SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.138 número3Calidad de vida relacionada con la salud: Elementos conceptualesRobert Walser: El más solitario de los escritores. La influencia de su enfermedad en su creación literaria índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.138 n.3 Santiago mar. 2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872010000300018 

Rev Med Chile 2010; 138: 366-372

ARTÍCULO DE REVISIÓN

 

Aportes de la epigenética en la comprensión del desarrollo del ser humano

Contribution of epigenetics to understand human development

 

PAULA BEDREGAL1, BEATRIZ SHAND2,3, MANUEL J. SANTOS4, PATRICIO VENTURA-JUNCÁ3,5

1Departamento de Salud Pública, 2Departamento de Neurología. 3Centro de Bioética. Escuela de Medicina. Pontificia Universidad Católica de Chile. 4Facultad de Ciencias Biológicas y Centro de Bioética. Pontificia Universidad Católica de Chile, 5Departamento de Pediatría. Escuela de Medicina. Pontificia Universidad Católica de Chile.

Dirección para correspondencia


Epigenetics refers to the study of how genes produce their effect on the phenotype of the organism. This article is a review on the scope and importance of recently discovered epigenetic mechanisms on human development and their relationship to perinatal epidemiological issues. It shows a general view and present concepts about epigenetics and its contribution to the comprehension of several physiologic and pathological conditions of human beings. Secondly, it analyzes the evidence coming from epidemiological and animal studies, about the influence of events that occur in the perinatal and early postnatal periods on adult life and the possible epigenetic mechanisms involved. Lastly, it underscores the implications ofthese results of future research and the design of public policies that take into account the importance of events in early life in thefuture development of individuals.

Key words: Epigenesis, genetic; Human development; Phenotype.


Historia y concepto de epigenética

El término de epigenética fue acuñado por Waddingtonen 19391, quien la definió como "el estudio de todos los eventos que llevan al desenvolvimiento del programa genético del desarrollo" o el complejo "proceso de desarrollo que media entre genotipo y fenotipo"2.

Antes del surgimiento de la epigenética, la relación genes-ambiente era explicado bajo la visión de un"determinismo genético". Ambas concepciones, epigenética y determinismo genético, tienen sus ancestros en los conceptos de epigénesis y preformismo que surgieron en los siglos XVII y XIX3. Posteriormente, prevaleció la concepción de que tanto el desarrollo como el fenotipo estaban definidos casi exclusivamente por los genes. A comienzos del siglo XX la Genética era considerada la ciencia de la herencia y la Embriología la

del desarrollo4. Waddington trató de demostrar que ambas disciplinas estaban estrechamente ligadas entre sí y con la evolución, de manera que la explicación del desarrollo desde el genotipo al fenotipo tendrían que necesariamente integrar el conocimiento de ambas ciencias.

En las últimas décadas, sus planteamientos se han retomado en una nueva perspectiva. Actualmente se reconoce el papel fundamental que el ambiente extranuclear, extracelular y social ejerce en la modulación de la actividad genética5. Los modelos simples aditivos que sugieren que el fenotipo es la suma de los efectos de los genes y del ambiente, no dan respuesta a la realidad6. Se propone que los sistemas genéticos son dinámicos o cibernéticos7. Al respecto, investigadores8 han demostrado cómo el nivel socioeconómico modifica la heredabilidad del coeficiente intelectual (CI) de manera no lineal. Estos autores, a diferencia del planteamiento de otros9, mostraron que en familias empobrecidas, 60% de la varianza en el CI es atribuible al ambiente, por el contrario, en familias con alto nivel socioeconómico, 60% de la varianza es atribuible al potencial genético.

Un avance en la comprensión de la relación entre genes y ambiente se produjo con los descubrimientos de las bases moleculares epigenéticas que controlan la activación y silenciamiento de los genes10. Holliday propuso por primera vez en 1987, el posible rol de la epigenética en la herencia de enfermedades11. Holliday distinguió funciones de los genes en dos niveles: primero, en la transmisión del material genético de generación en generación, lo que sería el campo de la genética; segundo, cómo ellos funcionan durante el desarrollo de un organismo desde la fertilización del óvulo hasta el adulto, lo que sería el campo de la epigenética. Actualmente se define como epigenética al estudio de los cambios en la función de los genes que son heredables por mitosis y lo meiosis, que no entrañan una modificación en la secuencia del DNA y que pueden ser reversibles12.

La herencia de las modificaciones epigenéticas se da en dos niveles. El primero se refiere a la transmisión de estos cambios a través de la división mitótica de las células en el proceso de diferenciación celular. El segundo corresponde a los cambios epigenéticos que pueden también trasmitirse de una generación a otra a través de la meiosis. La posibilidad de que caracteres adquiridos puedan trasmitirse a la descendencia tiene una importancia de consecuencias difíciles de prever tanto en la herencia de enfermedades y de patrones de comportamiento como en la comprensión de la evolución. Las modificaciones de la secuencia del ADN han sido denominadas clásicamente "mutaciones" y a las modificaciones epigenéticas "epimutaciones". La programación epigenética define el estado de expresión de los genes (estado epigenético). Éste puede ser alterado por diversas condiciones ambientales que influirán en el fenotipo de un organismo y en su comportamiento. Así, las epimutaciones al ser influidas por el ambiente y ser reversibles abren un amplio campo para intervenciones de prevención y tratamiento

Mecanismos epigenéticos

Hoy se han descubierto tres mecanismos que controlan la expresión de los genes a nivel molecular. Uno de los primeros mecanismos descubiertos y estudiados es la metilación de la citosina de los pares de nucleótidos citosina-guanina del ADN. En 1969, Griffith y Mahler plantearon que la metilación tendría un papel relevante en la memoria de largo plazo en el cerebro13. A contar de 1975, varios investigadores propusieron modelos de metilación del ADN14, como un mecanismo de control de los genes, sin contar con evidencia empírica hasta la década 1980-8915. El proceso de metilación se produce fundamentalmente en el proceso de mitosis celular como parte del proceso de diferenciación. Un ejemplo sorprendente es el caso del cromosoma X en mamíferos femeninos. Tempranamente en el desarrollo, uno de los cromosomas X se inactiva, mientras el otro permanece activo. Esto ocurre por procesos de metilación y demetilación del ADN16. Hay asimismo evidencia que el proceso de metilación y demetilación puede también ocurrir en la etapa post mitótica de la célula17. Esto significa que el estado epigenético puede ser cambiado sin que haya división celular o en células que no se dividen.

Un segundo mecanismo epigenético en estudio es la modificación química de las histonas de la cromatina, tales como la acetilación. La croma-tina puede cambiar en su densidad y permitir el acceso a los genes y su expresión, a través de este proceso. La metilación del ADN y la acetilación de las histonas son procesos que funcionan en forma coordinada18. Uno de los ejemplos de esta coordinación es el proceso de descondensación de la cromatina y de demetilación del pronúcleo masculino en el zigoto y su importancia para el desarrollo.

Un tercer mecanismo estrechamente vinculado con los procesos epigenéticos, es el descubrimiento reciente de pequeños ARNs no codificadores denominado microARNs que son importantes en la regulación de la activación y silenciamiento de los genes. Estos funcionan en estrecha relación con la metilación del ADN y las modificaciones de la cromatina19.

Actualmente se sabe que las modificaciones epigenéticas participan en un importante número de procesos, como por ejemplo en la adquisición de memoria inmunológica de los linfocitos T20, en las bases neurobiológicas de la memoria, el aprendizaje y en la respuesta al estrés mediada por el eje hipotálamo-hipófisis-adrenal21. También se han asociado mecanismos epigenéticos a enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia y la depresión22. Otras enfermedades en que se está estudiando estos mecanismos son el cáncer y algunas neurológicas.

Los cambios epigenéticos asociados con las enfermedades se producirían a lo largo de la vida. Sin embargo, la labilidad del estado epigenético de los primeros estadios del desarrollo lleva a plantear la hipótesis que la asociación de los eventos adversos al inicio de la vida con una predisposición a enfermedades esté mediado por mecanismos epigenéticos15,23. Las evidencias de los trabajos en animales aportados por el grupo de Meaney y Gluckman hacen plausible este planteamiento.

Eventos del período prenatal y su impacto en el desarrollo y la enfermedad

Existen numerosos estudios epidemiológicos referentes a la asociación entre eventos prenatales y enfermedades que se presentan durante el desarrollo precoz como en la vida adulta. Esto ha estimulado a investigar si existen mecanismos epigenéticos que expliquen esta asociación así como la búsqueda de medidas de prevención y de eventuales tratamientos sobres estos procesos potencialmente reversibles24.

Nutrición y dieta de la embarazada

A modo de ejemplo, estudios epidemiológicos longitudinales han mostrado que existe una asociación importante entre la condición nutricional materna y la presencia a corto plazo de retardo de crecimiento intrauterino (RCIU) y a más largo plazo, de algunas enfermedades crónicas del adulto como enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes25. Se han descubierto modificaciones epigenéticas como son la metilación del ADN y modificaciones a las histonas asociados a estos eventos. Hay evidencias que estos mecanismos pudieran ser las bases moleculares que explican la predisposición a estas enfermedades26,27,29.

Maltrato y estrés materno

Otro problema estudiado es la asociación entre el maltrato sufrido por la madre durante el embarazo y el RCIU. A largo plazo se ha visto que estos niños tienen una respuesta alterada al estrés, por fallas en la regulación del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal (HHA), en particular con alteraciones en las respuestas autonómicas28. Recientemente se ha estudiado además la asociación entre depresión materna prenatal y alteraciones en el eje HHA en niños, encontrándose que un mecanismo que explicaría las alteraciones en los niños es la metilación del gen NR3C1 (receptor de gluco-corticoides), el cual es sensible al estado anímico de la madre29.

Cultivo de embriones in vitro

En animales, el cultivo de embriones in vitro puede producir modificaciones epigenéticas. Por ejemplo, la fertilización asistida en roedores se asocia a cambios en los marcadores epigenéticos, en la expresión génica y en el desarrollo potencial de los roedores30,31. En humanos, se han observado anomalías en la metilación del ADN asociadas a técnicas de reproducción asistida, como inyección intracitoplasmática y fertilización in vitro32(FIV). Los síndromes de Beckwith-Wiedemann33 y Angelman34, producidos por alteraciones epigenéticas, han mostrado que tienen 3 a 6 veces más riesgo de ocurrir en niños nacidos por FIV35.

Eventos del período post-natal precoz que pueden influir el desarrollo y la predisposición a enfermedades

Al igual que en el período prenatal, hay evidencias en estudios en animales y diversos estudios epidemiológicos en humanos, que asocian eventos en el período post natal precoz con patologías y comportamientos en la vida adulta36,37.

Los primeros estudios han mostrado la asociación entre la calidad de la vida familiar —en particular el vínculo materno— y el desarrollo de diferencias individuales en el comportamiento y en la presencia de enfermedades a lo largo de la vida. La hipótesis explicativa propuesta señala que las enfermedades crónicas emergerían como respuestas alteradas al estrés. Un vínculo materno débil o deficiente, se asocia en la descendencia a un incremento de las respuestas autonómicas y endocrinas en la adultez, como también alteraciones en las respuestas al procesamiento de estímulos amenazantes38, lo que es concordante con lo observado en roedores y primates39. Entre las enfermedades que se podrían favorecer por este mecanismo están: la obesidad visceral, hipertensión arterial, intolerancia a la glucosa, depresión, trastornos ansiosos, adicciones y enfermedad coronaria29,40.

Otra evidencia epidemiológica proviene de la asociación observada entre la pobreza y el desarrollo emocional y cognitivo de los niños. Este efecto está mediado por la calidad de las interacciones padres-hijos41. Si se controla este efecto, desaparece esta relación. La pobreza, por su parte, se asocia con mayor variabilidad en el apego y con conductas punitivas. En este sentido, el impacto de la pobreza sobre el desarrollo de los niños estaría mediado por la manera en que la madre vive esta situación. Del mismo modo, parece mediar en este efecto el alto estrés vivido durante la transición del embarazo a la crianza.

