SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.128 número4Nutrición molecular, papel del sistema PPAR en el metabolismo lipídico y su importancia en obesidad y diabetes mellitus: regulation of lipid metabolism by peroxisome proliferator activated receptors (PPAR). Their relatioship to obesity and diabetes mellitus índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.128 n.4 Santiago abr. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872000000400013 

CARTAS AL EDITOR

Se invita a los lectores a enviar cartas al Editor, con comentarios, preguntas o críticas sobre artículos que hayan sido publicados en la Revista y a las que los autores aludidos puedan responder. También serán bienvenidos los comentarios sobre problemas de actualidad biomédica, clínica, de salud pública, de ética y de educación médica. Podrá aceptarse la comunicación preliminar de datos parciales de una investigación en marcha, respetándose la norma básica de que no haya sido publicada ni sometida a publicación en otra revista. La extensión máxima aceptable es de 3 páginas, tamaño carta, escritas a doble espacio, con un máximo de 6 referencias bibliográficas (incluyendo el artículo que la motivó) y 1 Tabla o Figura. Las cartas que se acepten podrán ser acortadas y modificadas formalmente, por los Editores.

Susceptibilidad a la infección por
virus varicela-zoster, en
embarazadas adolescentes del área
norte de Santiago

Susceptibility to varicella-zoster virus
infection in adolescent pregnant
women, in Santiago, Chile.

 

S eñor Editor: La varicela es una enfermedad infecciosa generalizada, con una elevada tasa secundaria de ataque, originada por la primoinfección con el virus varicela-zoster (VZV). Considerada como una infección benigna en la infancia, especialmente en países templados, presenta una mayor morbimortalidad en adultos e inmunosuprimidos1. En 1974 se introdujo en Japón una vacuna atenuada para la prevención de la varicela y en 1999 se inició su comercialización en nuestro país, generándose una polémica al interior de la comunidad infectológica, acerca de su indicación. Al respecto, es importante señalar que las políticas de vacunación deberían basarse en evidencias obtenidas mediante estudios realizados en nuestra población y no sólo por cifras obtenidas en el extranjero, ni por apreciaciones personales. En nuestro país, la varicela dejará de ser una enfermedad de notificación obligatoria al Ministerio de Salud (comunicación oral MINSAL enero 2000), por lo que no contaremos con registros que nos permitan demostrar si hubo variaciones al aplicar métodos profilácticos o terapéuticos. Sin embargo, en el último tiempo los infectólogos chilenos han puesto especial atención a las complicaciones derivadas de esta patología, las cuales elevan su morbimortalidad y aumentan los gastos en salud para la población y el país. (Hirsch T et al, Libro de resúmenes del XVI Congreso Chileno de Infectología, P-89 Agosto de 1999).

Las embarazadas son un grupo doblemente importante, por ser susceptibles de complicaciones severas y fuente de transmisión vertical de la infección. Es por ello que nos ha motivado conocer la seroprevalencia de anticuerpos (Ac) anti VZV en embarazadas adolescentes que, por su condición, continúan viviendo con la familia de origen y se mantienen expuestas al contacto con otros niños.

El estudio de 181 sueros de pacientes embarazadas sanas menores de 18 años, que fueron atendidas en consultorios del área Norte de Santiago entre los años 1989 y 1993, mantenidos a –20 °C y analizados mediante inmunofluorescencia indirecta (VZV IgG IFA Hemagen diagnostic®), demostró que 12,2% (22/181) de ellas permanecían susceptibles a infectarse con VZV. Entre los antecedentes epidemiológicos obtenidos destacan: la edad promedio (15,8 años, con margen 12 a 17), el 94% correspondía a primigestas, la edad promedio de inicio de su actividad sexual fue 14,9 años (9 a 17 años) y la seroprevalencia para Ac anti-citomegalovirus (CMV) fue 89%. Esta última, situaría a este grupo en un nivel socio-económico bajo de la población chilena2.

En el grupo de embarazadas, el desafío actual está centrado en encontrar un tratamiento que aminore la varicela materna y prevenga la fetopatía, ya que el riesgo de un síndrome de varicela congénito alcanza el 2% durante el 1er y 2° trimestre del embarazo3. En Europa, se ha puesto énfasis en el uso profiláctico de la gamaglobulina hiperinmune anti-VZV (VZIG), pero su administración no puede ser considerada como protectora para el feto y en nuestro medio es costosa y de difícil obtención. Por otra parte, la aprobación del uso de antivirales en embarazadas se ha visto obstaculizada por la falta de protocolos de investigación, conducidos dentro de las buenas prácticas clínicas, que alcancen el número de casos suficientes para establecer su beneficio e inocuidad. No existen hasta ahora evidencias que el uso de aciclovir en la embarazada pueda causar daños al feto4.

La proporción observada de adolescentes susceptibles de primoinfectarse con VZV durante el embarazo demuestra que existe población infantil de alto riesgo frente a la infección por VZV y por lo tanto se pone énfasis en la necesidad de disponer de estudios epidemiológicos locales más extensos, que respalden las decisiones futuras en materia de prevención y tratamiento. Sin duda que el conocimiento de nuestra realidad infectológica nos permitirá manejar adecuadamente las patologías originadas por agentes que presentan patogenias complejas, como es el caso de la varicela. No debemos olvidar que el VZV es un miembro de la familia Herpes-viridae, lo que establece latencia en el individuo infectado3. Esta situación también debe ser tomada en cuenta al decidir el uso de una vacuna atenuada que mantiene esta capacidad biológica y de antivirales que no logran prevenir esta condición.

María José Martínez G*, Mónica Peña C1*,
Rodrigo Vergara F** y Ema Navarrete B2**.
*Programa de Virología, I.C.B.M., Facultad de Medicina, Universidad de Chile.
**Departamento de Microbiología y Parasitología, Facultad de Medicina, Universidad de Valparaíso.
1Tecnólogo médico.
2 Cirujano Dentista.

REFERENCIAS

1. WELLER T. Varicella-zoster virus: History, perspectives, and evolving concerns. Neurology 1995; 45 (suppl 8): S9-S10.

2. SUÁREZ M, BRIONES H, LUCHSINGER V, SCHULTZ R, PEÑA M, DE DIEGO C ET AL. Primoinfección por Citomegalovirus en embarazadas de diferente condición socio-económica. Rev Méd Chile 1994; 122: 1153-7.

3. GERSON A, SILVERSTEIN S. Varicella-Zoster Virus. En: Richman D, Whitley R and Hayden F. Ed. Clinical Virology. Edit. Churchill Livingstone Inc, 1997; pág. 421-44.

4. GROSE C. Varicella Infection During Pregnancy. Herpes 1999; 6(2): 33-7.