SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.129 número8Acreditación de Escuelas de Medicina.: Trabajando para la calidad y la confiabilidad públicaComputadores en investigación biomédica: I. Análisis de señales bioeléctricas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.129 n.8 Santiago ago. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001000800015 

Situación del VIH/SIDA en
Latinoamérica al final del siglo XX.
Análisis de las diferencias entre países

Current situation of AIDS in Latin
America. Analysis of differences
between countries

Gualberto Buela-Casal1, María Paz Bermúdez S1,
Ana I Sánchez G1, Macarena De los Santos-Roig1.

Correspondencia a: Gualberto Buela-Casal. Facultad de Psicología. Universidad de Granada. 18071-Granada, España. E-mail: gbuela@ugr.es

The aim of this article is to analyze the current situation of AIDS in Latin American countries. Specifically, to compare their situation with other geographic areas of the planet, the prevalence index per countries, distribution per sex and age and, finally, the main ways of transmission in each country. The most recent data published by OMS and demographic data obtained from the Latin American and Caribean Demographic Center (CELADE) was used. This analysis reflects that in Latin America it is impossible to talk about AIDS in a homogeneous way since the differences between countries are remarkable (Rev Méd Chile 2001; 129: 944-54).
(Key Words: Acquired immunodeficiency syndrome; AIDS serodiagnosis; HIV seroprevalence)

Recibido el 2 de abril, 2001. Aceptado en versión corregida el 28 de mayo, 2001.
Universidad de Granada (España)
1 Psicólogos

 

1. SITUACIÓN DE LATINOAMÉRICA
CON RESPECTO AL RESTO DEL MUNDO

El VIH/SIDA se ha convertido en el principal problema sanitario a nivel mundial a finales del siglo XX. En el año 1998 el número de infectados vivos ha alcanzado 34 millones. La situación de la epidemia del VIH/SIDA en Latinoamérica, según los datos más recientes aportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS)2, es cada vez más preocupante si consideramos que ocupa el cuarto puesto a nivel mundial en función de la tasa de prevalencia y el tercero en cuanto al número total de personas diagnosticadas de VIH/SIDA en las distintas zonas geográficas del planeta (Tabla 1). Sin embargo, los datos no son tan alarmantes si consideramos que a finales de 1998 la tasa de prevalencia media en Latinoamérica era de 0,57 por cada 100 habitantes, muy similar a la tasa de América del Norte (0,56) y el doble de la de Europa Occidental (0,25). Lo cual, además, está muy por debajo de la prevalencia media mundial (1,1). Por tanto la epidemia en Latinoamérica tiene características muy similares a la de los países desarrollados. Sin embargo, los datos no son tan preocupantes como los de la región del Caribe donde la tasa de prevalencia es de 1,96; y menos aún con respecto a Africa Subsahariana donde la prevalencia ya ha alcanzado a 8 infectados por cada 100 habitantes (Figura 1).



Figura 1. Situación de Latinoamérica con respecto al resto del mundo.

En lo que respecta a las vías más importantes de transmisión del virus, las tres formas más frecuentes son las relaciones heterosexuales, las relaciones homosexuales y por compartir jeringuillas en consumidores de drogas por vía parenteral, los mismos mecanismos de transmisión que predominan en América del Norte y Europa Occidental. Esto, sin duda, es hasta cierto punto lógico dada la gran influencia de estilo de vida entre las tres áreas geográficas mencionadas.

Por último, en cuanto a la distribución por sexo los porcentajes son idénticos en Latinoamérica, América del Norte y Europa Occidental, registrándose 80 hombres infectados por cada 20 mujeres infectadas, lo cual es considerablemente diferente a la zona Subsahariana donde los porcentajes son de 50% para cada sexo. En Latinoamérica y en los países desarrollados, el mayor porcentaje de varones infectados se explica en gran parte por los consumidores de drogas por vía parenteral y por las relaciones homosexuales entre hombres.

