SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.128 número6 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.128 n.6 Santiago jun. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872000000600020 

REVISTA DE REVISTAS

Se invita a los autores de manuscritos, generados en Chile y que se publiquen en revistas extranjeras, a difundir sus resúmenes en la Sección Revista de Revistas. Para ello, los autores deben enviarnos una separata (o fotocopia) del artículo, acompañada por una traducción del resumen respectivo, en castellano, encabezada por el título del artículo, sus autores y sitios de trabajo, y la revista en que se publicó (cita completa). Es indispensable que dicha revista esté incluida en alguno de los índices bibliográficos reconocidos internacionalmente (Ejs: MEDLINE; Current Contents, LILACS). Los resúmenes que cumplan esas condiciones tendrán prioridad en Revista de Revistas, para difundir las publicaciones biomédicas y clínicas originadas en nuestro país.

PROPORCIÓN DE CASOS DE NEUMONÍA ADQUIRIDA EN LA COMUNIDAD ATRIBUIBLE AL HÁBITO DE FUMAR. Yordi Almirall, et al. Chest 1999; 116: 375-9.

El objetivo de los autores fue evaluar el riesgo atribuible del hábito de fumar en el desarrollo de neumonía adquirida en la comunidad. Se diseñó un estudio caso control en una población. La información, respecto de la historia del hábito de fumar y otros factores de riesgo, se obtuvo por un cuestionario administrado en la entrevista. Esto se realizó en un área residencial-industrial de 74.610 adultos en Barcelona-España; 205 hombres y mujeres con una edad entre 15 a 75 años con neumonía adquirida en la comunidad diagnosticada entre 1993 y 1995 fueron pareados con 475 sujetos controles seleccionados en forma randomizada a través de un censo municipal. Resultados: El fumar cualquier tipo de tabaco tuvo un odds radio de neumonía de 2,0 para fumadores de siempre (95% intervalo de confianza 1,24 a 3,24); 1,88 para fumadores actuales (95% intervalo de confianza 1,1 a 3,19 y 2,14 para ex fumadores (95% intervalo de confianza 1,26 a 3,65). Una tendencia positiva, para el aumento de riesgo de neumonía adquirida en la comunidad, se observó respecto del incremento de la duración del hábito, el promedio del número de cigarrillos que se fumaba al día y el consumo acumulado de cigarrillos. Los antiguos fumadores tuvieron 50% de reducción en el odds radio 5 años después del cese del hábito de fumar. El riesgo de neumonía adquirida en la comunidad atribuible al consumo de cualquier tipo de tabaco en esta población fue de 32,4% de los casos (95% intervalo de confianza 14,8 a 50,1%). En sujetos sin historia de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, el riesgo atribuible por el tabaco fue de 23% (95% intervalo de confianza 3,3 a 42,7%). Los autores concluyen que este estudio da una evidencia cuantitativa y cualitativa acerca de los efectos del hábito de fumar en la ocurrencia de neumonía en la comunidad adulta.

ROL DE LAS DIFERENTES RUTAS DE COLONIZACIÓN TRAQUEAL EN EL DESARROLLO DE NEUMONÍA EN PACIENTES EN VENTILACIÓN MECÁNICA. José Antonio Cardeñosa, et al. Chest 1999; 116: 462-70.

