SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.133 número11Virginia Woolf: enfermedad mental y creatividad artísticaDistribucion de alelos del polimorfismo VNTR en la región 3' no codificante del gen del DAT1 (SLC6A3) en São Paulo/Brasil y su importancia para los estudios genéticos de los trastornos neuropsiquiátricos en poblaciones mixtas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.133 n.11 Santiago nov. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872005001100016 

 

Rev Méd Chile 2005; 133: 1389-1391

 

Cartas al Editor

Se invita a los lectores a enviar cartas al Editor, con comentarios, preguntas o críticas sobre artículos que hayan sido publicados en la Revista y a las que los autores aludidos puedan responder. También serán bienvenidos los comentarios sobre problemas de actualidad biomédica, clínica, de salud pública, de ética y de educación médica. Podrá aceptarse la comunicación preliminar de datos parciales de una investigación en marcha, que no haya sido publicada ni sometida a publicación en otra revista. La extensión máxima aceptable es de 1.000 palabras, con un máximo de 6 referencias bibliográficas (incluyendo el artículo que la motivó) y 1 Tabla o Figura. Se recomienda adjuntar una copia idéntica para PC, en diskette de 3,5'', un espaciado a 1,5 líneas, tamaño de letra 12 pt y justificada a la izquierda. Las cartas que se acepten podrán ser acortadas y modificadas formalmente, por los Editores.

Accidentes en pediatría: oportunidades para la prevención

Accidents in pediatrics: opportunities for prevention

 

Diego García-Huidobro M1, M. Pilar Munita V2, Paulette Legarraga R3, Patricia Valenzuela C3, Carmen Cano C3, Paula Bedregal G4, Lorena Cifuentes A3.

1 Interno de Medicina, Facultad de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile.
2 Becaria de Pediatría, Departamento de Pediatría, Facultad de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile.
3 Unidad de Pediatría Ambulatoria, Departamento de Pediatría, Facultad de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile.
4 Médico y Master en Salud Pública, Departamento de Salud Pública, Facultad de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago de Chile.

Correspondencia a :


 

Sr. Editor: En Chile, la mortalidad infantil ha disminuido en forma importante en los últimos 10 años. La originada por causa externa (traumatismos y envenenamientos) ha disminuido 8 veces entre los años 1998 y 20001. No obstante esta mejoría, actualmente constituye la primera causa de muerte (46,05%) en la población pediátrica2.

En nuestro país existe escasa información con respecto a la prevalencia de accidentes en la población pediátrica. Con el objetivo de caracterizar la consulta ambulatoria por accidentes en niños, y estudiar las posibles relaciones del paciente con su entorno, se diseñó un estudio retrospectivo, descriptivo.

Se analizaron las fichas de atención de la unidad de niño enfermo del Centro Médico San Joaquín (CMSJ), correspondientes al período de enero de 2002 a diciembre de 2003. Se seleccionó a aquellos pacientes que consultaron por accidentes o traumatismos. Se caracterizó a la población estudiada de acuerdo a sexo, edad, fecha de consulta, lugar del accidente y cuidador del niño. Además, se registró la región corporal comprometida y la conducta tomada por el médico.

Se elaboró una base de datos, y se utilizó el programa estadístico SPSS para el análisis de las variables.

De un total de 16.977 atenciones, 240 (1,4%) correspondieron a accidentes. Del total de consultas correspondientes a accidentes, el 57% de los atendidos fueron hombres. El promedio de edad fue de 5,71±3,9 años. No hubo diferencia significativa de edad por sexo (p=0,23). El 32,9% de las atenciones por accidentes fueron preescolares, sin embargo, la tasa de consulta por accidentes fue mayor en los adolescentes (2,3%).

De los accidentes en los que se precisó el lugar de ocurrencia, 52,2% ocurrió dentro del domicilio. En los accidentes intradomiciliarios el promedio de edad fue de 4 años, y en los extradomiciliarios 7 años 4 meses (p<0,001). Respecto al momento de ocurrencia el 35,4% de los accidentes ocurrió durante días festivos o su día previo. La mediana del tiempo de latencia entre el accidente y la consulta fue de un día.

El tipo de accidente más frecuente fue caídas (56,1%); de éstas, 53,1% fueron a nivel y 46,9% de altura. Le siguió el grupo de contusiones por golpes (excluyendo caídas), con 30,9%, seguido por heridas corto-punzantes (6,3%) y mordeduras (3,6%). Menos frecuentes fueron las quemaduras (1,3%) e intoxicaciones (0,9%) y accidentes automovilísticos (0,9%). Se encontró diferencia significativa en la media de edad entre accidentes por heridas cortopunzantes (9 años) e intoxicaciones (1 año 7 meses) (p <0,05). Los niños menores de 6 años se accidentaron más en la cabeza que los de mayor edad (p <0,001).

