SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número68Intervenciones y persistencias: dos trazas en lo ContadorHotel Índigo Patagonia: Puerto Natales, Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.68 Santiago abr. 2008

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962008000100006 

ARQ, n. 68 Intervenciones / Interventions, Santiago, abril, 2008, p. 40-45.

OBRAS Y PROYECTOS

Doctorado y Magíster FADEU-PUC
Providencia, Chile

Sandra Iturriaga * ***
Wren Strabucchi ** ***

* Jefe Área de Formación, Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile
**
Subdirectora de Desarrollo, Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile
*** Docente Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile


Resumen

Dos viviendas colindantes, en un barrio ciudad-jardín, son incorporadas al sistema de pabellones de un campus universitario. Las operaciones ejecutadas sobre sus medianeros ponen al descubierto nuevas relaciones de escala entre las partes y cómo una secuencia de jardines permite entender la unidad de un conjunto complejo y fragmentado..

Palabras clave: Arquitectura-Chile, aulas, campus universitario, remodelación.


Abstract

Two adjacent dwellings in a garden city area are incorporated into a university campus. The executed operations to the dividing walls allow the discovery of new relationships of scale and a sequence of gardens permits an understanding of unity within a complex both complete and fragmented..

Key words: Architecture-Chile, classrooms, university campus, remodel.


 

