con un divertículo inflamado de gran tamaño, por invaginación, disquinesia o por enterolitos2. Entre los factores que predisponen a perforación destacan las reacciones inflamatorias necrotizantes en 82%, trauma cerrado en el 12% e impactación de cuerpo extraño en el 6%18. Ésta última presentación tiene una mortalidad cercana al 40%.

El diagnóstico de diverticulitis yeyunal es difícil, pues la exploración endoscópica es limitada y de difícil ejecución. Es posible visualizarla mediante radiografías y ecografía abdominal, pero el método diagnóstico de elección es la TC-AP4,19. Estudios han demostrado que el impacto del TC en el diagnóstico de la diverticulitis de yeyuno se ha traducido en un manejo más conservador en aquellos pacientes que presentan una diverticulitis no complicada20.

No existe consenso respecto al manejo de estos pacientes. En caso de diverticulosis asintomática se recomienda no tratar, a excepción del divertículo de Meckel21. Respecto a la diverticulitis yeyunal sintomática, existen escasos reportes en la literatura, con recomendaciones basadas principalmente en la experiencia de los autores. De manera similar a lo que ocurre en la diverticulitis de colon, el tratamiento no quirúrgico sería la elección en pacientes con diverticulitis de yeyuno sin perforación libre17 con resultados satisfactorios22. En pacientes con evidencias de perforación libre, peritonitis difusa o inestabilidad clínica el tratamiento de elección es la cirugía5. Este grupo de pacientes requerirá una resección primaria con o sin anastomosis23. En caso de optar por la cirugía, la resección intestinal debe ser limitada pues incluso resecando el segmento completo que contiene los divertículos, éstos pueden recurrir, y en segundo lugar para evitar el síndrome de intestino corto postquirúrgico4. Hay que considerar que han sido descritas complicaciones postquirúrgicas, incluyendo mortalidad24,25. Considerando este punto, el lavado por laparoscopia con instalación de drenaje asociado a un tratamiento conservador ha sido sugerido en pacientes sin evidencias de peritonitis generalizada22. Es el contexto de la gravedad global extrema del paciente con requerimientos elevados de drogas vasoactivas, apoyo con ventilación mecánica y diálisis asociado a una comorbilidad como es la EC, las que pesaron al momento de optar por un manejo conservador con antibióticos y apoyo intensivo. La evolución y resultado final de nuestro caso validan esta estrategia como una opción en este grupo de pacientes, tal como ha sido sugerido por otros autores17,26. A igual que Levack y cols.17, creemos que en caso de peritonitis difusa o presencia de pneumoperitoneo en el estudio de imágenes, la cirugía con resección sigue siendo la estrategia recomendada.

Destacamos con este reporte el caso de un paciente con EC que presenta una diverticulitis yeyunal aguda complicada con perforación contenida y colección intraabdominal secundaria, que resuelve favorablemente con manejo médico conservador siendo esta una opción en este grupo de pacientes.

 

Referencias

1. Wild JR, Shiwani MH, Ullah Q. Jejunal diverticulitis. J Coll Physicians Surg Pak 2009; 19: 120-2.         [ Links ]

2. Woods K, Williams E, Melvin W, Sharp K. Acquired jejunoileal diverticulosis and its complications: a review of the literature. Am Surg 2008; 74: 849-54.         [ Links ]

3. Liu CY, Chang WH, Lin SC, Chu CH, Wang TE, Shih SC. Analysis of clinical manifestations of symptomatic acquired jejuno-ileal disease. World J Gastroenterol 2005; 11: 5557-60.         [ Links ]

4. Kassir R, Boueil-Bourlier A, Baccot S, Abbpud K, Dubois J, Petcu C, et al. Jejuno-ileal diverticulitis: Etiopathogenicity, diagnosis and management. Int J Surg Case Rep 2015; 10: 151-3.         [ Links ]

5. Horesh N, Klang E, Gravetz A, Nevo Y, Amiel I, Amitai MM, et al. Jejunal Diverticulitis. J Laparoendosc Adv Surg Tech A. 2016; 26: 596-9.         [ Links ]

6. Akhrass R, Yaffe MB, Fischer C, Ponsky J, Shuck JM. Small-bowel diverticulosis: perceptions and reality. J Am Coll Surg 1997; 184: 383-8.         [ Links ]

7. Zager JS, Garbus JE, Shaw JP, Cohen MG, Garber SM. Jejunal diverticulosis: a rare entity with multiple presentations, a series of cases. Dig Surg 2000; 17: 643-5.         [ Links ]

