SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.128 número4Tratamiento de la infección por Helicobacter pylori en pacientes con úlcera duodenal: Estudio de costo-beneficio índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.128 n.4 Santiago abr. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872000000400001 

EDITORIAL

La autoría en los manuscritos
publicados en revistas biomédicas

Authorship in manuscripts published
in biomedical journals

Autor: Persona que ha hecho alguna obra científica, literaria
o artística. (Diccionario de la lengua española, Real Academia
Española, 1992)

 

Multiauthorship shows an increasing trend in biomedical and other scientific journals. A main concern for editors, reviewers and readers is to find out whether all individuals enlisted as authors actually fulfill criteria for authorship as defined in the document "Uniform Requirements for Manuscripts Submitted to Biomedical Journals". Revista Médica de Chile is addressing this relevant topic with a combined strategy: (1) A retrospective analysis of the manuscripts published in the recent decades in the Revista will quantify and illustrate the local trend in multiauthorship; (2) A "Statement of accountability": signed by all authors in manuscripts submitted to the Revista, is in use since 1997; and (3) A new form of this "Statement of accountability" requests all authors to identify their personal involvement in the work represented by the manuscript. This information will be available to every person participating in the editorial assessment of the manuscript (editors and external reviewers) but during a trial period of six months authors will be allowed to object the publication of this data, stating the reasons for this objection. After six months the editors will evaluate the information collected and the self-declared role of every author enlisted. The terms "Authors" and "Main author" will continue being used to designate participants because "contributor" (replacement alternative proposed by Rennie et al., currently in use by several leading general medical journals) has a different main meaning in Spanish than in English and it might have a negative effect. (Rev Méd Chile 2000;128: 363-6).
(Key words: Authorship; Manuscripts, medical; Periodicals; Writing).

El número de autores de los artículos científicos ha crecido progresiva y sustantivamente en las últimas décadas, según se ha ilustrado en revistas médicas y de ciencias, con gran difusión internacional1-3. Es probable que en la Revista Médica de Chile ocurra el mismo fenómeno, lo cual está siendo estudiado.

La multiautoría in crescendo parece estar muy influida por una presión de publicar ("publica o perece...") estimulada por los sistemas y criterios institucionales de apoyo financiero a la investigación, para la calificación y promoción de los académicos, y la selección de postulantes a cargos académicos. En los trabajos de medicina clínica intervendría también la diversidad de procedimientos diagnósticos y terapéuticos complejos, cuya responsabilidad reside en especialistas calificados. En revistas extranjeras se han identificado, además, otros factores, tales como los "autores invitados", término que caricaturiza la inclusión de relaciones políticamente importantes pero que no tuvieron real participación en ese manuscrito, especialmente jefes de Unidades de trabajo, Directores de Departamentos, Jefes de Servicios, o personajes con mayor prestigio científico, profesional o académico que los autores reales del manuscrito3,4. Los "invitados" se incluyen por una presión de autoridad, por el deseo de homenajear a una autoridad apreciada, o con la esperanza de darle "mayor peso" al manuscrito. Algunos grupos tienen la costumbre de mencionar a todos sus integrantes como autores de cada publicación generada en su Unidad, incluyendo personas que han tenido una participación marginal –o ninguna– en el trabajo específico que se publica. Es una costumbre injustificable si se respeta la correcta acepción de "autores" y, afortunadamente, tiende a desaparecer.

En países desarrollados esta situación provoca problemas en el ámbito científico, profesional y académico, que se extienden al ámbito legal5. Muchas revistas reciben protestas de personas que se sienten atropelladas porque se prescindió de mencionarlas como autores, o porque se les incluyó sin su autorización expresa en un trabajo que posteriormente fue acusado de transgredir alguna norma ética de las publicaciones científicas, o porque se sienten postergadas o menospreciadas al diluirse en una larga nómina que privilegia injustamente a otros que –en su opinión– no merecían figurar como autores.

En nuestra Revista, excepcionalmente algún autor ha solicitado a los editores que –antes de que se publique un manuscrito– modifiquen la nómina de autores. Otros han reclamado porque la Revista no impone un sistema que facilite a los editores prevenir o corregir situaciones injustas. Los editores de revistas científicas tenemos autoridad para hacer modificaciones formales a los manuscritos, incluso cambios en su título, pero no debemos modificar la nómina de autores hasta que ello sea solicitado, bajo firma, por todos los que originalmente entregaron un manuscrito a la revista.

