SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.127 número12Hantavirus en Chile: revisión y análisis de casos desde 1975Dobutamina y amrinona en shock séptico índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.127 n.12 Santiago dic. 1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98871999001200016 

Historia de la genética
latinoamericana en el siglo XX

The history of genetics in Latin
American countries during the
twentieth century

Ricardo Cruz-Coke M

The aim of this historical review is to evaluate the evolution of genetics in the context of Latin American scientific culture, to value foreign influences and to highlight the discoveries and contributions of Latin American geneticists. During the first third of the twentieth century, local naturalists, botanists and physicians understood the chromosomal theory of heredity and Mendelian theory of evolution and begun research and teaching on these new theories and technologies. During the thirties and forties, North American geneticists visited South America and formed development poles on cytogenetics and population genetics in Brazil and Argentina. During the fifties and sixties, human genetics was formally established in Brazil, Argentina and Chile. Genetics teaching became generalized in universities and national Genetics Societies were formed. In 1969, the Latin American Genetics Society was created, unifying the efforts of zoologists, botanists, physicians and anthropologists in an unique Latin American cultural space, organizing 11 meetings between 1972 and 1994. Latin Americans have made a great contribution in genome discovery of animal, vegetable and human species in their territory. They explored the great genetic diversity of the continent, discovering new genes and diseases. The biomedical area had the greatest development. In 1997, there were 130 medical genetics centers, 120 hospitals specialized in congenital malformations, 56 molecular biology centers and 26 molecular genetics centers. At the end of the twentieth century, human genetics is completely integrated to medical sciences in Latin America.
(Key Words: Education, medical; Genetics; Genetics, medical; History of medicine, XXth Cent)

Recibido el 30 de septiembre, 1999. Aceptado el 5 de octubre, 1999.
Servicio de Genética, Hospital Clínico y Museo Nacional de Medicina,
Facultad de Medicina, Universidad de Chile
Conferencia dictada en el XXX Congreso Argentino de Genética, efectuado en
Rosario, SF, septiembre de 1999.

La ciencia de la Genética se originó formalmente en 1900, cuando fueron redescubiertas las leyes de Mendel por los biólogos De Vries, Correns y Tschermak. Su desarrollo progresivo a lo largo del siglo XX ha culminado en esta última década con su predominio en las ciencias naturales, impulsando el desarrollo de las biotecnologías genéticas en las áreas de la Agronomía, Botánica, Zoología, Veterinaria y Medicina. Al cumplir este año un siglo de vida, la ciencia más destacada del siglo XX bien merece un reconocimiento, con un momento de reflexión y de retrospección para permitir un análisis histórico de su fabuloso desarrollo y éxito en nuestro continente.

El objetivo de este trabajo es estudiar la participación de los científicos latinoamericanos en el desarrollo de la genética, enumerar sus contribuciones y descubrimientos y descubrir sus aplicaciones en los campos de agronomía, veterinaria y medicina. Destacaremos nuestra colaboración con los más importantes genetistas biomédicos del siglo XX, que fueron nuestros compañeros de aventura intelectual. Trataremos de valorar nuestros hallazgos, reconocer nuestras flaquezas y errores, y justificar nuestros servicios a la sociedad.

La historia de la genética durante el siglo XX se puede dividir en tres períodos: la época clásica fundacional del primer tercio del siglo; la época intermedia (1940-1970) de los descubrimientos básicos moleculares y la época contemporánea desde los años 70, en que los científicos comenzaron a manipular y descifrar al genoma humano y el de otras especies1,2.

El desarrollo histórico de la genética en el siglo XX se ilustra con la enumeración de los galardonados por los premios Nobel en Fisiología y Medicina (Tabla 1), en que se aprecia cómo los genetistas fueron documentando los grandes aportes científicos al progreso de la biología y de la medicina en forma progresiva hasta fines del siglo XX3.

