SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.131 número3Resistencia insulínica y otras expresiones del síndrome metabólico en niños obesos chilenosContrapruebas en el diagnóstico y seguimiento de niños con alergia alimentaria índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.131 n.3 Santiago mar. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872003000300004 

Rev Méd Chile 2003; 131: 269-274

Prevalencia de tabaquismo
en enfermeras de la IX Región, Chile

Ximena Osorio S1a, Edith Rivas R1b, Jeanette Jara B1c.

Prevalence of smoking among nurses
in the Ninth Region of Chile

Background: Smoking is noxious for health and is considered a public health priority. The prevalence of smoking is increasing, specially in women. Among nurses, its prevalence is 42.7%. Aim: To study the prevalence of smoking among Chilean nurses. Material and methods: A cross sectional analysis of the prevalence of smoking among 290 female nurses living in 9th Region of Chile. A nicotine addiction scale was applied to smokers. Results: The prevalence of smoking was 37.9% and the percentage of former smokers was 18.3%. Twenty percent of the sample was an occasional smoker. The starting age for the habit was between 17 and 20 years (49.4%). Twenty seven percent of nurses without children and 42% of those with children smoked. Having a couple or not, did not influence the smoking habit. Ninety percent of smokers had a very low addiction to nicotine. Conclusions: The prevalence of smoking obtained in a sample of nurses is similar to that obtained by former studies in other population samples in Chile (Rev Méd Chile 2003; 131: 269-74).
(Key Words: Habits; Nurses; Smoking; Tobacco use disorders)

Recibido el 8 de julio, 2002. Aceptado en versión corregida el 12 de diciembre, 2002.
Trabajo financiado por Dirección de Investigación de la Universidad de La Frontera,
Temuco, Chile. Proyecto IN 0113.
1Departamento de Pediatría y Cirugía Infantil, Facultad de Medicina, Universidad de La
Frontera, Temuco, Chile.
aEnfermera Magíster en Enfermería
bEnfermera Magíster en Salud Pública. Doctorada en Enfermería.
cEnfermera Magíster en Informática Educativa

En la actualidad se considera el tabaquismo una epidemia mundial, con consecuencias gravísimas, como la muerte de tres millones de personas cada año y la evidencia de más de veinticinco enfermedades causadas, en forma directa o indirecta, por el tabaco. Los costos, más allá de las trágicas consecuencias en la salud, son económicos y sociales1.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó en 1976 la recomendación: que los países miembros tomaran medidas contra el consumo de tabaco, ya que "ninguna otra medida preventiva podrá contribuir en mayor grado a mejorar la salud en países industrializados que un freno al consumo de tabaco"1.

La prevalencia de tabaquismo en el año 2000 informada por el Consejo Nacional de Control de Estupefacientes (CONACE) fue 48,7%; la incidencia año de 10,41% y el ex-consumo de 29,04%4. Para el CONACE (2000) el consumo de tabaco en la IX Región de Chile fue 49,2% para hombres y mujeres. De acuerdo a la edad, el principal aumento se observó en el grupo de 26 a 34 años, que fue 52% en 1996 y 61,9% en el año 20005. En las últimas décadas se ha notado un incremento considerable en el consumo de cigarrillos en las mujeres. En la ciudad de Santiago, en 1971, el hábito de fumar en mujeres fue de 26%, mientras que en 1984 ascendió a 39%2.

En el estudio de Medina (1996), que incorporaba siete ciudades chilenas, entre ellas Temuco, se encontró una prevalencia de fumadores de 33%, donde 40,5% de los hombres y 26,7% de las mujeres fumaban6. En un estudio en la Universidad de Concepción se encontró 10% de ex-fumadores7,8.

"La vía de contagio más importante del fumar es el ejemplo de padres, maestros y superiores"1.

El equipo de salud puede ejercer una enorme influencia en el consumo de tabaco de la población general, debido a que pueden desalentar el consumo de diversas maneras. Pueden servir como ejemplo o modelo, promoviendo estilos de vida saludables, fomentando el ejercicio de la legislación sobre la prohibición de consumo de tabaco en las unidades médicas y sensibilizando a la sociedad sobre los problemas derivados del tabaco9-11.

Los profesionales de enfermería son mayoritariamente mujeres, las que poseen conocimientos, acerca de los riesgos del hábito tabáquico, como causa directa de varias enfermedades graves. A pesar de ello se aprecia con frecuencia el consumo de cigarrillos en enfermeras12,13, quienes constituyen la unidad de análisis del estudio que se presenta y que pretende identificar la prevalencia de hábito tabáquico y la relación de ésta con algunas características sociodemográficas y del consumo de tabaco.

Como supuesto principal se asume a la salud como un estado altamente positivo que adquiere importancia en la medida que beneficia al propio individuo14.

MATERIAL Y MÉTODO

La investigación corresponde a un diseño de tipo transversal correlacional, desarrollado en los años 2000-2001 en la IX Región de La Araucanía, Chile. El propósito fue determinar la prevalencia del hábito tabáquico de enfermeras de la IX Región de Chile y relacionarlo con las características sociodemográficas y del consumo de cigarrillos.

El universo de la investigación se conformó por las enfermeras de la IX Región, sector público y privado (comunas de: Angol, Victoria, Traiguén, Collipulli, Lonquimay, Curacautín, Purén, Los Sauces, Lumaco, Renaico, Ercilla, Temuco, Nueva Imperial, Villarrica, Lautaro, Pitrufquén, Loncoche, Carahue, Gorbea, Puerto Saavedra, Cunco, Galvarino, Toltén, Vilcún, Freire, Teodoro Schmidt y Pucón).

El porcentaje de respuesta fue 78,2%, lo cual permitió contar con un total de 290 enfermeras para el estudio.

La recolección de la información se realizó a través de un cuestionario, el que consignó datos demográficos, antecedentes referentes a las variables derivadas del hábito de fumar y la escala de adicción a la nicotina de Fagerström15.

Los instrumentos fueron validados y adecuados a la realidad del estudio.

El ingreso de los datos se realizó con el programa Epi Info y el análisis, con el programa STATA 7.0. Para establecer asociaciones de variables se utilizó la prueba c2. El nivel de significación utilizado en las pruebas estadísticas fue 5%. Los cuestionarios se acompañaron de una carta de consentimiento informado.

RESULTADOS

Las características sociodemográficas de las profesionales estudiadas indicaron que la edad se concentró entre los 26 y 55 años, siendo el promedio de edad 39,8±10,5 años, donde la edad mínima fue 22 años y la máxima 63 años. Respecto a la situación marital 67,2% no tenía pareja. Tenía al menos 1 hijo 72,1% y el número promedio de hijos de las profesionales fue 1,5±1,2. Trabajaba en el área intrahospitalaria 63,8%. El 85,2% tenía contrato de 44 h semanales. Respecto al horario de trabajo, 65,9% laboraba en horario diurno. Referente a los años de ejercicio profesional, el promedio fue 15,2±10,2 años. El 24,1% del grupo tenía 5 años de trabajo o menos. La edad promedio de inicio del hábito de fumar fue 18,5±4,2 años, destaca que la menor edad de inicio fue a los 11 años, mientras que la mayor alcanzó a 43 años. Para identificar la prevalencia del hábito tabáquico se definieron las categorías de "no fumador", "ex-fumador", "fumador ocasional" y "fumadora diaria" (Tabla 1), determinándose una prevalencia de "fumadores" de 37,9%.

Las enfermeras fumadoras tenían un grado de adicción muy bajo a la nicotina (Figura 1). En relación con la edad promedio, existió diferencia significativa entre la edad de las "fumadoras" y las "no fumadoras", siendo en promedio más jóvenes las profesionales fumadoras (Tabla 2).

Figura 1. Grado de adicción a la nicotina en enfermeras de la IX región. 2000-2001.
Rangos de la escala de Fagerström:
0-2 puntos: dependencia muy baja, o sin dependencia
3-4 puntos: dependencia baja
5 puntos: dependencia moderada
6-7 puntos: dependencia alta
8-10 puntos: dependencia muy alta

De las enfermeras sin pareja, "no fuman" 65,3%, mientras que "fuman" 34,7%. En el grupo con pareja "fuman" 39,5%, sin embargo, esta diferencia no es significativa.

De las enfermeras sin hijos "fuman" 27,2%, mientras que las con hijos "fuman" 42,1%. Esta diferencia es significativa con 2% de error (Tabla 3).

En enfermeras "no fumadoras" el promedio de hijos fue 1,5±1,2 y en "fumadoras" el promedio fue 1,7±1,7.

Al relacionar el "status de fumador" de las enfermeras con el lugar en que desarrolla su trabajo, se observó que no hay diferencia significativa. De hecho, existe una semejanza entre los porcentajes de las enfermeras "fumadoras" que trabajan intra-hospital o extra-hospital (Tabla 4).

