SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.139 número5Cirugía endovascular como tratamiento de la Esclerosis Múltiple índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile vol.139 no.5 Santiago mayo 2011

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872011000500021 

Rev Med Chile 2011; 139: 685-687

CARTAS AL EDITOR

 

¿Como enfrentar el aumento de conductas individuales de riesgo para la salud en Chile?

How to face the increased prevalence of individual health-risk behaviours in Chile?

 

Baltica Cabieses1, Manuel Espinoza2, Pedro Zitko3

1PhD(c) University of York, UK; Docente Investigador CAS-Universidad del Desarrollo. E-mail: bcabieses@udd.cl
2MD, MSc, Centre for Health Economics, University of York, UK; Departamento de Salud Pública, Universidad Católica de Chile; Hospital de Urgencias Asistencia Pública.
3MD, MSc, Investigador Unidad de Estudios Complejo Asistencial Barros Luco, Santiago de Chile. E-mail: pzitko@yahoo.com


Sr. Editor:

Recientemente han sido entregados los principales resultados de la Encuesta Nacional de Salud (ENS) 2009-2010. En ella, se destaca la alta prevalencia de diversas conductas individuales de riesgo para la salud, tales como consumo de tabaco y alcohol, dieta inadecuada y sedentarismo1. Estas conductas individuales son conocidos factores de riesgo para múltiples enfermedades crónicas, que también han aumentado en nuestra población en el tiempo1. Obesidad, hipercolesterolemia, hipertensión arterial, consumo abusivo de alcohol y consumo de tabaco, por ejemplo, son potentes mediadores de la relación entre estilos de vida poco saludables y condiciones crónicas de salud de alto costo para el sistema2,3, como diabetes mellitus, daño hepático, cardiopatía coronaria y cáncer pulmonar4.

A partir de estos hallazgos, se ha reiniciado un interesante debate sobre cómo detener el aumento de factores de riesgo en Chile, para reducir su impacto en la incidencia de múltiples enfermedades de creciente prevalencia en Chile, en especial crónicas no transmisibles1. El propósito de esta carta es proponer una visión más amplia de la generación de estas conductas de riesgo, hacia una perspectiva contextual y de curso de vida. Esto podría promover el desarrollo de estrategias de salud pública que complementen las intervenciones de foco individual para la protección de la salud. Para ello, se presentan dos elementos centrales: (a) la centralidad de la posición social (PS) en esta dinámica y (b) la importancia del curso de vida para su control actual y prevención futura.

La ENS-2009-2010 indica una clara gradiente en la prevalencia de conductas individuales de riesgo. Esto es, a menor PS mayor presencia de obesidad, sedentarismo y dieta inadecuada. Una excepción es el tabaquismo, más prevalente en aquellos grupos sociales de mayor PS (situación que podría invertirse en los próximos años, como en otros países)5. Aun cuando las mediciones realizadas en la ENS-2003 y ENS-2009 pudieran no ser directamente comparables, parece que la brecha en la prevalencia de estas conductas entre personas en PS extremas ha aumentado, desfavoreciendo a los estratos más bajos del país (Figura 1). Esta estrecha relación entre PS y factores de riesgo individual ha sido reportada en la literatura internacional6,7. Posibles mecanismos explicativos han sido presentados de manera clara en el modelo de Determinantes Sociales de la Salud de la OMS8 y son:


Figura 1. Incremento de la brecha en la prevalencia de diversos problemas de salud y conductas individuales de riesgo según nivel educacional en Chile entre 2003 y 2010 (nivel educacional básico versus nivel universitario) ENS 2003 y ENS 2009-20101,16*.