Tabla 1. Premios Nobel de Genética en el siglo XX

Año Galardonados Descubrimiento/Invención

1930 K. Landsteiner Grupos sanguíneos
1933 TH Morgan Cromosomas y herencia
1946 H Muller Mutación por rayos X
1954 L.Pauling HbS. Enfermedad molecular
1958 GW Beadle, J Lederberg Recombinación genética bacteriana
1959 S Ochoa, A Kornberg Síntesis DNA y RNA
1962 J Watson, F Crick Modelo DNA
1965 F Jacob, A Lwoff, J Monod Control genético enzimático
1968 RW Holley, HG Khorana, M Niremberg Estructura genética de virus
1975 D Baltimore, R Dubecco, HM Temin Virus, células y tumores
1976 BS Blumberg, DC Gafdusek Antígeno Australia, virus lentos
1978 W Arber, D Nathans, HO Smith Enzima de restricción
1980 J Dausset, G Snell, B Benacerraf Control genético HLA
1983 B McClintock Movilidad del material hereditario
1985 MS Brown, JL Goldstein Genes del colesterol
1987 S Tonegawa Bases genéticas, anticuerpos
1989 MJ Bishop, H Varmus Oncogenes, transcriptasa reversa
1993 RJ Roberts, PA Sharp Evolución y origen del cáncer
1993 K Mullis PCR, amplificación génica
1995 EB Lewis, EF Wieschans, C Nueslein-V Genes embrionarios
1997 SB Prusiner Priones, proteínas, genes

La genética y su teoría mendeliana fueron desarrolladas por los fundadores de la genética clásica en el primer tercio del siglo XX, en conjunto con sus aplicaciones en agronomía, veterinaria y medicina2. Los genetistas clásicos de Vries, Garrod, Weinberg, Morgan, Fisher y Muller desarrollaron y expandieron sus teorías y experimentos en botánica, zoología y medicina, logrando modernizar el desarrollo de las ciencias naturales. Las teorías cromosómicas de la herencia y de la evolución se introdujeron en la enseñanza universitaria, creando los paradigmas básicos de la época de la genética clásica2,4.

Los pioneros. La comunidad científica de América Latina, formada en el siglo XIX bajo la influencia europea en la época del positivismo (1848-1914), también participó en la época clásica en la recepción de las nuevas teorías genéticas. En las universidades y centros agronómicos, veterinarios y hospitales, algunos pioneros comenzaron a aplicar estas teorías y enseñaron las nuevas técnicas. Así fue que desde 1925 se efectuaron investigaciones en el área de la citogenética animal y vegetal, cuyos principales pioneros se enumeran en Tabla 25.

Tabla 2. Pioneros de la genética animal y vegetal, en América Latina

Año País Autor Area

1925 Argentina F Sáez Insectos, cromosomas
1926 Argentina N Horowitz Polen, cromosomas
1943 Brasil C Pavan, A Dreyfus Drosophilla, evolución
1947 Chile R Cortázar Trigo, híbridos
1950 Chile G Hoecker Ratón, inmunogenética
  Chile D Brncic Drosophilla, evolución
  Brasil F Salzano Drosophilla, polimorfismos
1953 Argentina JH Hunziker Plantas, cromosomas
1953 Chile J Mardones Alcoholismo, ratas
1958 Colombia HF Hoeningsberg Drosophilla, evolución
  Chile S Koref-Santibáñez Drosophilla, ecología
  Chile O Pizarro Ratón, inmunogenética
1960 Brasil E Paterniani Maíz, híbridos
  Argentina S Rabasa Bovinos, heredabilidad
1963 Argentina O Bianchi Citogenética, ratas

Fuente: Actas Congresos ALAG.

Los botánicos y zoólogos aplicaron las leyes de Mendel para el mejoramiento de las plantas y de los animales domésticos. Comenzaron a enseñar desde 1930 la genética básica en los cursos de biología, zoología y antropología, en universidades argentinas, brasileras, mexicanas y chilenas.

La lista de los pioneros de la genética médica en América Latina se muestra en la Tabla 3. Se aprecia la amplia diversidad de temas abordados por estos médicos pioneros en la mención de sus estudios de postgrado con genetistas extranjeros.

