SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.69 número1ESTUDIOS DE VARIABLES CLÍNICAS Y METABÓLICAS EN MUJERES CON HIPERANDROGENISMO CLÍNICOPANCREATITIS AGUDA EN EL EMBARAZO: A PROPÓSITO DE UN CASO CLÍNICO índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista chilena de obstetricia y ginecología

versión On-line ISSN 0717-7526

Rev. chil. obstet. ginecol. v.69 n.1 Santiago  2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75262004000100009 

 

REV CHIL OBSTET GINECOL 2004; 69(1): 44-47

CASOS CLÍNICOS

INTOXICACIÓN POR SULFATO DE MAGNESIO EN PACIENTES CON PREECLAMPSIA Y ECLAMPSIA E INSUFICIENCIA RENAL

 

Drs. Ramón Almuna V., Pablo Sanhueza R., Karina Chahuán I., Clemente Arab E.

Servicio de Obstetricia y Ginecología. Hospital del Salvador y Hospital Dr. Luis Tisné Brousse. Facultad de Medicina. Universidad de Chile, Chile.


RESUMEN

Se analiza y discute la evolución de dos pacientes, la primera con eclampsia e insuficiencia renal aguda, y la segunda con hipertensión arterial crónica e insuficiencia renal crónica más preeclampsia sobreagregada. Ambas son tratadas con sulfato de magnesio endovenoso y presentan elementos clínicos de intoxicación. Se controla la evolución clínica y bioquímica de las pacientes y los niveles de magnesemia hasta alcanzar niveles normales. Se observa que posterior a la interrupción del sulfato de magnesio, los niveles normales se logran al tercer día en la primera paciente y al décimo en la segunda.

PALABRAS CLAVES: Preeclampsia, eclampsia, sulfato de magnesio


SUMMARY

Two clinical cases of pregnant women who developed magnesium sulphate intoxication after its use for eclampsia and preeclampsia treatment are reported. The use of magnesium in these patients that also presented renal failure is discussed.

A 19 year old patient with eclampsia and acute renal failure, and a 33 year old with chronic hypertension plus preeclampsia and chronic renal failure are presented. Both patients were treated with intravenous magnesium sulphate. We describe clinical and laboratory findings during maternal sulphate intoxication.

Conclusion: Treatment with magnesium sulphate for patients with preeclampsia or eclampsia complicated with renal failure is not contraindicated, but magnesium sulphate levels must be strictly controlled.

KEY WORDS: Preeclampsia, eclampsia, magnesium sulfate


 

INTRODUCCIÓN

En mujeres con función renal normal el sulfato de magnesio se utiliza ampliamente desde hace más de 75 años en la prevención y tratamiento de la eclampsia (1-4). Las intoxicaciones severas por sulfato de magnesio de acuerdo a las publicaciones de la última década se debieron al inyectar dosis muy altas por manipulación equivocada de las soluciones (4-6). Es controversial el uso del sulfato de magnesio en pacientes con compromiso de la función renal, algunos lo contraindican (7), mientras que otros recomiendan administrar la mitad de la dosis si la creatinina plasmática es igual o mayor a 1,3 mg/dl (8). Estas discrepancias se deben a la escasa experiencia acumulada (9) y probablemente por la baja frecuencia de la insuficiencia renal en la preeclampsia y eclampsia (2, 10-13).

En la maternidad del Hospital del Salvador, entre los años 1980 y 2003 se han atendido más de 224.000 partos y sólo 2 pacientes, una con eclampsia y la otra con hipertensión crónica más preeclampsia sobreagregada presentaron insuficiencia renal e intoxicación por sulfato de magnesio.

Se presentan estos dos casos clínicos, el manejo obstétrico y las complicaciones derivadas del uso de ese medicamento