1. Efecto de pobreza material absoluta: por ejemplo, en la elección de alimentos de menor costo y peor calidad, el acceso a alimentos de mejor calidad según comuna o zona urbana/rural, o manipulación inadecuada en su preparación (modelo materialista de la desigualdad en salud)9.
2. Efecto de conductas de vida familiar y cultura local: hábitos de consumo de tabaco y alcohol, ejercicio o dieta; conductas habituales en eventos familiares y sociales como celebraciones; y la estrecha relación entre PS (nivel educacional en particular), el valor percibido del autocuidado en salud y las creencias del grupo de pares en torno a conductas individuales (modelos conductual/cultural, ecosocial, de creencias en salud)9,10.
3. Efecto del estrés producido por autopercepción de inferioridad social: efecto de estrés crónico que produce el sentirse inferior a otro miembro de la sociedad, muy frecuente en sociedades jerárquicas con poca movilidad social. Dicho estrés se asociaría a la realización de conductas individuales de riesgo que generen sensación de bienestar pasajero (modelo psicosocial, en menor medida modelo neo-material)9-11.

Como se puede observar en estos modelos explicativos, la PS es un elemento central en la relación entre conductas de riesgo y salud. Al mismo tiempo, la PS de un individuo en la jerarquía social de su población está mediada por múltiples factores correlacionados e interactuantes entre sí, que predispondrían a la realización de conductas individuales de riesgo a lo largo de la vida.

En segundo lugar, es necesario vincular esta relación en una perspectiva de ciclo vital. No es accidental que la población adulta chilena en desventaja sea la más propensa a enfermar, ni tampoco lo es que sus hijos lo serán en 20 años más. La probabilidad de enfermar de cualquier chileno en la adultez está pre-determinada, al menos parcialmente, por la PS de su familia de origen. La perspectiva de curso de vida, desarrollada por medio del estudio de grandes cohortes poblacionales en países más desarrollados, indica que la prevención de factores de riesgo en la adultez exige modificar sus desencadenantes desde la vida temprana12.

Hay evidencias importantes que ilustran el peso de la PS sobre la salud poblacional en el curso de la vida, cuya asociación es consistente a través de contextos históricos, geografía, poblaciones y diseños de investigación11,13,14. Para ilustrarlo, un estudio de cohorte realizado en población adulta de Estados Unidos investigó si las diferencias en el estado de salud de dicha población podían ser mejor explicadas por conductas individuales de riesgo (tabaco/alcohol/ sedentarismo/obesidad) o por PS. Los resultados indicaron que, si bien ambos se asocian de manera independiente con cambios en salud, PS es la que más la modifica en magnitud15. Las conductas individuales de riesgo, por su parte, mantienen su asociación con el deterioro de la salud a lo largo del tiempo, pero su magnitud se atenúa en presencia de PS.

Chile enfrenta hoy la necesidad de modificar los desencadenantes de conductas individuales de riesgo, no sólo en la población adulta actual sino en la futura. Es fundamental reconocer que, de acuerdo a la evidencia actual, la implementación de intervenciones basadas sólo en cambio de estilos de vida individuales responde a una mirada parcial del problema. En contraste, una política que posicione y priorice la reducción de desigualdades en la PS (reducción de las diferencias en años de educación e ingreso económico entre chilenos) es esencial para modificar la salud y conductas individuales a lo largo del tiempo17,18. La incorporación de este concepto debe movilizar políticas desde la autoridad sanitaria, pero también debe involucrar al mundo académico, al sector privado y al intersector, a través de un ejercicio serio, participativo y con un enfoque sistémico de planificación sanitaria a largo plazo. Es el país en su conjunto quien debe transformarse para lograr un verdadero cambio en la salud de todos los chilenos.

