SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.131 número1Edad materna avanzada y riesgo reproductivoEhrlichiosis humana en Chile: evidencia serológica índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.131 n.1 Santiago ene. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872003000100009 

Rev Méd Chile 2003; 131: 60-66

Estudio retrospectivo de 232 casos de cáncer y precáncer de labio en pacientes chilenos. Correlación clínico-histológica

Germán Ochsenius R1, Andrea Ormeño Q2, Luis Godoy R3 y René Rojas S4.

A retrospective study of 232 Chilean cases of lip cancer and pre cancer

Background: The most common type of oral cancer is squamous cell carcinoma, which accounts for approximately 90% of all oral malignancies. Therefore the oral cancer problem primarily concerns the diagnosis, biology and management of squamous cell carcinoma (SCC). However, there are red and white lesions, that are considered premalignant, since they may unpredictably transform into cancer. According to WHO, leukoplakia, eritroplakia and actinic cheilitis are considered precancerous lesions which pathologically may correspond to intraepithelial dysplasia, hyperkeratosis, carcinoma in situ or SCC. Aim: To study the clinical and pathological features of lip cancer and premalignant lip lesions. Patients and methods: A retrospective analysis of 232 cases with lip lesions. The frequency, location, gender, age and pathological diagnosis of the lesions were recorded. Results: One hundred fifty four lesions were observed in men and 78 in women, 92% of lesions were located in the lower lip. Seventy two of the 232 lesions were SCC and 72% of these carcinomas were well differentiated. The age of patients with cancer was higher than that of patients with precancerous lesions. Conclusions: The difference in age between patients with cancer and precancerous lesions, reinforces the existing knowledge that precancerous lesions may transform into cancer if they are not properly diagnosed and treated (Rev Méd Chile 2003; 131: 60-6).
(Key Words: Lip neoplasms; Neoplasms, fibroepithelial; Neoplasms, squamous cell)

Recibido el 22 de julio, 2002. Aceptado el 14 de octubre, 2002.
Universidad de Chile, Facultad de Odontología, Instituto de Referencia de Patología Oral.
1Cirujano Dentista, Magíster en Ciencias, Profesor Asistente Patología Oral
2Cirujano Dentista
3Cirujano Dentista, Profesor Asistente Patología Oral
4Cirujano Dentista, Profesor Titular Patología Oral

El cáncer de la cavidad oral se encuentra entre los diez cánceres más comunes del mundo, mostrando marcadas diferencias geográficas1 lo que puede ser debido a diferentes hábitos, esperanza de vida, educación, programas de prevención y recursos médicos.

Ahora bien, la incidencia de cáncer oral ha permanecido estable para casi todas las diferentes localizaciones bucales excepto para el labio, donde ha ocurrido una reducción con respecto a lo acontecido en décadas anteriores, en que el labio era el sitio predominantemente afectado2,3.

La forma histopatológica más común de cáncer en cualquier parte del labio es el carcinoma espinocelular (CEC) correspondiendo aproximadamente a 90% de los casos4; con escasa contribución de los carcinomas de glándulas salivales y de otras variedades de neoplasias malignas. Por otra parte el cáncer de labio se localiza preferentemente en el labio inferior y representa 9% de todos los cánceres orales, afectando más a hombres que a mujeres5-7. La relativa inmunidad de la mujer se atribuye a dos causas: el uso de lápiz labial, que puede constituir un factor de protección solar y el tener menor actividad laboral al aire libre, lo que la hace menos susceptible a acumular los efectos del daño actínico8. La mayoría de los casos ocurre en pacientes entre 50 y 80 años9,10.

La patogenia del cáncer de labio es multifactorial, abarcando factores intrínsecos y extrínsecos predisponentes, y dentro de ellos es importante mencionar la exposición prolongada a la luz solar que afecta significativamente al labio, ya que la radiación ultravioleta induce cambios irreversibles en el DNA de las células epidermales11-15.

El cáncer de labio puede presentarse desde un primer momento como lesión neoplásica, o bien, derivar de una lesión previa en el epitelio, que evidencie cambios celulares que favorezcan el desarrollo maligno16. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido tres lesiones precancerosas (LP), las cuales son: leucoplasia, eritroplasia y queilitis actínica y las tres tienen en común que se presentan entre la 4ª y 8ª décadas de la vida17-19, y tienen mayor prevalencia en el hombre que en la mujer.