Se reconoce una asociación entre depresión, estados ansiosos de la madre y desarrollo emocional y cognitivo de los hijos. Estos problemas de salud maternos se han asociado a interacciones padres-hijos menos sensibles, es decir, a una menor calidad del vínculo.

Uno de los programas de investigación que ha aportado luces sobre los mecanismos epigenéticos en el período postnatal es el encabezado por Michael Meaney. En el año 1988, este investigador y su grupo publicaron el primero de una serie de experimentos que culminaron proponiendo el mecanismo por el cual la conducta materna, en ratas, afecta la respuesta al estrés de sus crías42,43. Este estudio mostró que las crías de ratas manipuladas que se mantenían la mayor parte del tiempo con sus madres, en contraste con ratas en su ambiente natural, donde están expuestas a largos períodos de ausencia de la madre, tenían elevados niveles del receptor de glucocorticoides (GR) a nivel hipotalámico y en el lóbulo frontal y, como consecuencia de ello, un mayor feedback negativo del sistema HHA. Estas ratas tenían 50% de aumento en los niveles del ARNm del GR a nivel hipocampal, explicado por la variante del GR 1-744. Todo lo anterior se reflejaba en menores niveles de factor liberador de corticotrofina (CRF) en el hipotálamo, es decir, menor respuesta endocrina al estrés. Posteriormente, el grupo confirmó que en estas ratas la respuesta al estrés se encuentra disminuida a nivel del locus coereleus45 y que los niveles de noradrenalina extracelulares son menores en el sistema nervioso central46. En el año 2000 se identificó un aumento de los receptores GABA-que participan en el feedback negativo del eje HHA- a nivel del locus coereleus y en el núcleo central y basolateral de la amígdala en ratas manipuladas47. Este efecto se asocia con un aumento de la expresión del ARN, de las subunidades alfa 1 y gamma 2 del receptor de GABA en ese nivel. En suma, las ratas que se mantuvieron por un período más prolongado junto a sus madres tienen —a través de múltiples mecanismos— una respuesta disminuida al estrés.

Los mismos autores mostraron que el efecto en la cría de la separación prolongada de la madre, es exactamente el opuesto: éstas mostraron una respuesta exagerada al estrés48, aumento de los niveles de CRF en la amígdala, núcleo parvocelular del hipotálamo y locus coereleus49. Esta respuesta exagerada tuvo también un correlato conductual: las ratas separadas precozmente de sus madres presentan, siendo adultas, menores conductas de alimentación y exploración ante lo desconocido y mayores respuestas de sobresalto al estímulo acústico50. En el año 200851, el grupo de Meaney publicó el mecanismo subyacente a la modificación selectiva de la expresión del gen de GR en estos animales, identificando una mayor expresión del gen de GR en el hipocampo.

Desde el año 1997, se publicó además otro tipo de experimentos en ratas. En primer lugar se identificó dos patrones de conductas maternas: con alto o bajo licking/grooming-arched back nursing (LG-ABN). Las madres con alto LG-ABN, son aquellas que se mantienen la mayor parte del tiempo de amamantamiento, con el dorso arqueado (optimizando el amamantamiento) y acicalando a sus crías52. En este punto es importante mencionar la observación de que el comportamiento maternal de una rata es sostenido en el tiempo, en relación con sus sucesivas carnadas, pero puede ser influenciado por estímulos medioambientales (las madres sometidas a estrés tienen menor comportamiento LG-ABN).

El grupo de Meaney mostró en 1997, que las madres con alto LG-ABN tenían crías cuya respuesta al estrés siendo adultos era significativamente menor53. Mostraban menores niveles plasmáticos de ACTH y corticoides ante el estrés, aumento de la expresión del GR a nivel hipo-campal, menores niveles de CRF hipotalámico, del receptor del CRF a nivel de locus coereleus y aumento del receptor GABA en el núcleo central y basocehilar de la amígdala y en el locus coereleus. La respuesta conductual ante el estrés, también varía entre crías de madres con alto o bajo LG-ABN54. Las crías de madres con alto LG-ABN mostraban menor respuesta de sobresalto, mayores conductas de alimentación y exploración ante lo desconocido. Los mismos autores, a través de la cría cruzada de carnadas entre dos madres con patrones conductuales completamente distintos, confirmaron que la respuesta al estrés es dependiente de la crianza y no de la información genética55.