CASOS CLÍNICOS

Caso Nº 1: Paciente de 19 años, que ingresa al servicio de urgencia de la maternidad del Hospital del Salvador, inconsciente, cursando un embarazo de evolución y edad gestacional desconocida, con presiones arteriales de 150/120 mmHg, altura uterina de 25 cm, latidos cardíacos fetales ausentes, con proteinuria cualitativa de 4+ por muestra extraída con sonda vesical. A minutos de su ingreso presenta crisis convulsiva tónico clónica. Se administran 5 gramos de sulfato de magnesio directo e.v. y 1 g/hora en fleboclisis. La paciente no recupera su consciencia y evoluciona en anuria que se recupera después de hidratación y administración de 20 mg e.v. de furosemida. Los exámenes de laboratorio muestran una magnesemia basal de 3,2 mg/dl, uricemia de 14,2 mg/dl, creatininemia de 1,7 mg/dl y hematocrito de 40%. Cinco horas después de su ingreso presenta buena diuresis y por persistir con presiones arteriales de 170-180/120 mmHg se administra hidralazina e.v. en dos ocasiones en dosis de 5 y 10 mg respectivamente. Posteriormente se disminuye la dosis de sulfato de magnesio a 500 mg/hora debido a la abolición total de los reflejos osteotendíneos y por niveles de magnesemia de 7,4 mg/dl, con persistencia del compromiso de consciencia de moderado a severo. A las 18 horas de su ingreso se encuentra lúcida, consciente y orientada, con diuresis de 2.650 cc en 24 horas. Los exámenes de laboratorio de control señalan creatininemia de 1,5 mg/dl, uricemia de 11,3 mg/dl, uremia de 0,40 mg/dl, BUN de 19 mg/dl, hematocrito de 39% y magnesemia de 7,3 mg/dl que se mantiene sin grandes variaciones mientras se mantiene la administración de sulfato de magnesio. A las 24 horas del ingreso se produce parto vaginal espontáneo de feto muerto, sexo masculino, que pesa 1.380 g. La placenta presenta tres grandes infartos blanquecinos y zonas de desprendimiento. A las 48 horas del parto se suspende el sulfato magnesio, con calcemia de 6,5 mg/dl. Los niveles de magnesio disminuyen a 4 mg/dl a las 24 horas y se normalizan dos días después alcanzando un nivel de 2,7 mg/dl. La paciente es dada de alta al 9° día con exámenes de función renal normal.

Caso Nº 2: Paciente de 33 años, multípara de 2, con antecedentes de hipertensión crónica e insuficiencia renal crónica diagnosticada a los 20 años. Ambos partos resueltos mediante operación cesárea. El primero fue interrumpido a las 36 semanas por síndrome hipertensivo del embarazo y el segundo a las 27 semanas por preeclampsia severa.

Su tercera gestación, es controlada por nefrólogo y obstetra, que indican régimen hiposódico, ácido acetil salisílico 100 mg/día, metildopa 250 mg cada 12 horas y propanolol 20 mg cada 12 horas. Las cifras tensionales al ingreso eran de 120/80 mmHg, con examen físico normal; los exámenes de laboratorio mostraron una proteinuria menor de 300 mg/dl, creatininemia de 1,78 mg/dl, nitrógeno ureico de 25,8 mg/dl, uremia de 55,2 mg/dl y uricemia 8,2 mg/dl. Examen de fondo de ojo normal. La ecografía obstétrica muestra un embarazo de 12 semanas acorde con la amenorrea. Evoluciona sin alteraciones, con niveles de creatininemia hasta 2,4 mg/dl. A las 26 semanas se detecta restricción del crecimiento intrauterino con feto creciendo bajo el percentil 10 y Doppler materno-fetal normal. A las 29 semanas la presión arterial es de 170/110 mmHg, proteinuria 3,2 g/L, creatininemia 3 mg/dl, nitrógeno ureico 36,4 mg/dl, uremia 78 mg/dl y uricemia 9,3 mg/dl. Se hospitaliza con el diagnóstico de hipertensión arterial crónica más preeclampsia sobreagregada. Pese al aumento de la metildopa a 1,5 g/día, la mantención del propanolol y el uso de sulfato de magnesio en dosis de 5 g e.v. seguido de 1 g/hora en fleboclisis, fue necesario interrumpir el embarazo cursando 30 semanas de gestación por compromiso de la unidad feto placentaria y cifras tensionales persistentemente elevadas, mayores de 180/110 mmHg. Se realiza operación cesárea, obteniéndose un recién nacido masculino de 1.180 g, Apgar 8-8. En el postparto se mantiene la terapia con sulfato de magnesio, metildopa y propanolol, y control estricto de la diuresis. Luego de 23 horas de terapia permanente con sulfato de magnesio, con diuresis superior a 200 ml/hora, con reflejos conservados y cifras tensionales de 120/80 mmHg, la paciente presenta dificultad respiratoria progresiva. Tres horas después la paciente está somnolienta, habla con dificultad, presenta gran cansancio, falta total de fuerza que le impide levantar los brazos e incluso abrir los ojos, reflejos osteotendíneos totalmente abolidos, estado nauseoso y cefalea. La presión arterial es de 115/85 mmHg, pulso 106 por minuto, frecuencia respiratoria de 10 por minuto y diuresis conservada. La magnesemia fue de 8,4 mg/dl y la calcemia de 7,9 mg/dl. Estos resultados confirman el diagnóstico de hipermagnesemia y se suspende el sulfato de magnesio y se indica gluconato de calcio en dosis total de 3 g. Cinco horas después la paciente no presenta molestias y al día siguiente los reflejos están exaltados. Los niveles de magnesio persisten altos alcanzando la normalidad al décimo día. Los niveles de proteinuria, creatinina y uricemia a los 11 días postparto son similares a los encontradas en el primer trimestre de la gestación.

