SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.131 número4Búsqueda de la atención médica y determinantes de la utilización de Servicios de SaludProfesionalismo médico en el nuevo milenio: Un estatuto para el ejercicio de la medicina índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.131 n.4 Santiago abr. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872003000400015 

Rev Méd Chile 2003; 131: 454-456

 

Reivindicando la medicina como
profesión científico-humanista

Eduardo Rosselot J, FACP*

Recovering medicine as a scientific
and humanist profession

 

 

 

 

 

There is an urgent need, in our society, to recover the real meaning of medicine as a complex of science and humanistic values committed to person's health care. Following the initiative of the American Board of Internal Medicine, the American College of Physicians and the American Society of Internal Medicine (ACP-ASIM) and the European Federation of Internal Medicine, the Medical Professionalism Project has launched a comprehensive declaration to rephrase the social contract between medicine and the society, emphasising the principles and responsibilities that must orient the thoughts and actions of the good physician. The importance, soundness and opportunity of this chart, stimulates an ample dissemination of these concepts and to incorporate them as moral assets, integrating the quality, as experts on a scientific discipline, with the humanistic values provided in these era of increasing bioethical demands (Rev Méd Chile 2003; 131: 454-5).

(Key Words: Ethics, medical; Humanism; Practice guidelines; Practice management, medical)

Sin desconocer la persistente preocupación de muchos que han ejercido la medicina en los últimos tiempos, por el riesgo de desviaciones en sus objetivos, procedimientos y destino, ha sido notoria la inquietud manifestada, especialmente en las postrimerías del siglo pasado, respecto a la pérdida del sentido profesional de este quehacer1,2.

El verdadero significado de profesión arranca del concepto de dedicación y consagración a una actividad que se siente como un llamado, interior o exterior (religioso o íntimo), al que se responde con la entrega y el compromiso total de la persona, en virtud de una responsabilidad inembargable3. En el juramento hipocrático la medicina clásica formuló sumariamente sus aspiraciones y requerimientos para un ejercicio justo y moral. En ese paradigma se ha inscrito secularmente la actividad médica y es en este contexto que se exige para todos sus actos excelencia y perfección, como rasgos del sentido humanístico con que la medicina ha estado revestida desde que tuvo inserción y relevancia en la cultura.

Es cierto que la sociedad mantiene hoy esta caracterización de profesión para el trabajo médico; pero sin diferenciarse mucho del resto de las profesiones, prácticamente desprovista de su proyección valórica, como si sólo se identificara porque supone una formación universitaria, donde son relevantes las aptitudes intelectuales y un conjunto de acciones regladas por el conocimiento, las destrezas adquiridas y la pericia demostrada para ser considerados expertos en sus disciplinas.

Esta visión se debe, fundamentalmente, al asentamiento del pensamiento científico y tecnológico con que, sin duda, la medicina ha obtenido triunfos considerables sobre la enfermedad, el sufrimiento y la muerte. Traduce la influencia que el desarrollo racionalista de la ciencia ha jugado en el progreso del conocimiento y en la disponibilidad de recursos efectivos para el manejo de tales condiciones. Sin embargo, refleja la postergación de principios que la humanidad no puede transar, aun cuando haya alcanzado logros importantes en bienestar y seguridad, y para recuperar lo cual se requiere reactivar las propiedades exigidas por su naturaleza y su trascendencia, y que se manifiestan esencialmente en el desarrollo de actitudes y conductas, en la adhesión a principios y en la afirmación de valores.

Haciendo más relevante esta distinción entre lo que, según William Sullivan4, puede categorizarse como atributos del experto, por una parte, y las disposiciones personales que corresponden, por otra, a los principios humanísticos, resaltados especialmente en las profesiones de servicio a las personas, es que se ha acuñado el concepto de profesionalismo como expresión de la primacía alcanzada, en esta dualidad, por los rasgos valóricos sobre las aptitudes intelectuales**.

Varias de las más solventes y gravitantes asociaciones de profesionales médicos en el mundo5 vienen abogando por este renacer de cualidades humanistas en el ejercicio de la medicina y para ello han elaborado una declaración taxativa de propósitos y compromisos, que se suma a previas proposiciones6,7 que han abonado el terreno para llegar a suscribir una declaración universal que permita reformular el sentido de la profesión médica. Ya es la hora de que quienes aún no han sido tocados por este manifiesto se compenetren de él y se sumen a esta campaña cuyo objetivo no es otro que hacer relevantes, otra vez, en un mundo "deshumanizado", los ideales de una comunidad de personas.

Por eso es que, la transcripción de un significativo documento elaborado por la Federación Europea de Medicina Interna, el American College of Physicians-American Society of Internal Medicine y el American Board of Internal Medicine, que está siendo acogido y respaldado por otras instancias de la comunidad médica mundial8,9, nos ha parecido de sumo interés e importancia tanto para los ya profesionales como para quienes están aún en etapa de formación pero tendrán que asumir, pronto, el liderazgo en el ejercicio de la medicina. [La traducción del documento original (en inglés) al castellano pertenece al Dr. E Rosselot].

** Aunque en el idioma castellano esta expresión pudiera asociarse a un ejercicio con propósitos esencialmente lucrativos, la necesidad de hacer relevante el sentido implícito de humanismo, altruismo y virtuosismo (cuya terminación no puede generar dudas) -con que se reviste este superlativo de calidad profesional- y su aceptación casi general, en la literatura, da respaldo a su empleo y pretensión de hacerlo expresivo de esta condición del ejercicio profesional.

Referencias

1. Stobo JD, Blank LL. ABIM's Project Professionalism: Staying Ahead of the Wave. Am J Med 1994; 97: I-III.        [ Links ]

2. Reynolds PP. Reaffirming Professionalism through the Education Community. Ann Intern Med 1994; 120: 609-14.        [ Links ]

3. Gracia D. El Juramento de Hipócrates en el Desarrollo de la Medicina, en "Fundamentación y Enseñanza de la Bioética". El Búho. Bogotá. 1998; 133-45.        [ Links ]

4. Sullivan WM. Work and Integrity: The crisis and promise of professionalism in America. New York: Harper Collins, 1995.        [ Links ]

5. Medical Professionalism in the New Millenium: A Physician Charter. Proyect of the ABIM-ASIM Foundation, and European Federation of Internal Medicine. Ann Intern Med 2002; 136: 243-6.        [ Links ]

6. American Board of Internal Medicine's Project Professionalism: Staying ahead of the wave. Am J Med 1994; 97: I-III.        [ Links ]

7. Irvine D. Maintaining Good Medical Practice. <http.//www.gmc-uk.org/standards/mgmp.htm> (24-11.02).        [ Links ]

8. La profesión médica en el nuevo milenio: estatutos para la regulación de la práctica médica. Un proyecto de la Fundación ABIM, la Fundación ACP-ASIM y la Federación Europea de Medicina Interna. Med Clin (Barc) 2002; 118: 704-6.        [ Links ]

9. Castaño-Yepes RA. Medicina, ética y reformas a la salud: Hacia un nuevo contrato con la profesión médica, en informática, educación y salud en la sociedad del conocimiento. <http//fepafem.org/ conferenciaint/sabado/ramoncastaño.html> (17-11-02).        [ Links ]

* Director, Departamento de Educación en Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina, Universidad de Chile. Santiago de Chile.