 

Referencias

1. Encuesta Nacional de Salud Chile. ENS 2009-2010. Tomo V: Resultados. Recuperado de [www.redsalud.gov.cl] en enero de 2011.         [ Links ]

2. Allotey P, Reidpath D, Yasin S, Chan C, Aikins A. Rethinking healthcare systems: a focus on chronicity. Lancet 2010; 376: 1-2.         [ Links ]

3. Sikken BJ, Davis N, Hayashi C, Olkkonen N. The Future of Pensions and Healthcare in a Rapidly Ageing World: Scenarios to 2030. World Economic Forum (WEF). Recuperado de [http://www.weforum.org/videos/future-pensions-and-healthcare-rapidly-ageing-world-scenarios-2030] en enero 2011.         [ Links ]

4. Lynch JW, Kaplan GA, Cohen RD, Tuomilehto J, Salonen JT. Do cardiovascular risk factors explain the relation between socioeconomic status, risk of all-cause mortality, cardiovascular mortality and acute myocardial infarction? Am J Epidemiol 1996; 144: 934-42.         [ Links ]

5. Thomas S, Fayter SD, Misso K, Ogilvie D, Petticrew M, Sowden A, et al. Population tobacco control interventions and their effects on social inequalities in smoking: systematic review. Tobacco Control 2008; 17: 230-7.         [ Links ]

6. DHSS. Inequalities in Health: Black Report. A report of a research working group. 1980.         [ Links ]

7. The Marmot Review. Fair society, healthy lives. Recuperado de [http://www.marmotreview.org/] en agosto de 2010.         [ Links ]

8. World Health Organization. CSDH Towards a Conceptual Framework for Analysis and Action on the Social Determinants of Health. Discussion paper for the Commission on Social Determinants of Health. DRAFT. Recuperado de [http://www.who.int/social_determinants/en/] en julio 2009.         [ Links ]

9. Bartley M. Health inequalities. An introduction to theories, concepts and methods. 2007, Polite Press: Cambridge.         [ Links ]

10. Cohen L, Davies R, Lee V, Valdovinos E. Addressing the intersection: Preventing violence and promoting healthy eating and active living. Prevention Institute. 2010: Oakland.         [ Links ]

11. Wilkinson RG, Pickett K. The Spirit Level, Why More Equal Societies Almost Always Do Better. 2009, United Kingdom: Penguin.         [ Links ]

12. Davey Smith G. Health inequalities: Lifecourse approaches; studies in poverty, inequality and social exclusion. 2003; The policy press: UK.         [ Links ]

13. DHHS. Healthy People 2010. National health promotion and disease prevention objectives. Washington, DC: US Dept of Health and Human Services, 2000. Recuperado de [http://www.healthypeople.gov/2010/redirect.aspx?url=/2010/] en enero 2011.         [ Links ]

14. Lynch JW, Kaplan GA. Socioeconomic position. In L. S. Berkman, & I. Kawachi (Eds.), Social epidemiology (pp. 13-35). 2000; New York: Oxford University Press.         [ Links ]

15. Lantz PM, Lynch JW, House JS, Lepkowski JM, Mero RP, Muscik MA, et al. Socioeconomic disparities in health change in a longitudinal study of US adults: the role of health-risk behaviours. Social Science and Medicine 2001; 53: 29-40.         [ Links ]

16. MINSAL. Resumen Ejecutivo Encuesta Nacional de Salud, 2003. El vigia: boletín de vigilancia en salud pública. 2004; Departamento de Epidemiología Ministerio de Salud de Chile: Chile. Recuperado de [http;//epi.minsal. cl] en enero 2011.         [ Links ]

17. Braveman PA, Egerter SA, Mockenhaupt RE. Broadening the focus: the need to address social determinants of health. Am J Prev Med 2011; 40 (1S1): S4-S18.         [ Links ]

18. Braveman PA, Egerter SA, Woolf HS, Marks JS. When Do We Know Enough to Recommend Action on the Social Determinants of Health? Am J Prev Med 2011; 40 (1S1): S58-S66.         [ Links ]

______________

Informes de conflictos de interés:

http://www.smschile.cl/coirevmed/COIv139n5-21-01.pdf

http://www.smschile.cl/coirevmed/COIv139n5-21-02.pdf

http://www.smschile.cl/coirevmed/COIv139n521-03.pdf