El año 2004, el mismo grupo publicó el mecanismo subyacente a las modificaciones en la expresión del GR, en las crías de madres con bajo o alto LG-ABN: se trata de un diferente grado de metilación del ADN y de la acetilación de histonas asociadas al gen del GR, asociadas a una diferente unión del factor de transcripción NGF1-A al promotor del gen del GR, en uno u otro grupo56.

Confirmaron de esta manera, la existencia de una modificación epigenética, en la base de las distintas respuestas al estrés entre ambos grupos de ratas. En el mismo estudio, mostraron que estas modificaciones epigenéticas son reversibles57. En el año 2007, mostraron además que la metilación del exon 1-7 del gen de GR, al cual se une el factor de transcripción, es distinta entre las ratas hijas de madres con alto y bajo LG. Las ratas con madres con bajo LG presentan mayor metilación del gen del GR (en el exon 1-7) y por lo tanto menor unión del factor de transcripción NGF1-A. Como consecuencia de la menor expresión de este gen, se evidenciaron menores niveles de GR a nivel hipocampal y, con esto, un menor feedback negativo al sistema HHA, es decir, una mayor respuesta al estrés.

Se hipotetiza que las madres acicaladoras expresan más los genes relacionados con actividad metabólica celular, los relacionados con el receptor glutamato, aquellos vinculados con factores de crecimiento y con plasticidad sináptica dependiente de la experiencia. Variaciones en el cuidado materno se asocian con diferencias en el desarrollo sináptico en el hipocampo incluyendo sistemas neurales que median el aprendizaje y la memoria. Hasta ahora, el mecanismo explicativo es la metilación del DNA y cambios en la estructura de la cromatina en sitios relevantes de los promotores.

Implicancias

El concepto de epigenética y la investigación asociada a ésta, han instalado un paradigma nuevo que supera la dicotomía genética y ambiente a favor de modelos de desarrollo humano más holísticos, bioecológicos58. Factores genéticos como ambientales se vinculan de manera pro-babilística y dinámica a lo largo de la vida; y es fundamental conocer cómo se da esta relación en diferentes contextos. Esto permitirá comprender mejor los problemas de salud y las diferencias en las trayectorias de desarrollo humano. Este nuevo paradigma nos plantea desafíos epistemológicos y metodológicos para capturar esta relación en modelos explicativos de carácter cibernéticos o dinámicos59.

La relevancia del ambiente para el período prenatal y postnatal tiene también implicancias para las políticas públicas. Las estrategias de promoción del desarrollo humano, entre éstas el reforzamiento de vínculos primarios, y la reducción de la violencia, no sólo tendrían un impacto generacional sino transgeneracional. Desde esta perspectiva, para el ser humano que se desarrolla en condiciones adversas, el fortalecimiento de vínculos saludables puede constituirse en una forma de superar la inequidad en salud producto del impacto de determinantes genéticos y sociales60. Esto implica volver a reflexionar sobre la calidad de nuestra relación con el medio ambiente y sobre nuestras relaciones sociales, en que la persona humana es y debe ser el centro.

 

Referencias

1. Waddington H. Development as an epigenetic process En: An introduction to modern genetics. Alien and Unwin: London, 1939.        [ Links ]

2. Waddington CH. The pupal contraction as an epigenetic crisis in Drosophila. Proc zool Soc Lond A 1941; 111: 181-8.        [ Links ]

3. Needham J. A History of Embriology, Abelard-Schuman: NewYork, 1959.        [ Links ]

4. Gilbert SE Induction and the origins of developmental genetics. In Gilbert SF (ed): A Conceptual History of Modern Embryology. NewYork: Plenum Press, 2001; pp 181-206.        [ Links ]

5. Shonkoff IP, Phillips DA (Editors) From Neurons to Neighborhoods. The Science of Early Childhood Development. Washington DC: National Academy Press; 2000.        [ Links ]

6. Meaney M. Nature, nurture, and the disunity of knowledge. Ann NY Acad Sci 2002; 935: 50-61.        [ Links ]

7. Gottesman I, Hanson DR. Human development: Biological and genetic processes. Annu Rev Psychol 2005; 56: 263-86.        [ Links ]

8. Turkheimer E, Haley A, Waldron M, D'Onofrio B, Gottesman II. Socioeconomic status modifies heritability of IQ in young children. Psychol Sci 2003; 14: 623-8.        [ Links ]

9. Labuda M, Defries FC, Plomin R, Fulker DW. Longitudinal stability of cognitive ability from infancy to early childhood: Genetic and environmental etiologies. Child Development 1986; 147: 1142-50.        [ Links ]

10. Holliday R. Epigenetics. A historical overview. Epigenetics 2006; 1:76-80.        [ Links ]

11. Holliday R. The inheritance of epigenetic defects. Science 1987; 238: 163-70.        [ Links ]

12. Holliday R. Epigenetics comes of age in the twenty first century. Journal of Genetics 2002; 81: 1-4.        [ Links ]

13. Griffith JS, Mahler HR. DNA tickering theory of memory. Nature 1969; 223: 580-2.        [ Links ]

14. Riggs AD. X Inactivation, differentiation and DNA methylation. Cytogenetic Cell Genet 1975; 14: 9-25.        [ Links ]

15. Razin A, Riggs AO. DNA methylation and gene function. Science. 1980; 210:604-10.        [ Links ]

16. Riggs AD. Chromosome inactivation, differentiation, and DNA methylation revisited, with a tribute to Susumu Ohno. Cytogenet Genome Res 2002; 99: 17-24.        [ Links ]

17. Holliday R. Epigenetics: an overview. Dev Genet 2005; 15: 453-7.        [ Links ]

18. Vaissiére T, Sawan C, Herceg Z. Epigenetic interplay between histone modifications and DNA methylation in gene silencing. Mutat Res 2008; 659: 40-8.        [ Links ]

19. Saetrom P, Snøve O Jr, Rossi JJ. Epigenetics and micro-RNAs. Pediatr Res 2007; 61: 17R-23R.        [ Links ]

20. Rousseaux Reynoird N, Escoffier E. Epigenetic reprogramming of the male genome during gametogenesis and in the zygote. Reprod Biomed Online 2008; 16: 492-503.        [ Links ]

21. Miller CA, Campbell SI, Sweatt ID. DNA methylation and histone acetylation work in concert to regulate memory formation and synaptic plasticity. Neurobiol Learn Mem 2008; 89: 599-603.        [ Links ]

22. Stuffrein-Roberts S, Joyce PR. Role of epigenetics in mental disorders. Aust N ZI Psychiatry 2008; 42: 97-107.        [ Links ]

23. Mcewen BS. Understanding the potency of stressful early life experiences on brain and body function. Metabolism 2008 ;57: SI 1-5.        [ Links ]

24. Gluckman PD, Hanson MA, Cooper C, Thornburg KL. Effect of in utero and early-life conditions on adult health and disease. N Engl J Med 2008; 3: 61-73.        [ Links ]

25. Barker D. In utero programming of chronic disease. Clin Sci 1998; 95: 115-28.        [ Links ]

26. Drake AJ, Walker BR. The intergenerational effects of fetal programming: Non-genomic mechanisms for the inheritance of low birth weight and cardiovascular risk. J Endocrinol 2004; 180: 1-16.        [ Links ]

27. Meaney MI, Szyf M, Seckl IR. Epigenetic mechanisms of perinatal programming of hypothalamic-pituitary-adrenal function and health. Trends Mol Med 2007; 13: 269-77.        [ Links ]

28. Teicher MH, Andersen SL, Polcari A, Anderson CM, Navalta CR. Developmental neurobiology of childhood stress and trauma. Psychiatric Clinics of North America 2002; 25: 397-426.        [ Links ]

29. Oberlander TF, Weinberg J, Papsdorf M, Grunau R, Misri S, Devlin AM. Prenatal exposure to maternal depression, neonatal methylation of human glucocorticoid receptor gene (NR3C1) and infant cortisol stress responses. Epigenetics 2008; 3: 97-106.        [ Links ]

30. Thompson IG, Mitchell M, Kind KL. Embryo culture and long-term consequences. Reprod Fertil Dev 2007; 19: 43-52.        [ Links ]

31. Rivera RM, Stein P, Weaver JR. Manipulations of mouse embryos prior to implantation result in aberrant expression of imprinted genes on day 9.5 of development. Hum Mol Genet 2008;17:1-14.        [ Links ]

32. Huntriss J, Picton HM. Epigenetic consequences of assisted reproduction and infertility on the human pre-implantation embryo. Human Fertility 2008; 11: 85-94.        [ Links ]

33. Debaun MR, Niemitz EL, Feinberg AR. Association of in Vitro fertilization with Beckwith-Wiedemann syndrome and epigenetic alterations of LIT1 and H19. Am J Hum Genet 2003; 72: 156-60.        [ Links ]

34. Cox G. Intracytoplasmatic sprem injection may increase the rise of imprinting defects. Am J Hum Genet 2002; 71: 162-4.        [ Links ]

35. Gomes MV, Gomes CC, Pinto W Jr. Methylation pattern at the KvDMR in a child with Beckwith- Wiedemann syndrome conceived by ICSI. Am J Med Genet A 2007; 15; 143: 625-9.        [ Links ]

36. Bebbington PE, Bhugra D, Brugha,T. Psychosis, victimisation and childhood disadvantage: Evidence from the second British National Survey of Psychiatric Morbidity. British Journal of Psychiatry 2004; 185: 220-6.        [ Links ]

37. Canetti L, Bachar E, Galili-Weisstub E, De-Nour AK, Shalev AY. Parental bonding and mental health in adolescence. Adolescence 1997; 32: 381-94.        [ Links ]

38. Mcewen BS, Steller E. Stress and the individual. Mechanisms leading to disease. Arch Intern Med 1993; 153: 2093-101.        [ Links ]

39. Bennett AI, Lesh KP, Helis A. Early experience and serotonin transporter gene variation interact to influence primates CNS fuction. Mol Psyquiatry 2002; 7: 118-22.        [ Links ]

40. Felitti VI, Anda RF, Nordenberg D. Relationship of childhood abuse and household dysfunction to many of the leading causes of death in adults. The Adverse Childhood Experiences (ACE) Study American. Journal of Preventive Medicine 1998; 14: 245-58.        [ Links ]

41. Repetti RL, Taylor SE, Seeman TE. Risky families: family social environments and the mental and physical health of the off spring. Psychol Bull 2002; 128: 330-66.        [ Links ]

42. Meaney MJ, Aitken DH, Bhatnagar S, Van Berkel CH, Sapolsky RM. Postnatal handling attenuates neuroendocrine, anatomical and cognitive impairment related to the aged hippocampus. Science 1988; 238: 766-8.        [ Links ]

43. Francis D, Diorio J, La Plante P, Weaver S, Seckl JR, Meaney MJ. The role of early environmental events in regulating neuroendocrine development. Ann NY Acad Sci 1996; 794: 136-52.        [ Links ]

44. O'Donnell D, Larocque S, Seckl JR, Meaney MJ. Postnatal handling alters glucocorticoid, but not mineralocorticoid mRNA expression in adults rats. Mol Brain Res 1994; 26: 242-8.        [ Links ]

45. Pearson D, Sharma S, Plosky Pm, Pfaus JG, Meaney MJ. The effect of postnatal environment on stress-induced changes on hippocampal FOS-like inmunoreactivity un adult rats. Soc Neursci Abstr 1997; 23: 1849.        [ Links ]

