SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.137 número11El enfoque de la salud mental¿ES RELEVANTE EL ESTUDIO SYNTAX PARA LA TOMA DE DECISIONES EN CARDIOLOGÍA? índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.137 n.11 Santiago nov. 2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872009001100022 

Rev Méd Chile 2009; 137: 1533-1534

CARTAS AL EDITOR

 

BICENTENARIO DE LAMARCK (1809)

LAMARCK'S BlCENTENNlAL (1809)

 

Sr Editor: En reciente comunicación a esta Revista conmemoramos el bicentenario del nacimiento de Charles Darwin y su contribución al descubrimiento de los mecanismos de la evolución biológica, descritos en trabajos chilenos1. En esta oportunidad recordaremos el bicentenario de la publicación de la obra maestra de Jean Baptiste Lamarck Phylosophie Zoologique, Paris, 18092, que fundó la disciplina de la Biología y la doctrina de la Evolución de los seres vivos.

Jean Baptiste Pierre Antoine de Monet, Chevalier de Lamarck (1744-1829) fue el naturalista más universal de su época. Educado por los jesuitas en Amiens, oficial del ejército francés en la guerra de los siete años (1763), se retiró para estudiar medicina y, sin graduarse, se dedicó a investigar la naturaleza mediante la meteorología, la botánica, la zoología de los invertebrados y los fósiles en la región de París, con cuyo material recolectado contribuyó a enriquecer el Jardín de Plantas y el Museo de Historia Natural de París, junto con Buffon, Jussieu y Cuvier. Su libro clásico Flora Francesa (1778) le abrió las puertas de la Academia de Ciencias. Amigo de Rousseau y de Condorcet, lideró la reforma científica de la paleontología y de la taxonomía durante las épocas del Antiguo Régimen, la Revolución, el Consulado, el Imperio y la Restauración, hasta su muerte, en 1829. Durante esas épocas cambiantes, como profesor del Museo mantuvo el liderazgo de la enseñanza de las ciencias biológicas francesas con reconocimiento de sus pares, Goethe y Humboldt, y de las Academias de Ciencias Europeas3,4.

Las obras completas de Lamarck cubren todos los temas de las ciencias naturales: Anatomía comparada, Botánica, Zoología, Fósiles, Animales Invertebrados, Meteorología e Historia natural, las que fueron publicadas en libros y revistas entre 1778 y 1822. Pero su obra maestra es la "Filosofía Zoológica" publicada en 1809, simbólicamente el año del nacimiento de Charles Darwin. Este libro es un cuerpo de preceptos y principios relativos al estudio de los animales, vegetales y la naturaleza, describiendo sus características generales, organización, desarrollo y diversidad. Modernizando la taxonomía de Linneo, presentó un completo listado de todas las especies animales (incluyendo al Homo sapiens) y vegetales. Con esta información sistemática acumulada, estructuró en forma ordenada su obra, unificando el estudio de todos los cuerpos vivientes bajo el nombre de "Biología"2-5.

Para fundar la Biología, Lamarck investigó relaciones generales y particulares en la Naturaleza, tratando de captar un orden universal que hace funcionar las leyes y encontrar mecanismos que fundamenten ese orden biológico en la Naturaleza, bajo las leyes de la Física. Lamarck supuso que los seres vivientes más simples (infusorios) se originan por generación espontánea y de esa simplicidad se pueden asignar formas más complejas. Como los tiempos geológicos hablan de millones de años, habría tiempo suficiente para los cambios graduales de las especies bajo la influencia del entorno físico cambiante. Evolución significa transformación gradual. Lamarck no propuso una Teoría sino que dictó una Doctrina evolutiva, un conjunto de principios de una escuela científica que interpretan las reglas de una ciencia, la Biología2.

En la introducción histórica de la primera edición de su libro sobre el Origen de las Especies, en noviembre de 1859, Darwin reconoció la obra de Lamarck, que las especies pueden descender de otras especies y que todos los cambios y la diversidad del mundo viviente son el resultado de la acción de las leyes de la Naturaleza y no de una intervención divina. Además, reconoció la acción directa del entorno físico sobre el crecimiento de las formas preexistentes y el uso y no uso de los órganos6. Ni Darwin ni Lamarck definieron específicamente la evolución como una Teoría, ni pudieron aclarar el rol de la Herencia de la transformación de los seres vivos, que continuó siendo aceptada como la herencia de la sangre mezclada de los progenitores (blending inheritance). Sólo un siglo más tarde la teoría mendeliana de la Herencia particulada sería introducida como la teoría genética de la evolución, en las ciencias biológicas1,2,6.

La revolucionaria doctrina biológica de Lamarck fue descalificada por los zoólogos fixistas en los debates académicos y condenada por la sociedad y los gobiernos del Imperio y de la Restauración monárquica. En los últimos años de su vida quedó ciego, viudo y con tres hijos fallecidos. Murió desamparado, su tumba fue saqueada durante la Revolución de 1830 y sus restos desaparecieron, como los de Mozart y Condorcet. Pero en 1908 el gobierno francés de la época del positivismo científico, restauró su memoria y le erigió una gran estatua en la orilla del Sena, en la entrada del Jardín de Plantas, en cuyo pedestal, una inscripción anuncia: "Fondateur de la doctrine del'evolution".

 

Dr. Ricardo Cruz-Coke M.

Profesor de Medicina, Departamento de Historia de la Medicina, Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

 

Referencias

1. Cruz-Coke R. Bicentenario de Darwin. Rev Méd Chile 2009; 137: 444.        [ Links ]

2. Lamarck JBPA. Philosophie Zoologique, Paris, 1809.        [ Links ]

3. Dictionnaire Biographique des Auteurs. Lamarck Vol III; 16-18, Paris, 1952.        [ Links ]

4. Corsi P. Lamarck. Philosophe de la Nature. PUF. Paris, 2006.        [ Links ]

5. Langlaney A. La Philosophie biologique. Berlin, Paris, 1999.        [ Links ]

6. Tort P Darwin et le darwinisme. Que sais Je. PUF. Paris, 2005.        [ Links ]