SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.135 número1Estudio retrospectivo de la endocarditis infecciosa en diferentes grupos de riesgo índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.135 n.1 Santiago ene. 2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872007000100001 

Rev Méd Chile 2007; 135: 7-10

EDITORIAL

 

El aniversario 135 de la Revista Médica de Chile

The 135th Anniversary of Revista Médica de Chile

 


Revista Médica de Chile was founded 135 years ago and it has been published monthly since then, being now the 23rd oldest biomedical journal in the world and the second oldest published in Spanish (Table 1). It is included in the major international data bases and it adheres since their first version to the Uniform Requirements for Manuscripts Submitted to Biomedical Journals (ICMJE) and to the recommendations established by the World Association of Medical Journal Editors (WAME) . The number of articles submitted for publication to the Revista has increased in the last decade, including manuscripts coming from other countries and these are published in English when the authors do not have Spanish as their original language. The rejection rate in 2006 raised to 35% and the time-lag for publication of accepted manuscripts did not differ importantly from other regional or international journals (Table 2). This 135th Anniversary pictures the Revista as a respected medical publication in Chile and in a relevant position among those biomedical journals whose main publication language is not English.

(Key words: Education, medical; History of Medicine; Journalism, medical; Peer review)

 


Los aniversarios de las instituciones tienen una trascendencia particular: si su número crece permanentemente, ello indica que el propósito para el cual la institución fue fundada sigue siendo válido, que la institución se ha adaptado a los cambios del devenir histórico, que quienes la sustentan mantienen su auspicio y que quienes se sirven de ella la consideran útil. Mientras el número de aniversarios que pueden cumplir las personas es finito y su término lo decide un destino que no pueden controlar, el número de aniversarios que logran cumplir las instituciones depende fundamentalmente de sus patrocinantes y de aquellos a quienes están destinadas a servir.

En 1972, una revisión del Profesor Dr. Amador Neghme reveló que en ese año seguían vigentes solamente 30 de las primeras publicaciones biomédicas, fundadas durante el siglo 19. Eran las revistas más antiguas del mundo y la Revista Médica de Chile ocupó el lugar número 28 de la nómina1. Al actualizar esa nómina en enero de 2007 a través de los sitios web de Google y PubMed (Tabla 1), detectamos que entre 1972 y 2006 han dejado de publicarse cinco de esas revistas y la Revista Médica de Chile ocupa hoy el número 23 en antigüedad entre las publicaciones biomédicas periódicas. Además, observamos que 13 de las 30 revistas han cambiado su nombre original y 6 también cambiaron su idioma inicial (alemán o sueco) por el inglés. Varias de las instituciones que fundaron estas revistas han cambiado, mientras que la Revista Médica de Chile ha pertenecido siempre a una institución, la Sociedad Médica de Santiago, nombre histórico de la Sociedad Chilena de Medicina Interna. La Revista es la segunda en antigüedad entre las que utilizan el idioma español y publica en inglés los artículos generados por autores cuyo idioma natal no es el español. Está enlistada en las bases de datos con mayor difusión internacional y PubMed reproduce los títulos de los trabajos publicados, sus autores y sitios de trabajo, y los resúmenes en inglés.


La antigüedad de la Revista y su periodicidad estable son atributos que sustentan su prestigio. Su visibilidad en los índices bibliográficos y en la página web de SciELO Chile son también factores que influyen en el interés de los autores por publicar en ella2-4.

Durante el año 2006 la Revista recibió 316 manuscritos clasificables como artículos de investigación, casos clínicos, revisiones de temas o artículos especiales. Los Editores rechazamos 111 (35%), la más alta proporción de rechazos definitivos en esta revista frente a la primera versión de un manuscrito (12% a 20% en años previos). En 17% de los casos se consideró que el manuscrito se apartaba del ambiente temático de una revista de Medicina Interna y especialidades afines, o no tenía interés biomédico general, mientras que 18% de los rechazos se fundamentaron en debilidades de los manuscritos. Los demás manuscritos fueron incorporados al proceso de revisión por pares externos, dándoles oportunidades para que los autores corrijan las críticas que se les plantearon, de acuerdo con el rol educacional de la Revista, que es un propósito de sus editores desde la década de 1970.

El tiempo que demoran en publicarse los manuscritos suele provocar incomodidad en sus autores. El lapso que transcurre desde que un manuscrito es aceptado hasta que se publica depende fundamentalmente del espacio disponible para programarlo5-7. En 2006 la "lista de espera" pudo acortarse porque se imprimieron hasta 136 páginas por número y se redujo el espacio ocupado por información institucional o administrativa. La Tabla 2 muestra una comparación reciente de 9 revistas médicas que indican las fechas de recepción y de aceptación de sus manuscritos. No vemos diferencias sustanciales entre ellas, excepto para dos revistas algunos de cuyos datos se colocaron entre paréntesis: es posible que sus editores consideren "aceptado" un manuscrito sólo después de que los autores han entregado una versión final que incluye cambios formales exigidos por los editores, mientras que en nuestra Revista la fecha de aceptación se marca cuando el manuscrito se considera satisfactorio en sus aspectos de fondo. Durante la revisión editorial final puede hacerse necesario requerir a los autores nuevos cambios formales y de estilo, lo que retarda su programación6,7.


En varios artículos publicados en revistas biomédicas, incluso en ésta, se ha discutido el valor que tienen los índices bibliométricos aplicados por Thomson Scientific (JCR), que permiten evaluar el "peso relativo" de las revistas según el número de citas bibliográficas que reciben sus artículos8. La importancia que se les atribuye, especialmente en el mundo académico, al transferir esos datos a la calificación de las publicaciones de los autores en los procesos de calificación curricular, ha sido también un motivo de críticas. El índice más comúnmente utilizado es el "factor de impacto" de las revistas en que publicaron sus manuscritos. Los estudios disponibles dejan en claro que, cualquiera sea la naturaleza de una revista científica, hay un sesgo que beneficia a aquellas que se publican en idioma inglés, el cual aumenta su "visibilidad" internacional. El "factor de impacto" de la Revista Médica de Chile ha tenido fluctuaciones anuales, en rango parecido al de otras revistas publicadas en idiomas "no inglés". En 2005 obtuvo un "factor de impacto" de 0,353, algo mayor al observado en los 5 años previos. Este dato puede interesar a los autores de manuscritos y a quienes juzgan sus publicaciones, pero probablemente no es lo que más importa a los lectores.

Para juzgar el interés de los lectores se consideran habitualmente el número de suscriptores a la revista y otros aspectos administrativos. Se pueden hacer encuestas a los lectores, pero son difíciles de interpretar cuando la proporción de respuestas recibidas frente a las solicitadas haga dudar de la representatividad de la muestra. En el caso de las revistas que se publican en versión electrónica en la Internet, particularmente con el sistema de acceso libre y gratuito ("open access") un indicador importante lo da el número de "visitas", que implican haber accedido al menos a

un artículo. La Revista Médica de Chile tiene una versión electrónica que aparece uno o dos meses después que su versión en papel, en el sitio web www.scielo.cl de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT). Según los datos proporcionados por CONICYT, entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2006 la Revista fue visitada 1.353.200 veces, con un promedio de 150.356 visitas por mes (rango 71.525 a 206.540) lo que, proyectado al 31 de diciembre, nos daría 1.804.267 visitas en 2006, con un aumento de 26% sobre lo observado en 2005.

Empezamos 2007 con el entusiasmo que requiere una empresa que ha sido considerada motivo de orgullo para la institución que representa y otras que la apoyan. Cuenta con el cariño de quienes participamos en el proceso editorial: editores, secretarias, personal de apoyo, los impresores, los miembros de su Comité Editorial Asesor, los autores y revisores de manuscritos, y esperamos que también el de sus lectores. El primer número de esta revista se editó en julio de 1872 y por ello el próximo mes de julio sería el momento pertinente para decir "¡Feliz Cumpleaños 135 para la Revista Médica de Chile!".

 

Humberto Reyes B.
Editor

 

REFERENCIAS

1. Neghme A. Las publicaciones médicas periódicas en Chile. Rev Méd Chile 1972; 100: 805-8.         [ Links ]

2. Reyes H, Kauffmann R, Andresen M. Ciento veinticinco años de publicación continua (Editorial). Rev Méd Chile 1997; 125: 133-4.         [ Links ]

3. Reyes H. La Revista Médica de Chile cumple 125 años. Rev Méd Chile 1997; 125: 758-60.         [ Links ]

4. Reyes H. Reflexiones frente a un nuevo año (Editorial). Rev Méd Chile 2002; 130: 7-8.         [ Links ]

5. Reyes H, Palma J, Andresen M. El manejo editorial de los manuscritos recibidos en la Revista Médica de Chile (Editorial). Rev Méd Chile 2004; 132: 7-10.         [ Links ]

6. Reyes H, Andresen M, Palma J. El creciente desafío del proceso editorial en la Revista Médica de Chile (Editorial). Rev Méd Chile 2006; 134: 7-11.         [ Links ]

7. Reyes H, Andresen M, Palma J. ¿Por qué demoran en publicarse los manuscritos en la Revista Médica de Chile (Editorial). Rev Méd Chile 2006; 134: 811-2.         [ Links ]

8. Reyes H. El "Factor de impacto" y el impacto de las revistas médicas (Editorial). Rev Méd Chile 1998; 126: 135-8.         [ Links ]