46. Liu D, Caldji C, Sharma S, Plotsky PM, Meaney MJ. The effects of early life events on in vivo release of norepinephrine in the paraventricular nucleus of the hypothalamus and hypothalamic-pituitary-adrenal response during stress. J Neuroendocrinol 2000; 12: 5-12.        [ Links ]

47. Caldji C, Francis D, Sharma S, Ploysky PM, Meaney MJ. The effects of early rearing environment on the development of GABAA and central benzodiazepine receptor levéis and novelty-induced fearfulness in the rat. Neuropsychopharmacology 2000; 22: 219-29.        [ Links ]

48. Plotsky PM, Meaney MJ. Early, post-natal experience alters hypothalamic corticotrophin-releasing factor (CRF) mRNA, median eminence CRF content and stress-induced release un adult rats. Mol Brain Res 1993; 18: 195-200.        [ Links ]

49. Ladd CO, Owens MJ, Nemeroff CB. Persistent changes in corticotrophin-releasing factor neuronal systems induced by maternal deprivation. Endocrinology 1996; 137: 1212-8.        [ Links ]

50. Valentino RJ, Curtís AL, Page ME, Pavcovich LA, Florin-Lechner SM. Activation of the locus cereulus brain no-radrenergic system during stress: circuity, consequences and regulation. Adv Pharmacol 1998; 42: 781-4.        [ Links ]

51. Mc Cormick JA, Lyons V, Jacobson MD, Noble J, Diorio J, Nyirendam et al. 5-Heterogeneity of glucocorticoid receptor messenger RNA is tissue specific: differential regulation of variant transcripts by early-life events. Molecular Endocrinology 2000; 14: 506-17.        [ Links ]

52. Stern JM. Offspring-induced nurturance: animal-humane parallels. Dev Psychobiol 1997; 31:19-37.        [ Links ]

53. Liu D, Diorio J, Tannenbaum B, Caldji C, Francis D, Freedman A, et al. Maternal care, hippocampal glucocorticoid receptors, and hypothalamic-pituitary-adrenal responses to stress. Science 1997; 277: 1659-62.        [ Links ]

54. Caldji C, Tannenbaum S, Sharma S, Francis D, Plotsky PM, Meaney MJ. Maternal care during infaney regulates the development of neural system mediating the expression of behavioral fearfulness in adulthood in the rat. Proc Nati Acad Sci 1998; 95: 5335-40.        [ Links ]

55. Francis D, Meaney MJ, Maternal care and the development of stress responses. Curr Opin Neurobiol 1999; 9: 128-34.        [ Links ]

56. Weaver le, Cervoni N, Champagne F, D'alessio A, Sharma S, Seckl J, et al. Epigenetic programming by maternal behavior. Nature Neuroscience 2004; 7: 847-54.        [ Links ]

57. Szyf M, Weaver IC, Champagne FA, Diorio J, Meaney MJ. Maternal programming of steroid receptor expression and phenotype through DNA methylation in the rat. Frontiers of Neuroendocrinology 2005; 26: 139-62.        [ Links ]

58. Brofenbrenner U. The ecology of human development. Cambridge, MA: Harvard University Press; 1979.        [ Links ]

59. Almeida Filho N. Complejidad y transdisciplinariedad en el campo de la salud colectiva: evaluación de conceptos y aplicaciones. Salud Colectiva 2006; 2: 123-46.        [ Links ]

60. Marmot M, Wilkinson R (Eds). Social Determinants of Health 2nd edition. Oxford: Oxford University Press. 2001.        [ Links ]

 

Fuente de financiamiento: Concurso de Investigación y Publicaciones 2007-2008. "La UC por el Bien Común. Desafíos y Propuestas para una Sociedad Auténticamente Humana". Pontificia Universidad Católica de Chile. Vicerrectoría Adjunta de Investigación y Doctorado. Dirección General de Pastoral y Cultura Cristiana.

Recibido el 9 de enero de 2009, aceptado el 6 de agosto de 2009.

Correspondencia a: Dra. Paula Bedregal Marcoleta 434 Departamento de Salud Pública. Escuela de Medicina. Pontificia Universidad Católica de Chile. E-mail: pbedrega@med.puc.cl