La leucoplasia, que es un diagnóstico clínico, es la más común de las LP; representando 85% de éstas según Mashberg20. Se caracteriza por ser habitualmente una lesión asintomática que suele detectarse durante exámenes de rutina y tanto la distribución como forma y tamaño pueden variar considerablemente. Es una lesión blanca que no se desprende al raspado y que no está asociada a ningún agente físico o químico exceptuando el tabaco21. Histológicamente puede corresponder a hiperqueratosis, a displasia intraepitelial, a carcinoma in situ o a carcinoma espinocelular22,23.

La eritroplasia es una lesión roja, usualmente asintomática y los sitios de localización más frecuentes son: piso de boca, lengua y paladar blando e histológicamente corresponde a diversos grados de displasia intraepitelial y mayoritariamente a carcinoma in situ.

Por último la queilitis actínica, que es una lesión degenerativa del labio causada por la luz solar. Los cambios microscópicos de queilitis actínica que ocurren en el epitelio durante los estadios tempranos son hiperqueratosis ya sea orto o paraqueratosis, atrofia epitelial y degeneración basófila del corión, en estados posteriores puede presentarse algún grado de displasia intraepitelial24.

Displasia intraepitelial es el término histológico25 utilizado para describir una lesión en la cual parte del espesor del epitelio es reemplazado por células que muestran diversos grados de atipía celular manteniéndose la indemnidad de la membrana basal26,27. Aunque hace dos décadas atrás la relación entre la displasia intraepitelial y sus grados histológicos con el desarrollo de cáncer no habían sido bien dilucidados, hoy en día el potencial maligno de la displasia de la mucosa oral es reconocido28 y estudios prospectivos han estimado el riesgo de progresión cancerosa entre 11 y 36%29.

El carcinoma in situ presenta los mismos cambios histomorfológicos del carcinoma espinocelular, con excepción del crecimiento invasivo pues el carcinoma in situ no invade el tejido conectivo30.

El CEC es un tumor que se caracteriza por la invasión de células epiteliales atípicas desde el epitelio hacia el espesor del tejido conjuntivoformando nidos, islotes o columnas que recuerdan al tejido que le dio origen. Según la OMS, se pueden presentar tres tipos histológicos: bien diferenciado, medianamente diferenciado y pobremente diferenciado.

El propósito de este trabajo es hacer un estudio retrospectivo de lesiones premalignas y cáncer de labio, analizando sus características clínicas e histopatológicas.

Material y método

Se revisaron las fichas del Instituto de Referencia de Patología Oral (IREPO) entre los años 1975 y 2000, seleccionando los casos con diagnóstico de CEC y lesiones precancerosas de labio. Se consignaron los datos de edad, género, localización y los diagnósticos clínicos. Se observaron mediante microscopia óptica los cortes teñidos con hematoxilina-eosina para determinar los tipos histopatológicos de cada una de las lesiones.

En el caso de las displasias se utilizó el método de estandarización fotográfica propuesto por Smith y Pindborg31. Este método comprende 13 observaciones histológicas para cada muestra con una ponderación diferencial lo cual produce un puntaje que determina los diferentes grados de displasia intraepitelial.

Resultados

De un total de 390 casos de CEC con localización conocida en la cavidad oral se encontraron 72 casos en el labio representando el 18,46%, ubicándose en el cuarto lugar de frecuencia precedido por lengua, piso de boca, y encía-reborde.

De un total de 232 lesiones precancerosas y cancerosas del labio registradas en el IREPO entre los años 1975-2000 se obtuvieron los siguientes resultados:

- La ubicación preferente para el CEC y las LP fue el labio inferior con 213 casos. Tabla 1.


- En la Figura 1 se puede observar la distribución etárea, donde llama la atención que 82% de CEC (59 casos) están comprendidos entre la 6ª y 9ª década.


Figura 1. Distribución etárea de cáncer y precáncer labial.

- En relación al género, 79,2% de los CEC (57 casos) fue en género masculino y sólo 20,8% (15 casos) en femenino. Tabla 2.


- En la observación histológica de los CEC, 72% (52 casos) de los casos correspondió al tipo bien diferenciado, 25% (18 casos) al medianamente diferenciado y sólo 3% (2 casos) al tipo pobremente diferenciado.

Con respecto a la queilitis actínica, de un total de 100 casos, 64% de ellos afectó a hombres, estableciendo una relación hombre-mujer de 1,77:1. Tabla 2. La media de edad fue 51 y 48 años, respectivamente, Tabla 3. En la Figura 1, se aprecia la distribución por edad en que el máximo se presenta en la quinta década, encontrándose la mayoría de los casos entre los 40 y 70 años y es explicable pues el daño producido por la radiación es acumulativo, de ahí que no se observen frecuencias elevadas en población más joven. El 96% de los casos ocurrió en el labio inferior. Tabla 1.