Los abuelos (40%), eran los principales cuidadores de los niños, seguidos de los padres (38,4%) y asesora del hogar (5,6%). En 6,8% de los casos, los niños no estaban a cargo de algún cuidador.

En cuanto a la indicación médica, hubo 6 hospitalizaciones (2,5%), 4 de éstas por TEC, 1 intoxicación medicamentosa y 1 por trauma y celulitis secundaria. De los no hospitalizados, se solicitó exámenes al 18,9%, principalmente radiografías.

Se puede concluir que, a pesar de la baja frecuencia de consultas por accidentes, éstos siguen siendo un problema importante en la atención ambulatoria, especialmente en los preescolares por la mayor demanda que representan. En los adolescentes, debido al escaso control médico que tienen, la consulta por accidentes puede representar una oportunidad para realizar prevención, ya sea de nuevos eventos o de otras patologías. En los días festivos se produce un porcentaje importante de los accidentes, lo que podría ser relevante para realizar campañas de prevención para estos días. Los abuelos eran los cuidadores en un alto porcentaje de los niños accidentados, pero hay que tener en cuenta que ellos, muchas veces, son los responsables de los niños durante gran parte del tiempo. Por lo tanto, es importante incluirlos en la supervisión de salud y en las campañas de prevención.
Dado los resultados, se revisó la literatura respecto a estrategias de prevención de accidentes en la infancia. El año 2001, se publicó una actualización respecto a este tema, en niños desde recién nacidos a 14 años3. DiGuiseppi y Roberts evaluaron la efectividad del consejo individual en consultas médicas, servicios de urgencia, clínicas y hospitales, en menores de veinte años4.

En general, para la mayoría de las acciones evaluadas, el consejo médico aumentaba considerablemente la práctica de acciones de seguridad, sin disminuir las tasas de accidentes4.

En relación con los accidentes en el hogar, se han identificado algunos factores de riesgo como escaleras, ventanas y piscinas sin protección; medicamentos, artículos de aseo y objetos pequeños o afilados mal almacenados4,5. Existe escasa evidencia de que el consejo médico para evitar estos factores de riesgo, por sí solo, disminuya la frecuencia de accidentes en el hogar que requieren atención médica3,4.

En relación con los accidentes en bicicleta, a pesar de que el uso de casco ha disminuido significativamente los traumatismos severos de cráneo, cara y muerte6, el consejo individual del uso de casco no produce un aumento en la compra de éstos4. Sin embargo, incrementa su compra cuando son parte de campañas comunitarias3,4.

En cuanto al uso de cinturón de seguridad o silla de auto para niños, el consejo aumenta su uso a corto plazo, pero escasamente a largo plazo4. Los efectos son mayores, si al consejo individual se asocian campañas publicitarias y legislación3,6.

Los accidentes son un problema importante en salud pública y en su mayoría prevenibles. No son eventos fortuitos y están asociados a factores predictores que deberían ser considerados en la práctica clínica cotidiana. En este sentido el consejo médico podría ser muy importante, pero acompañado de campañas comunitarias y una adecuada legislación. Los profesionales de la salud deberíamos proponer cambios legislativos que favorezcan el uso de medidas demostradamente efectivas en prevención de accidentes. Además se podría entrenar al equipo de salud en técnicas psicológicas de persuasión, para lograr una educación y prevención efectivas.

Referencias

1. Szot J. Mortalidad en menor de 1 año por causas externas, Chile, 2000. Rev Chil Pediatr 2003; 74: 492-8.

2. Anuario de Demografía 2002: Instituto Nacional de Estadísticas (INE). 2004.

3. Towner E, Dowswell T, Mackereth C, Jarvis S. What works in preventing unintentional injuries in children and young adolescents? An updated systematic review. London: Health Development Agency. 2001: 112.

4. DiGuiseppi C, Roberts I. Individual level injury prevention strategies in the clinical setting. Future Child 2000; 10: 53-82.

5. Valenzuela P, Paris E. Prevención de accidentes. En Guiraldes E, Ventura-Juncá P. Manual de Pediatría. Pontificia Universidad Católica de Chile. Disponible en http://escuela.med.puc.cl/paginas/publicaciones/ManualPed/PrevenAccid.html

6. Dowd MD, Keenan H, Bratton S. Epidemiology and prevention of childhood injuries. Crit Care Med 2002; 30 (11 Suppl): S385-92.


Correspondencia a: Diego García-Huidobro M. Los Domínicos 8221, Las Condes, Santiago. Teléfono: 56-2-2126545. Fax: 56-2-5535493. Correo Electrónico: dngarcih@puc.cl