En la variable "consumo de cigarrillos", no hubo diferencia significativa entre lo observado en las enfermeras que se desempeñan en sistemas de turno (Tabla 5).

El estudio reveló que existe diferencia significativa entre el tiempo de ejercicio profesional y la condición de "fumadora" o "no fumadora" (Tabla 6), siendo mayor el tiempo de desempeño laboral en las no fumadoras, ya que éstas son las de mayor edad.

El 90,8% de las fumadoras informan un consumo de hasta 10 cigarrillos diarios.

DISCUSIÓN

El estudio mostró que 37,9% de las enfermeras de la IX Región son fumadoras, lo que apoya lo observado por Medina y Kaempffer2. Ellos observaron un incremento considerable de la prevalencia del hábito tabáquico en mujeres entre los años 1971 y 1984 (de 24% a 39%).

Gutiérrez et al16, encontraron una prevalencia de mujeres fumadoras de 35%, cuya edad promedio fue 32,6 años, mientras que en nuestro estudio la edad promedio de enfermeras fumadoras fue 38,1 años.

En relación al inicio del hábito de fumar, 49,4% de las enfermeras comienzan a fumar entre los 17 y 20 años, similar a lo observado por Gutiérrez16 quién en mujeres, encontró como edad de inicio los 17,4 años. La investigación en profesionales de la IX Región evidenció que los 18 años, es una edad muy importante, en que con mayor frecuencia las enfermeras inician hábito de fumar (21,5%), coincidiendo con la época de ingreso a la universidad y el cumplimiento de la mayoría de edad.

La prevalencia del hábito tabáquico encontrada en el presente estudio (37,9%) es algo más baja que la observada por Somalo y Blasco et al3 en enfermeras españolas (42,7%), debiendo considerarse que el estudio europeo corresponde a muestra de personal intrahospitalario, mientras que en el nuestro se incluyeron las enfermeras intra y extrahospitalarias de la región.

Llama la atención que las enfermeras, que hacen turno, tienen una prevalencia (37,4%) levemente menor que las con horario diurno (38,2%), lo que difiere de otros estudios10 que revelan que en la noche se incrementaba el consumo de cigarrillos, y en especial en las personas que hacen turno.

Referente a la prevalencia de ex-fumadoras (18,3%) y de no fumadoras (43,8%) en enfermeras de la IX Región, no difieren significativamente de otro estudio16 realizado en personal hospitalario en Italia, donde los ex-fumadores eran el 19% y los no fumadores el 42%.

Un estudio americano revela que acciones tales como: consejo educativo, intervenciones conductuales y terapia farmacológica, entregado por el personal médico y de enfermería, resultaban ser costo-efectivas para la cesación del consumo de tabaco17.

La presente investigación dejó interrogantes que son importantes de resolver: como el determinar motivación de ex-fumadoras y fumadoras, para así plantear un plan de estrategias de prevención, que no sólo esté dirigido a enfermeras, sino a todos los integrantes del equipo de salud, quienes son responsables de promover hábitos de vida saludables en la población como líderes de pensamientos y procesos. Al mismo tiempo, como el tabaquismo es un problema de todos16 debe tener un enfoque comunitario, una legislación adecuada y actividades especiales de promoción.

Se necesita enfatizar y sensibilizar al personal de salud sobre la responsabilidad social que tiene la prevención, tratamiento y aplicación de políticas públicas de cesación de consumo de tabaco, ya que deben asumir esta tarea imperativa y éticamente impostergable9.

El proceso de abandono de consumo de tabaco visto desde una perspectiva teórica y práctica, describe el modelo de los estados del cambio y los distintos grados de adicción a la nicotina, y como estos criterios deben considerarse en la planificación, evaluación de intervenciones y tratamiento del tabaquismo18.

La tarea a futuro parece estar en la eficacia de las intervenciones, la factibilidad, sus costos y fundamentalmente la sinergia y alianzas en la prevención con un enfoque intersectorial19.

REFERENCIAS

1. Grau J. ¿Cómo y por qué dejar de fumar? Ediciones Oikos. Chile. 1992.        [ Links ]

2. Medina E, Kaempffer A. Tabaquismo y salud en Chile. Bol of Sanit Panam 1991; 111, 2: 112-20.         [ Links ]

3. Somalo F, Blasco I, Ciriza M, San Martín B, Torres M, Belio C. Prevalencia del hábito tabáquico en el personal hospitalario. Enfermería Clínica 1997; 7, 2: 58-62.        [ Links ]

4. CONACE. Gobierno de Chile. Informe Nacional, Consumo de drogas lícitas a nivel nacional. Julio 2001.        [ Links ]

5. CONACE. Gobierno de Chile. Informe Región IX, Principales resultados del IV Estudio Nacional sobre consumo de drogas para la IX Región de la Araucanía. Julio 2001.        [ Links ]

6. Medina E, Kaempffer A, Cornejo E, Hernández E. Estudio de tabaquismo en siete ciudades chilenas. Cuad Méd Soc 1996; XXXVII, 2: 97-102.         [ Links ]

7. Behn V, Sotomayor H, Cruz M, Naveas R. Motivaciones para dejar de fumar en funcionarios y estudiantes universitarios ex fumadores. Rev Méd Chile 2001; 129: 540-6.        [ Links ]

8. Behn V, Cruz M, Sotomayor H, Naveas R. Control del tabaquismo en estudiantes universitarios: estudio cuasi experimental en dos cohortes. Rev Chil Enf Resp 1996; 12: 79-85.        [ Links ]

9. Salmeron J, Arillo E, Campuzano J, López F, Lazcano E. Tabaquismo en profesionales de la salud del Instituto Mexicano, Morelos. Salud Pública de México 2002; 44, 1: 67-75.        [ Links ]

10. Zanetti F, Gambi A, Bergamaschi A, Gentilini F, De Luca G, Monti C et al. Smoking habits, exposure to passive smoking and attitudes to a non-smoking policy among hospital staff. Public - Health 1998; 112, 1: 57-62.        [ Links ]

11. Fernández L, Sánchez M. Prevalencia de consumo de tabaco entre las médicas y las enfermeras de la comunidad de Madrid. Rev Esp Salud Pública 1999; 73: 355-64.        [ Links ]

12. Sotomayor H, Behn V, Cruz M, Naveas R. Conducta fumadora de los estudiantes ingresados a la Universidad de Concepción entre 1985 y 1990. Rev Chil Enf Resp 1994; 10: 8-15.        [ Links ]

13. Osorio X. Tabaquismo en Enfermeras de la IX Región, Chile. Tesis para optar a grado de Magíster en enfermería. Universidad de Concepción. Concepción, Chile. 2002.        [ Links ]

14. Pender N. Health Promotion in Nursing Practice. Appleton & Lange 3ª ed. USA. 1996.        [ Links ]

15. Nuin M, Fuentes C, Ancizu P, Espelosin G, Royo C, Sarasa I. Abandono hábito tabáquico mediante la aplicación del programa de ayuda al fumador en Centro de Salud de Chantrea. Anales Sis San Navarra. 199?; 20, 2: 191-9.        [ Links ]

16. Gutiérrez M, Rioseco F, Rojas A, Casanova D, Cordero M, Schiaffino M. Prevalencia de tabaquismo en la población general de Valparaíso y Viña del Mar. Rev Méd Chile 1995; 123: 250-6.        [ Links ]

17. Meenan R, Stevens V, Hornbrook M, La Chance P, Glasgow R, Hollis J. Cost-effectiveness off a hospital - based smoking cessation intervention. Med Care 1998; 36: 670-8.         [ Links ]

18. Soto F, Valderrama J, Balcazar H. El proceso de abandono del tabaquismo: teoría, investigación y práctica. Gac Sanit 2001; 15: 49-54.        [ Links ]

19. López García V. Global strategy for the prevention of tabaquism: components. Rev Doyma 2002; 14, 3: 150-5.        [ Links ]

Agradecimientos

Los autores agradecen la valiosa colaboración de la Sra. Verónica Behn T, Magíster en Enfermería, Profesor Titular Departamento de Enfermería, Universidad de Concepción, Concepción, Chile, como guía de la Tesis de Grado de Magíster, titulada "Tabaquismo en enfermeras de la IX Región", de la que se desprendió el proyecto de investigación, que motiva la presente publicación.

____________________

Correspondencia a: Ximena Osorio S. Departamento de Pediatría y Cirugía Infantil, Facultad de Medicina, Universidad de La Frontera. Casilla 54-D, Temuco, Chile. Teléfono: (56-45) 325769 Fax: (56- 45) 325710. E-mail: xosorio@ufro.cl