Tabla 3. Pioneros de la Genética Médica, en América Latina (1929-1965)

Año País Genetista Tema genética médica Postgrado

1929 Uruguay L Morquio Multipolisacaridosis  
1934 Argentina FA Sáez Citogenética Lamy
1945 Argentina MA Etcheverry RH negativo  
1949 México M MA Salazar Mallen Grupos sanguíneos Race
1952 Brasil N Freire-Maia Consanguinidad  
1955 Argentina J Ortiz de Zárate Genética neurología Lamy
1955 Venezuela M Layrisse Grupo Diego  
1957 Brasil O Frotta Pessoa Mutación humana USA
1958 Brasil Saldahna Marcadores genéticos  
  Uruguay M Drets Citogenética  
1959 Chile R Cruz-Coke Genes hipertensión UK, USA
  Brasil B Beiguelman Genes lepra  
1961 Venezuela T Arends Hemoglobinas anormales  
  Argentina C Lozzio Genética obstetricia USA
  Venezuela Pimentel Citogenética  
1962 México R Lisker Hemoglobinas anormales Suger
1964 México A de Garay Marcadores genéticos Kalmus
  México S Armendares Citogenética Stevenson
  México M González Ramos Citogenética Hsu
  Chile M Aspillaga Citogenética Gardner
  Argentina S Brieux Citogenética cáncer Francia
  Argentina N Bianchi Citogenética  
1965 Argentina E Castilla Malformaciones congénitas USA

Fuentes: Braz J Genet 20(1): suppl March, 1997.
F Salzano; Ongoing evolution Latin American pop. 1971.

Las influencias extranjeras. Los pioneros de la genética en Estados Unidos y Europa necesitaron investigar sus teorías mendeliana y evolutiva en poblaciones nativas primitivas y para ello miraron a Sudamérica, donde vivían inmensas y diversificadas poblaciones aborígenes, por lo que tomaron contacto con los pioneros locales5.

En la década de los años 30 visitaron Argentina los citogenetistas norteamericanos C McClung y L Stebbins, relacionándose con los biólogos F Sáez y Horowitz. En el año 1943 llegó a Brasil T Dobshansky, fundando con los pioneros Dreyfus, Krug y Pavan un centro de genética apoyado por la Fundación Rockefeller. Más tarde llegaron a Brasil JV Neel, que se asoció con F Salzano para explorar las poblaciones indígenas, y NE Morton, quien con Krieger estudió la teoría del lastre genético y de la genética de poblaciones. Brasil se transformó en un polo de desarrollo genético y en 1955 fue fundada la Sociedad Brasilera de Genética. Muchos latinoamericanos fueron a estudiar genética a Brasil y después fueron becados a Estados Unidos5.

Las relaciones con Estados Unidos se ampliaron en las décadas de los años 60 y 70, y muchos genetistas pioneros latinos llegaron a estudiar con VA Mckusick, A Motulsky, W Schull, L Gardner y J Crow que dirigían los principales centros de genética humana en los Estados Unidos.

La influencia británica se ejerció por las visitas de los latinos a Londres, donde estudiaron con L Penrose, J Fraser Roberts, AC Stevenson, H Kalmus y R Race y R Sanger5.

Francia acogió a sus visitantes que estudiaron con M Lamy, J Lejeune, J de Grouchy, J Frezal, y con los Premios Nobel de Medicina, Jean Dausset y J Monod5.

Los italianos L Gedda, LL Cavalli-Sforza, I Barrai y M Milano Comparetti recibieron becados de América del Sur y México. Por último, los alemanes PE Becker, F Vogel, W Lenz y K Patau y los españoles Severo Ochoa, premio Nobel y R Lacadena recibieron a entusiastas visitantes latinoamericanos en esas décadas fundacionales.

Estos intercambios con los principales genetistas extranjeros, permitieron a los latinoamericanos acceder con rapidez al nacimiento de la citogenética médica, la bioquímica genética y la biología molecular en las décadas de los 60 y 70.

La influencia extranjera en el desarrollo de la genética se reforzó con el apoyo económico y técnico de las organizaciones internacionales de las Naciones Unidas, OMS, UNESCO, PNUD, al desarrollo de las ciencias en América Latina. Las organizaciones regionales como la OEA y la RELAB (Red Latinoamericana de Ciencias Biológicas), estimularon la formación de Asociaciones regionales de ciencias tales como la ALB (botánica), ALACF (Fisiología); PAABS (bioquímica); SIABC (biología celular), con el patrocinio de la ICSU (Internacional Council of Scientific Unions). Una de las primeras en formarse fue la ALAG (Asociación Latinoamericana de Genética) fundada conjuntamente en Brasil en 1969, por genetistas argentinos, chilenos, mexicanos y uruguayos.