2. LA PREVALENCIA DEL SIDA EN LOS
DISTINTOD PAISES LATINOAMERICANOS

Es bastante habitual en la bibliografía que se refiere a la epidemia del VIH/SIDA presentar los datos de los diferentes países o continentes en relación al número de casos diagnosticados, lo cual, aunque es una información válida, distorsiona en cierta medida la distribución de la epidemia en función proporcional al número de habitantes. Ello, en parte también está propiciado por la propia Organización Mundial de la Salud pues en la mayoría de los informes que emite suele utilizar el número de casos y raramente los índices de prevalencia, lo que sin duda es un mejor indicador de cómo está evolucionando la epidemia.

La clasificación de países latinoamericanos en función del índice de prevalencia de personas diagnosticadas de SIDA, que aparece en la Tabla 2, fue realizada estimando el índice de prevalencia de cada país, con los datos aportados por la OMS en relación al número total de casos de SIDA en los distintos países, actualizado a noviembre de 1998, y con los datos ofrecidos por el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE)1 sobre la población de cada país en ese mismo año.


Los datos de la OMS fueron obtenidos del Weekly Epidemiological Record, un boletín de información actualizada sobre información epidemiológica mundial. Se puede considerar como la fuente más fiable en cuanto a los datos epidemiológicos de enfermedades2. La información sobre la población fue obtenida de las bases del CELADE, una institución internacional fundada en 1957 por un grupo de demógrafos y reconocido oficialmente desde 1967 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. El objetivo principal del CELADE es sistematizar e incrementar el conocimiento de interacción de la dinámica de la población y el proceso de desarrollo mediante el estudio de los factores que determinan el comportamiento demográfico, por lo que se dispone de una información actualizada de las poblaciones de los distintos países de Latinoamérica2.

Tal como se puede apreciar en la Tabla 2, en relación al SIDA, no se puede hablar de Latinoamérica como un ámbito territorial homogéneo, pues la tasa de prevalencia oscila entre 1,33 por cada mil habitantes en Honduras hasta la de 0,02 en Bolivia, lo que significa una tasa 67 veces superior. Honduras resulta en cierto modo un caso atípico entre los países latinoamericanos, no sólo por su elevada prevalencia, que casi duplica a la de Brasil, sino también en relación a las vías de transmisión, tal como se explicará más adelante. La alta prevalencia en Honduras era hasta cierto punto predecible, de hecho, en un estudio realizado a finales de los ochenta en el que se evaluó a varios centenares de prostitutas se encontró que 20% estaban infectadas por VIH. Como puede verse en la Tabla 2, la tasa de prevalencia de Honduras es muy similar a la de España, no obstante, hay que tener en cuenta que estas tasas no están ajustadas a la distribución de la pirámide de edad de cada país, lo que implica que estas comparaciones deben ser matizadas en función de la distribución de edad.

En función de los datos de prevalencia en Latinoamérica podemos hablar de cuatro grupos de países según la gravedad de la epidemia del SIDA, en la primera estaría Honduras, con un índice muy superior a los demás países, en el segundo grupo, que podríamos denominar de prevalencia alta, se incluiría a Brasil, Panamá y República Dominicana, cuya prevalencia oscila entre el 0,50 y el 0,77 por cada mil habitantes. En el tercer grupo, de prevalencia media, estarían aquellos países cuyo índice oscila entre el 0,10 y el 0,40 por cada mil habitantes, siendo estos: El Salvador, Argentina, Costa Rica, México, Uruguay, Venezuela, Perú, Guatemala, Colombia y Chile. Por último en el cuarto grupo, de prevalencia baja, se encuadran aquellos países con un índice inferior al 0,10 por 1.000, siendo estos: Paraguay, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Bolivia (Figura 2). En estos países la tasa de prevalencia es bastante inferior a la media de los países desarrollados.


Figura 2. Prevalencia del SIDA en los distintos países latinoamericanos

En conclusión, con los datos actualizados hasta 1998, se puede afirmar que existe una importante desigualdad entre los países latinoamericanos en la propagación de la epidemia del SIDA y que para analizar el efecto y la progresión de la epidemia hay que tener en cuenta estas diferencias, la epidemia no es homogénea en Latinoamérica, y la mejor forma de tenerlo presente es manejar los datos relativos a la prevalencia y no al número de casos totales por cada país. Para una mayor información sobre el VIH/SIDA en Latinoamérica véase Ardila3; Bayés, Marín4; Gorab-Ramírez, Hernández-Gamboa, Rescala, Del Río, Niesvizky5; Ortega-Herbert, Ramos, Gallegos6 y en España: Bermúdez, Sánchez y Buela-Casal7.

3. DISTRIBUCIÓN DEL SIDA POR SEXO Y
GRUPOS DE EDAD EN LATINOAMÉRICA

Tal como se comentó anteriormente al comparar a Latinoamérica con el resto del mundo, el porcentaje por sexo de infectados por el VIH es el mismo (sólo 20% son mujeres) que en Europa Occidental y Norteamérica. Con respecto a los porcentajes de los casos de SIDA, la distribución en Latinoamérica es similar, pues el porcentaje en cuanto a las mujeres oscila entre 11% (en el caso de Venezuela) y 38% (en el caso de R Dominicana). Las diferencias entre países no son relevantes, salvo que tiende a ser mayor el porcentaje de mujeres en los países donde la prevalencia es mayor, de hecho los porcentajes más altos de mujeres se corresponden con R Dominicana y Honduras. No obstante, esta información hay que analizarla con cautela, pues los datos que aporta la OMS están calculados sobre el total de personas infectadas. Por tanto, en aquellos países en los que los porcentajes de personas infectadas por transmisión de madre a hijo o bien por transfusiones sanguíneas los porcentajes entre sexos tienden a igualarse, dado que existe la misma probabilidad por sexo de ser contagiado por una de estas dos vías de transmisión.

En cuanto a la distribución del SIDA según los grupos de edad (niños, adultos y mayores) en los distintos países latinoamericanos, se aprecia que el porcentaje de niños con SIDA tiende a ser mayor en los países que tienen la prevalencia más alta, lo cual es además consecuente con lo mencionado anteriormente, en relación a que en estos países el porcentaje de mujeres diagnosticadas con SIDA es mayor y por tanto más probable que se produzca el contagio de madre a hijo. Por otra parte, en aquellos países que tienen una baja prevalencia de SIDA (con la excepción de Bolivia) el porcentaje de niños con SIDA es muy bajo, hasta tal punto que en Cuba sólo supone el 1% y en Ecuador el 0%, algo muy similar al caso de España. No obstante, hay algunos casos muy concretos como es el de Argentina con 8% de niños con SIDA, tiene la tasa más alta de Latinoamérica, lo cual ha sido causado por la transmisión de madre a hijo, donde Argentina también tiene la tasa más alta después de Honduras. Brasil, con una tasa ya alta de SIDA infantil de 5%, se espera un importante crecimiento debido a la importante cantidad de niños vagabundos que merodean por las calles y terminan siendo un sector fácil para el comercio sexual. Estudios realizados en Sao Paulo demostraron que una de cada cinco niñas son objeto de abusos sexuales bien en su propia casa o en el barrio en el que viven (Figura 3).


Figura 3. Distribución del SIDA por sexo y grupos de edad en Latinoamérica

4. ANÁLISIS DE LOS PAÍSES EN FUNCIÓN
DE LAS VÍAS DE TRANSMISIÓN

Al igual que ocurre con los índices de prevalencia, la principal vía de transmisión del VIH/SIDA no es la misma en los distintos países latinoamericanos. Las dos principales vías de transmisión son las relaciones heterosexuales y homosexuales (entre hombres). Sin embargo, existen importantes diferencias en cuanto al predominio en cada país. Así, podríamos hablar de cuatro grupos:

a) Predominio de la vía de transmisión heterosexual. En esta categoría se encuentran El Salvador, R Dominicana, Guatemala, Honduras, Bolivia, Panamá, Paraguay, Nicaragua, Perú y Brasil. En este grupo se incluyen los cuatro países con mayor índice de prevalencia de SIDA (Tabla 2). En el caso de Honduras (el país con la prevalencia más alta de Latinoamérica) la distribución de los porcentajes en las principales vías de transmisión es muy similar a la de Sudáfrica (79% heterosexual, 7% homosexual, 0% drogas por vía parenteral, 1% transfusiones y 13% transmisión madre-hijo), que es uno de los países del mundo en que la epidemia está incrementando más rápidamente. Por otra parte, hay que tener en cuenta que en Honduras, según datos recientes de la OMS, una de cada cien mujeres embarazadas está infectada por VIH, lo que, sin duda, es un importante factor que puede incrementar aún más la epidemia en este país. En Brasil, hay que destacar, que el incremento de la vía de transmisión por vía heterosexual ha sido considerable, pues en 1986 tan sólo uno de cada 17 casos de SIDA era mujer, mientras que en la actualidad una de cada cuatro personas infectadas por VIH es mujer. Para un mayor análisis en el cambio de comportamientos sexuales en este país véase el trabajo de Madeira, Hofheinz-Giacomoni, Fork-Perez y Hauschild-Mondardo8.

b) Predominio de la vía de transmisión homosexual. Aquí se incluyen los siguiente países: Costa Rica, Chile, Cuba, México y Venezuela. En estos países hay una clara preponderancia de la vía de transmisión homosexual (especialmente en el caso de Costa Rica), sin embargo, la vía de transmisión heterosexual, no es poco importante, ya que oscila entre 28-43%. En el caso de México, es previsible que si no se toman medidas preventivas importantes, el grupo de riesgo de los homosexuales tienda a incrementar, pues según datos recientes 30% de los homosexuales están infectados por el virus.

c) Similitud en la vía hetero-homosexual: Colombia, Ecuador y Uruguay. En cuanto a la distribución por vía de transmisión sexual estos tres países son muy similares, con la única excepción de Uruguay, donde la vía de transmisión por consumo de drogas vía parenteral es tan importante como la homosexual y la heterosexual.

d) Predominio de la vía de transmisión por uso de droga por vía parenteral. El único país en el que esta vía es considerablemente superior es Argentina, donde la transmisión por consumo de drogas es incluso el doble de la transmisión por vía sexual, que es el mismo patrón que siguen los países europeos, y en concreto, muy similar al caso de España, donde el 68% de los diagnosticados con SIDA han sido infectados por esta vía de transmisión (Tabla 4). Para una mayor información sobre la situación epidemiológica en este país en relación al consumo de drogas véase Kornblit, Bilyk9.


En cuanto a la transmisión por consumo de drogas por vía parenteral hay que resaltar que no es un factor importante de contagio excepto en tres países, Brasil (25%), Uruguay (31%), siendo estos porcentajes próximos a la vía de transmisión sexual, y Argentina, que como ya se ha mencionado, con 42% de contagiados por el uso compartido de jeringuilla supone casi el doble con respecto a las demás vías de transmisión sexual. Según datos recientes aportados por la OMS, en Argentina 50% de los usuarios de drogas por vía parenteral están infectados en la actualidad por el VIH, lo que sin duda tendrá como consecuencia un incremento en el futuro en este grupo de riesgo.

CONCLUSIONES

El presente estudio pone de manifiesto en primer lugar que no resulta apropiado hablar del número total de casos diagnosticados en cada país al menos cuando esa información se refiera a comparaciones entre países, los índices de prevalencia, poco utilizados en los informes facilitados por la OMS, son sin duda más adecuados, tanto para los estudios comparativos como para analizar la evolución de la epidemia. Aunque para una mayor precisión en el análisis comparativo entre países, sería conveniente una comparación en función de las tasas de prevalencia ajustadas en función de la pirámide de edad de cada país.

Se pone de manifiesto que Honduras, con gran diferencia, es el país latinoamericano más afectado por el SIDA, con un índice de prevalencia de 1,33 por cada mil habitantes, seguido por Brasil, Panamá y República Dominicana.