DISCUSIÓN

A pesar del amplio uso del sulfato de magnesio en obstetricia en pacientes con función renal normal, las dosis óptimas y las concentraciones plasmáticas más adecuadas no son concluyentes (14). Todo el magnesio es eliminado por los riñones, pero en pacientes con enfermedad renal la excreción es proporcional a la alteración del clearance de creatinina y los niveles sanguíneos se elevan (15). La excreción renal después de una infusión de magnesio es de 100% en 8 horas en pacientes no embarazadas con función renal normal, y de 10% a 30% con función renal alterada (15). Existe acuerdo en la rápida desaparición en el suero del magnesio infundido en pacientes con preeclampsia sin insuficiencia renal, que varía entre 4,6 y 5,2 horas (16); no existe información en relación al comportamiento del magnesio en pacientes que además tienen insuficiencia renal. Los estudios más extensos de preeclampsia e insuficiencia renal no incluyen información sobre el uso de sulfato de magnesio (11, 12, 17, 18), excepto Sibai, que interrumpe la administración de sulfato de magnesio en pacientes con síndrome HELLP (13).

Los estudios de intoxicación por magnesio en pacientes no embarazadas con insuficiencia renal demuestran que las manifestaciones tóxicas aparecen a concentraciones más bajas que las señaladas en pacientes normales y que la hipermagnesemia inducida, aunque moderada, puede producir alteraciones en el electroencefalograma, depresión en el sistema nervioso central, coma y paro cardíaco (15). En una paciente con preeclampsia e insuficiencia renal aguda, Zumkley y cols (9) refieren que al administrar en total doce gramos de sulfato de magnesio por vía intramuscular y endovenosa en dos días, se produjo alteración de conciencia, tetraparesia, arreflexia y coma, aumentando primero la concentración de magnesio en los eritrocitos que en el plasma. Concluye que en pacientes con insuficiencia renal aguda la administración de magnesio puede conducir muy rápidamente a la intoxicación.

En la primera paciente con eclampsia e insuficiencia renal aguda, llama la atención el nivel de magnesio de 3,2 mg/dl previo a la terapia (valor normal: 1,8-2,6 mg/dl); pese a evolucionar con buena diuresis, el nivel de magnesio se normalizó al tercer día interrumpir su administración. En la segunda paciente con insuficiencia renal crónica la normalización ocurrió al décimo día. Esto demuestra que las pacientes con preeclampsia e insuficiencia renal los niveles normales de magnesio no se recuperan en cinco horas como sucede en pacientes con preeclampsia pura (16), y la recuperación es posterior en la insuficiencia renal crónica que en la aguda. En la segunda paciente llama la atención que el cuadro clínico de intoxicación se presenta 26 horas después de iniciar el tratamiento con sulfato de magnesio y dentro de los síntomas destacó la falta total de fuerza.

Tanto en la primera como en la segunda paciente se aprecia que la intoxicación por magnesio se produce con niveles inferiores a los señalados en gestantes con función renal normal.

De acuerdo a la favorable evolución de estas pacientes, creemos que existiría una contraindicación relativa de administrar sulfato de magnesio en pacientes con insuficiencia renal aguda e insuficiencia renal crónica, la cual podría estar indicada en casos muy justificados, siempre que la terapia pueda ser controlada con determinaciones seriadas de magnesio plasmático (15, 20), y no solo por la evaluación clínica habitual, o como alternativa, la administración de la mitad de la dosis según el nivel de creatinina sérica (8).