8. Woubet TK, Josef F, Jens H. Complicated small-bowel diverticulosis: a case report and review of the literature. World J Gastroenterol 2007; 13: 2240-2.         [ Links ]

9. Krishnamurthy S, Kelly MM, Rohrmann CA, Schuffler MD. Jejunal diverticulosis. A heterogenous disorder caused by a variety of abnormalities of smooth muscle or myenteric plexus. Gastroenterology 1983; 85: 538-47.         [ Links ]

10. Tursi A, Elisei W, Inchingolo CD, Nenna R, Picchio M, Ierardi E, et al. Chronic diverticulitis and Crohn’s disease share the same expression of basic fibroblastic growth factor, syndecan 1 and tumour necrosis factor-α. J Clin Pathol 2014; 67: 844-6.         [ Links ]

11. Rosemar A, Ivarsson ML, Borjesson L, Holmdahl L. Increased concentration of tissue-degrading matrix metalloproteinases and their inhibitor in complicated diverticular disease. Scand J Gastroenterol 2007; 2: 215-20.         [ Links ]

12. Saunders S, Jalkanen M, O’Farrell S, Bernfield M. Molecular cloning of syndecan, an integral membrane proteoglycan. J Cell Biol 1989; 108: 1547-56.         [ Links ]

13. Fernig DG, Gallagher JT. Fibroblast growth factors and their receptors: an information network controlling tissue growth, morphogenesis and repair. Prog Growth Factor Res 1994; 5: 353-77.         [ Links ]

14. Altadill A, Eiro N, González LO, Junquera S, González-Quintana JM, Sánchez MR, Andicoechea A, et al. Comparative Analysis of the Expression of Metalloproteases and Their Inhibitors in Resected Crohn’s Disease and Complicated Diverticular Disease. Inflamm Bowel Dis 2012; 18: 120-30.         [ Links ]

15. Zapata R, Rojas C, Gaete F. Diverticulosis yeyunal: una causa infrecuente de hemorragia digestiva. Caso clínico. Rev Med Chile 2000; 128: 1133-8.         [ Links ]

16. Mantas D, Kykalos S, Patsouras D, Kouraklis G. Small intestine diverticula: Is there anything new?. World J Gastrointest Surg 2011; 3: 49-53.         [ Links ]

17. Levack M, Madariaga ML, Kaafarani H. Non-operative successful management of a perforated small bowel diverticulum. World J Gastroenterol 2014; 20: 18477-9.         [ Links ]

18. Patel VA, Jefferis H, Spiegelberg B, Iqbal Q, Prabhudesai A, Harris S. Jejunal diverticulosis is not always a silent spectator: A report of 4 cases and review of the literatura. World J Gastroenterol 2008; 14: 5916-9.         [ Links ]

19. Novose R, Valenciano JS, De Souza Lima JS, Nascimento EF, Silva CM, Martínez CA. Jejunal diverticular perforation due to enterolith. Case Rep Gastroenterol 2015; 5: 445-51.         [ Links ]

20. Macari M, Faust M, Liang H, Pachter HL. CT of jejunal diverticulitis: imaging findings, differential diagnosis, and clinical management. Clin Radiol 2007; 62: 73-7.         [ Links ]

21. Liu D, Chen L. Management of the total bowel diverticular disease. Hepatogastroenterology 2009; 56: 1679-82.         [ Links ]

22. Spasojevic M, Naesgaard JM, Ignjatovic D. Perforated miggut diverticulitis: Revisited. World J Gastroenterol 2012; 18: 4714-20.         [ Links ]

23. Chendrasekhar A, Timberlake GA. Perforated jejunal diverticula. An analysis of reported cases. Amm Surg 1995, 61: 984-8.         [ Links ]

24. Songne B, Costaglioli B, Michot F, Teniere P, Scotte M. Management of surgical complications of small-bowel diverticulosis. Gastroenterol Clin Biol 2005; 29: 415-8.         [ Links ]

25. Johnson KN, Franhauser GT, Chapital AB, Merritt MV, Johnson DJ. Emergency management of complicated jejunal diverticulosis. Am J Surg 2014; 80: 600-3.         [ Links ]

26. De Minicis S, Antonini F, Belfiori V, Lo Cascio M, Marraccini B, Piergallini S, et al. Small bowel diverticulitis with severe anemia and abdominal pain. World J Clin Cases 2015; 3: 462-5.         [ Links ]

 


Correspondencia a: Dr. Rodrigo Quera
Estoril 450, Las Condes, Santiago de Chile. Teléfono (5622)6108755. Fax: 6108719
rquera@clc.cl

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License