SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 número2Uso de caspofungina en candidiasis esofágicaLa epidemia de sarampión de 1899-1900 en Chile y la creación del primer hospital de niños de Santiago índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. v.19 n.2 Santiago  2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182002000200011 

LIBRO DE LIBROS

Microbiología Clínica. Katia Abarca V., Patricia García C. y Pablo Vial C., editores, 2001. Págs. 487. Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago de Chile.

He recibido con gran alegría la oportunidad de comentar el Texto de Microbiología Clínica de los editores Katia Abarca, Patricia García y Pablo Vial a quienes quiero, respeto y admiro desde hace muchos años, por sus valiosos aportes a la Microbiología e Infectología nacional. Este texto ha recibido el patrocinio de la Vicerrectoría de Comunicaciones y Extensión de la Pontificia Universidad Católica de Chile a quien debemos, sin duda, agradecer.

Al tomar por primera vez este libro en mis manos, me impresionó la gran calidad de su presentación, atractiva y muy cuidada, con hermosa portada y excelente textura y presentado como Lecciones de Microbiología Clínica.

Así planteado, nos enfrentamos a un texto que manifiesta el profundo trabajo de reflexión previa sobre los contenidos a entregar, de tal forma de ofrecer lo que requiere tanto el alumno de pregrado, como aquellos de postítulo y postgrado. Esta reflexión da sus frutos surgiendo las lecciones en el justo equilibrio de abordar los fundamentos de los capítulos y sus proyecciones, como también incorporando con rigurosidad los temas emergentes.

Veamos los capítulos que se ofrecen. La dedicatoria del libro es emocionante. El Dr. Manuel Rodríguez Leiva es un Maestro. Tuvo la sabiduría, generosidad y calidad humana del maestro. Todo lo expresado lo refleja plenamente. Cuando postulé a la carrera de medicina tenía que ser entrevistada por dos académicos de la Facultad. Quiso Dios que uno de ellos fuera el Dr. Manuel Rodríguez. ¡Qué gran impacto fue esa primera conversación! En una pieza pequeña, llena de libros y papeles. El, con su rostro juvenil y acogedor. Hablamos largo rato sobre la literatura latinoamericana, revelando su profunda cultura y variados intereses. Fue un docente muy especial y sin duda me marcó posteriormente. Al compartir con él más tarde en la Asociación Chilena de Microbiología, me impactó su vitalidad y entusiasmo permanente, siempre al día en la información y actualidad científica; quería que el pensamiento y la formación en Microbiología en Chile tuviera un desarrollo acelerado sin decaer en momento alguno.

¡Fue un gran Maestro! Y el apoyo irrestricto de los suyos permitió que él cumpliera una tarea de excelencia. Pero su herencia son sus discípulos, que en honor a él han decidido entregar estas Lecciones de Microbiología Clínica.

Pablo Vial desarrolla un interesante prólogo que coloca el texto en su verdadera dimensión.

El mundo microbiano tiene gran importancia en muchas áreas de interés para el Hombre y sabemos que todavía desconocemos una parte importante de éste, sin embargo, los autores deciden profundizar en aquellos relevantes para la salud humana. Se destaca muy claramente los aspectos de la interacción del agente con el huésped en el logro del equilibrio que impide que el hombre enferme. Pero el Hombre ha colaborado a romper estos equilibrios dando origen a un gran número de situaciones emergentes que abarcan la detección de nuevos agentes, como la reaparición de algunos de ellos, la expresión de mecanismos de resistencia a antimicrobianos y la manifestación de nuevos factores de virulencia.

El Hombre está frente a otros seres vivos, bacterias, hongos, virus y parásitos que pueden expresar cambios en su evolución y ello está ocurriendo.

Es interesante observar como la Microbiología se rige por ciclos acelerados; en la segunda mitad del siglo XIX los avances fueron impresionantes. Se describieron los agentes etiológicos de infecciones que originaban la mayor morbilidad y mortalidad en la época. Se establecieron los principios que relacionaban agentes etiológicos y enfermedad. Se propusieron métodos de identificación y de prevención.

Cien años después, en la segunda mitad del siglo XX, los avances son también notables en patogenia, identificación, terapéutica y prevención de las infecciones.

Este es el desafío de los autores, dar respuesta a todas las inquietudes, la relevante ya conocida, y también nueva información en la perspectiva de la solidez de los argumentos que la reconocen como válida.

En el Capítulo I, se hace una acabada descripción de los métodos para identificación de microorganismos en el laboratorio, desde los más tradicionales como tinciones y cultivos hasta los métodos inmunológicos y la detección de ácidos nucleicos. Su descripción es clara e introduce recomendaciones de gran utilidad. A ello se agrega la incorporación de excelentes figuras explicativas.

El Capítulo II, dedicado a Bacteriología, con sus generalidades incluidas estructura, genética molecular, conceptos de patogenia y resistencia a infecciones, está magníficamente abordado por Guido Mora y Jorge Delgado. Incluye el habitualmente complejo tema de la taxonomía bacteriana. Fácil lectura, con lenguaje moderno, es realmente un aporte.

Posteriormente se suceden tres secciones relevantes y de gran importancia en la formación futura de los alumnos, acercando la Microbiología a la comprensión de la relación de la clínica con el laboratorio, como son los conceptos de flora normal, diagnóstico microbiológico y obtención de muestras clínicas de relevancia para las decisiones ante el paciente con infección. Katia Abarca y Patricia García muestran su extraordinaria calidad docente incorporando dibujos, esquemas, algoritmos y fotografías que refuerzan los contenidos del texto. Tras ello hay un notable esfuerzo.

La sección bacterias de relevancia médica es notable, están presente desde Staphylococcus aureus hasta Bartonella henselae, desde Neisseria meningitidis hasta Legionella pneumophila, desde Escherichia coli a Borrelia burgdorferi y enfermedad de Lyme. Todas ellas presentadas con un esquema muy atractivo: el agente con una breve descripción, patogenia, manifestaciones clínicas, técnicas de diagnóstico de laboratorio, su tratamiento y prevención.

Sé que frente a cada microorganismo los autores debieron hacer un formidable esfuerzo de síntesis y entregar, previo un análisis crítico, lo relevante combinando lo tradicional con el conocimiento de punta sobre cada agente.

Elizabeth Palavecino, Patricia García, Teresa Lobos y Jaime Labarca ofrecen una magnífica y actualizada visión de las bacterias de relevancia médica, de gran interés para alumnos, médicos y profesionales de la salud.

Elizabeth Palavecino entrega una visión actual y atractiva del tema de los antimicrobianos asociados al problema relevante de los mecanismos de resistencia y su impacto en la terapéutica. Este análisis incluye los necesarios comentarios sobre los factores que inciden en el fracaso del tratamiento antimicrobiano. También, absolutamente actual y necesaria es la sección sobre métodos de tipificación bacteriana que permiten realizar un análisis epidemiológico ante situaciones de brotes epidémicos, tanto hospitalarios como de la comunidad.

Excelente capítulo un gran aporte a la formación en Bacteriología.

El Capítulo III, revisa la Micología. Su autora es Teresa Lobos, con la solvencia de sus profundos conocimientos y experiencia en el tema. Conozco su amor por esta área de la Microbiología y debo mencionar que fui testigo de ello, al compartir con Teresa parte de los meses en París en que ella disfrutó del aprendizaje del Instituto Pasteur. Su preparación y rigurosidad están presentes en la descripción, clasificación y aspectos macro y microscópicos, genética, factores de patogenicidad y respuesta inmune frente a hongos. De gran utilidad son los esquemas referidos a diagnóstico de laboratorio a través de los métodos convencionales, como también la detección de antígenos y la real utilidad ahora y a futuro, de las técnicas para la detección de ácidos nucleicos. Gran interés práctico tiene la sección dedicada a hongos de relevancia médica. Con su cuidadosa descripción y proyección clínica, que incluye tanto las micosis superficiales como profundas, incorpora desde levaduras como Candida hasta hongos como Fusarium y Mucorales. Un completo panorama de la Micología con un gran esfuerzo de síntesis.

El Capítulo IV es macizo. Está dedicado a Virología y en él se analizan tanto los aspectos básicos como las proyecciones patogénicas y clínicas de los agentes virales. Es llamativa la cantidad de información que debe registrarse al analizar este grupo de microorganismos que no son verdaderamente células sino estructuras proteicas unidas a un ácido nucleico. Surge la pregunta ¿son seres vivos? y André Lwoffi, Premio Nobel francés comenta «un virus es un virus», «es materia de gustos verlos o no como organismos vivos». Interesante observación que se enfrenta a la evidente capacidad de producir daño de un número creciente de virus que afectan al ser humano, incluso como responsables de procesos crónicos. A los contenidos tradicionales se ha incorporado información novedosa y actual, en relación a estructura, aspectos genéticos y clasificación moderna de agentes virales.

El espectro de huésped y tejidos que los diferentes virus son capaces de infectar, nos coloca frente al concepto de infección selectiva que también es válida para otros agentes etiológicos. La relación de la estructura microbiana y un receptor específico en mucosa y tejidos del hombre permite entender los territorios del organismo humano que serán afectados. Excelente tablas de resumen y figuras que facilitan la comprensión de aspectos complejos de la replicación viral.

Se analiza la patogenia de la infección viral y se hace énfasis en la importancia, entre otros, de los virus oncogénicos. Tanto la respuesta inmunológica como el diagnóstico virológico son abordados en forma clara, didáctica y muy completa por Pablo Vial, Katia Abarca y Marcela Ferrés, e impresiona la completa revisión de los virus de relevancia médica con excelente material de apoyo visual. Lo complejo se hace sencillo; ¡una verdadera hazaña!.

Por último, una excelente revisión de vacunas virales y sustancias antivirales permiten completar una efectiva y precisa puesta al día en Virología.

El Capítulo V, tiene como tema la Parasitología, que Marisa Torres revisa en forma completa y amena. Conserva plenamente el formato que los autores del libro han elegido para este texto. Establece entonces, una clara propuesta sobre las diferentes modalidades de clasificación de parásitos y sus mecanismos de patogenicidad enfrentados a la respuesta inmune del huésped. Importancia relevante alcanza la descripción de los diferentes métodos de diagnóstico parasitológico y la descripción de los parásitos de interés médico con su epidemiología y patogenia. Los ciclos evolutivos con el compromiso de más de un huésped entre otros están acompañados por figuras, diagramas, fotos y esquemas de gran importancia docente para estudiantes y médicos.

El Capítulo VI, sobre Epidemiología de enfermedades infecciosas es crucial. Con gran claridad de información, se incorporan las definiciones fundamentales para la comprensión de la relación del agente con el huésped en la dimensión epidemiológica, incluidos los reservorios y vías de diseminación.

Al final se agregan dos anexos de gran importancia, uno destinado a analizar la validez de los exámenes de laboratorio y el segundo sobre la seguridad en el laboratorio, tan necesaria frente al evidente riesgo de los procedimientos realizados en forma inadecuada.

En resumen, un texto de gran calidad, preparado con gran responsabilidad y en forma acuciosa, lleno de detalles atractivos, actualizado y fácil de leer. Debe tener un éxito merecido y una amplia difusión.

Katia Abarca, Patricia García, Pablo Vial, Teresa Lobos, Elizabeth Palavecino, Marcela Ferrés, Marisa Torres, Guido Mora, Jaime Labarca, Jorge Delgado, su Maestro debe estar orgulloso de ustedes. Los felicito con entusiasmo por su gran esfuerzo que entrega un extraordinario aporte al medio nacional con sus magníficas lecciones de Microbiología Clínica.

M. Eugenia Pinto C.