SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.128 número10Aplicación de la serología para confirmar la erradicación de Helicobacter pylori en pacientes con úlcera pépticaDiverticulosis yeyunal: una causa infrecuente de hemorragia digestiva. Caso clínico índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.128 n.10 Santiago oct. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872000001000008 

Densitometría ósea y tamaño
uterino: una relación de utilidad
práctica en mujeres climatéricas

Bone mineral density and uterine
size. A practical relationship for
climacteric women

Arnaldo Porcile J, Enrique Gallardo L, Patricia Duarte R1.

Background: Double beam bone densitometry allows to select climacteric women who will benefit from hormone replacement. However, it is not always affordable in clinical practice. Aim: To study possible alternative markers of bone mineral density. Patients and methods: A retrospective survey of climacteric women in whom bone mineral density was measured when hormone replacement therapy was started. Eighty one women were studied and in 27, uterine size index was obtained from pelvic ultrasound examinations. Women with and without uterine size index measurements were analyzed separately. Relationships of bone mineral density with age, lapse from menopause, body mass index and uterine size index were sought. Results: There was a significant regression between the lapse in years from menopause and lumbar bone mineral density in the group without uterine size index measurements (r2=0.228, ANOVA p=0.014). There was also a significant regression of lumbar bone mineral density with the uterine size index (r2=0.236, ANOVA p=0.01) in those women in whom this measurement was available. No other variables were associated with bone mineral density. Conclusion: In this group of patients, the lapse after menopause and uterine size index are predictors of lumbar bone mineral density (Rev Méd Chile 2000; 128: 1127-31).
(Key-Words: Bone density; Bone disease, endocrine; Bone diseases, metabolic; Menopause; Uterus)

Recibido el 17 de marzo, 2000. Aceptado en versión corregida el 11 de agosto, 2000.
Departamento de Obstetricia y Ginecología y Departamento de Medicina. Facultad de
Medicina de la Universidad de Chile. Santiago de Chile.
1Matrona

La densitometría mediante fotones de rayos X monocromáticos de dos longitudes de onda distintas (DensOs) permite una estimación bastante precisa de la densidad mineral ósea de la columna vertebral y de los huesos de la cadera. Aplicada a mujeres con síndrome climatérico ha permitido cuantificar la gran variabilidad que ellas presentan en la densidad mineral del esqueleto1,2. La DensOs permite identificar las mujeres con menor mineralización, en las que estaría indicado iniciar prontamente terapia hormonal de reemplazo (THR) del climaterio3.

Hay otros índices que permiten seleccionar aquellas mujeres climatéricas con mayor probabilidad de osteopenia y que pueden ser útiles en la práctica clínica nacional, en especial si consideramos a la DensOs relativamente onerosa. Las investigaciones epidemiológicas muestran que la edad, el número de años desde la menopausia o el grado de obesidad son características con capacidad de predecir la densidad mineral ósea4,5. Los estrógenos son un factor importante en la mineralización ósea3 y el tamaño uterino es dependiente en parte de la acción de estrógenos6. Por esta razón pensamos que el tamaño uterino podría ser un índice adicional a considerar para predecir la mineralización del esqueleto.

Decidimos analizar retrospectivamente la relación entre mineralización del esqueleto y las características arriba mencionadas, con los datos registrados de un grupo de mujeres climatéricas que hemos estudiado recientemente. Nuestro propósito ha sido evaluar la eficacia de índices de fácil obtención para ayudar en decisiones de manejo en la práctica clínica.

MATERIAL Y MÉTODOS

Criterios de ingreso. Se seleccionaron las fichas clínicas de 81 mujeres climatéricas entre 40 y 65 años de edad que solicitaron THR del climaterio, todas con registro de DensOs al ingreso. Se incluyeron aquellas con las siguientes condiciones adicionales: presentar síndrome climatérico, tener FSH elevado por encima de 15 UL, no tener más de 15 años transcurridos desde la menopausia (se incluyó mujeres en climaterio premenopáusico sintomático con diagnóstico confirmado por FSH alto inicial y por la evolución), y no tener intervenciones quirúrgicas en el útero. No se incluyeron registros de pacientes que tuvieran indicación quirúrgica por sospecha de patología ginecológica o pelviana.

Fue norma indicar al ingreso una ecotomografía transvaginal con medición uterina antes de TRH. Sin embargo, por razones de conveniencia y económicas este examen no se efectuó en todas las mujeres.

Densitometría. Se efectuó en un densitómetro Norland XR-26 con absorsiometría de rayos X de doble fotón, con calibración estándar Norland (2 veces al día); las mediciones obtenidas fueron calculadas en un computador XR-26 IBM PS-2. Se obtuvo y tabuló la densidad ósea promedio de las vértebras lumbares L2 a L4 y la densidad ósea del cuello femoral de cadera izquierda; expresadas en gramos por centímetro cuadrado.

Los datos de peso y estatura fueron transformados en índice de masa corporal según fórmula: índice de masa corporal (IMC)=peso en Kg/ (estatura en metros)2.

Tamaño uterino. La medición fue efectuada por un mismo observador con ecógrafo Aloka SSD 680 con transductor vaginal de 5 MHz. Las mediciones obtenidas fueron transformadas en un índice de tamaño uterino (ITUt), según fórmula: ITUt=(diámetro transversal máximo bicornual) x (diámetro anteroposterior máximo), expresado en cm2.

RESULTADOS

De las 81 fichas clínicas de mujeres climatéricas que cumplían con las condiciones especificadas en métodos, en 27 de ellas se había efectuado ecografía ginecológica transvaginal y en las otras 54 mujeres este examen estaba ausente de la ficha clínica.

Para evaluar la capacidad predictiva de las variables en estudio se examinaron estos dos grupos por separado por dos consideraciones. Primero, pudo haber algún sesgo no detectado diferenciando las mujeres que no quisieron o no pudieron hacerse la ecotomografía. Segundo, para el análisis de la capacidad predictiva de las otras variables estudiadas es útil considerar al grupo más numeroso de mujeres que no tienen medición uterina con ecotomografía, desde que analizar solamente al grupo con ecotomografía se estaría empleando un grupo reducido y tal vez sesgado. Sin embargo, de las características mostradas en la Tabla 1 se deduce que ambos grupos son muy semejantes entre sí.

La Tabla 2 muestra las ecuaciones de regresión obtenidas para las variables estudiadas. En el grupo de mujeres sin ecografía uterina se observa que solamente alcanza significancia la relación entre años desde la menopausia y DensOs lumbar (limitando el cálculo a 5 años; cuando esta regresión se calcula para más allá de 5 años se hace no significativa). No alcanzan significancia las relaciones de la densidad mineral ósea con índice de masa corporal ni con edad cronológica; aunque como es de esperar, la recta de regresión muestra pendiente positiva cuando es mayor la masa corporal y negativa con respecto a la edad. En la Figura 1 se grafica la relación entre años desde la menopausia (hasta 5 años) y DensOs lumbar y femoral, permitiendo ver la relación entre ellas con mayor claridad.


FIGURA 1. Relación entre densidad ósea lumbar y tiempo transcurrido desde la menopausia en 26 mujeres (del grupo sin medición de tamaño uterino) con densitometrías óseas efectuadas £ 5 años desde la menopausia. La línea es la recta de regresión de mejor ajuste por cuadrados mínimos.

En la evaluación del grupo con ecografía uterina las ecuaciones de regresión sobre las variables antes anotadas no son significativas y generalmente la pendiente es muy pequeña. Sin embargo, hay una relación significativa entre ITUt y DensOs lumbar, mejor que la observada para otras variables en ambos grupos. En la Figura 2 se muestra la relación entre ITUt y DensOs lumbar y femoral. Una línea vertical y otra horizontal separan a la población en cuadrantes, mostrando que con ITUt < 22,5 cm2 la DensOs lumbar fue siempre < 1.000 g/cm2, haciendo al índice de tamaño uterino un excelente predictor en nuestra muestra.

FIGURA 2. Densidad ósea lumbar (g/cm2) en relación a índice de tamaño uterino (cm2) en 27 mujeres climatéricas con ecotomografía del útero. Línea de regresión por método de los cuadrados mínimos. Las líneas grises marcan la densidad ósea de 1.000 g/cm2 y el índice de tamaño uterino de 22,5 cm2, que separan a la población en dos grupos mayoritarios: con alta y baja densidad ósea correlacionando con índice de tamaño uterino.

