SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.25 número2Utilidad de la determinación de anticuerpos IgG e IgM por ELISA e inmunocaptura en una serie clínica de brucelosis humanaInfección diseminada por adenovirus de curso fatal en un niño inmunocomprometido índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. v.25 n.2 Santiago abr. 2008

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182008000200007 

Rev Chil Infect 2008; 25 (2): 122-126

Caso Clínico

 

Síndrome cerebeloso secundario a granulomas de fosa posterior y tuberculosis multisistémica en un paciente con SIDA

Cerebelous syndrome by infratentorial brain tuberculornas and mutisystemic tuberculosis in AIDS patient

 

Claudio Navarrete A., Mónica Rosas K., David Sáez M., Eugenio Tenhamm F. y Jorge Nogales-Gaete

Hospital Clínico Regional de Valdivia, Servicio de Neurología y Neurocirugía (CNA). Valdivia, Chile.
Universidad Austral de Chile, Facultad de Medicina. Instituto de Neurociencias Clínicas (CNA), Valdivia Chile.
Hospital de Puerto Montt, Servicio de Neurología y Neurocirugía (MRK). Chile.
Universidad de Chile, Departamento de Neurología, Campus Sur (DSM, ETF, JN-G). Santiago de Chile.
Hospital Barros Luco Trudeau, Servicio de Neurología (DSM, ETF, JN-G). Santiago de Chile.

Dirección para correspondencia


Resumen

Presentamos el caso clínico de un paciente que consultó por un síndrome cerebeloso y diplopía, asociados a pérdida de peso de 10 kilos en 6 meses y adenopatías múltiples. El estudio imagenológico cerebral demostró la presencia de lesiones de aspecto granulomatoso a nivel cerebeloso y mesencefálico, sin alteración citoquímica del líquido cefalorraquídeo. Las baciloscopias de orina y de la biopsia ganglionar fueron positivas y permitieron el diagnóstico de tuberculosis (TBC) sistémica. La serología para VIH resultó positiva en sangre con un recuento de linfocitos CD4 de 590 cel/mm3, clasificándose el caso como SIDA etapa Cl. El paciente fue tratado con el esquema antituberculoso según norma nacional, con buena respuesta clínica e imagenológica. La presentación de tuberculomas infratentoriales sin meningitis, como primera causa de pesquisa de TBC y SIDA no es habitual, de allí nuestro interés por comunicar el caso.

Palabras clave: Tuberculosis, tuberculoma, SIDA.


We present a clinical case of a patient who consulted for a cerebelous syndrome and diplopia associated to 10 kg weight loss in six months and multiple adenopathies. Cerebral imagenology study evidenced the presence of granulamatous masses at the cerebellum and midbrain level, there were no cerebrospinal fluid abnormalities. Systemic tuberculosis (TB) diagnosis was done based in finding of acid-fast bacilli positive staining in urine and lymph node biopsy. HIV infection was documented by ELISA serology. CD4 cell count was 590 cell/mm3, classifying the case a AIDS Cl stage. TB was treated according to national guidelines leading to good clinical and imagenology evolution. The clinical case scenario of infratentorial tuberculomas without meningitis as a first manifestation of TB and AIDS is unusual, generating our interest in reporting this case.

Key words: Tuberculosis, tuberculoma, AIDS.


 

Introducción

La TBC es un problema de salud pública mundial que representa la segunda causa de muerte por enfermedades infecciosas1"3. Es causada por Mycobacterium tuberculosis; con menos frecuencia otras micobacterias, como M. bovis, M. africanum, M. ulcerans, y en hospederos inmunocomprometidos también M. avium intracellulare, pueden ocasionar un cuadro similar34.

En los últimos años la TBC se ha agudizado en los países no industrializados y ha reaparecido en los desarrollados, asociado a la pandemia del SIDA; junto a ello, ha aumentado la resistencia a terapia antituberculosa3. En Chile, la TBC ha declinado progresivamente en la última década, a diferencia de países con nivel de desarrollo similar56. Si bien, puede afectar cualquier órgano34, el compromiso del sistema nervioso central (SNC) es el de mayor gravedad7,8.