La "Guía de Responsabilidad de Autoría" es una primera herramienta para cautelar que haya acuerdo entre quienes figuran como autores del manuscrito porque, al firmarla, tuvieron una oportunidad final de pedir una modificación de esa nómina o excluirse de ella. Además, en dicha Guía declararon explícitamente que asumen la responsabilidad por todo su contenido. Probablemente ésto disminuya el riesgo de que la metodología y el material estudiado no se hayan expuesto correctamente, que el manuscrito sea una "publicación redundante" o se haya cometido alguna otra deshonestidad científica6.

Los estudiosos del tema coinciden en que los autores de trabajos científicos suelen no tener claros los requisitos para figurar como tales, o no los respetan. Estos requisitos han sido definidos en textos dedicados a enseñar cómo escribir artículos científicos y están resumidos en las instrucciones a los autores, en las revistas científicas7,8. Para reiterarlos, nos basaremos en lo expuesto por el Comité Internacional de Editores de Revistas Biomédicas ("Grupo de Vancouver") en su ya clásico documento "Requisitos Uniformes para los Manuscritos Sometidos a Revistas Biomédicas"9:

REQUISITOS PARA FIGURAR COMO AUTOR
DE UN MANUSCRITO CIENTÍFICO

La autoría de un manuscrito debe otorgarse a quienes hayan contribuido directamente a su contenido intelectual, habiendo participado en: 1) La concepción y diseño/planificación del trabajo, o en el análisis e interpretación de los datos; 2) La redacción del manuscrito original y/o sus versiones sucesivas, colaborando en su revisión crítica; y 3) La aprobación de la versión final, asumiendo la responsabilidad por todo lo que expresa el texto. Cada persona que figure en la nómina de autores debe cumplir todos los criterios precedentes y, para ello, debería haber participado en todas, o casi todas, las etapas del trabajo. Cada parte de un artículo que sea crítica para sus conclusiones principales, debe haber estado bajo la responsabilidad de al menos uno de los autores.

Haber intervenido únicamente en la recolección de datos (clínicos, experimentales, de laboratorio, etc) o en la obtención de financiamiento, no justifican autoría. La supervisión general del grupo de investigadores tampoco es suficiente para ser incluido entre los autores. Estas y otras personas que hayan hecho contribuciones directas y sustantivas al trabajo, pero que no puedan considerarse autores, deben ser reconocidas en los "Agradecimientos" que se insertan al final del texto. Su mención puede interpretarse como asignándoles un cierto grado de compromiso con el manuscrito, por lo cual es conveniente que los autores soliciten su autorización para ello.

El orden de mención en la lista de autores debe reflejar una decisión conjunta de ellos, ya que no existen normas establecidas por grupos de revistas u organizaciones de editores8. Los autores pueden solicitar que el fundamento con que se ordenaron sea explicado en una nota al pié de página; ello se aplica más comúnmente en los trabajos colaborativos interinstitucionales. Finalmente, los editores pueden solicitar a los autores que describan su participación personal y esta información puede ser publicada.

NUEVAS DISPOSICIONES ADOPTADAS
EN LA REVISTA MÉDICA DE CHILE

Considerando nuestra responsabilidad como "filtros" de la calidad científica de los manuscritos sometidos a publicación, los Editores de la Revista hemos decidido acoger la proposición de Rennie et al. (Drummond Rennie, MD, es co-editor de la revista JAMA y Presidente de WAME, la Asociación Mundial de Editores de Revistas Médicas), de solicitar a cada autor que defina su participación en el trabajo y en la elaboración del manuscrito10. Esta política editorial ha sido adoptada por varias revistas médicas generales de importancia: JAMA, BMJ, The Lancet, Annals of Internal Medicine10-12. Rennie y colaboradores fueron aún más allá en este intento de perfeccionar las nóminas de autoría, al proponer que desaparezca la denominación de "autores" en los artículos biomédicos y se le reemplace por "contributors"10. No nos parece prudente aplicar este término en nuestra Revista, porque el significado de "contributor", en inglés, se aleja mucho de sus primeras acepciones en español. Tal vez sería más apropiado llamarlos "colaboradores" o "participantes", pero ambos términos se usan en nuestras publicaciones científicas, con otras connotaciones. Además, histórica y afectivamente, ser reconocido como "autor" de un artículo científico es más grato que si se nos califica como "participante" o "colaborador". Creemos que no es indispensable este cambio semántico para conseguir el fin perseguido.

