SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.131 número1Estudio retrospectivo de 232 casos de cáncer y precáncer de labio en pacientes chilenos: Correlación clínico-histológicaPubertad precoz periférica por tumor ovárico de las células de la granulosa juvenil, con manifestaciones iso y heterosexuales en una niña de 6 años: Report of one case índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.131 n.1 Santiago ene. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872003000100010 

Rev Méd Chile 2003; 131: 67-70

Ehrlichiosis humana en Chile,
evidencia serológica

Javier López D2, Marisol Rivera S, Juan Carlos Concha G,
Silvana Gatica Q1, Mike Loeffeholz, Omar Barriga V2.

Serologic evidence for human
Ehrlichiosis in Chile

Background: Ehrlichiosis is a non contagious infectious disease, mainly transmitted by thick bites. In 1998, this infection was detected in dogs, for the first time, in Chile. Aim: To establish if there is human exposure to Ehrlichia sp in Chile. Material and methods: Blood samples from 17 dogs with ehrlichiosis and 19 humans who had contact with them were studied to determine human exposure to Ehrlichia equi and Ehrlichia chaffeensis in Chile. Samples were analyzed by indirect inmunofluorecence and by polymerase chain reaction (PCR). Results: Six dogs had positive titers against both species of ehrlichia; 2 with titers of 1/256; 3 with titers over 1/512 to Ehrlichia equi and titers of 1/256, 1/128 and 1/64 to Ehrlichia chaffeensis respectively, and 1 with titers of 1/256 to Ehrlichia equi and titers of 1/128 to Ehrlichia chaffeensis. Two of the 19 humans, had positive titers against both antigens (1/128). PCR reactions were negative in both human and canine sera. Conclusions: These results confirm that human exposure to Ehrlichia sp. Epidemiological surveillance for human ehrlichiosis should be implemented in the country (Rev Méd Chile 2003; 131: 67-70).
(Key Words: Animal diseases; Ehrlichia; Ehrlichiosis; Veterinary medicine)

Recibido el 20 de septiembre, 2001. Aceptado en versión corregida el 8 de octubre, 2002.
Fuente de apoyo financiero: Investigaciones Médicas Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente.
Clínica Veterinaria Alcántara, Puente Alto, Santiago, Chile.
Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente, Región Metropolitana, Chile.
Facultad de Medicina, Universidad de Chile, Santiago, Chile.
State Hygiene Laboratory, University of Iowa, Iowa City, Iowa, USA.
1Enfermera Universitaria
2Médico Veterinario

La ehrlichiosis es una enfermedad infecciosa, no contagiosa, considerada zoonótica y emergente, transmitida principalmente por mordeduras de garrapatas. Es producida por bacterias Gram-negativas intracelulares obligadas, pleomórficas con frecuencia esferoides u ovoides, que se establecen en monocitos, linfocitos, neutrófilos y plaquetas, produciendo mórulas intracitoplasmáticas. Estas bacterias del género ehrlichia, pertenecen a la familia Rickettsiaceae, y fueron descritas en el año 1935 en Argelia, a partir de experimentos realizados con perros1. Este agente descubierto fue llamado en un inicio Rickettsia canis, pero posteriormente renombrado, en 1945, como Ehrlichia canis en honor al bacteriólogo alemán Paul Ehrlich. Hasta la fecha se han encontrado muchas especies de en nuestros animales domésticos2.

En Japón fue descubierto el primer agente ehrlichial en humanos por Misao y col. en 19553, el síndrome producido por este agente fue llamado fiebre de Sennetsu, el que se asemeja a la mononucleosis. Se le asignó posteriormente el nombre de Ehrlichia sennetsu. Cabe hacer notar que esta especie se encuentra filogenéticamente relacionada con Ehrlichia risticii, causante de la fiebre equina del Potomac y de algunas infecciones en perros.