El objetivo de los autores fue evaluar la importancia de las diferentes vías etiopatogénicas involucradas en el desarrollo de neumonía asociada a ventilador. Este fue un estudio prospectivo en 18 unidades intensivas médicas y quirúrgicas. Pacientes: 123 pacientes que recibieron ventilación mecánica. Intervenciones: se obtuvieron en forma simultánea cada 24 horas muestras de tráquea, farínge y estómago. En los casos en que se sospechó neumonía asociada a ventilación mecánica se realizó broncoscopia con lavado broncoalveolar. Se obtuvieron los cultivos semicuantitativos de las muestras faríngeas y de cultivos cuantitativos para el resto de las muestras. Resultados: La colonización traqueal durante el tiempo que los enfermos estaban en ventilación mecánica se observó en 110 pacientes (89%); 80 pacientes tuvieron colonización inicial, 34 pacientes tuvieron colonización primaria y 50 pacientes tuvieron colonización secundaria; 19 pacientes tuvieron neumonía asociada a ventilación mecánica y fueron aislados 25 microorganismos. Para ninguno de estos organismos fue el estómago el sitio inicial de colonización. Los organismos gram positivos colonizaron principalmente la traquea durante las primeras 24 horas de ventilación mecánica (p<0,001). Por el contrario bacilos gram negativos entéricos (p<0,001) y hongos (p<0,002) colonizaron la traquea en forma secundaria. La intubación traqueal previa (p<0,005) y la falla renal aguda antes del ingreso a la UCI (p<0,001) se asociaron con colonización a Pseudomona aureginosa. El uso previo de antibióticos se asoció con colonización a Acynetobacter baumani (p<0,05) y hongos (p<0,006); y el trauma craneal se asoció con una colonización a Staphylococus aureus (p<0,035). Los autores concluyen que aunque el estómago puede ser fuente de organismos que colonizan el árbol traqueo bronquial es mucho menos frecuente como fuente de bacterias que causan neumonía asociada a ventilación mecánica. Este pattern de colonización y factores de riesgo pueden ser diferente de acuerdo al tipo de microorganismo involucrado.

EVOLUCIÓN DE LA ANGIOPLASTÍA PARA LA ESTENOSIS INTRACRANEAL ARTEREOSCLERÓTICA. Michael P. Marks, et al. Stroke 1999; 30; 1065-9.

Los autores evaluaron a largo plazo la eficacia de la angioplastia transluminal percutánea en tratamiento de la estenosis ateroesclerótica intracraneal sintomática. Método: 23 pacientes con estenosis intracraneal sintomática fija fueron tratados en un período de 5 años con angioplastia transluminal percutánea. Los pacientes que fueron sometidos exitosamente a angioplastia fueron seguidos por un período de 16 a 74 meses con un período de 35,4 meses. Resultados: La angioplastia que resultara en una disminución de la estenosis fue realizada en 21 a 23 pacientes (91,3%). En un caso de estenosis no pudo ser cruzada en forma seguida, y en otro el balón de dilatación determinó una ruptura al vaso. Este vaso roto resultó en un fallecimiento periprocedimiento en esta serie. En el seguimiento hubo un accidente cerebrovascular en el mismo territorio vascular que en la angioplastia y dos accidentes vasculares en la serie total. Esto determinó una frecuencia de accidente vascular 3,2% en el territorio del sitio en la angioplastia. Conclusiones: la angioplastia intracraneal puede ser realizada en un alto grado de éxito técnico. En el seguimiento a largo plazo disponible en esta serie sugiere que esto puede reducir el riesgo de futuros accidentes cerebro vasculares en pacientes con estenosis intracraneales sintomáticas.

COLESTEROL LDL Y EL RIESGO DE DEMENCIA CON ACCIDENTE CAREBROVASCULAR. Joan D. Moroney, et al. JAMA 1999; 282: 254-60.