Todos estos apoyos internacionales estimularon la creación de cátedras de genética humana y médica en las Universidades y la fundación de Sociedades de Genética en Chile (1964), México y Perú en 1968, y Argentina en 19695.

La ALAG (1969-1999). La ALAG (Asociación Latinoamérica de Genética) fue fundada en 1969. La misión fundamental de la ALAG fue unir a todas las ramas de la genética en zoología, botánica y medicina, conjuntamente con la bioquímica, citogenética y microbiología, en una sola entidad que realizó congresos unificados con niveles básicos y aplicados. La gran empresa unificadora y expansiva se desarrolló en 11 congresos entre 1972 y 1994, en nueve ciudades latinoamericanas. Se establecieron relaciones con las sociedades internacionales de Genética y de Genética Humana, con gran intercambio de participantes. En dos oportunidades las Sociedades internacionales efectuaron sus Congresos en América Latina (1976 y 1996). Se formó una gran comunidad de intereses y los genetistas latinoamericanos se incorporaron en igualdad de oportunidades con sus colegas norteamericanos, europeos y asiáticos, en el desarrollo y progreso de la ciencia genética, hasta llegar integrados a la década de los años noventa, en que culminó la revolución biotecnológica con el comienzo del desciframiento del genoma humano y de otras especies6.

La Tabla 4 muestra la distribución de los Congresos de ALAG por áreas temáticas, en que se aprecia el predominio de la genética humana.

Tabla 4. Historia del desarrollo de la ALAG por áreas temáticas

 
Congresos de
  Genética Genética Genética Genética Mutagenesis Total
 
ALAG
  Humana Animal Vegetal Microorganismos Genotóxicos Trabajos
País
  % % % %
%
n

I Brasil 1972 40 48   9 2 2 164
II Mexico 1974 73 22   7     107
III Uruguay 1977 26 42 13 9 10   262
IV Argentina 1979 22 43 18 10   7 198
V Chile 1981 31 42 12 9 6 271
VII Colombia 1985 35 26 19 14   6 197
VIII Cuba 1987 49   6 27 5 22   491
IX Perú 1989 53 15 20 2 10   304
X Brasil 1992 43 29 12 5 11   421
XI Mexico 1994 72 12   5 2 9 735
                 
Promedio Porcentual   44 28 14 6 8 3.750    

Fuente: Krieger, Braz J Genet 15 (1): 9-12, 1992.
Arch Biol Med Exper 14 (1): 1-100, 1981.
Actas Congresos ALAG.
Falta: Congresos de Venezuela VI, 1983.

La culminación del desarrollo e integración de la genética latinoamericana y ALAG fue la fundación del PLAGH, (Programa Latinoamericano del Genoma Humano) que reunió a genetistas de doce países de la Región, en junio de 1990, en Santiago7. Fue una iniciativa de organismos internacionales: UNESCO, ICSU, ONUDI y dirigido por el RELAB con el apoyo de los norteamericanos (NIH), British Council, CNRS de Francia y la Universidad de Chile. Organizada por el Dr. Jorge Allende de RELAB, los objetivos del PLAGH confirmaban y estimulaban la tarea que los genetistas latinoamericanos estaban desarrollando desde hacía décadas, pero esta vez iban a tener el apoyo internacional sistemático orientado al estudio del genoma humano7. Así se aceleraron los proyectos sobre medicina molecular, genética de poblaciones, bioética, enfermedades autóctonas y mayor vinculación con el mundo científico internacional de las grandes potencias industrializadas. La ALAG se multiplicó y diferenció en numerosas especialidades de disciplinas biomédicas tales como Errores del Metabolismo, Bioética, Inmunogenética, Antropología Genética, Farmacología molecular, Genética y Derecho, Citogenética molecular, Genética de Poblaciones Molecular y Genética de Mitocondrias. Se formaron numerosos proyectos conjuntos con europeos y norteamericanos. En 1991 fue fundada la "Iberoamerican Society of Human Genetics" en Estados Unidos, por argentinos y chilenos emigrados9.

Con el apoyo del Director de UNESCO, Federico Mayor, los latinoamericanos comenzaron a integrar comités y consejos de ciencias biológicas y genética en los organismos internacionales, además de los organismos como ICSU, Academia del Tercer Mundo, etc. Fueron fortalecidas las Academias de Ciencias de los países de la región y la Academia de Ciencias de América Latina (ACAL).