El análisis y la clasificación de los países latinoamericanos en función de la prevalencia, la distribución por sexo y edad, y las vías más importantes de transmisión ponen de manifiesto que las diferencias son muy importantes entre países. Esto es sin duda de gran relevancia, tanto a la hora de hacer análisis mundiales en la evolución de la epidemia, como para desarrollar políticas de prevención, que evidentemente deberían adaptarse a las características de cada país10.

En Latinoamérica en los últimos años se ha incrementado considerablemente el número de estudios orientados al análisis de los factores causales de la epidemia y a los programas de prevención. A modo de ejemplo se pueden mencionar los trabajos sobre factores de riesgo y programas de prevención realizados en Argentina por Kornblit, Mendes-Diz, Ubillos, Páez11; Kornblit, Mendes-Diz, Páez, Ubillos12. En Colombia se han realizado estudios sobre apoyo psicológico en pacientes con VIH/SIDA13 y programas de prevención basados en la información14,15 y en el cambio de actitudes16. En Perú hay estudios que se centran en el ámbito educativo en relación a la formación en sexualidad y SIDA17. En Chile hay que resaltar los estudios sobre conocimiento y actitudes realizados por Bernal, Luckacs, Malebran y Bonacic18. En Brasil se han realizado estudios sobre VIH/SIDA en prostitutas de Río de Janeiro19 y con mujeres encarceladas en el estado de Sao Paulo20. México es uno de los países latinoamericanos donde más se está trabajando en la investigación de los factores causales y en programas de prevención relacionados con el VIH/SIDA. Así, podemos mencionar los trabajos sobre características epidemiológicas21,22, sobre conocimientos, actitudes y creencias en relación al SIDA realizados por Villagrán-Vázquez, Díaz-Loving23; Rico, Bronfman, Del Río24; Bayés25; Alfaro-Martínez, Rivera-Aragón, Díaz-Loving26; Luciano-Ramos, Díaz-Loving, Saldívar, Martínez27; De León, Pelcastre y Rojas28; los estudios sobre el concepto de enfermedad/salud en pacientes con VIH/SIDA29; análisis del SIDA en el área rural30 y los programas de prevención en mujeres que ejercen la prostitución6,31. En España se han realizado recientemente diversos estudios sobre la creación y adaptación de instrumentos específicos de evaluación de diversos factores relacionados con la infección por VIH/SIDA: conocimiento, actitud, susceptibilidad y autoeficacia sobre el VIH/SIDA32; locus de control para la infección por VIH33; comunicación con los padres sobre temas relacionados con el VIH/SIDA34; comunicación con los amigos sobre temas relacionados con el VIH/SIDA35; intención de cambio de conducta de riesgos36; conductas de riesgo para la infección por VIH37; percepción de las normas del grupo de iguales para emitir conductas de riesgo para el VIH38.

Por último, no hay que olvidar que esta epidemia también afecta a muchos latinoamericanos que viven en USA y que debido al contacto que mantienen con sus países de origen es un factor que afecta a la evolución de la epidemia en el continente, véase por ejemplo los trabajos de Trotter et al39; De la Fuente40; Bronfman41 y otros42-55.

Para una mayor información sobre VIH/SIDA en Latinoamérica puede consultarse el número monográfico dedicado a Psicología y SIDA en la Revista Latinoamericana de Psicología56. Así mismo, puede consultarse los importantes recursos que ofrece internet57, y en concreto Consejo Estatal para la prevención y control del SIDA58 e información y estudios sobre SIDA59.

REFERENCIAS

1. CELADE. http://www.eclac.cl/Celade-Esp/index. html 1999.        [ Links ]

2. WHO. http://www.who.int/ 1999.        [ Links ]

3. Ardila R. Psicología y SIDA: La situación en América Latina. Rev Intercont Psicol Educ 1989; 2: 7-26.        [ Links ]

4. Bayés R, Marín B. La psicología de la salud en España y América Latina. Congreso Iberoamericano de Psicología. Madrid, España 1992.        [ Links ]

5. Gorab-Ramírez A, Hernández-Gamboa L, Rescala E, Del Río B, Niesvizky R. La prevención de la infección por el VIH en adolescentes y adultos jóvenes. Salud Pública Mex 1990; 32: 84-7.        [ Links ]