Presentamos el caso clínico de un paciente con TBC sistémica, que debutó con síntomas neurológicos y en el que se demostró la presencia de tuberculomas paren-quimatosos encefálicos, sin compromiso meníngeo.

Varón de 36 años, soltero, con educación media, obrero. Con antecedentes de hipertensión arterial sin tratamiento, consumo de cigarrillos, alcohol y drogas ilícitas (anfetaminas y pasta base). Sin antecedentes de hemotransfusiones. Tuvo un episodio de neumonía intersticial en 1997, realizándosele baciloscopias de expectoración que resultaron negativas. A inicios del año 2005 se controló en reumatología por poliar-tralgias y eritema de extremidades inferiores (con regresión espontánea), constatándose discreto ensanchamiento mediastínico en una radiografía de tórax.

El cuadro clínico actual se inició en marzo del 2005 con baja de peso sostenida; en agosto ya había bajado alrededor de 10 kgs y se agregó sensación febril intermitente, mialgias, diaforesis nocturna y, concomitan-temente, disartria, torpeza manual derecha progresiva, diplopía ocasional en miradas vertical ascendente y lateral derecha; un mes después se asociaron adeno-patías cervicales.

En octubre del 2005, consultó en el servicio de emergencia del Hospital Barros Luco-Trudeau, por cuadro cerebeloso. Se objetivó una presión arterial de 150/110 rnmHg, con pulso regular de 88 por minuto, afebril, enflaquecido. Sin lesiones cutáneo-mucosas ni visceromegalias; examen cardiopulmonar normal. Adenopatías cervicales, axilares, inguinales y poplíteas, no dolorosas, adheridas a los planos profundos. Al examen neurológico conservaba conciencia plena y funciones superiores normales. Fondo de ojo normal. Presencia de sacudidas nistágmicas horizontales autolimitadas en el ojo derecho, en mirada extrema ipsilateral. Ataxia de la marcha, mínima hipotonía, dismetría y disdiadococinesia a derecha. Sin signos meníngeos. La TAC cerebral de ingreso evidenció una lesión hipodensa mesencefálica izquierda, que captó contraste en forma nodular. Se hospitalizó con el diagnóstico de probable linfoma sistémico con compromiso del SNC. El hemograma de ingreso no presentó alteraciones, salvo VHS de 33 mm/h. Hipoalbuminemia (3,1 g/L), con hipergamaglobulinemia (5,6 g/L), corroborada con electroforesis de proteínas. LCR de aspecto límpido, incoloro, acelular, glucosa 0,47 g/L (glicemia 76 mg/dl) y proteínas de 0,46 g/L, tinción con tinta china, baciloscopia, búsqueda de células neoplásicas y cultivo corriente en LCR negativos. Adenosín-deaminasa (ADA) en LCR 2,1 U/1. Cultivo de Koch en LCR a los 30 y 60 días negativo. La serología para VIH (ELISA) fue positiva. El HBsAg, anticuerpos (ELISA) anti VHC y serología para Chagas fueron negativos, VDRL no reactivo. Sedimentos de orina repetidos mostraron microhematuria, solicitándose baciloscopias de orina. La TAC de abdomen, tórax y pelvis evidenció múltiples adenopatías mediastínicas, retroperitoneales, inguinales y esplenomegalia. La RM cerebral mostró dos lesiones: mesencefálica izquierda de 10 mm y en el hemisferio cerebeloso izquierdo de 7 mm, ambas con refuerzo anular con gadolíneo (Figura 1).


La evolución fue sin cambios; una semana posterior a su ingreso se le realizó una biopsia ganghonar cervical. El 12° día de su ingreso se reevaluó la RM cerebral y se inició terapia empírica anti-toxoplasma con pirimetamina 50 mg/día, sulfadiazina 4 gr/día y ácido folínico 15 mg/día. Apareció en su evolución fiebre de hasta 39 °C, manteniéndose la terapia, hasta que por resultado positivo de baciloscopia de orina y de biopsia ganghonar informada como "linfadenitis granulomatosa caseificante con baciloscopia positiva", se modificó el tratamiento a terapia anti-tuberculosa con isoniazida 300 mg/día, rifampicina 600 mg/día, pirazinamida 1.500 mg/día y estreptomicina 750 mg/día. El cultivo de Koch de orina resultó positivo a los 60 días (más de 50 colonias). La serología para toxoplasmosis (IgG e IgM) fue negativa. El recuento de linfocitos CD4 fue de 590 céls/mm3 (37%) en dos determinaciones y la carga viral de 56.000 copias de ARN viral/ml. No se realizó PPD. Evolucionó afebril desde el día 13 de tratamiento y fue dado de alta al día 20.

En el examen neurológico a los 30 y 60 días, persistía con disartria y síndrome neocerebeloso derecho, pero desaparecieron la diplopía y el nistagmus del ojo derecho. Permaneció con buena tolerancia y adherencia al tratamiento anti TBC Hasta el control a los 60 días aún no había iniciado terapia anti-retroviral.

La RM cerebral a las 10 semanas del inicio de la terapia antituberculosa mostró una notable disminución en el tamaño de las lesiones parenquimatosas (Figura 2).


Discusión

Entre 5 y 15% de las TBC extra-pulmonares corresponden a compromiso del SNC3-4 (Tabla 1) y la forma de presentación más frecuente es la meningitis tuberculosa89. Las formas parenquimatosas cerebrales son raras, siendo más frecuentes en pacientes infectados con VIH, especialmente los tuberculomas, que pueden ocurrir con o sin meningitis7. Éstos se manifiestan clínicamente como lesiones ocupantes de espacio4, y su presentación es más arrastrada que la meningitis TBC7. Los hallazgos clínicos están determinados por su localización, predominando la infratentorial en niños y supratentorial en adultos. Se ubican preferentemente en las regiones frontal y parietal; se describen también en la región selar, tronco cerebral, tálamo, ganglios básales, ángulo ponto-cerebeloso, vía óptica, región pineal, ventrículos, médula espinal y a nivel subdural, epidural e intradural extramedular3,5,7,10,12. Los síntomas y signos más comunes son cefalea, convulsiones, déficit neurológico focal, edema de papila y síntomas de hipertensión endocraneana. Ocasionalmente puede existir fiebre7. Las alteraciones licuorales son infrecuentes, lo más común es una discreta hiper-proteinorraquia inespecífica.


El cultivo de Koch es usualmente negativo. De mayor importancia en el diagnóstico es la neuroimagen y la respuesta a la terapia anti TBC7. En la Tabla 2 se mencionan las características imagenológicas de las lesiones parenquimatosas focales tuberculosas del SNC. En casos donde no es posible realizar el diagnóstico de TBC a partir de una localización fuera del SNC, puede requerirse una biopsia cerebra14.


La TBC del SNC puede producirse durante la infección primaria o reactivación4 y siempre es secundaria a un foco primario extra-neurológico13.

Según la OMS, la TBC causa la muerte de 11% de los pacientes con SIDA. Otros grupos de riesgo son drogadictos endovenosos, inmigrantes de zonas de alta prevalencia y población en hacinamiento14.

La TBC en pacientes con infección por VIH ocurre con cualquier nivel de recuento de LT CD4, siendo más frecuente la forma de TBC extra-pulmonar o diseminada con LT CD4 bajo 200 céls/mm3 14.

En pacientes con infección por VIH con masas cerebrales, una vez excluida una toxoplamosis cerebral, aún en ausencia de TBC sistémica demostrable, se debiera considerar el inicio de tratamiento anti TBC en zonas con alta prevalencia de TBC415. En nuestro paciente se detectó la presencia de bacilos de Koch en orina y en linfonodos, orientando el diagnóstico e inicio de terapia específica.

En el caso expuesto las manifestaciones clínicas y neurológicas orientaban a un compromiso infratentorial (cerebeloso y mesencefálico), lo que fuera corroborado posteriormente con la neuroimagen. A la dificultad diagnóstica etiológica contribuyó el desconocimiento de que padecía de una TBC sistémica y que tenía además una infección por VIH/SIDA. Una particularidad fue la normalidad en todos los parámetros del LCR, inclusive el valor de ADA, lo que retrasó el diagnóstico.

La inmunosupresión por VIH es el al factor de riesgo más importante para la progresión de una TBC latente a activa16. En más de la mitad de los casos es extrapulmonar17, como en nuestro paciente, en quien se demostró una TBC renal y ganglionar, además de compromiso del SNC. La incidencia de TBC del SNC alcanza hasta 10% en pacientes con infección por VIH versus tuberculosos sin infección por VIH17.

La forma clínica más frecuente de TBC del SNC en pacientes infectados por VIH es la meningitis17, pero en nuestro caso la presencia de tuberculomas fue sin compromiso meníngeo. En estos pacientes no se alteraría la presentación clínica de la meningitis TBC4, pero existen diferencias comparativas entre grupos con y sin infección por VIH, como son: baja frecuencia de meningismo (17%), mayor frecuencia de adenopatías y masas intracraneales y baja incidencia de parálisis de nervios craneales (6%) en los pacientes seropositvos17.

La mortalidad durante el tratamiento por TBC en general y en TBC meníngea es mayor en pacientes con SIDA916. Son factores de mal pronóstico la demora mayor a dos semanas en instaurar la terapia específica desde el inicio de los síntomas y un recuento de LT CD4 menor a 200 céls/ mm3 17. A diferencia de los no portadores de VIH, el uso de corticosteroides no afecta el pronóstico18.

En la evaluación de pacientes con SIDA y lesiones intracraneales debe considerarse el grado de inmuno-supresión. Con recuentos de LT CD4 mayor a 500 céls/ mm3 las causas son similares a la población inmuno-competente: tumores primarios y metástasis, cuyas neuro-imágenes pueden ser similares a los tuberculomas. Con recuentos de LT CD4 menor a 200 céls/mm3, son más frecuentes las infecciones oportunistas y los tumores asociados al SIDA. Encontramos infecciones oportunistas causadas por parásitos (toxoplasmosis, neuro-cisticicercosis), hongos (Cryptococcus neofor-mans, Candida albicans, Aspergillus sp, Mucor sp) y bacterias (M. tuberculosis y M. avium intracellulare, Nocardia sp, Treponema pallidum). Los tumores más frecuentes son el linfoma primario del SNC, los gliomas y metástasis. También debe considerarse en el diagnóstico diferencial la enfermedad cerebrovascular18,21.

Creemos importante comunicar este caso por corresponder a un escenario clínico poco habitual de TBC del SNC, siendo las manifestaciones neurológicas el motivo de consulta, el estudio de LCR fue normal y las lesiones visualizadas en la RM cerebral inespecíficas.

Dado que en nuestro país la TBC es prevalente y la infección por VIH va en aumento, la TBC debe ser considerada siempre en el diagnóstico diferencial de masas cerebrales en estudio, independiente de la condición de portador de VIH y del recuento de LT CD4.

 

Referencias

1.- Global Tuberculosis Control: Surveillance. Planning, Financing. WHO Report 2005, Geneve, World Health Organization.         [ Links ]

2.- Frieden T, Sterling T, Munsiff S, Watt C, Dye C. Tuberculosis. Lancet 2003; 362: 887-99.         [ Links ]

3.- Katti M K. Pathogenesis, diagnosis, treatment, and outcome aspects of cerebral tuberculosis. Med Sci Monit 2004; 10 (9): 215-29.         [ Links ]

4.- Verma A, Solbrig M. Infecciones del Sistema Nervioso: Infecciones Bacterianas. En: Bradley W, Daroff R, Fenichel G, Jankovic I Neurología Clínica. 4o edición. Madrid, España. Elsevier. 2005; 1455-1495.         [ Links ]

5.- Wolff M. Cambios epidemiológicos en las enfermedades infecciosas en Chile durante la década 1990-2000. Rev Méd Chile 2002; 130: 353-62.         [ Links ]

6.- Estadísticas Enfermedades de notificación obligatoria. Ministerio de Salud, Chile. Disponibles en URL: www.minsal.cl. (accedido 28 noviembre 2006).         [ Links ]

7.- Bernaerts A, Vanhoenacker F M, Parizel P M, Van Goethem J W, Van Altena R. Tuberculosis of the central nervous system: overview of neuroradiological findings. Eur Radiol 2003; 13: 1876-90.         [ Links ]

8.- Enberg M, Quezada M, De Toro C, Fuenzalida L. Meningitis tuberculosa en adultos: Análisis de 53 casos. Rev Chil Infect 2006; 23: 134-9.         [ Links ]

9.- Thwaites G E, Tran T H. Tuberculous meningitis: many questions, too few answers. Lancet Neurol 2005; 4: 160-70.         [ Links ]

10.- Minagar A, Schatz N J, Glaser J S. Case report: one-and-a-half-syndrome and tuberculosis of the pons in a patient with AIDS. AIDS Patient Care STDS 2000; 14: 461-4.         [ Links ]

11.- Kemalogiu S, Gür A, Nas K, Cevik R, Büyükbayram H, Sarac A. Intramedullary tuberculoma of the conus medullaris: case report and review of the literature. Spinal Cord 2001; 39: 498-501.         [ Links ]

12.- Roca B. Intradural extramedullary tuberculoma of the spinal cord: a review of reported cases. J Infect 2005; 50: 425-31.         [ Links ]

13.- Sáez-Méndez D, Nogales-Gaete J. Meningitis Crónicas. En: Nogales-Gaete J, Donoso A, Verdugo R. Editores Tratado de Neurología Clínica. Santiago: Editorial Universitaria, 2005: 345-350.         [ Links ]

14.- Benson C, Kaplan J. Treating opportunistic infections among HIV infected adults and adolescents: Recommendations from CDC. the National Institutes of Health, and the HIV Medicine Association/Infectious Diseases Society of America. Clin Infect Dis 2005; 40: S131-235.         [ Links ]

15.- Del Brutto O, Mosquera A. Brainstem tuberculoma mimicking glioma: The role of antituberculous drugs as a diagnostic tool. Neurology 1999; 52 (1): 210-11.         [ Links ]

16.- Burman W. Issues in the management of HIV-related tuberculosis. Clin Chest Med 2005; 26: 283-94.         [ Links ]

17.- Sánchez-Portocarrero J, Pérez-Cecilia E. Romero-Vivas J. Infection of the central nervous system by Mycobacterium tuberculosis in patients infected with human immunodeficiency virus (the new neurotuberculosis). Infection 1999; 27: 313-17.         [ Links ]

18.- Prasad K, Volmink J, Menon G. El uso de esteroides en el tratamiento de la meningitis tuberculosa (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2005 Número 4, Oxford: Update Software Ltd. Disponible en http://www.updatesoftware.com. (accedido 20 noviembre 2006).         [ Links ]

19.- Manji H, Miller R. The neurology of HIV infection. J. Neurol Neurosurg Psychiatry 2004; 75: 29-35.         [ Links ]

20.- Bayindir C, Mete O, Bilgic B. Retrospective study of 23 pathologically proven cases of central nervous system tuberculomas. Clin Neurol Neurosurg 2006; 108 (4): 353-7.         [ Links ]

21.- Koralnik I. Approach to HIV-infected patients with central nervous system lesions. Up to date. Disponible en URL: www.uptodate.com. (accedido 11 octubre 2007).         [ Links ]


Recibido: 8 enero 2007, Aceptado: 10 enero 2008.

Correspondencia a: Claudio Navarrete Asenjo cnavarreteasenjo@yahoo.es