Los descubrimientos genéticos latinoamericanos. La citogenética fue la primera de las disciplinas que completó su desarrollo en Latinoamérica, bajo el influjo de la teoría cromosómica de la Herencia postulada por Morgan. El polo de desarrollo se estableció en 1925 en Argentina, donde Francisco Sáez y Salomón Horowitz iniciaron sus experiencias para identificar los cromosomas de los mamíferos y las plantas. Sus estudios fueron apoyados por los citólogos americanos Clarence McClung y Leylard Stebbins, formándose una escuela de citogenética sudamericana, que formó a los pioneros citogenetistas Eduardo de Robertis, Juan Hunziker, Guillermo Covas, Nestor Bianchi y Juan Valencia, que iban a echar las bases del desarrollo de esta disciplina en veterinaria, botánica y medicina. Se formaron discípulos sudamericanos, entre ellos los chilenos Angel Spotorno y Raúl Fernández Donoso8.

La escuela citogenética argentina efectuó importantes descubrimientos y aportes al progreso de las técnicas citogenéticas; cromosomas sexuales de los mamíferos; asociaciones cromosómicas en las meiosis; técnicas de hibridización interespecífica; estructuras de cromosomas X e Y; genes recesivos del maíz; patrones de replicación del ADN; determinación del origen de plantas cultivadas y determinación de la cromatina sexual. Los citogenetistas pioneros sudamericanos completaron el estudio de todos los cromosomas de las especies animales y vegetales de la flora y fauna sudamericana8.

En el área de la genética humana y médica, los pioneros realizaron importantes descubrimientos genéticos en sus poblaciones. En ciencias básicas, en 1934, Sáez inventó el cultivo de médula ósea para uso en citogenética. En 1945, MA Etcheverry descubrió la alta frecuencia del Rh negativo en la población vasca, gran marcador genético de la invasión europea a América; Layrisse descubrió en 1955 el grupo sanguíneo Diego, autóctono precolombino; Drets, en 1971, fue uno de los inventores del bandeo cromosómico; y Benacerraf obtuvo el Premio Nobel de 1980 por sus trabajos en el control génico de las inmunoglobulinas, junto a Jean Dausset y Snell3,9,10.

En los estudios de hematología genética, los pioneros identificaron todas las hemoglobinas anormales, talasemias y metahemoglobinas precolombinas, además de las variantes enzimáticas en la G-6-PD y las inmunoglobulinas. En México fueron descubiertas en nativos aborígenes las hemoglobinas Hbj México, Chiapas y Río Grande; en Cuba las Hbj Habana, Camagüey y Guantánamo; en Venezuela la Hbm Alamo; en Colombia las Hb Medellín y Colombia (iwate); en Brasil se detectó la Hb Porto Alegre10.

En genética clínica, los médicos latinoamericanos descubrieron numerosas enfermedades hereditarias y genéticas. En 1929 Morquio describió la mucopolisacaridosis IV; en 1970 Armendares describió la cranioestonesis y la trisomía 12p. Cantu, en 1985, describió la campodactilia tipo II. Freire Maia describió la acheiropodia en 1975 y Teófilo Gautier en 1978 descubrió el pseudohermafroditismo masculino por deficiencia de 5-alfa-reductasa. En 1980, Lisker encontró una asociación entre la deficiencia de lactasa y el colon irritable. Muchos otros descubrimientos no se citan para no alargar esta lista9.

La epidemiología genética médica tuvo en la década de los 60 un gran desarrollo en México, Brasil y Chile, donde se han descubierto numerosas asociaciones de genes marcadores y enfermedades, que permiten identificar una predisposición genética mórbida abriendo la posibilidad de implementar una medicina predictiva. Se estudiaron asociaciones de genes marcadores tales como los grupos ABO, Rh, HLA, degustación de feniltiourea y daltonismo. Se encontraron asociaciones con la lepra, infecciones urinarias, enfermedad de Chagas, alcoholismo y espondilitis anquilosante5,9,10.

Las contribuciones de enfermedades genéticas diagnosticadas en Latinoamérica al catálogo de fenotipos mendelianos de Mc Kusick han sido considerables y alcanzan a varios centenares9. Los fenotipos mendelianos tienen una distribución diversa en los países latinoamericanos, en relación a la composición genética de sus habitantes. Por ejemplo, las hemoglobinas anormales están ausentes en Sudamérica austral y son muy frecuentes en la zona tropical del Caribe. El grupo sanguíneo Diego es frecuente en el norte, ausente en el sur9,10.

El tamizaje de enfermedades metabólicas genéticas se efectúa desde 1970 en 26 centros latinoamericanos, siendo los errores innatos más frecuentemente diagnosticados, la fenilquetonuria, las mucopolisacaridosis y las acidurias orgánicas. En 1955, de un total de 10.000 pacientes estudiados, se diagnosticaron 530 casos (5,3%) distribuidos en 20 enfermedades9.

Finalmente, el estudio sistemático de la epidemiología de las malformaciones congénitas comenzó en 1967 con la fundación del ECLAMC (Estudio Colaborativo Latinoamericano de Malformaciones Congénitas) por el Dr. Eduardo Castilla. Hoy cubre 176 maternidades en Sudamérica, esto es 2% de los nacimientos. En México, Cuba y Costa Rica, los registros nacionales cubren mayor porcentaje de los nacimientos9.

Descubrimiento de la diversidad genética. Latinoamérica ha contribuido decisivamente durante este siglo al desarrollo de la ciencia de genética de poblaciones y evolución, con los descubrimientos de la gran diversidad genética de las poblaciones animales, vegetales y humanas en el territorio sudamericano.

Miles de expediciones de campo en las regiones donde viven las centenares de tribus aborígenes, exploradas por los antropólogos y genetistas nativos y extranjeros, han completado el conocimiento de la estructura genética y ecológica de todas las poblaciones de las especies que pueblan el continente y definidas sus diferencias con las poblaciones del Viejo Mundo11-13.

Durante el tercio medio del siglo (1940-1965) fueron exploradas las poblaciones aborígenes de las regiones de México y el Caribe, la cuenca amazónica y todas las regiones andinas. Los aborígenes mexicanos fueron estudiados por R Lisker y L de Garay, ayudados por los extranjeros GA Matson y H Kalmus. Los aborígenes del Orinoco fueron investigados por los genetistas venezolanos M Layrisse, T Arendts y S Arias con la cooperación de los antropólogos extranjeros J Wilbert, J Benoist y MR Cabannes10.

Las expediciones más numerosas y completas fueron efectuadas en Brasil por los pioneros brasileros FM Salzano, F Ottenssoser, B Beiguelman, O Frotta Pessoa, PM Saldahna y N Freire Maia. Apoyados por los norteamericanos JV Neel y NE Morton completaron la descripción de los polimorfismos genéticos de las más aisladas tribus aborígenes, como los Xavantes y los Yanomama, prototipos clásicos de una investigación antropológica, médica y social de campo5,10. En la región andina, los antropólogos americanos PT Baker y GA Matson exploraron los pueblos quechua y aimaráes con la participación de los médicos peruanos R Arce y C Reynafarque. En Bolivia, los antropólogos J Vellard, J Ruffie y JC Quilici, investigaron los grupos sanguíneos en poblaciones del altiplano. Los Andes del sur fueron explorados por los investigadores chilenos Cruz-Coke, Nagel y Aspillaga, quienes efectuaron amplios estudios antropológicos genéticos y médicos de los procesos evolutivos de las poblaciones aimaráes13, que fueron completados una década más tarde por Rotthammer y Schull14,15.

FIGURA 1.Genetistas latinoamericanos y extranjeros asistentes a la primera conferencia sur-norte organizada por UNESCO/ICSU, en mayo de 1992 en Caxambu, Brasil. Ellos firmaron la Declaración de Caxambu sobre patentamiento del Genoma Humano, cuyo texto fue publicado en Revista Médica de Chile en agosto de 1992 (120; 934-935).
1ª fila: C Cantor, S Grisolia, S Pena.
2ª fila: R Cruz-Coke, C Venter, V McKusick, G Bernardi, N Maxler.
3ª fila: JM Cantu, A Carnevali.
4ª fila: F Salzano, Z Layrisse, J Allende, M Drets, J Claire King.

En el cono sur de América, las minorías indígenas que viven integradas a la civilización en sus escasos poblados rurales, también fueron explorados por los argentinos y chilenos. M Palatnik y S Mazza investigaron los grupos sanguíneos de las poblaciones argentinas y los chilenos R Etcheverry, R Nagel, E Covarrubias, E Henckel, A Lipschutz y R Cruz-Coke estudiaron los polimorfismos genéticos de los mapuches, alacalufes, yaganes, aimaráes y pehuenches. Los chilenos R Cruz-Coke, R Etcheverry y R Nagel completaron en 1963 el estudio genético médico y antropológico de los habitantes de Rapanui, Isla de Pascua. Se confirmó el poblamiento polinésico y se rechazó el poblamiento americano, según la teoría de Heyerdahl16.

En el último tercio de este siglo han continuado las investigaciones de los genetistas latinoamericanos usando las nuevas técnicas moleculares, buscando con el estudio de los haplotipos mitocondriales, y los genes del cromosoma Y, los orígenes de los pueblos fundadores de las poblaciones amerindias y las rutas de invasión desde el Asia17.

CONCLUSIÓN

Al completar esta breve relación de un capítulo central del desarrollo de las ciencias biomédicas durante el siglo XX, podríamos concluir que los genetistas latinoamericanos lograron integrarse a la veloz corriente principal de las ciencias occidentales, conducida por sus colegas europeos y norteamericanos, para lograr estrechar dignamente la gran brecha cultural que existía un siglo atrás entre la civilización europea y los pueblos latinoamericanos.

Correspondencia a: Dr. Ricardo Cruz-Coke. Servicio de Genética. Hospital Clínico Universidad de Chile, Santiago, Chile.

Agradecimientos
A los genetistas argentinos Drs. Martin Roubicek y Carlos A Naranjo por sus importantes colaboraciones.

REFERENCIAS

1. CRUZ-COKE R. Cincuentenario de la genética clásica del Profesor Noé. Rev Méd Chile 1993; 121; 581-7.        [ Links ]

2. DUNN L. A short history of Genetics McGraw Hill, New York, 1965.        [ Links ]

3. Enciclopedia Larousse. Vol 6, Descubrimientos e Inventos. Edit Larousse. México, 1993.        [ Links ]

4. BECKER PE, LENZ W. Genética Humana, Tomo I, Historia, 77-110 Edit Toray, Barcelona 1978.        [ Links ]

5. DRONAMRAJU KR. History and development of Human Genetics. World Scientific, Singapore, 1992.        [ Links ]

6. KRIEGER H. Congresos de la Asociación Latinoamericana de Genética (ALAG) (1972-1994) Brazilian J Genetics 1992; 15 (supl 1); 9-12.        [ Links ]

7. CRUZ-COKE R. Latin American Directory of Research Centres in Human Genetics. PLAGH, UNESCO, Santiago, Chile, 1991.        [ Links ]

8. HUNZIKER J, SÁEZ FA. Citogenética y genética evolutiva vegetal y animal en Argentina. Bol Acad Nac Ciencias, Córdoba 1976; 51: 3-4; 284-323.        [ Links ]

9. BEIGUELMAN B, PENCHASZADEH V. Servicios de Genética Médica en America Latina. Brazilian J Genetics 1997; 20: 1-175.        [ Links ]

10. SALZANO FM. The ongoing evolution of Latinamerican populations Charles C. Thomas, Springfield, 1971.        [ Links ]

11. BAKER PT, WEINER JS. Biology of human adaptability Oxford, Clarendon Press, 1966.        [ Links ]

12. PAN AMERICAN HEALTH ORGANIZATION. Biomedical challenges presented by American indians, PAHO, Washington, DC, 1968.        [ Links ]

13. BAKER PT. The biology of high altitude peoples. Cambridge University Press, 1978.        [ Links ]

14. SCHULL W, ROTTHAMMER F. The aymarae. Kluwer, Netherlands, 1990.        [ Links ]

15. BARTONT SA, ROTTHAMMER F, SCHULL W. Patterns of morbidity in andean aboriginal populations. Edit AMPHora, Santiago, 1997.        [ Links ]

16. CRUZ-COKE R. Expediciones biomédicas a la Isla de Pascua. Rev Méd Chile 1988; 116: 818-21.        [ Links ]

17. BAILLET G, ROTTHAMMER F ET AL. Founder mitochrondrial haplotypes in Amerindian populations. Am J Human Genet 1994; 54: 27-33.        [ Links ]