Diagnosticada por primera vez, fuera de Asia, en los Estados Unidos en 1986, las ehrlichiosis humanas son consideradas como enfermedades zoonóticas emergentes. Se reconocen dos tipos de enfermedades desde el punto de vista epidemiólogico y etiológico, la ehrlichiosis monocítica humana, que es causada por Ehrlichia chaffeensis4 y la ehrlichiosis granulocítica humana que es causada por un agente similar o idéntico a Ehrlichia equi, agente de la ehrlichiosis en los caballos y a Ehrlichia phagocytophila que se encuentra en los rumiantes5. Ultimamente se ha diagnosticado otro agente causal de ehrlichiosis granulocítica humana, Ehrlichia ewingii, patógeno de los perros4.

En el año 1998 fue diagnosticada por primera vez la ehrlichiosis canina en nuestro país en perros provenientes de la comuna de Puente Alto, al sur de Santiago6,7. Desde ese año hasta la fecha se ha ido incrementando el número de casos en toda la Región Metropolitana, constituyéndose hoy en día en una enfermedad cada vez más común, en los meses de primavera y verano en nuestros perros.

Debido a esta situación decidimos determinar si existía exposición humana a Ehrlichia sp en Chile, para lo cual se diseñó un estudio que está siendo financiado en forma parcial por Investigaciones Médicas del Hospital Dr. Sótero del Río. A raíz de la importancia de los resultados obtenidos en la primera etapa de este estudio, los autores decidimos dar a conocer esta información preliminar.

Material y método

Entre noviembre de 2000 y marzo de 2001 se diagnosticaron 17 perros con ehrlichiosis en la Clínica Veterinaria Alcántara, ubicada en la comuna de Puente Alto, Región Metropolitana. El diagnóstico clínico fue confirmado serológicamente, en nuestro país, mediante una prueba rápida de Elisa para Ehrlichia canis.

De los 17 hogares de donde provenían los perros afectados se seleccionaron 19 personas expuestas. La elección de estas personas se basó en una encuesta epidemiológica realizada al grupo familiar, seleccionándose individuos con antecedentes de mordedura por garrapata o con contacto más cercano al perro. Estas personas fueron incorporadas al estudio a través del consentimiento informado del afectado o de los padres en caso de niños.

Se extrajo sangre de los 17 perros afectados y de las 19 personas seleccionadas. Se separó el suero y los leucocitos, y se enviaron congelados al Laboratorio de Higiene del Estado, en la Universidad de Iowa, Iowa City, Iowa, EEUU. Con los sueros caninos y humanos se realizó la prueba de inmunofluorescencia indirecta con antígeno HME (human monocytic ehrlichiosis) de E chaffeensis del "Centro para el Control y Prevención de Enfermedades" de Atlanta, Georgia, EEUU y con antígeno HGE (human granulocitic ehrlichiosis) de E equi del "MRL Diagnostic", Way Cipress, California, y con conjugados apropiados de los laboratorios Kirkgaard & Perry, Gaithersburg, Maryland, EEUU.

Los sueros se usaron a diluciones de 1:64 a 1:512. Se investigó la presencia de DNA de ehrlichia en los leucocitos por la técnica de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) con iniciadores específicos para el género ehrlichia.

Resultados

Seis sueros caninos fueron positivos a ambas ehrlichias (Tabla 1).


Dos sueros humanos mostraron títulos positivos (Tabla 2):


De acuerdo a los criterios existentes a la fecha, se considera caso confirmado de ehrlichiosis a una elevación de cuatro veces en el título de anticuerpos en la fase aguda o convalesciente, una amplificación del DNA del agente ehrlichial mediante PCR, o la detección de mórulas intracitoplasmáticas y un título mayor a 64. Un caso probable es definido como un título único mayor o igual a 64 o la presencia de mórulas intracitoplasmáticas8. Sin embargo, la información otorgada por la serología es sólo usada para sustentar la sospecha clínica, por lo que en la designación de un caso confirmado o probable, hay que hacerlo en el contexto de enfermedad compatible. De acuerdo a lo anterior, la persona expuesta 16b podría corresponder a un caso confirmado de ehrlichiosis humana. Se trata de un adulto joven, que refirió dolores musculares y artralgias asociadas a manchas rojas en el cuerpo en el mes en que su perro estuvo enfermo (perro 16) y el hemograma practicado presentaba, como única alteración, monocitos vacuolados.