BIBLIOGRAFÍA

1. Gabbe SG. A preliminary report on the intravenous use of magnesium sulfate in puerperal eclampsia. Am J Obstet Gynecol 1996; 174(4): 1390-1.         [ Links ]

2. Pritchard JA, Pritchard SA. Standarized treatment of 154 consecutive cases of eclampsia. Am J Obstet Gynecol 1975; 123(5): 543-52.         [ Links ]

3. Sibai BM. Magnesium sulfate is the ideal anticon vulsivant in preeclampsia-eclampsia. Am J Obstet Gynecol 1990; 162(5): 1141-5.         [ Links ]

4. Swartjes JM, Schutte MF, Bleker OP. Management of eclampsia: cardiopulmonary arrest resulting from magnesium sulfate overdose. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 1992; 47(1): 73-5.         [ Links ]

5. Bohman VR, Cotton DB. Supralethal magnesemia with patient survival. Obstet Gynecol 1990; 76: 984-6.         [ Links ]

6. Rabinerson D, Gruber A, Kaplan B, Royburt M, Ovadia J. Accidental cardiopulmonary arrest following magnesium sulphate overdose. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 1994; 55(2): 149-50.         [ Links ]

7. Kelly JV. Drugs used in the management of toxemia of pregnancy. Clin Obstet Gynecol 1977; 20(2): 395-410.        [ Links ]

8. Hernandez C, Cunningham FG. Eclampsia. Clin Obstet Gynecol 1990; 33(3): 460-9.         [ Links ]

9. Zumkley H, Wessels F, Winter R, Palm D. Magnesiumintoxikation bei Niereninsuffizienz. Med Klin 1974; 69: 587-92.         [ Links ]

10. Hamburger J, Crosnier J, Grunfeld JP, eds. Acute tubular necrosis and intersticial nephritis in nephrology. New York: John Wetg and Sons 1979.         [ Links ]

11. Hachim K, Badahi K, Benghanem M, Fatihi El M, Zahiri K, Ramdani B, y cols. Insuffisance rénale aiguë obstétricale. L'expérience du Service de Néphrology, Casablanca. Néphrologie 2001; 22: 29-31.         [ Links ]

12. Drakeley AJ, Le Roux PA, Anthony J, Penny J. Acute renal failure complicating severe preeclampsia requiring admission to an obstetric intensive care unit. Am J Obstet Gynecol 2002; 186(2): 253-6.         [ Links ]

13. Sibai BM, Ramadan MK. Acute renal failure in pregnancies complicated by hemolysis, elevated liver enzymes, and low platelets. Am J Obstet Gynecol 1993; 168: 1682-7.         [ Links ]

14. Sibai BM, Lipshitz J, Anderson GD, Dilts PV Jr. Reassessment of intravenous MgSO4 therapy in preeclampsia-eclampsia. Obstet Gynecol 1981; 57(2): 199-202.         [ Links ]

15. Randall RE, Cohen D, Spray C, Rossmeisl D. Hypermagnesemia in renal failure. Ann Intern Med 1964; 61:73-5.        [ Links ]

16. Chuan FS, Charles BG, Boyle RK, Rasiah RL. Population pharmacokinetics of magnesium in preeclampsia. Am J Obstet Gynecol 2001; 185(3): 593-9.         [ Links ]

17. Sibai BM. Eclampsia. VI. Maternal-perinatal outcome in 254 consecutive cases. Am J Obstet Gynecol 1990; 163(3): 1049-54.         [ Links ]

18. Sibai BM, Villar MA, Mabie BC. Acute renal failure in hypertensive disorders of pregnancy. Pregnancy outcome and remote prognosis in thirty-one consecutive cases. Am J Obstet Gynecol 1990; 162(3): 777-83.         [ Links ]

19. Witlin AG. Prevention and treatment of eclamptic convulsions. Clin Obstet Gynecol 1999; 42(3): 507-18.         [ Links ]

20. Chesley LC. Hipertensión en el embarazo. 2° ed. Iberoamericana, México: Edit Mc Graw-Hill 2001; 521.         [ Links ]