Próximo a la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular es la segunda causa más frecuente de demencia en el anciano. Pocos factores de riesgo han sido identificados. El objetivo de los autores fue investigar la relación entre los niveles plasmáticos de lípidos y lipoproteínas en el desarrollo en la demencia con accidente cerebrovascular. Diseño: Estudio prospectivo longitudinal en la comunidad por un período de 7 años (1991-1998) con un total de 1.111 participantes no demenciados con una edad promedio de 75 ± 5,9 años quienes fueron seguidos por un promedio de 2,1 años (rango de 1 a 7,8 años). Se evaluó la incidencia de demencia con accidente vascular de acuerdo a criterios estandarizados, con los niveles de colesterol total plasmático y triglicéridos, LDL colesterol y los niveles de LDL corregidos para la lipoproteína (a) además de colesterol HDL, lipoproteína (a) y el genotipo de la apoliproteína E. Resultados: 286 (25,7%) de los 1.111 sujetos desarrollaron demencia durante el período de seguimiento; 61 (21,3%) fueron clasificados como demencia con accidente vascular y 225 (78,7%) como una probable enfermedad de Alzheimer. Los niveles de colesterol LDL se asociaron en forma significativa con un aumento de riesgo de demencia con accidente cerebro vascular. Comparado con el cuartil más bajo, los niveles más altos del cuartil LDL se asoció con aproximadamente 3 veces aumento de riesgo de demencia con accidente vascular, ajustado para los factores de riesgo vascular y variables demográficas (riesgo relativo de 3,1; 95% intervalo de confianza 1,6 a 6,1). Los niveles corregidos de LDL para la lipoproteína (a) fueron aún más fuertes predictores de demencia con accidente vascular en el análisis multivariado. Comparado con el cuartil más bajo. El riesgo relativo de demencia con accidente cerebrovascular para el cuartil más alto de colesterol LDL corregido por la lipoproteína (a) fue de 4,1 (95%) intervalo de confianza (1,8 a 9,6); después del ajuste para factor vasculares y variables demográficos. Los lípidos o los niveles de lipoproteína se asociaron con el desarrollo de Alzheimer en nuestra cohorte. Conclusiones: Los niveles elevados de colesterol LDL se asociaron con un riesgo de accidente vascular en los pacientes mayores. Mayores estudios se necesitan para determinar si el tratamiento de los niveles de colesterol elevados LDL pueden reducir el riesgo de demencia con accidente cerebrovascular.

PREVALENCIA EN EL SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO EN LA POBLACIÓN GENERAL. Isam Atroshi, et al. JAMA 1999; 282: 153-8.

El síndrome del túnel carpiano (STC) causa dolor, hormigueo en las manos es una causa importante de la pérdida laboral. Aunque en ciertas ocupaciones se ha reportado alta prevalencia se conoce poco acerca su prevalencia en la población general. El objetivo de los autores fue estimar la prevalencia de STC en la población general; para esto se envió un correo investigando la condición general de salud en febrero de 1997 preguntando acerca de síntomas de dolor, hormigueos en cualquier parte del cuerpo, dos meses más tarde se mostró un examen clínico y conducción nerviosa a aquellos pacientes que reportaban tener síntomas en la distribución del nervio mediano en las manos, como también muestras de aquellos que no reportaban estos síntomas (controles). Esto se realizó en una ciudad de Suecia y las personas fueron seleccionadas en forma randomizada el registro de la población general y se envió la correspondencia con una tasa de respuesta de 83% (n=2,466; 46% de hombres). De los respondedores sintomáticos el 81% fueron sometidos a examen clínico. Mayores evaluaciones: Prevalencia en la población general, calculada como el número de respondedores sintomáticos diagnosticados en el examen, tener evidencia clínica de STC y/o neuropatía electrofisiológica del nervio mediano, dividida por el número total de personas que respondieron. Resultados: De los 2.466 personas que respondieron 354 reportaron dolor y/o hormigueo, en la distribución del nervio mediano, en las manos (prevalencia de 14,4% a 95% intervalo de confianza 13% a 15,8%). En el examen clínico 94 de los sujetos sintomáticos fueron diagnosticados con certeza clínica de STC (prevalencia 3,8%; a 95% intervalo de confianza 3,1-4,6%). La prueba de conducción nerviosa mostró neuropatía del mediano en el túnel carpiano en 120 sujetos sintomáticos (prevalencia 4,9%; a 95% intervalo de confianza 4,1 a 5,8%); 66 sujetos sintomáticos tuvieron clínicamente, y confirmado por electrofisiología, STC prevalencia 2,7%; 95% intervalo de confianza 2,1 a 3,4%. De los 125 sujetos controles examinados clínicamente, neuropatía en la electrofisiología del mediano se encontró en 23 (18,4% 95% intervalo de confianza 12 a 26,3%). Los autores concluyen que los síntomas de dolor y de hormigueo en las manos son frecuentes en la población general y basados en sus datos en 1 de 5 sujetos sintomáticos se podría esperar de tener un síndrome del túnel carpiano basado en el examen clínico y las pruebas electrofisiológicas.

PROTEÍNA C REACTIVA Y EVOLUCIÓN DESPUÉS DE ACCIDENTE ISQUÉMICO TRANSITORIO. Keith W. Muir, et al. Stroke 1999; 30: 981-5.

Las elevadas concentraciones de la proteína C reactiva (reactante fase aguda) predicen eventos cardíacos isquémicos tanto en el hospital como en estudios de población y pueden significar un rol de la inflamación en la desestabilización de enfermedades cardiovasculares. Los autores examinaron la relación entre la proteína C reactiva y la evolución después de crisis isquémica y transitoria. Métodos: Hubo un subgrupo de análisis de un estudio observacional prospectivo en la unidad de Stroke de un hospital universitario que sirve a una población de más o menos 260 mil personas. El tiempo de sobrevida y las causas de muerte por un período de 4 años después del stroke fue determinado y relacionado con la concentración de proteína C antes de 72 horas del accidente vascular y utilizando también las variables pronósticas conocidas a través del modelo de regresión proporcional de cox. Resultados: Crisis isquémicas transitorias se diagnosticaron 228 de 283 ingresos consecutivos. La mediana de seguimiento fue de 959 días. Las mediciones promedio de proteína C fue de 10,1 mg/l. La sobrevida en aquellos con proteína C > 10,1 mg/l fue significativamente peor que en aquellos con proteína C < 10,1 mg/l (p=0,00009). Las concentraciones más altas de proteína C fueron un factor predictor independiente de mortalidad (p=0,02) junto con la edad y la severidad del accidente vascular, de acuerdo a la escala del Instituto Nacional de Salud en la escala de accidente vascular. La enfermedad cardiovascular dio cuenta de 76% de los fallecimientos en aquellos con proteína C > 10,1 mg/l y 63% de las muertes en aquellos con proteína C reactiva < 10,1 mg/l. Los autores concluyen que las concentraciones de proteína C reactiva es un predictor independiente de sobrevida después del accidente vascular isquémico. Estos hallazgos son cosistentes con el rol de la inflamación en los accidentes isquémicos agudos, como también con la hipótesis de que la elevación de la proteína C puede predecir futura mortalidad cardiovascular.

AUMENTO DEL CONSUMO DE CIGARRILLOS ENTRE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA. CAUSA DE PROCUPACIÓN NACIONAL. Henry Wecheler, et al. JAMA 1998; 280: 1673-8.

La prevalencia del hábito de fumar en adolescentes ha aumentado desde 1991; en contraste poco se sabe acerca de las tendencias del hábito de fumar entre estudiantes de secundaria, un grupo que ha sido más resistente al uso del tabaco que los adultos jóvenes. El objetivo fue examinar los cambios en el hábito de fumar entre estudiantes de secundaria entre 1993 y 1997 entre diferentes tipos de estudiantes y colegios. Los sujetos fueron un total de 15.103 estudiantes seleccionados en forma randomizada en 1993 (70% de tasa de respuesta) y 14.251 estudiantes en 1997 con un 60% de tasas de respuesta. Mayores evaluaciones: reportes propios del hábito de fumar en los últimos 30 días y en el último año, edad y número de intentos de dejar el hábito. Resultados: Por un período de 4 años la prevalencia del hábito actual de fumar (30 días) aumentó en 27,8% de 22,3% a 28,5% (p<0,001). Este aumento fue observado en 99 de 116 colegios y fue significativo (p<0,05) en 27 (23%) de ellos. El fumar actualmente aumentó a través de todos los subgrupos de estudiantes (definidos por sexo, edad, etnia y año de colegiatura) y en todos los tipos de escuelas. El hábito de fumar aumentó en forma más rápida en escuelas públicas de 22% a 29,3% que en los colegios privados de 22,9% a 26,8%); 11% de estos fumadores fumaron por primera vez cigarrillo y el 28% comenzó a fumar en forma regular después de los 19 años, tiempo en el cual la mayoría estaba aún en el colegio. La mitad de los fumadores actuales trató de dejarlo en el año previo, 18% había tenido más de 5 o más intentos de eliminar el hábito. Conclusiones: Los autores concluyen que el uso del cigarro está aumentando en los campus de la nación y en todos los subgrupos y tipos de colegios. Un número sustancial de estudiantes de colegio están, tanto iniciando como tratando de dejar el hábito. Esfuerzos nacionales para reducir el hábito de fumar deben extenderse por tanto a los estudiantes de colegio.

ACCIDENTE ISQUÉMICO: IMPACTO DE UN INFARTO AL MIOCARDIO RECIENTE. Thomas Mooe, et al. Stroke 1999; 30: 997-1001.

El riesgo de accidente isquémico se aumenta después del infarto al miocardio. Los autores cuantificaron el riesgo de accidente vascular y evaluaron las características del accidente vascular isquémico después del infarto agudo al miocardio. Métodos: Estudio caso control que incluyó pacientes con un primer evento de accidente vascular. Los casos (n=103) fueron registrados prospectivamente en un estudio de población denominado "Mónica". Dos controles por caso con un accidente vascular, pero sin un infarto al miocardio reciente fueron pareados por edad, sexo y año de inicio del accidente vascular. Resultados: Inicio súbito de los síntomas neurológicos 76,7% vs 54,9% (p<0,001), alteración de conciencia 35 vs 18,4% (p<0,01) y progresión en los déficit neurológicos 19,4% vs 8,7% (p<0,01) fueron más comunes en los casos mientras que el inicio del accidente vascular durante el sueño fue más raro en los casos 6,8 vs 21,4% (p<0,01). En los casos y en los controles las subclases clínicas de accidente vascular fueron las siguientes: Infarto de la circulación anterior total 51,5% vs 37,9% (p<0,05), infarto de la circulación anterior parcial 28,2% vs 26,7% (p= no significativo), infarto lacunar 4,8 vs 27,2% (p<0,001; infarto de la curulación posterior 15,5% vs 8,2% (p=0,051). Durante los primeros 28 días después del infarto agudo al miocardio la tasa diaria de accidente vascular declinó rápidamente de 9 a 1 accidente vascular por 10.000 pacientes con infarto al miocardio comparado con un promedio ajustado por la edad, tasa de promedio de accidente vascular ajustado por la edad de 0,14 por 10.000 en la población "Mónica". Los autores concluyen que las características clínicas del accidente vascular difieren entre pacientes con y sin un infarto al miocardio reciente. El riesgo de un primer accidente isquémico es más alto durante los primeros días de un infarto agudo al miocardio, pero esto declina rápidamente y el número absoluto de accidentes es bajo.

AUMENTO EN LA INCIDENCIA DE CARCINOMA HEPATOCELULAR EN LOS ESTADOS UNIDOS. Hashem B El-Serag, et al. N Engl J Med 1999; 340: 745-50.

Observaciones clínicas han sugerido un aumento del número de casos de carcinoma hepatocelular en los Estados Unidos. Los autores analizaron base de datos de observación, epidemiología para determinar la incidencia ajustada de carcinoma hepatocelular desde 1976 hasta 1995, como también datos de bases de datos de estadísticas vitales para determinar la mortalidad ajustada por edad desde 1981 a 1995 y datos del departamento de asuntos de veteranos para determinar las tasas ajustadas de hospitalizaciones para enfermedades desde 1983 a 1997. Resultados: La incidencia de carcinoma hepatocelular, histológicamente probado, aumentó de 1,4/100.000 del período de 1976 a 1980 a 2,4/100.000 durante el período 1991 a 1995. Entre los hombres negros la incidencia fue de 6,1/100.000 para el período 1991 a 1995, y entre hombres blancos fue de 2,8/100.000. Hubo 41% de aumento en la tasa de mortalidad de cáncer primario hepático y 46% del incremento de la proporción de hospitalizaciones atribuibles a esta enfermedad durante el período estudiado. La incidencia aumentó en forma significativa entre las personas más jóvenes (40 a 60 años de edad) durante el período 1991 a 1995 comparado con períodos más precoces. Conclusiones: Un incremento del número de casos de carcinoma hepatocelular han ocurrido en Estados Unidos en las últimas dos décadas. La incidencia relacionada a la edad de este cáncer ha virado hacia personas de edad más joven.

BAJAS DOSIS DE CLOZAPINA PARA EL TRATAMIENTO DE PSICOSIS INDUCIDA POR DROGAS EN LA ENFERMEDAD DE PARKINSON. Grupo de estudio de Parkinson. N Engl J Med 1999; 340: 757-63.

La psicosis inducida por drogas es un difícil problema en el manejo de pacientes con enfermedad de Parkinson. Múltiples estudios abiertos han comunicado que el tratamiento con clozapina a dosis baja disminuye la psicosis sin empeorar el Parkinson. Métodos: Los autores condujeron un estudio randomizado doble ciego placebo controlado de bajas dosis de clozapina (6,25 a 50 mg/d) en 60 pacientes en 6 lugares en un período de 14 meses. Los pacientes con una edad promedio de 72 años tenían enfermedad de Parkinson idiopática y psicosis inducida por drogas de por lo menos 4 semanas de duración. Todos los pacientes continuaron recibiendo dosis fijas de las drogas antiparkinsonianas durante las 4 semanas del estudio. El conteo de células fue monitoreado en forma semanal en todos los pacientes. Resultados: El promedio de dosis de clozapina fue de 24,7 mg/d. Los pacientes en el grupo clozapina tuvieron una significativa mejoría que aquellos en grupos placebos en las tres medidas usadas para determinar la severidad de la psicosis. El promedio ± desviación estándar del escore de la escala de impresión global clínica mejoró en 1,6 ± 0,3 puntos para los pacientes que recibieron clozapina comparado con 0,5 ± 2 puntos para aquellos que recibieron placebo (p<0,001). El escore acortado de una escala psiquiátrica mejoró en 9,3 ± 1,5 puntos para los pacientes que recibieron clozapina comparado con 2,6 ± 1,3 puntos para aquellos que recibieron placebo (p=0,002). El escore en la escala para la evaluación de síntomas positivos mejoró en 11,8 ± 2 puntos para los pacientes que recibieron clozapina comparado con 3,8 ± 1,9 puntos para aquellos que recibieron placebo (p=0,01) el tratamiento con clozapina mejoró el temblor y no hubo efectos deletéreos en la severidad del parkisonismo. En un paciente la clozapina fue descontinuada por leucopenia. Conclusiones: La clozapina a dosis diaria de 50 mg o menos es segura y mejora en forma significativa la psicosis inducida por drogas sin empeoramiento del Parkinson.

DESCONTINUACIÓN DE LA PROFILAXIS DE NEUMONÍA POR PNEUMOCYSTIS CARINI EN PACIENTES INFECTADOS HIV 1 TRATADOS CON TERAPIA ANTIRETROVIRAL ALTAMENTE ACTIVA . Margriet M Schneider, et al. Lancet 1999; 353: 201-3.

La profilaxis con drogas para Pneumocystis carini se recomienda fuertemente en pacientes infectados HIV 1 con recuentos celulares CD 4 menores de 200 células/µl. Con la terapia antiretroviral altamente activa, actualmente disponible, se especula que la profilaxis puede ser descontinuada en pacientes con CD 4 más de 200 células/µl. Métodos: En este estudio observacional prospectivo la profilaxis primaria y secundaria se descontinuó en pacientes HIV 1 que tenían un recuento celular CD 4 sobre 200 células documentado 2 veces en el intervalo por lo menos 1 mes, como resultado de la terapia antiretroviral. Los pacientes con CD 4 se monitorearon cada 3 meses. El objetivo primario del estudio fue la recurrencia de neumonía por Pneumocystis carini. Resultados: De los 78 pacientes enrolados 62 pacientes estaban recibiendo profilaxis para prevención primaria de Pneumocystis y 16 pacientes por prevención secundaria. Al tiempo de descontinuación de profilaxis el promedio de CD 4 fue de 347 células/µl y el HIV 1 RNA no era detectable en 61 pacientes. El promedio más bajo de CD 4 durante la profilaxis fue de 79 células/µl. Los pacientes suspendieron la profilaxis en 9,8 ± 6,4 mes después que iniciaron la terapia antiretroviral altamente activa. La mediana de seguimiento después de la descontinuación de la profilaxis fue de 12,7 en 7,6 meses y ninguno de los pacientes desarrolló neumonia por Pneumocystis carini. Interpretaciones: Los resultados preliminares de este estudio indican que la profilaxis para neumonía por Pneumocystis carini puede ser suspendida en forma segura en pacientes infectados HIV 1 que tienen un conteo de células CD 4 sobre 200 células/µl después del tratamiento con terapia antiretroviral altamente activa.