La displasia intraepitelial afectó mayoritariamente al género masculino (Tabla 2). En la Figura 1 se puede observar la distribución de los casos, destacándose la ausencia de esta lesión en las dos primeras décadas. Al igual que las demás LP afecta principalmente al labio inferior (±93%), Tabla 1. Con respecto a la edad de los pacientes afectados por displasia intraepitelial, la media obtenida fue 51,8 años (Tabla 3). En la muestra sólo hubo una mujer que tenía 34 años al momento de la biopsia. En la Tabla 4 se aprecia que 71,43% de los casos fue displasia leve, y 28,6% fue displasia moderada y no hubo ningún caso de displasia severa.


Con relación a la hiperqueratosis, de un total de 391 casos diagnosticados como tal en el IREPO en todas las localizaciones bucales, el labio ocupa el 4° lugar de frecuencia, con 11,8%, (46 casos). La mayoría de ellos corresponde al género femenino con 56,5% (26 casos) ver Tabla 2, y el promedio de edad fue 45,5 años para el género masculino y 39,7 para el femenino, ver Tabla 3. La mayoría de los casos de hiperqueratosis se encuentra entre la 4ª y 6ª década (Figura 1). El labio más afectado es el inferior con 87% de los casos (40 casos).

Discusión

Aunque el cáncer de labio debería ser de fácil diagnóstico por el clínico, muchas veces es pasado por alto al examen de rutina y por tanto hemos creído importante poner énfasis en esta lesión ya que sólo necesitamos la inspección y la palpación para poder detectar signos precoces de él y así prevenir su desarrollo.

Los resultados obtenidos se asemejan parcialmente a los encontrados en trabajos de otros países y que a continuación cotejaremos.

De nuestros resultados sobre CEC de labio encontramos que la relación hombre-mujer fue 4,7:1, implicando que esta lesión ocurre mayoritariamente en hombres al igual que lo afirmado por Muir, Baker, Douglass y Silverman4,10,12,23. Según datos del Ministerio de Salud, en 1996 se hospitalizaron más hombres que mujeres por esta patología en una relación de 2,3:1 y murieron durante el quinquenio comprendido entre los años 1993-1997 también más hombres en una relación hombre-mujer de 2,27:1, confirmando que esta patología afecta más al género masculino.

Ahora bien, el promedio de edad de la lesión para el total de los casos estudiados fue 62,4 años, siendo similar a lo expuesto por Chen y Baker9,10 demostrando que el cáncer de labio es una patología del adulto mayor.

Según el labio afectado nuestro estudio muestra que el labio inferior corresponde a 91,8% de los casos y el labio superior a 8,2%, hecho consignado ya en estudios extranjeros4,32-34. Desde el punto de vista de la localización, el bermellón fue el lugar más común de ocurrencia tanto para hombres como mujeres al igual que lo publicado por diferentes autores16,35.

Si consideramos que los datos ministeriales durante los años 1993 a 1997 señalan que el cáncer de labio representa 7,32% de las muertes por cáncer oral en Chile podemos ratificar que esta patología no se encuentra entre las de peor pronóstico puesto que la frecuencia de ella encontrada en este trabajo es mayor (18% de todos los cánceres de la cavidad oral). Esto significa que mucho de los casos de cáncer de labio son tratados exitosamente.

En cuanto a la queilitis actínica la relación hombre-mujer fue 1,7:1 siendo estos valores más bajos que en otros estudios donde el hombre supera a la mujer en más de 4 veces36. Este hallazgo es difícil de explicar si consideramos que la relación hombre-mujer para cáncer de labio en nuestro estudio fue 4,7:1. Se podría pensar que las queilitis actínicas que se presentan en la mujer son tratadas a tiempo sin progresar a estados más avanzados pues su promedio de edad para la lesión es de 5 años menor que en el hombre lo que nos ayudaría a comprender probablemente los resultados obtenidos, sin embargo, no tenemos antecedentes que éste sea el caso. Otra posible explicación sería que las mujeres en nuestro estudio usen lápiz labial con mayor frecuencia que mujeres en estudios extranjeros mencionados y aceptando, por lo tanto, que el lápiz labial tenga un efecto protector contra la radiación actínica.