DISCUSIÓN

Se ha dicho que un indicador de posible aplicación práctica para estimar la densidad mineral ósea es la edad cronológica7, sin embargo en nuestras muestras aparece como inútil para la estimación de casos individuales. Tampoco aparece en nuestra muestra la relación observada estadísticamente por otros respecto de la densidad mineral ósea y el índice de masa corporal8,9. En ambos casos se puede decir que es posible que en mujeres chilenas la aplicación de estos índices sea útil para comparar muestras numerosas entre sí, pero carece de aplicación individual en la práctica clínica. La relación entre densitometría ósea lumbar y años desde la menopausia, en los primeros 5 años, es conocida y nuestro estudio sugiere que puede ser tenida en cuenta; aunque no es buen discriminador para casos individuales.

La relación entre índice de tamaño uterino (ITUt) y densidad mineral ósea lumbar es una idea original de los autores; no la hemos encontrado previamente mencionada en la literatura médica. Fue sugerida porque siendo el tamaño uterino estrógeno dependiente, éste pudiera servir como un marcador acumulativo de dicha acción. Nuestros datos sugieren que la idea es correcta; la relación observada del índice de tamaño uterino con la densidad mineral ósea lumbar es de mejor significancia estadística que respecto a las otras variables consideradas. Pudiera servir como umbral de discriminación; por ejemplo, el índice de tamaño uterino inferior a 22,5 cm2 indica en nuestra muestra que la densidad mineral ósea lumbar es < 1.000 g/cm2. Es cierto que las mujeres del grupo estudiado con útero de menor tamaño en general tienen osteopenia y no osteoporosis. Por ello pensamos que tener útero pequeño a ecotomografía sugeriría la necesidad de densitometría y colocaría a la mujer en una población de mayor riesgo de osteoporosis.

En conclusión, en los casos en que la densitometría ósea aparece como un método restringido, el tamaño uterino y el número de años desde la menopausia son variables que se pueden utilizar en la práctica clínica de atención a nuestra población, facilitando la selección de aquellas mujeres que pudieren beneficiarse con TRH.

Correspondencia a: Dr. Arnaldo Porcile J. Los Conquistadores 2251 Dpto. 2, Santiago (Providencia), Chile.

Agradecemos la cooperación del Instituto de Estudios Médicos Avanzados.

REFERENCIAS

1. Torgerson DJ, Donaldson C, Reid DM. Bone mineral density measurements: are they worth while? JR Soc Med 1996; 89: 457-61.        [ Links ]

2. Sartoris DJ. Clinical value of bone densitometry. Am J Roentgenol 1994; 163: 133-5.        [ Links ]

3. Lindsay R, Hart CM, Clark DM. The minimum effective dose of estrogen for prevention of postmenopausal bone loss. Obstet Gynecol 1983; 63: 759-63.        [ Links ]

4. Slemenda CW, Johnston CC Jr. Epidemiology of osteoporosis. In Lobo RA (Editor) Treatment of the Postmenopausal Woman: Basic and Clinical Aspects. Raven Press New York 1994; 15: 161-8.        [ Links ]

5. Lindsay R. Pathophysiology of bone loss. In RA Lobo (Editor). Treatment of the Postmenopausal Woman: Basic and Clinical Aspects. Raven Press New York 1994; 17: 175-82.        [ Links ]

6. Porcu E, Venturoli S, Fabbri R, Orsini LF, Sganga E, Brondelli L, et al. Uterine development and endocrine relationships after menarche. Am J Obstet Gynecol 1989; 161: 174-7.        [ Links ]

7. Richelson LS, Wahner HW, Melton W 3d, Riggs BL. Relative contributions of aging and estrogen deficiency to postmenopausal bone loss. N Engl J Med 1984; 311: 1273-5.        [ Links ]

8. Riggs BL, Melton W. The Prevention and treatment of osteoporosis. N Engl J Med 1992; 327: 620-7.        [ Links ]

9. Pumarino H, Albala C. Prevención y tratamiento de la osteoporosis. Rev Méd Chil 1996; 124: 69-77(S).        [ Links ]