PREVENCIÓN DE CAÍDAS EN EL PACIENTE MAYOR: ESTUDIO CONTROLADO RANDOMIZADO . Jacquelin Glose, et al. Lancet 1999; 353: 93-7.

La caída en las personas mayores son una causa frecuente de accidentes y consulta en los departamentos de emergencia. La práctica normal se focaliza comúnmente en el daño con poca evaluación sistemática de la causa de base, de la consecuencia funcional y de las posibilidades futuras de prevención. Los autores realizaron un estudio randomizado controlado para evaluar los beneficios de una evaluación estructurada interdisciplinaria de personas que habían tenido caídas en términos de futuras caídas. Los pacientes elegidos eran de 65 años o más que vivieran en la comunidad y se hubieran presentado como un accidente en el Depto. de Emergencias con una caída. Los pacientes que fueron asignados al grupo de intervención (n=184) fueron sometidos a una evaluación médica y de terapia ocupacional y referidos a otros servicios relevante si era indicado; aquellos asignados al grupo control (n=213) recibieron el cuidado habitual solamente. El análisis fue la intención del tratamiento. Los datos de seguimiento fueron recolectados cada 4 meses por un período de un año. Resultados: A los 12 meses de seguimiento 77% de ambos grupos permanecieron en el estudio. El número del total de caídas comunicadas durante este período fue de 183 en el grupo de intervención comparado con 510 en el grupo control (p=0,0002). El riesgo de caída se redujo en forma significativa en el grupo con intervención (odds radio 0,39) (95% intervalo de confianza: 0,23-0,66) como el riesgo de caídas (0,3: 0,16-0,68). Además el riesgo de admisión al hospital fue más bajo en el grupo de intervención, mientras que las declinaciones de escore de Barthel declinó en el tiempo de una forma más importante en el grupo control (p<0,0001). Interpretaciones: Este estudio muestra que una aproximación interdisciplinaria a esta población de alto riesgo puede disminuir en forma significativa el riesgo de futuras caídas y limitar las alteraciones funcionales.

CONTROL DE HIPERCALCEMIA DE CARCINOMA PAROTIDEO POR . Arthur R Brapwell, et al. Lancet 1999; 353: 370-3.

Los pacientes con tumores paratiroideos pueden desarrollar hipercalcemia extrema y osteítis fibrosa quística. Las características clínicas resultan de la acción de hormona paratiroidea en los receptores del hueso. Dado que esta hormona se produce en cantidades de microgramos, la inhibición de sus efectos metabólicos con anticuerpos potentes de anti PTH debería ser posible. Los autores evaluaron si la inmunización con péptidos PTH sintéticos humanos y péptidos bovinos podían estimular autoanticuerpos contra la PTH. Métodos: Un paciente con carcinoma paratiroideo metastásico en el pulmón y en la pleura desarrolló una severa enfermedad ósea y extrema hipercalcemia que resultó ser resistente a la terapia convencional. Ella fue inmunizada con 200 µg de péptidos PTH humanos y bovinos y 50 µg de PTH humana. Nuevas dosis fueron dadas a las 4 semanas. La paciente era vista una vez a la semana. Hallazgos: Anticuerpos contra la PTH se produjeron antes de 4 semanas de la inmunización y los títulos aumentaron con la dosis repetida de inmunógenos. La concentración sérica de calcio que era entre 3,5 m mol/l a 4,2 m mol/l en los previos 18 meses cayó a 2,5 mmol y 3,0 mmol en los 6 meses de tratamiento. Esta caída se acompañó de una mejoría clínica importante. Interpretaciones: Los autores piensan que este es el primer uso de inmunoterapia para controlar complicaciones no metastásicas remotas de enfermedades malignas. La tolerancia de las células B a la PTH humana fue rota por la inmunización con péptidos PTH. Esta aproximación terapéutica podría ser usada para el control del exceso de producción de hormona en muchos tumores endocrinos y puede tener aplicaciones en otras enfermedades.