El 96% de los casos se presentó en el labio inferior lo que también se observó en estudios de Main en 199415. Además la ubicación dentro del labio fue mayoritariamente en el bermellón; lo que concuerda con que la exposición a los rayos solares afecta principalmente a esa zona del labio.

Con respecto a displasia intraepitelial de labio, el promedio de edad fue 51,8 años encontrándose dentro del rango de edad informado en estudios extranjeros37, pero el peak de distribución se encontró en la 3ª década, lo que podría deberse a la ausencia de casos de displasia intraepitelial severa la que se presenta más en el adulto mayor con un promedio de 80 años.

En la distribución por grado de displasia intraepitelial de labio, utilizando el método propuesto por Smith y Pindborg se encontró que la mayoría de los casos correspondieron a displasia intraepitelial leve al igual que el estudio realizado por Katz38 quien aplicó el mismo método, pero a diferencia de este estudio, en nuestra muestra no encontramos casos de displasia intraepitelial severa.

Con respecto a la hiperqueratosis labial, ésta se encontró preferentemente en mujeres con una relación de 1,3:1. Este hecho es inesperado y no concordante con los estudios de otros investigadores, ya que la expresión clínica de esta variable histológica como es la leucoplasia, es más frecuente en el género masculino según los estudios internacionales, por tanto se hace necesario investigar posteriormente este suceso con un estudio prospectivo.

Referencias

1. Sankaranarayanan R. Oral cancer in India: An epidemiologic and clinical reviews. Oral Surg. Oral Med. Oral Pathol 1990; 69: 325-30.        [ Links ]

2. Silverman S JR. Oral Cancer. Fourth Edition. BC Decker Inc USA 1998; 1-6.        [ Links ]

3. Awde JD, Kogon SL, Moron RJ. Lip Cancer: A Review. J Can Dent Assoc 1996; 62: 634-6.        [ Links ]

4. Muir C, Weiland L. Upper Aerodigestive Tract Cancers. Cancer 1995; 75: 147-53.        [ Links ]

5. Califano L, Zupi A, Massari PS, Giardino C. Lymph node metastasis in squamous cell carcinoma of the lip. A retrospective analysis of 105 cases. Int J Oral Maxillofac Surg 1994; 24: 351-5.        [ Links ]

6. Cameron R. Oncología Práctica. Editorial Médica Panamericana. Buenos Aires, Argentina 1995; 166-76.        [ Links ]

7. Wood N, Goaz P. Diagnóstico diferencial de las lesiones orales y maxilofaciales. Quinta edición. Harcourt Brace de España SA. España. 1998; 57-95.        [ Links ]

8. La Riviere, Pickett A. Clinical criteria in diagnosis of early squamous cell carcinoma of the lower lip. JADA 1979; 99: 972-7.        [ Links ]

9. Chen J, Katz RV, Krutchkoff DJ, Eisenberg E. Lip cancer. Incidence Trends in Connecticut 1935-1985. Cancer 1992; 70: 2025-30.        [ Links ]

10. Baker SR, Krause CJ. Carcinoma of the lip. The Laryngoscope 1980; 90: 19-27.        [ Links ]

11. De Visscher JG, Van Der Waal I. Etiology of cancer of the lip. A Reviews. Int J Oral Maxillofac Surg 1998; 27: 199-203.        [ Links ]

12. Douglass CW, Gammon MD. Reassessing the epidemiology of lip cancer. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1984; 57: 631-42.        [ Links ]

13. Xu J, Giménez-Conti I, Cunningham J, Collet A, Luna M, Lanfranchi H, Spitz M, Conti C. Alterations of p 53. Cyclin D1, Rb, and H-ras in human oral carcinomas related to tabacco use. Cancer 1998; 83: 204-12.        [ Links ]

14. Blomqvist G, Hirsch J, Alberius P. Association between development of lower lip cancer and tabacco habits. J Oral Maxillofac Surg 1991; 49: 1044-7.        [ Links ]

15. Main J, Pavone M. Actinic cheilitis and carcinoma of the lip. J Can Dent Assoc 1994; 60: 113-6.        [ Links ]

16. Zelickson BD, Roenigk RK. Actinic Cheilitis. Treatment with the carbon dioxide laser. Cancer 1990; 65: 1307-11.        [ Links ]

17. Pindborg JJ. Oral cancer and precancer as diseases of the aged. Comm Dent Oral Epidemiol 1978; 6: 300-7.        [ Links ]