6. Ortega-Herbert H, Ramos R, Gallegos N. Diseño e implementación de un programa de prevención del SIDA con mujeres que ejercen la prostitución. Rev Latinoam Psicol 1992; 24: 125-36.        [ Links ]

7. Bermúdez MP, Sánchez AI. Análisis de la evolución del SIDA en España. Suma Psicol 1999; 6: 165-94.        [ Links ]

8. Madeira JP, Hofheinz-Giacomoni C, Fork-Perez A, Hauschild-Mondardo A. Sexualidade e SIDA: Mudancas nos padroes de comportamento sexual. Sexuality and AIDS: Changes in patterns of sexual behavior. Psico 1995; 26: 151-70.        [ Links ]

9 Kornblit A, Bilyk A. Mapa cognitivo del SIDA en una muestra de drogadictos de la ciudad de Buenos Aires. Acta Psiquiatr Psicol Am Lat 1990; 36: 125-35.        [ Links ]

10. Arauzo S, Blanck J, Bermúdez G. SIDA: aportes conductuales para su prevención. Rev Latinoam Psicol 1992; 24: 170-6.        [ Links ]

11. Kornblit A, Mendes-Diz AM, Ubillos S, Páez D. Percepción del riesgo y conductas en relación con el embarazo y el SIDA en estudiantes de secundaria. Rev Interam Psicol 1996; 30: 245-62.        [ Links ]

12. Kornblit A, Mendes-Diz AM, Páez D, Ubillos S. Prevención del SIDA en jóvenes estudiantes. Acta Psiquiatr Psicol Am Lat 1996; 42: 113-20.        [ Links ]

13. Castillo G, González-Ortiz J, Hincapié H, García G. Efectos de un programa de asesoría psicológica sobre los niveles de ansiedad y depresión en pacientes seropositivos al virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Avances Psicol Clin Latinoam 1995; 13: 89-99.        [ Links ]

14. Ortiz D, Alveiro-Pedreros J, Meluk S. Efectos de un taller de prevención del SIDA en un grupo de adolescentes. Rev Latinoam Sex 1991; 6: 137-49.        [ Links ]

15. Gómez RD, Arango MV, Velázquez G, Orozco B. Factores de riesgo de infección en usuarios de un programa de control de VIH. Antioquia, Colombia 1990.        [ Links ]

16. Calderón E, López M, Bonilla N. Prevención de la transmisión sexual del SIDA mediante un trabajo grupal de cambio de actitudes. Rev Latinoam de Sex 1991; 6: 123-36.        [ Links ]

17. Cáceres CF, Rosasco AM, Muñoz S, Gotuzzo E. Necesidades educativas en relación con la sexualidad humana y el SIDA entre estudiantes y profesores de escuela de secundaria en Lima. Rev Latinoam Psicol 1992; 24: 109-23.        [ Links ]

18. Bernal J, Luckacs I, Malebran A, Bonacic H. Actitudes y conocimientos sobre el SIDA en una maternidad de Santiago de Chile. Bull Pan Am Health Organ 1989; 54: 151-7.        [ Links ]

19. De Meis C, De Vasconcellos ACP, Linhares D, Andrada-Serpa MJ. HIV-1 infection among prostitutes in Rio de Janeiro, Brazil. AIDS 1991; 5: 236-7.        [ Links ]

20. De Paula MDM, Lorenço R, Queiroz W, Hughes V, Schechtmann M, Castilho E, Jonhson. Prevalence of HIV seropositivity and potential risk of vertical transmission at the Sao Paulo female state prison. VII International Conference on AIDS. Roma, Italia 1991, MC 3002.        [ Links ]

21. Sepúlveda J, Valdespino JL, García-García ML, Izazola JA, Rico B. Características epidemiológicas y cognoscitivas de la transmisión del VIH en México. Salud Pública Mex 1988; 30: 513-27.        [ Links ]

22. Sepúlveda J, Bronfman M, Ruiz Palacios G, Stanislawski E, Valdespino J. SIDA: Ciencia y sociedad en México, DF. Instituto Nacional de Salud Pública: Fondo de Cultura Económica 1989.