La persona expuesta 12 no refirió antecedentes de enfermedad en el período anterior (1 mes) y posterior a la presentación del cuadro clínico en su perro. El hemograma que se le practicó resultó normal.

Las PCR fueron negativas en todos los sueros examinados (caninos y humanos).

Discusión

La existencia de 6 perros con títulos positivos a ambas ehrlichias confirma que los canes pueden actuar como reservorios de los agentes de la ehrlichiosis humana lo que ha sido señalado por diferentes autores9,11. Dado que no existe antigenicidad cruzada entre E equi y E chaffeensis en sueros caninos2,12, es posible concluir que el agente causal de la ehrlichiosis granulocítica humana podría estar presente en nuestro país. Por otra parte, es necesario confirmar mediante PCR la presencia de E chaffeensis en nuestros perros ya que ésta posee antigenicidad cruzada con otras ehrlichias como por ejemplo E ewingii o E canis2. Lo anterior resulta aún más interesante ya que de acuerdo a la literatura especializada, la especie de garrapata presente en nuestro país, la garrapata parda del perro (Rhiphicephalus sanguineus), no es considerada hasta la fecha como vector de Ehrlichia chaffeensis y del agente de la Ehrlichiosis granulocítica humana, sólo se le considera como vector de E canis al ser humano. (Mandell, 2000). Cabe mencionar que la garrapata parda del perro fue observada por primera vez en nuestro país por Mora en el año 197417, y posteriormente descrita por Tagle en 1976. Recientemente, Unver y otros16, demostraron a través de cultivo, aislamiento y caracterización antigénica la presencia de E canis en perros, garrapatas (R sanguineus) y un humano en Venezuela, sugiriendo que los perros actúan como reservorio de la infección por E canis y que R sanguineus, el cual ocasionalmente muerde a humanos, puede actuar como vector. La infestación humana con R sanguineus ha sido publicada10,14.

La obtención de PCR negativas para los iniciadores usados en este estudio, tanto en humanos como en caninos podría deberse a que estamos en presencia de otras especies de Ehrlichia en nuestro país o simplemente al hecho que las muestras no fueron obtenidas de pacientes con síntomas clínicos correspondientes a la fase aguda de la enfermedad, momento en el cual se recomienda obtener la muestra para realizar PCR15. Por otra parte, el mismo autor recomienda analizar las muestras lo más pronto posible luego de ser obtenidas, situación que no aconteció en este estudio. Tampoco se puede descartar el efecto del congelamiento de las muestras sobre el resultado ya que produce alteraciones en las Ehrlichias15.

A diferencia de lo que ocurre en sueros caninos, en sueros humanos sí existe antigenicidad cruzada entre E equi y E chaffeensis2, por lo que no podemos precisar con seguridad cuál de las dos especies está presente en los sueros analizados. También se debe tener presente que es posible la exposición a ambas especies, ya que existe coinfección con diferentes agentes transmitidos por mordeduras de garrapatas y es probable la infección simultánea de ambos agentes de la ehrlichiosis humana13.

A la luz de la información que entrega este estudio es posible concluir la necesidad de realizar estudios multidisciplinarios que involucren a especialistas en diagnóstico molecular, infectólogos, epidemiólogos y médicos veterinarios, entre otros, con el objeto de precisar la real magnitud e importancia de estos agentes en nuestro país. Agentes infecciosos que son considerados como emergentes a nivel mundial.