18. Pindborg JJ, Reichart PA, Smith CJ, Van Der Waal I in collaboration with Sobin LH and pathologists in 9 countries. Histological typing of cancer and precancer of the oral mucosa. World Health Organization. Second edition. Springer-Verlag. Geneva 1997.        [ Links ]

19. Girard KR, Hoffman BL. Actinic cheilitis. Report of a case. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1980; 50: 21-4.        [ Links ]

20. Mashberg A, Morrissey JB, Garfinkel L. A study of the appearance of early asymptomatic oral squamous cell carcinoma. Cancer 1973; 32: 1436-45.        [ Links ]

21. Silverman S JR. Early diagnosis of oral cancer. Cancer 1988; 62: 1796-9.        [ Links ]

22. Banoczy J, Csiba A. Occurrence of epithelial dysplasia in oral leukoplakia. Analysis and follow upstudy of 12 cases. Oral Surg 1976; 42: 766-74.        [ Links ]

23. Silverman S JR, Gorsky M, Lozada F. Oral leukoplakia and malignant transformation. A follow up study of 257 patients. Cancer 1984; 53: 563-8.        [ Links ]

24. Kaugars GE, Pillion T, Svirsky JA, Page DG, Burns JC, Abbey LM. Actinic cheilitis. A review of 152 cases. Oral Surg. Oral Med. Oral Pathol. Oral Radiol Endod 1999; 88: 181-6.        [ Links ]

25. Fischman SL, Ulmansky M, Sela J, Bab I, Gazit D. Correlative clinico-pathological evaluation of oral premalignancy. J Oral Pathol 1982; 11: 283-9.        [ Links ]

26. Pindborg JJ, Daftary DK, Mehta FS. A follow up study of sixty one oral dysplastic precancerous lesions in Indian villagers. Oral Surg 1977; 43: 383-90.        [ Links ]

27. Lumerman H, Freedman P, Kerpel S. Oral epithelial dysplasia and the development of invasive squamous cell carcinoma. Oral Surg. Oral Med. Oral Pathol. Oral Radio Endod 1995; 79: 321-9.        [ Links ]

28. Kaugars GE, Burns JC, Gunsolley JC. Epithelial dysplasia of the oral cavity and lips. Cancer 1988; 62: 2166-70.        [ Links ]

29. Gregg TA, Cowan CG, Kee F. Trends in the relative frequency of histologically diagnosed epithelial dysplasia and intra oral carcinoma in Northern Ireland. 1975-1989. Br Dent J 1992; 173: 234-6.        [ Links ]

30. Waldron CA, Shafer WG. Oral carcinoma in situ. Oral Surg 1975; 39: 227-38.        [ Links ]

31. Smith C, Pindborg J. Histological grading of oral epithelial atypia by the use of photographic standars. Copenhagen. WHO Reference Centre for Oral Precancerous Conditions. Copenhagen 1969.        [ Links ]

32. Kaugars GE, Brandt RB, Chan W, Carcaise-Edinboro P. Evaluation of risk factors in smokeless tobacco associated oral lesions. Oral Surg. Oral Med. Oral Pathol 1991; 72: 326-31.        [ Links ]

33. Piccirillo JF, Feinstein AR. Clinical symptoms and comorbidity: Significance for the prognostic classification of cancer. Cancer 1996; 77: 834-42.        [ Links ]

34. Hermanek P, Sobin LH, Fleming ID. What do we need beyond TNM? Cancer 1996; 77: 815-7.        [ Links ]

35. Anneroth G, Hansen LS. A methodological study of histologic classification and grading of malignancy in oral squamous cel carcinoma. Scand J Dent Res 1984; 92: 448-68.        [ Links ]

36. Reichart PA. Oral mucosal lesions in a representative cross-sectional study of aging Germans. Community Dent Oral Epidemiol 2000; 28: 390-8.        [ Links ]

37. Giunta JL, Connolly G. The reversibility of leukoplakia caused by smokeless tobacco. JADA 1986; 113: 50-2.        [ Links ]

38. Katz HC, Shear M, Altini M. A critical evaluation of epithelial dysplasia in oral mucosal lesions using the Smith-Pindborg method of standardization. Journal of Oral Pathology 1985; 14: 476-82.        [ Links ]

Correspondencia a: Germán Ochsenius Rondanelli. Facultad de Odontología. Instituto de Referencia de Patología Oral. Santos Dumont N° 964. Teléfono: 7370401. Fax: 7776062. Santiago, Chile. E-mail: gochseni@abello.dic.uchile.cl