23. Villagrán-Vázquez G, Díaz-Loving R. Conocimientos sobre el SIDA, prácticas sexuales y actitudes y creencias hacia el uso del condón en estudiantes universitarios. Rev Mex Psicol 1992; 9: 35-40.        [ Links ]

24. Rico B, Bronfman M, Del Río CHC. Las campañas contra el SIDA en México: ¿los sonidos del silencio o puente sobre aguas turbulentas? Salud Pública Mex 1995; 37: 643-53.        [ Links ]

25. Bayés R. Factores psicológicos en la prevención, etiología y evolución del SIDA. Rev Mex Psicol 1988; 5: 203-10.        [ Links ]

26. Alfaro-Martínez LB, Rivera-Aragón S, Díaz-Loving R. Actitudes y conocimientos hacia el SIDA en adolescentes. Rev Intercont Psicol Educ 1991; 4: 151-65.        [ Links ]

27. Luciano-Ramos L, Díaz-Loving R, Saldívar G, Martínez Y. Creencias sobre el origen del SIDA en estudiantes universitarios. Salud Mental 1992; 15: 12-20.        [ Links ]

28. De León V, Pelcastre B, Rojas J. Exploración de las creencias y conocimientos en torno al SIDA en una población de adolescentes. Psicol Salud 1999; 13: 55-63.        [ Links ]

29. Hernández-Robledo AM, Bonilla-Muñoz MP. Significado de salud y enfermedad en pacientes VIH/SIDA. Rev Intercont Psicoan Contemp 1996; 1: 193-7.        [ Links ]

30. Magis RC, Del Río ZA, Valdespino G JL, García G ML. Casos de SIDA en el área rural en México. Salud Pública Mex 1995; 37: 615-23.        [ Links ]

31. Guereña F, Benenson A, Bucardo J, Caudillo A, Curiel JJ. Comportamiento sexual y abuso de drogas en homosexuales, prostitutas y prisioneros en Tijuana, México. Rev Latinoam Psicol 1992; 24: 85-96.        [ Links ]

32. Bermúdez MP, Sánchez AI, Buela-Casal G. Adaptación castellana del cuestionario VIH/SIDA-164. Rev Mex Psicol 2001 (en prensa).        [ Links ]

33. Bermúdez MP, Sánchez AI, Buela-Casal G. Adaptación castellana de la escala sobre locus de control de salud modificada para el SIDA. Rev Mex Psicol 2000; 1: 27-35.        [ Links ]

34. Bermúdez MP, Sánchez AI, Buela-Casal G. Adaptación a la lengua castellana de la escala de comunicación sobre el VIH/SIDA entre padres e hijo adolescente. Rev Argent Psicol Clin 1999; 1: 39-46.        [ Links ]

35. Bermúdez MP, Sánchez AI, Buela-Casal G. Adaptación castellana de la escala de comunicación sobre el VIH/SIDA entre amigo y adolescente. Salud Mental 1999; 6: 8-12.        [ Links ]

36. Bermúdez MP, Sánchez AI, Buela-Casal G. Adaptación castellana de la escala de intención de cambio de conducta. Ciencia Psicol 2000; 7: 20-9.        [ Links ]

37. Bermúdez MP, Sánchez AI, Buela-Casal G. Escala sobre información y conductas de riesgo relacionadas con el VIH/SIDA. Rev Chil Psicol 2001 (en prensa).        [ Links ]

38. Bermúdez MP, Sánchez, AI, Buela-Casal G. Adaptación castellana de la escala sobre percepciones de normas del grupo de iguales. Avances Psicol Clin Latinoam 2000; 18: 57-70.        [ Links ]

39. Trotter RT, Seller SC, Baer RD, Pachter LM, Glazer M, García De Alba, García JE, Klein RE. Consensus theory model of AIDS beliefs in four latino populations. AIDS Educ Prev 1999; 11: 414-26.        [ Links ]