Referencias

1. Donatien A, Lestoquard F. Existence in Algeria a rickettsia of dogs. Bull Soc Pathol Exot 1935; 28: 418-9.        [ Links ]

2. Mark Neer T. Ehrlichiosis. En: Greene, Enfermedades infecciosas en perros y gatos. Cap 28. Segunda Edición, Ed McGraw-Hill Interamericana 2000; 153-69.        [ Links ]

3. Misao T, Kobayashi Y. Studies on infectious mononuclemia (glandular fever). Isolation of ethiologic agent from blood, bone marrow and lymph node of a patient with infectious mononucleosis by using mice. Kiushu J Med Sci 1955; 6: 145-52.        [ Links ]

4. Anderson BE, Dawson JE, Jones DC, Wilson KH. Ehrlichia chaffeensis, a new species associated with human ehrlichiosis. J Clin Microbiol 1991; 29: 2838-42.        [ Links ]

5. Chen S, Dumler JS, Bakken JS, Walker, DH. Identification of a granulocytotropic Ehrlichia species as the etiologic agent of human disease. J Clin Microbiol 1994; 32: 589-95.        [ Links ]

6. López J. Primeros casos de Ehrlichiosis canina detectados en Chile (Editorial). Bol Soc Chile Infectol 1999; 6: 1.        [ Links ]

7. López J, Castillo A, Muñoz M, Hildebrandt S. Hallazgo de Ehrlichia canis en Chile, informe preliminar. Arch Med Vet 1999; 31: 211-4.        [ Links ]

8. McQuiston J, Paddock C, Holman R, Childs J. The human Ehrlichiosis in the United States. Emerging Infectious Diseases 1999; 5: 635-40.        [ Links ]

9. Dawson JE, Biggie KL, Warner CK, Cookson K, Jenkins S, Levine JF, Olson JG. Polymerase chain reaction evidence of Ehrlichia chaffeensis, an ethiologic agent of human ehrlichiosis, in dogs from southeast Virginia. Am J Vet Res 1996; 57: 1175-9.        [ Links ]

10. Felz MW, Durden LA, JH Oliver JR. Ticks parasitizing humans in Georgia and South Carolina. J Parasitol 1996; 82: 505-8.        [ Links ]

11. Breitschwerdt EB, Hegarty BC, Hancock SI. Sequential evaluation of dogs naturally infected with Ehrlichia canis, Ehrlichia chaffeensis, Ehrlichia equi, Ehrlichia ewingii or Bartonella vinsonii. J Clin Microbiol 1998; 36: 2645-51.        [ Links ]

12. Rikihisa Y, Zhi N, Wormser GP. Ultrastructural and antigenic characterization of a granulocytic ehrlichiosis agent directly isollated and stably cultivated from a patient in New York State. J Infect Dis 1997; 175: 210-3.        [ Links ]

13. Avi Keysary, Amram L, Keren G, Sthoeger Z, Israel P, Amir J, Strenger C, Dawson J, Trevor W. Serological evidence of human monocytic and granulocytic Ehrlichiosis in israel. Emerging Infectious Diseases 1999; 5: 775-8.        [ Links ]

14. Goddard J. Focus of human parasitism by the brown dog tick, Rhiphicephalus sanguineus (Acari: Ixodidae). J Med Entomol 1989; 26: 505-8.        [ Links ]

15. Dumler S. Manual of Clinical Microbiology de la American Society for Microbiology. 1999; 821-30.        [ Links ]

16. Unver A, Pérez M, Orellana N, Huang H, Rikihisa Y. Molecular and antigenic comparison of Ehrlichia canis isolates from dogs, ticks, and a human in Venezuela. Journal of Clinical Microbiology, 2001; 39: 2788-93.        [ Links ]

Correspondencia a: Javier López Del Pino. Chacay 8835, La Florida. Fono-Fax: 3138061. E-mail: javievet@entelchile.net