Nos parece razonable solicitar a los autores que definan su participación específica en los trabajos colectivos. Desde luego, puede ser propicio para que los grupos de trabajo juzguen el derecho a ser autores, para cada uno de sus miembros y en cada manuscrito específico, antes de enviarlo a una revista. En segundo lugar, estos datos pueden ser útiles para la evaluación del manuscrito, por revisores que tienen un conocimiento más profundo sobre el tema y la metodología empleada, y pueden así identificar a quienes participaron en determinados aspectos del trabajo. También será útil para los lectores y otros investigadores que, si desean conocer más detalles de algún aspecto específico del manuscrito o quisieran solicitar ayuda para sus propios trabajos, puedan dirigirse directamente al autor pertinente.

Consideramos que esta innovación debe ser ensayada durante un plazo adecuado, para luego evaluar la calidad de la información recibida. Con este propósito, se ha diseñado la siguiente estrategia:

1° Para cada manuscrito recibido, en que figure más de un autor, se exigirá llenar un documento de "Identificación de la responsabilidad de autoría", en el cual cada autor anotará los descriptores (uno o más) que definen su participación en el trabajo. Esta información será avalada por sus firmas y la del "autor principal" que se contacta con los editores de la revista.

2° Los autores podrán expresar su desacuerdo para que la información precedente sea agregada por los Editores, al pié de la primera página o al final del texto del manuscrito. Dicho desacuerdo deberá justificarse y ello no constituye antecedente alguno, positivo o negativo, en el proceso editorial de evaluación del manuscrito.

3° Esta información será recolectada prospectivamente y al cabo de seis meses se hará un primer análisis de su utilidad para el proceso editorial.

Una vez hecha la evaluación respectiva, será publicada en la Revista, sin identificar los manuscritos o sus autores. Estimamos que será muy valioso conocer la opinión escrita ("Cartas al Editor") de nuestros autores y lectores, sobre este tema en particular.

Humberto Reyes B., Editor,
Ronald Kauffmann Q. y Max Andresen H.,
Editores Asociados.

REFERENCIAS

1. STRUB RL, BLACK FW. Multiple authorship. Lancet 1976; 2: 1090-1.        [ Links ]

2. EPSTEIN RJ. Six authors in search of a citation: villains or victims of the Vancouver convention? BMJ 1993; 306: 765-7.        [ Links ]

3. DRENTH JPH. Multiple authorship. The contribution of Senior Authors. JAMA 1998; 280: 219-21.        [ Links ]

4. FLANAGIN A, CAREY LA, FONTANAROSA PB, PHILLIPS SG, PACE BP, LUNDBERG GD, RENNIE D. Prevalence of articles with Honorary Authors and Ghost Authors in peer-reviewed medical journals. JAMA 1998; 280: 222-4.        [ Links ]

5. WILCOX LJ. Authorship: The coin of the realm, the source of complaints. JAMA 1998;280: 216-7.        [ Links ]

6. REYES H. Una publicación redundante en la Revista Médica de Chile. Rev Méd Chile 1997; 125: 956-7.        [ Links ]

7. HUTH EJ. Medical style and format. An International Manual for Authors, Editors and Publishers. Philadelphia: ISI Press, 1987.        [ Links ]

8. DAY RA. Cómo escribir y publicar trabajos científicos. Publicación Científica N° 558, Organización Panamericana de la Salud. Washington, DC: The Oryx Press, 1994.        [ Links ]

9. INTERNATIONAL COMITTEE OF MEDICAL JOURNAL EDITORS. Uniform Requirements for Manuscripts Submitted to Biomedical Journals. Ann Intern Med 1997; 126: 36-47.        [ Links ]

10. RENNIE D, YANK V, EMANUEL L. When authorship fails. A proposal to make contributors accountable. JAMA 1997; 278: 579-85.        [ Links ]

11. HORTON R. The signature of responsibility. Lancet 1997; 350: 5-6.        [ Links ]

12. SMITH R. Authorship is dying: long live contributorship (Editorial). BMJ 1997; 315: 696.        [ Links ]