40. De La Fuente R. El tratado de libre comercio y la psiquiatría: retos, riesgos y oportunidades. Salud Mental 1995; 18: 1-10.        [ Links ]

41. Bronfman J. Migración y SIDA en México. En AC, ed amigos contra el SIDA, 1997; 57-8.        [ Links ]

42. Preciado J, Montesinos L (1992). El SIDA: Desafío para la Psicología. Rev Latinoam Psicol 1992; 24: 177-87.        [ Links ]

43. Robles R, Colón H, Matos T, Marrero C, López C. AIDS risk behavior patterns among intravenous drug users in Puerto Rico and the United States. Bol Asoc Med P R 1990; 82: 523-7.        [ Links ]

44. Marín B, Marín G. Effects of acculturation on knowledge of AIDS and HIV among hispanics. Hispanic J Behav Sci 1990; 12: 110-22.        [ Links ]

45. Morales E. HIV infection and Hispanic gay and bisexual men. Hispanic J Behav Sci 1990; 12: 212-23.        [ Links ]

46. Mann J, Tarantola DJM, Netter TH ed. AIDS in the world. Cambridge, Massachussets: Harvard University Press 1992.        [ Links ]

47. Sabogal F, Sandlin G, Reyes R, Aguirre V, Bregman G, Lemp G. Hombres latinoamericanos "Gay" y bisexuales: Una comunidad de alto riesgo del VIH/SIDA. Rev Latinoam Psicol 1992; 24: 57-69.        [ Links ]

48. Van Oss B, Gómez CA, Hearst N. Multiple heterosexual partners and condom use among hispanics and non-hispanics whites. Fam Plann Perspect 1993; 25: 170-4.        [ Links ]

49. Bird S. El papel que desempeñan las creencias en el fomento y mantenimiento de la salud: personas con SIDA en Puerto Rico. En Cunningnham I, Ramos-Bellido C, Ortiz-Colon R, ed. El SIDA en Puerto Rico: acercamientos multidisciplinarios. Puerto Rico: Universidad de Puerto Rico 1991; 195-214.        [ Links ]

50. Ceballos-Capitaine A, Szapocznik J, Blaney N, Morgan R, Millon C, Eisdorfer C. Ethnicity, emotional distress, stress-related disruption, and coping among HIV seropositive gay males. Hispanic J Behav Sci 1990; 12: 135-53.        [ Links ]

51. Cunningham I, Cunningham E. Bibliografía sobre los aspectos epidemiológicos, sociales, legales y éticos. Puerto Rico: Institute of Caribbean Studies 1990.         [ Links ]

52. Cunningham I, Rodríguez Sánchez M. Prácticas de riesgo relacionadas con la transmisión del VIH y medidas de prevención entre estudiantes de la Universidad de Puerto Rico. En: I Cunningnham I, Ramos-Bellido C, Ortiz-Colon R. Ed. El SIDA en Puerto Rico: acercamientos multidisciplinarios. Puerto Rico: Universidad de Puerto Rico 1991, 147-73.        [ Links ]

53. Kaminsky S, Kurtines W, Hervis O, Blanesy N, Millon C, Szapocznik J. Life enhancement counseling with HIV-infected Hispanic gay males. Hispanic J Behav Sci 1990; 12: 177-96.        [ Links ]

54. Mays VM, Cochran SD. Issues in the perception of AIDS risk and risk reduction activities by black and hispanic/latina women. Am Psychol 1988; 43: 949-57.        [ Links ]

55. Sufian M, Friedman S, Neaigus A, Stepherson B, Rivera-Beckman J, Des Jarlais D. Impact of AIDS on Puerto Rico intravenous drug users. Hispanic J Behav Sci 1990; 12: 122-35.        [ Links ]

56. Sabogal F, ed. Psicología y SIDA. Rev Latinoam Psicol 1992; 24: 7-211.        [ Links ]

57. Preciado J. Aplicaciones de internet a la Psicología de la Salud. Suma Psicol 1999; 6: 241-55.        [ Links ]

58. http:// www.conasida.gob 1999.        [ Links ]

59. htt://www.theboy.com 1999.        [ Links ]