INTERVENCIONES: EL PASO DE UNA CASA A UNA INSTITUCIÓN / El encargo consistió en intervenir dos casas adquiridas por la Pontificia Universidad Católica de Chile, incorporadas al campus Lo Contador en el barrio de Pedro de Valdivia Norte, para albergar las dependencias de los programas de Doctorado y de Magíster de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos. La primera casa era una vivienda prefabricada de madera del año 1961, obra del arquitecto Sergio Larrain García-Moreno; la otra era una vivienda de albañilería armada de un piso, proyectada en 1968 por el arquitecto Patricio Balbontín. Ambas construcciones forman parte de una secuencia de casas ubicadas en el perímetro del campus, que si bien se han ido anexando paulatinamente en el tiempo a la comunidad universitaria, conservan en gran medida un carácter aislado y doméstico.
Se trataba de hacer de un encargo relativamente modesto –tanto en su ajustado presupuesto como en la posibilidad de apenas ampliar el área construida– una oportunidad. Cómo intervenir
dos construcciones de orden doméstico, transformándolas en una pieza a escala del campus, sin perder su cualidad más notable: su inmersión en un paisaje de jardines y patios interiores,
que se recogería como un nuevo paisaje para el estudio dentro de un orden público.
INTERVENCIÓN EN EL ORDEN DEL CAMPUS: ENTRE SALAS Y JARDÍN / Una de las cualidades del conjunto universitario de Lo Contador se refleja en la relación que existe entre aquellas salas de clases principales, como la capilla, el refectorio y el túnel(1), y el sistema de recorridos exteriores que las relaciona, al modo de salas o pabellones unidos a través de un orden público. La decisión principal del proyecto consistió por tanto en aislar las dos salas de seminario, parte principal del programa de ambas casas, incorporándolas al orden general de aulas del campus como parte de este itinerario público. El recorrido propuesto potenció aquella otra cualidad que es propia de Lo Contador: el paso entre el estudio y los jardines, caminando entre los senderos y bajo los árboles de un jardín a otro, al modo de un exterior templado que acoge la vida universitaria.
La primera sala –una pieza de madera antes adosada a la casa original de madera– se aísla como pabellón en el jardín y la segunda sala–aprovechando la losa existente de la vivienda de albañilería– se propone como un recinto de altos, es decir, un suelo elevado abierto al jardín y sobre la calle a la altura de los árboles, cuidando además la relación con el patio de acceso del conjunto.
Una situación que ejemplifica la relación entre el orden de los jardines existentes y las piezas propuestas es la terraza y rampa de acceso a la casa del Doctorado. Ambas se consolidan a partir de la presencia y dimensiones de las extensas ramas de dos nogales, que actuando como ámbito de sombra en torno al recorrido, posibilitan un acuerdo entre ese orden preexistente –cuya cualidad se configura con el paso del tiempo– y las nuevas relaciones que se establecen como lugar de paso y permanencia.
INTERVENCIÓN DEL MEDIANERO: EL ORDEN DEL INTERSTICIO ENTRE CASAS / Una tarea fundamental del encargo consistía en la vinculación entre las dos casas existentes a remodelar, considerando que albergarían programas afines como ámbitos relacionados con los posgrados.
Transgredir el orden del medianero que separaba las dos casas fue el modo de detonar esta relación: al botar parte del muro, el mundo preexistente en torno a él –de orden amorfo y de
trastienda– se volvió una pieza con una nueva dimensión, con un grado urbano e institucional. El intersticio entre casas se convirtió así en el lugar de mayor intensidad, recogiendo el acceso
a las casas, los recorridos entre jardín y antejardín, un espacio de espera y ocio y un atisbo de dominio desde la secretaría. Es tanto un umbral como antesala; un ámbito de encuentro y de
circulaciones cruzadas entre transparencias, huecos y vacíos, articulado con una pieza de suelos, desniveles y gradas. Es lugar de paso y de posibilidades de permanencia, abiertas dentro
de un orden público.
Por otro lado, desde él se vinculan diagonalmente y desde una condición de transparencia los lugares de estar o ámbitos de reunión principales de los alumnos, tanto en la casa del Doctorado como en la casa del Magíster en Arquitectura y Estudios Urbanos. Es en estos lugares donde se piensa la vida universitaria en un ámbito de tazas de café, fotocopias y conversaciones
en torno a una mesa o un sillón.
EL ORDEN DE LAS SALAS DE ESTUDIO: LA ESTRUCTURA Y LA MESA COMO MEDIDA DE INTERVENCIÓN / Otro problema de interés en relación al encargo consistía en dar cabida a un ámbito de estudio para 60 alumnos: 24 puestos de trabajo para los alumnos del Doctorado y 36 para los alumnos de los programas de Magíster en Arquitectura y Estudios Urbanos. Dado que se intervenía en casas preexistentes, se trató de despojar sus interiores de la escala doméstica para dejarlas en la sencillez de las dimensiones estructurales mayores. Las ampliaciones y remodelaciones interiores acentuaron estas nuevas dimensiones, respetando la lógica constructiva de cada casa, lo que se entiende al comparar los recintos existentes y su estado actual.
La situación de estudio universitario particular de cada estudiante se vinculó al mundo en torno a la mesa de estudio, que conforma de suyo una dimensión arquitectónica de gran riqueza. Se
definió un tamaño de mesa por alumno de 1,4 m, que tuviera relación tanto con un mínimo posible para el trabajo y el estudio así como su posible cabida en las dimensiones existentes de
las salas; al respecto, se consideró una relación estrecha con el orden de los muros, como apoyo a esta situación más concentrada y silenciosa.
La casa del Doctorado se propuso como un sistema de salas recorribles sin pasillo, al modo de las casas patronales, de acuerdo a la modulación que posibilitaba la estructura de madera. En la
casa de Magíster se dispusieron cuatro salas volcadas al espacio común, de acuerdo a la cadencia de la estructura de hormigón. El registro de la cotidianidad de un edificio, sus usos y el orden asociado con el paso del tiempo, permite abordar con mayor justeza la dimensión de una obra de arquitectura, aunque esta tarea no es siempre fácil. En este caso, se optó de salvar esa distancia con la tensión entre texto, fotografías y la imaginación suspendida en el paso entre ellos, a riesgo de que esto aún sea insuficiente.

 

Ficha Técnica
DOCTORADO Y MAGÍSTER FADEU PUC
Arquitectos Sandra Iturriaga, Wren Strabucchi
Colaborador Gerardo Armanet (dibujo)
Ubicación El Comendador 1968-1970, Providencia, Santiago, Chile
Cliente Pontificia Universidad Católica de Chile
Cálculo estructural Pamela Laso
Construcción Luis López
Inspección técnica de obra Patricio Núñez
Climatización Juan Valenzuela
Redes digitales secico
Materialidad estructura metálica, paneles interiores de volcanita, forros exteriores emballetados de hojalatería zinc aluminio, carpinterías de aluminio y madera
Presupuesto 13 UF/ m2 (US$ 540/ m2)
Superficie terreno 1.400 m2 (630 m2 + 770 m2)
Superficie construida 465 m2
Año proyecto 2004
Año construcción 2005
Fotografía Cristóbal Palma, Sandra Iturriaga


Notas

1. Muchas veces estos nombres recuerdan la función original del recinto en la casa de Lo Contador, como la capilla; otras veces se trata de nombres que los propios estudiantes usan para referirse a determinados espacios y que han terminado por convertirse en su nombre oficial (N. del Ed.).

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons