SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.70 número4Ingestión de cuerpos extrañosEtica en la atención de urgencia índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.70 n.4 Santiago jul. 1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41061999000400014 

Manejo inicial de las quemaduras

Belisario Aguayo M. 1

Esta sección contiene parte de las conferencias dictadas anualmente en el marco del Programa de Educación Continua de la Sociedad Chilena de Pediatría.

Las lesiones por quemaduras constituyen una de las patologías que con mayor frecuencia ocupan las consultas de urgencia, siendo la variedad de trauma que más frecuentemente deja en el paciente graves y permanentes secuelas, y dependiendo de la magnitud de la injuria, puede constituir uno de los más formidables desafíos para el médico de urgencia, el intensivista y el cirujano especialista en lo que se refiere a lograr la sobrevivencia del paciente.

GENERALIDADES

Las lesiones por quemaduras podemos clasificarlas la mayoría de las veces dentro de los traumas prevenibles, y constituyen una condición absolutamente no deseada por el paciente y su familia, pero las conductas rutinarias de la dinámica familiar establecen permanentes condiciones para que ocurran. Un estudio realizado en pacientes quemados que requirieron hospitalización, realizado en nuestro servicio en 1991, reveló que estos se concentran en los dos primeros años de vida, cuando no existe conciencia de riesgo, y por ende, son consecuencia de las acciones de los adultos que desconocen cómo sus actividades cotidianas exponen al niño.

Así aparecen por primera vez datos útiles para la prevención de estos accidentes. Para la preparación de los biberones se acostumbra hervir agua y luego dejarla enfriar en un jarro sobre el mueble de cocina o sobre una mesa, al alcance del niño que ya camina. Otras veces se deja el biberón ya preparado con leche caliente y destapado para que se enfríe, constituyendo una tentación irresistible para el niño hambriento. La tradicional costumbre en los hogares chilenos de poner un tarro con agua con hojas de eucalipto sobre estufas a parafina es causa de muchas escaldaduras; el permitir que niños accedan a la cocina mientras se prepara los alimentos es un factor predisponente importante en el que un niño se expone a un ambiente altamente peligroso. Mientras se cocina, con frecuencia se dejan los mangos de las sartenes sobresaliendo del mueble, los picos de las teteras hacia afuera, se sigue prefiriendo usar los quemadores de la parte delantera de la cocina, y otras veces se deja teteras u ollas con contenido en sitios al alcance de menores. Tampoco se aísla del alcance del niño las planchas de ropa, calientes, luego de terminada la labor, se deja estufas de calefacción en sitios de circulación, se lava la región gluteogenital de un niño en el cambio de pañal directamente al chorro del agua, sin que el adulto se percate que la temperatura de esta va subiendo rápidamente.

Nuestros pacientes más graves han sido víctimas del fuego de incendios, en ocasiones por niños más grandes que juegan con combustibles y explosionan los depósitos domésticos plásticos con resultado de extensas quemaduras de espesor variable de la piel, y muchas veces con lesión de su vía aérea.

Los niños expuestos a ácidos o álcalis son menos frecuentes, y la lesión cutánea no pasa de una dermatitis exfoliativa por exposición prolongada a parafina, que empapa a veces por horas las ropas de niños que no son desvestidos, por no saber sus padres que esta condición es nociva.

Hemos tenido muchos pacientes que han sufrido accidentes al exponerse a contacto eléctrico doméstico lesionando manos y boca en forma irreparable, destacando en los últimos 5 años tres pacientes con quemaduras por alta tensión al acceder a torres del sistema interconectado con carga de 110 000 voltios.

Como podemos ver, la intervención de adultos siempre condiciona el riesgo para los niños, y nuestra labor y la de los servicios de salud debe dirigirse a la educación masiva, especialmente de los sectores socioeconómicos bajos, ya que los esfuerzos aislados de las campañas de prevención periódicas de COANIQUEM o educativas de profesores básicos, han demostrado que se puede corregir, aunque sea parcialmente, conductas predisponentes de lesiones, y que además es posible ahorrar recursos económicos, los que pueden destinarse a mejorar la atención de los hospitales.

LA LESIÓN POR QUEMADURA

La exposición de la piel al calor puede resultar en denaturación de los procesos metabólicos celulares, lo que conduce a la necrosis, dependiendo de tres factores relacionados con el contacto térmico: la intensidad del calor, la duración de la exposición y la conductancia tisular.

Respecto de la histopatología de la piel lesionada por el calor, hace más de cuarenta años Jackson describió tres zonas concéntricas en extensión y profundidad con características propias, en las que la intensidad del daño celular es diferente y determinada por los factores recién descritos. Se evidencia primero una zona central con necrosis por coagulación sin actividad celular, rodeada por otra zona de menor intensidad de daño, con estasis vascular, y en la que que hay gran actividad metabólica de keratinocitos y células de Langerhans, ambas poblaciones celulares inmunocompetentes, responsables de la exportación de inmunomediadores que participarán en la "tormenta de citoquinas", en la que se producen múltiples efectos en tejidos y sistemas distantes al sitio de la quemadura. La supervivencia de la piel lesionada de esta manera dependerá de los eventos que se sucedan en las 48 horas siguientes al momento de la termoagresión, y de esto además dependerá la morbimortalidad del paciente, dependiendo de la extensión de piel comprometida, por dos razones. Primero, porque cuando la cantidad de piel (extensión) es de magnitud mayor al 20% de la superficie corporal, la cantidad de citoquinas circulantes, y por ende sus efectos en membranas celulares y en sistemas especialmente cardiovascular, van a ser de mayor intensidad, y segundo, porque el compromiso de la perfusión, secundario a lo ya descrito y la magnitud del edema local en el tejido dañado, harán menos probable que podamos salvar grandes extensiones de piel, la que en los días siguientes se manifestará con necrosis similar a la de la zona central que se coaguló primariamente, lo que obligará a escindirla, dejando grandes extensiones de tejido celular y músculos expuestos, constituyendo una formidable solución de continuidad en la principal barrera de defensa del medio interno, de forma que si el paciente sobrevive, será reparada con cicatrices generalmente inestéticas y deformantes.

Rodeando a las dos zonas concéntricas recién descritas hay una zona de hiperemia, en la que el daño celular es menos intenso, y aunque también participa exportando inmunomediadores, su recuperación generalmente es total en un lapso de 10 días, dejando entonces de constituir un problema y además disminuyendo la extensión de la superficie quemada.

Cuando la necrosis inmediata (coagulación) compromete sólo parcialmente el espesor de la piel, respetando las papilas dérmicas y sus apéndices, las glándulas sudoríparas y los folículos pilosos con sus glándulas sebáceas, es posible que al desprenderse la escara se produzca una reparación por cicatrización, pero cuando el compromiso es de espesor total de la piel, sólo es posible reparar con injerto de piel autóloga. Ahora, al hablar de la zona de estasis, nos referimos a un fenómeno local en que se produce una crisis de perfusión por déficit en el retorno venoso, lo que facilita el secuestro de líquidos en el intersticio. Es la piel de la zona de estasis la que está en riesgo de vitalidad, y a la que se dirigen los esfuerzos para rescatarla, los que de tener éxito resultan en la recuperación de extensión de quemadura, y en caso contrario, la isquemia conducirá a la necrosis. Es por eso que es tan importante el adecuado manejo del paciente en la restitución de volúmenes en cantidad y calidad adecuados durante los primeros dos días, especialmente en las primeras 8 horas de evolución. La paradoja es que el paciente generalmente es manejado durante este crítico período por médicos no especialistas, no entrenados y la mayoría de las veces con serias dificultades para conseguir apoyo técnico de centros especializados a los que se derivará finalmente el paciente, los que tendrán que asumir la conducción del caso, cuando ya los fenómenos fisiopatológicos han llevado irreparablemente a la pérdida de valiosa extensión de piel.

El caso de las lesiones por contacto eléctrico debe ser enfocado de una manera diferente. La corriente eléctrica daña por su paso a través del organismo, por lo que la mayoría de las veces podemos observar una lesión puntiforme en el sitio de entrada y otra mayor en el punto de salida (contacto neutro, o "a tierra"), pero la necrosis tisular en profundidad es característicamente mayor. La magnitud del daño depende de tres factores, la duración del contacto, la intensidad de la corriente y la resistencia que ofrece el tejido. En sentido práctico, el amperaje de la corriente es la cantidad de energía que atraviesa por la estructura, con una fuerza representada por el voltaje, a la que se opone una resistencia representada en forma inversa por la cantidad relativa de agua que tiene cada tejido en particular, siendo mayor en la piel seguida por hueso, grasa, nervio, músculo, sangre y fluidos corporales. La resistencia al paso de la energía eléctrica se traduce en calor responsable de la coagulación, por lo que es difícil concebir quemaduras eléctricas que no sean graves, pero cuando el voltaje de la energía insultante es alto, se agrega el compromiso de los sistemas nervioso y cardiovascular, especialmente cuando el paso de la corriente atraviesa verticalmente el tórax, en que con frecuencia se ven lesiones en el plexo subendocárdico que se traducen en arritmias ventriculares, lo que da gravedad sistémica a un fenómeno que se nos presenta como localizado, muchas veces con pérdida de extremidades completas por trombosis de arterias y venas, como el caso de un niño de 9 años que perdió así su brazo derecho y al que hubo que escindirle parte de la calota que era el punto de salida, aunque por fortuna sin daño neurológico ni cardiovascular.

BASES FISIOPATOLÓGICAS DE LA RESTITUCIÓN DE FLUIDOS

Se ha señalado que la reposición de volumen en la etapa de atención inmediata al paciente severamente quemado es la que marca toda la evolución posterior, en que la isquemia conduce a la necrosis de la piel quemada en espesor variable.

Hace 50 años los pacientes extensamente quemados morían por shock hipovolémico o por insuficiencia renal aguda. En los años siguientes, la restitución agresiva de volúmenes disminuyó considerablemente la mortalidad por esta causa, pero se agregó otro problema constituido por el edema resultante, tanto local como generalizado. El edema local conduce a la isquemia de la piel dañada, y el edema generalizado disminuye la distensibilidad pulmonar, aumenta la resistencia de la vía aérea y pone rígida la jaula torácica, así que está lejos de ser un mal menor y una condición que tengamos que estar dispuestos a asumir.

En el tejido quemado, como efecto directo del calor y por la acción de citoquinas y radicales de oxígeno, se produce daño a la vasculatura representado por ruptura de la uniones estrechas entre las células endoteliales, formándose en los capilares amplios orificios que permiten el paso de moléculas tan grandes como el fibrinógeno, por los que se pierde rápidamente importantes cantidades de la albúmina responsable de la presión coloidooncótica del plasma, resultando en exflujo de líquido y proteínas desde el espacio vascular hacia el intersticio. Este fenómeno se produce rápidamente durante las primeras horas de evolución y se mantiene por varios días, sumándose la acción de inmunomediadores y vasodilatación con el consiguiente aumento de la presión hidrostática, por lo que discretos cambios de presión resultan en marcado aumento del contenido de líquido y proteínas del intersticio.

Por bastante tiempo se pensó que los inmunomediadores, en la denominada "tormenta de citoquinas", por la gran cantidad circulante exportada desde el tejido quemado por células inmunocompetentes como las de Langerhans y keratinocitos, que juntos constituyen más del 95% de la población celular de la piel, producían también un considerable aumento de la permeabilidad capilar en todo el organismo, pero ahora sabemos que el aumento en el contenido de agua en el tejido no quemado es causado por la severa hipoproteinemia secundaria al atrapamiento de albúmina en el tejido quemado, lo que produce un desbalance de las fuerzas de Starling, resultando en el exflujo, que además es favorecido por la depleción de proteínas del intersticio.

De esta manera, el medio interno queda prácticamente compuesto por dos compartimientos corporales: el espacio intracelular y el intersticio. La separación entre los compartimientos vascular e intersticial se hace ineficiente en todo el organismo, y nominal en el tejido quemado.

Las citoquinas y el déficit de perfusión en el tejido quemado aparecen como responsables de un funcionamiento deficiente de la sodio-potasio-ATPasa, lo que causará un importante secuestro de sodio en el interior de las células, con la consiguiente disminución en el potencial transmembrana y edema intracelular. Este fenómeno puede durar hasta 36 horas, dependiendo de lo adecuado de la restitución de volúmenes y restauración de la perfusión tisular, y es, junto a la hipoalbuminemia, el responsable de la necesidad de reponer grandes volúmenes de líquido para mantener una adecuada perfusión capilar. Por eso, en nuestro hospital preferimos usar soluciones cristaloides hipertónicas de sodio para reponer volumen en los grandes quemados, en contraposición al uso de coloides, ya que hemos reproducido la experiencia publicada hace ya 10 años del Arkansas Children’s Hospital Burn Center, que demostró que con el uso de ellas se necesita mucho menos volumen a reponer para estabilizar la hemodinamia del paciente, lo que significa menor edema.

LA LESIÓN PULMONAR POR INHALACIÓN DE HUMO

Si bien es posible que la vía aérea sea lesionada directamente por acción del calor, especialmente cuando ha habido inhalación de vapor, lo que se conoce generalmente como "quemadura respiratoria" corresponde a un daño pulmonar causado por la inhalación de humo.

En efecto, la gran eficiencia de la nariz, la boca y la faringe en realizar intercambio térmico hace que la acción de aire supercalentado con agente injuriante se limite a cara, bucofaringe y vía aérea superior, y contados casos son en los que podemos describir lesión de vías respiratorias inferiores, salvo que el paciente haya inhalado vapor de agua, que es 4 000 veces más termoestable que el aire. En los casos que se ha producido quemadura térmica de la vía aérea pequeña, la reparación por fibrosis conduce a la formación de un pulmón rígido al punto de ser incompatible con la vida.

Cuando el paciente rescatado de un incendio ha inhalado humo, los eventos que se suceden no tienen relación fisiopatológica con una lesión local por acción del calor. Se debe ser muy cuidadoso en discriminar los casos de pulmón del quemado en incendio de los de quemados del pulmón por calor como vapor de agua.

El contenido de sustancias químicas presentes como gases o recubriendo el componente particulado del humo son capaces de llegar hasta la vía aérea pequeña y los alvéolos, y allí producir lesiones químicas y desencadenar fenómenos inmunomediados que afectarán el parénquima pulmonar. La combustión de maderas, y peor aún, la de plásticos, acrílicos y PVC, ampliamente usados en la construcción moderna, y el moltoprén de los colchones, produce un coloide (humo) con gran contenido de ácidos, álcalis, aldehídos y cetonas, que formarán parte de la fracción gaseosa o impregnarán el componente microparticulado (hollín) que, por su tamaño tan reducido como hasta 0,1 micras, puede alcanzar hasta los alvéolos.

Estas substancias son capaces de paralizar los cilios y provocar estasia del mucus. Allí se liberará histamina, serotonina y calicreínas, se producirá reclutamiento leucocitario con efectos que van desde congestión vascular y edema hasta la necrosis con pérdida completa del epitelio respiratorio. Se formarán cilindros seudomembranosos que obstruirán la vía aérea, se producirá edema y microhemorragias intraalveolares, y habrá necrosis de neumocitos tipo I con formación de membrana hialina. Las válvulas de bola así formadas obstruyen las vías aéreas superior y las de calibre pequeño, dando lugar a zonas de hiperinflación y de atelectasia. Cambios en la permeabilidad de la microvasculatura se traducen en aumento en la formación de linfa pulmonar e incremento en el agua pulmonar extravascular.

Los leucocitos reclutados, polimorfonucleares y células del sistema macrofágico mononuclear, además de liberar enzimas proteolíticas y ser involucrados en la inhibición de la actividad de tripsina y elastasa, serán responsables de la presencia de histamina, prostaciclinas, prostaglandinas, leucotrienos y tromboxano A2, que además de producir edema local, conducirán a aumento y redistribución del flujo sanguíneo en el pulmón desde áreas ventiladas a otras no ventiladas, creando un efecto de shunt.

Como vemos, podemos encontrar compromiso de la elasticidad del pulmón, de su distensibilidad, engrosamiento de la membrana alvéolo-capilar, obstrucción de la vía aérea mayor y menor, y formación de shunt pulmonar, sin olvidar que en el humo hay monóxido de carbono, el que será responsable de la desviación hacia la izquierda de la curva de disociación de la hemoglobina del oxígeno. La importancia de entender la fisiopatología de la lesión por inhalación de humo radica en que esta duplica la mortalidad del paciente ya severamente quemado, y que su tratamiento requiere del uso precoz de ventilación mecánica.

DIAGNÓSTICO DE QUEMADURA

La profundidad de las quemaduras tiene varias formas de clasificarse, unas más complejas que otras.

En nuestro servicio usamos la clasificación de Fortunato Benaim, que involucra factores tanto diagnósticos como pronósticos. Así, la lesión puede ser superficial, que se resolverá siempre por epitelización completa, y que llamaremos "A". Cuando es profunda, siempre habrá que remover la escara e injertar, y la llamaremos "B". Ahora, cuando es de espesor intermedio o indeterminado, cuando tenemos duda de cuál será su evolución hacia la epidermocicatrización o hacia la profundización y convertirse luego en escara, aunque esta sea de espesor parcial, la llamaremos "AB". Los tres tipos de lesión pueden coexistir en un mismo paciente y es preciso especificar en qué sitios hay tal o cual quemadura.

La quemadura "A" o superficial (1er grado de Converse-Smith) se caracteriza por simple eritema, es intensamente dolorosa, y puede haber cualquier grado de edema local. La quemadura "B" (3er grado) es de color blanco, que representa la coagulación del espesor total de la piel, no duele, ya que también se han coagulado las terminaciones nerviosas. Las quemaduras de espesor parcial de piel, superficial o profundo, conocidas como "AB" (2º grado), duelen de modo variable, dependiendo del espesor comprometido, y se caracterizan por intenso exudado plasmático, que se acumula en flictenas que se rompen con facilidad dejando expuesto el dermis, que puede estar vital (lesión "AB-A" o de 2º grado superficial) o parcialmente destruido (lesión "AB-B" o de 2º grado profundo).

La lesión por quemadura tiene que ser descrita también en el contexto del paciente. Así, es de suma importancia que en la configuración de la atención a prestar al paciente se considere su edad, y también se debe describir su localización en los segmentos anatómicos, datos fundamentales para poder calcular el porcentaje de la superficie corporal total que ha sido quemada, ya que de eso dependen los factores pronósticos y las decisiones terapéuticas. Además también necesitamos calcular la cantidad de agua que pierde el organismo por la superficie quemada.

Para esto, nosotros hemos escogido la fórmula de cálculo de la superficie corporal total del Albert Einstein College of Medicine, por su simplicidad y estrecha correlación con el nomograma:

7 + (Peso x 4)  

= SCT (m2)
90 + Peso  

Una vez calculada la superficie corporal total, nos abocamos a la estimación de la superficie quemada, para lo que existen varias formas de hacerlo, entre las que se encuentra la popular "Regla de los 9", pero que adolece de ser muy imprecisa y difícil de aplicar en niños, en contraposición a la tabla de Lund y Browder que es mucho más precisa y fácil de aplicar que las estimaciones hechas por diferentes personas, y que considera la edad del paciente como un parámetro fundamental, ya que las proporciones corporales varían mucho a lo largo del crecimiento, con la salvedad de que se necesita tenerla a mano para poder realizar el cálculo.

 

Para cálculo de porcentaje de superficie corporal quemada


Segmento corporal
Edad en años
         
Total
 
1
 
1-4
5-9
 
10-14
15
Adulto
A AB B

Cabeza 19   17 13  
11
09 07  
Cuello         2        
Tronco anterior         13        
Tronco posterior        
13
       
Cuello         2        
Glúteo derecho                
Glúteo izquierdo                
Genitales         1        
Brazo derecho         3        
Brazo izquierdo         3        
Antebrazo derecho         4        
Antebrazo izquierdo         4        
Mano derecha                
Mano izquierda                
Muslo derecho   8     9  
Muslo izquierdo   8     9  
Pierna derecha   5       7  
Pierna izquierda   5       7  
Pie derecho                
Pie izquierdo                

Total superficie quemada

Vamos también a consignar el agente que ha provocado la quemadura en la forma más individualizada posible. Por ejemplo, evitaremos decir: quemadura por líquido caliente, y trataremos de decir: quemadura por comida hirviente, o agua jabonosa caliente, o aceite enfriándose, etc. Esto nos permitirá estimar la temperatura del agente injuriante.

Por supuesto, en los casos que amerite, deberemos señalar nuestra sospecha de lesión pulmonar por inhalación de humo. En este tópico, fundaremos la sospecha cuando el paciente haya estado en incendio en espacio cerrado. También puede sospecharse en presencia de quemadura de vibrisas o lesión facial por fuego, pero estas últimas no se correlacionan tan estrechamente con la lesión pulmonar, por lo que ya habíamos dicho, de que la bucofaringe es muy eficiente en intercambio térmico con el aire. El rescatado de incendio y en un espacio cerrado, por el contrario, debe ser considerado como con lesión por inhalación de humo hasta que se demuestre lo contrario. El esputo carbonáceo, o el aislamiento de macrófagos cargados de hollín en la muestra tomada por fibrobroncoscopía, sólo son elementos con-firmatorios después de 48 horas, cuando la lesión ya está establecida y poco se puede hacer si no ha sido tratada.

Atención inmediata al paciente quemado

La atención inicial al paciente quemado es la actitivad que con mayor frecuencia es delegada en las enfermeras, ya que generalmente ellas son expertas en la atención de la superficie corporal, problema originado en las universidades, las cuales otorgan al manejo de esta patología un tiempo y una calidad de formación decrementales en la carrera de medicina. La principal fuente de errores radica, entonces, en la subestimación del problema por parte de los médicos de urgencia.

Describiremos ahora la secuencia esperada de acciones y actitudes que debe asumir el médico de urgencia una vez que recibe un quemado. Esta secuencia debe ser conseguida sin hacer preestimaciones rápidas de superficie quemada, principal fuente de errores en el manejo del paciente, ya que es muy fácil subestimar y enviar el paciente a control ambulatorio.

Asegurar la sobrevida del paciente

Lo primero es cerciorarse de que la vía aérea esté permeable. Es posible que el niño al sufrir la quemadura realice una inspiración refleja y aspire un cuerpo extraño. Si nos fijamos en que el paciente pueda llorar o hablar, o que movilice aire sin dificultad, y examinamos la faringe para descartar la presencia de cuerpos extraños, secreciones u hollín, podremos excluir la posibilidad de que el paciente sufra daños permanentes que ni siquiera dependen directamente de la lesión por quemadura.

Luego vamos a comprobar que haya ventilación eficiente. Es tan simple como observar que haya buena incursión respiratoria, que la ventilación sea sin dificultad, y que el murmullo vesicular sea simétrico en ambas bases pulmonares.

Luego comprobaremos que haya perfusión adecuada. Para eso es muy confiable la evaluación del llene capilar del lecho ungueal, y fundamental la estimación de la saturación de la hemoglobina con un oximonitor de pulso.

Debemos asegurarnos, también, de que no haya ningún grado de déficit neurológico. Cualquier grado de compromiso de conciencia se debe a shock hipovolémico hasta que se demuestre lo contrario. Sólo ocasionalmente hay causa paralela.

Y, finalmente, debemos desnudar al paciente y evaluar toda la piel. La causa más frecuente de subestimación de la extensión de la quemadura por haber omitido este hábito, o por no haber examinado el cuero cabelludo, que representa parte importante de la superficie corporal del niño, y que está oculto por el pelo.

Por supuesto, sí consideramos la quemadura dentro del contexto del accidente, no pasaremos por alto enfermedades preexistentes que compliquen el manejo posterior o agraven las consecuencias metabólicas de la lesión, ni otras forma de trauma, como cuando hay además caídas de altura, o el evento sucedió en un accidente de tránsito o en explosiones, en que es posible que se presenten además lesiones por injuria mecánica de órganos y sistemas, que por sí solas constituyan un problema.

Asegurar que se detenga el daño

Junto con lo anterior y como primeras acciones en la atención inmediata, tenemos que comprobar que el paciente no tenga en su superficie aún ropas mojadas en sustancias cáusticas, o que ropas sintéticas (poliéster, lycra, etc.) estén en combustión lenta luego de apagado el fuego.

Fundamentalmente, la forma más eficaz de detener el daño de la lesión por quemadura consiste en prevenir y manejar adecuadamente el shock.

Asegurar que no se dañe aún más

Dentro de las acciones en prioridad 1 está el configurar la atención de manera que esta no constituya un problema para el paciente y el manejo posterior. Ya sabemos que en esta patología es muy fácil observar iatrogenias. Así, debemos considerar:

No permitir que se altere el orden de las prioridades en la atención; no retardar el inicio de la reposición de volumen; no permitir que la superficie sea tratada en forma extemporánea; no poner sobre la superficie quemada ninguna sustancia (antisépticos tópicos).

Hacer diagnóstico preciso

"Quemado" no es un diagnóstico.

Para poder conducir un manejo adecuado del paciente es necesario conocer más datos que el simple hecho de que ha sido quemado. Siempre se debe consignar: Edad y peso del paciente. Profundidad estimada de la lesión. Extensión de la quemadura. Localización en los segmentos corporales. Agente causal, lo más específico que sea posible.

Iniciar la reposición de volumen

El aporte de volumen debe ser diseñado para cada paciente en particular, para lo que basta con conseguir algunos datos simples: superficie corporal total, superficie quemada y necesidades basales de agua. Ya sabemos cómo calcular la SCT y la extensión de la superficie quemada. Para calcular las necesidades basales de agua nosotros estimamos 100 ml por cada kg de peso hasta los 10 kilos, sumado a 50 ml por cada kg por sobre los 10 kilos, y además 20 ml por cada kg que pese por sobre los 20 kilos.

Cuando se trata de un quemado de extensión mayor a 20% de la superficie corporal, será imprescindible contar con dos vías venosas de alto flujo, porque no podemos depender de que la vía no se ocluya, y para que sean confiables como de alto flujo, tienen que ser periféricas (en extremidades) y con catéteres de teflón cortos y de grueso calibre. Rara vez el calibre de la vena condiciona el flujo, y es más frecuente que dependa del catéter. Recordemos que la resistencia al flujo es directamente proporcional al largo del tubo e inversamente con exponente 4 al diámetro del lumen. Una vía ve-nosa central, además de significar una técnica invasiva con complicaciones propias, se establece con catéteres que son largos y de diámetro limitado, o sea, a priori con alta resistencia al flujo.

Se debe tener cuidado de no instalar una vía venosa periférica en un sitio distal al área quemada, cuidando además que el sitio a puncionar esté alejado de la piel lesionada.

Cuando ya hemos obtenido las vías de infusión y hecho los cálculos de superficie, estimaremos las necesidades de volumen a  pasar durante las primeras 24 horas de evolución de la quemadura. Estas necesidades corresponden a 5 000 ml por cada metro cuadrado de piel quemada, además de las necesidades basales de agua:

Necesidades basales de agua
+ 5 000 ml x m2 SCQ

Volumen para el primer día de evolución (ml)

Una vez que ya sabemos la cantidad de volumen que tenemos que infundir, lo haremos pasando el 50% de esa cantidad durante las primeras 8 horas de evolución de la quemadura (no las primeras horas de tratamiento). Así, si un paciente ya ha evolucionado, por ejemplo, 3 horas antes de iniciar la reposición, contamos con 5 horas para pasar la mitad del volumen calculado para el primer día.

Ahora que ya conocemos cómo vamos a infundir una cantidad de líquido, y sabemos calcular la cantidad y velocidad de infusión, nos ocuparemos de elegir cualitativamente la solución apropiada, la que nunca contendrá glucosa, ya que la descarga de glucocorticoides y catecolaminas hace que los quemados en período inmediato cursen con hiperglicemia.

En muchos centros se ha hecho muy popular el uso de solución Ringer-lactato en todos los pacientes quemados, que por ser estándar, es fácil de manejar. En nuestro servicio no la usamos por ser hipotónica (sodio 130 mEq/l), y no satisfacer las condiciones para el enfoque fisiopatológico que damos al manejo de pacientes quemados graves. Preferimos clasificar a los pacientes en "grandes quemados" y en quemados de magnitud menor, y usar una solución diferente para cada uno de ellos.

A los quemados con menos de 10% de la superficie corporal total, es excepcional que se les instale una vía venosa. A los pacientes quemados entre 10% y 20% de su superficie les reponemos volumen de acuerdo a la condición clínica, usando solución salina normal con sodio 0,9% p/v, que aporta 153 mEq/l.

Con los grandes quemados usamos soluciones hipertónicas en sodio. Los intensivistas pueden preparar soluciones diferentes para cada paciente en particular, pero esa práctica es riesgosa en manos no expertas, así que tuvimos que diseñar una solución hipertónica estándar que consiste en agregar 25 ml de cloruro de sodio al 10% a cada litro de solución fisiológica, con resultado de aporte de sodio 1,15% (195,5 mEq/l).

El manejo del paciente requiere que sea monitoreado continuamente. Se medirá cada 6 horas en todos los enfermos, y cada tres horas en lactantes menores de 6 meses, la glicemia, los electrólitos plasmáticos y los gases en sangre venosa. La glicemia, porque es posible que la ausencia de glucosa de las soluciones infundidas de las condiciones para que una hipoglicemia pase inadvertida, los electrólitos plasmáticos nos sirven para atender a los niveles de sodio que estamos obteniendo, y que cuando estos excedan los 150 mEq/l nos obligarán a solicitar asesoría especializada, por el riesgo de condicionar una hemorragia intracraneana cuando pasa de 160 mEq/l. En los gases en sangre venosos atenderemos a la concentración del ion bicarbonato, que empieza a consumirse como tampón que es, cuando empieza a cursar acidosis metabólica, antes de ser delatada por el déficit de base y el pH sanguíneo. La acidosis metabólica es causada en estos pacientes por insuficiencia de perfusión tisular.

La mejor forma de evaluar la perfusión tisular es con la medición del débito urinario, y lo mantendremos entre 1 y 2 ml/kg/h con ajustes a la velocidad de infusión de la solución elegida. Si pensamos que un aporte está bien calculado y no logra estabilizar la perfusión del paciente, posiblemente se deba a que parte del volumen infundido está siendo atrapado en el espacio intracelular, y que lo mejor sería no aportar mayor volumen, sino mayor concentración de sodio en la solución, es probable que estemos en lo correcto, pero tal conducta debemos dejarla en manos del intensivista.

Atender la superficie quemada

Es muy frecuente que acciones en la superficie sean realizadas antes de lo debido, por ser la piel quemada muy atractiva (a veces distractiva) para el equipo de salud no entrenado en el manejo de quemados. Pero consideremos que, siguiendo el orden de prioridades como lo estamos describiendo, la mejor forma de proteger la piel quemada en espesor parcial pero viable, es manteniendo el paciente estable hemodinámicamente y bien perfundido, y que el abordaje quirúrgico extemporáneo puede demorar o postergar acciones más importantes, y además condicionar desestabilización clínica del paciente.

Sólo cuando ya tenemos al paciente con todas sus variables sistémicas controladas, es seguro atender la superficie. Esta atención debe ser no más que aseo suave y cobertura. El aseo suave sólo retira desde la superficie lesionada elementos extraños macroscópicos, como partículas carbonáceas, restos de textiles, flictenas (a excepción de palmas y plantas), cabellos, etc. No hacer jamás un "aseo quirúrgico", ni realizar una agresión mayor a un simple lavado arrastrando suavemente torundas de algodón o de gasa empapadas en solución fisiológica, o escurriéndola. Cualquier otra acción puede resultar en noxa y en dolor injustificado para el paciente.

La cobertura consiste en poner sobre la piel quemada apósitos estériles secos, absorbentes y muy abundantes, capaces de atrapar el exudado sin que este alcance las capas superficiales del textil. Entre la piel y los apósitos textiles, nosotros acostumbramos interponer una capa de poliuretano expandido de baja densidad (moltoprén), de espesor de tres milímetros, del que no tememos se adhiera a la superficie quemada, y de hacerlo, es de remoción fácil cuando parezca necesario.

Preferimos que en la primera curación no se utilice ningún tipo de antisépticos tópicos, los que además de constituir un riesgo para la vitalidad del tejido por su acción como químico, no han demostrado ser capaces de prevenir la infección, supuesta razón de su uso. En efecto, no hemos observado que las quemaduras se infecten más que cuando los usábamos, incluso menos.

No olvidemos que si la piel desnuda pierde calor rápidamente, la piel quemada, húmeda, lo pierde con mayor prontitud, por lo cual se debe abrigar al paciente para evitar la hipotermia.

Por último, las quemaduras tubulares, llamadas comúnmente "en manguito", pueden por pérdida de elasticidad de la piel y por edema de los tejidos blandos subcutáneos comprimir la vasculatura, estableciendo déficit de perfusión por dificultad en el retorno venoso. Cuando tengamos una quemadura tubular en una extremidad, debemos elevar esta por sobre el nivel del cuerpo para facilitar el vaciado, y evaluar frecuentemente la perfusión local hacia distal. Esta práctica puede ahorrar muchas incisiones de descarga (escarotomías), que a veces otorgan más secuelas que la quemadura misma. Sólo en los contados casos en que aun con esta precaución se presenten problemas de retorno venoso, nos sentiremos autorizados a realizar incisiones de descarga, la que debe ser realizada por un cirujano, que escogerá la manera de hacerlas atendiendo a que sean suficientes y eficaces.

Derivación adecuada del paciente

Finalmente se debe analizar la manera más adecuada de derivar un paciente quemado grave desde un centro de atención de urgencias a uno especializado en quemaduras, ya que aquí existe otra de las grandes fuentes de iatrogenia para nuestros pacientes.

Una vez que todas las acciones anteriores ya han sido aseguradas, y no antes como para alterar el orden en las prioridades de la atención inmediata, ni después como para que el traslado se entorpezca, tenemos que escoger el centro de quemados al cual referir al paciente. Entonces se debe llamar telefónicamente a cada centro en el orden de elección que nos hemos establecido, hasta conseguir el cupo para su hospitalización.

Lo más frecuente es que el centro receptor solicite que el paciente sea manejado durante la etapa de estabilización en el centro de origen de la consulta, en espera de conseguir el cupo o porque en ese centro se acostumbre no recibir quemados hasta que estén completamente estables. Pero lo importante es que al establecer el contacto, se constituye un acuerdo a la manera de un contrato, en el que el centro receptor impondrá la forma de manejar al paciente y la manera y momento de trasladar. Y es lógico que así sea, ya que será ese centro el que tendrá que asumir el tratamiento especializado, y aunque nosotros hayamos aprendido a hacer las cosas de manera diferente, corresponde obedecer a los futuros tratantes. El médico de urgencias mantendrá informado de la evolución del caso y solicitará consejo para manejar las incidencias como se vayan presentando.

USO DE ANTIBIÓTICOS

Durante muchos años se ha usado antibióticos para prevenir infecciones en quemaduras. El fundamento de esta práctica se había planteado en el contexto de que los pacientes quemados, al sufrir daño a la principal barrera de defensa del medio interno, que es la piel, y al haber disfunción del sistema inmunocompetente, quedaban en una suerte de indefensión frente a infecciones por microorganismos tanto comensales de su tubo digestivo y de su piel, como los que podían agredirle desde el medio ambiente.

Sin embargo, cuando introducimos un antibiótico, lo que hacemos es eliminar sólo la flora que es sensible al antibiótico usado, produciendo una intervención en los sistemas ecológicos que resulta en sobrepoblación de los bacterios que son resistentes a ese fármaco, y cuando la infección se presenta, lo que se hace ahora bastante más probable, ya que hemos eliminado la natural competencia por espacio y por nutrientes del sistema, nos vemos en la obligación de usar otros antibióticos, que son más costosos, más tóxicos, y que establecen condiciones para que sobrevengan nuevas infecciones por bacterios más agresivos y por hongos.

En nuestro servicio, desde el año 1991 se ha suspendido definitivamente el uso de cualquier antibiótico con fines profilácticos de la infección en quemados, y paradójicamente a la elaboración con que se fundamentó su uso, hemos comprobado que ahora tenemos mucho menos infecciones, y cuando ellas se presentan ocasionalmente, ellas son por gérmenes que son fáciles de tratar con antibióticos de primera línea. La presencia de microorganismos resistentes las vemos muy rara vez, y siempre han sido en pacientes que ya han usado algún antibiótico. Tanto es así, que Acinetobacter baumanii, otrora temido y omnipresente, prácticamente ha desaparecido de nuestro servicio, ya que no le ofrecemos una condición que aparentemente necesita para infectar, que es el uso previo de cefalosporinas.

Para proteger a nuestros pacientes de la infección hemos establecido que lo más útil es remover quirúrgicamente el tejido necrótico lo más precozmente que las condiciones clínicas del paciente lo permitan, y que en la prevención de la infección por gérmenes de origen tubo digestivo, lo eficaz es la realimentación temprana y la prevención del shock, de manera que una mucosa digestiva bien perfundida constituya la barrera para detener la traslocación bacteriana.

Así, creemos que la introducción de un antibiótico cuando aún no hay infección, constituye una iatrogenia.

MANEJO DEL DOLOR

Con la lesión de la piel se produce, si no destrucción, una alteración en la función de percepción y transmisión del estímulo nociceptivo. Es así que receptores polimodales, como los de presión, tacto y temperatura, responden en forma unimodal, de manera que cualquier tipo y magnitud de estímulo es percibido sólo como dolor. El dolor resultante de daño tisular se acompaña de aumento de la actividad de las fibras delgadas (de conducción rápida o fibras C), y disminución de actividad de las fibras gruesas (de condución lenta o fibras D), de manera que cuando recibimos un paciente quemado, como en otros traumas, todos los mecanismos de dolor ya están activados como un estado hiperalgésico secundario máximo.

Hay que considerar también factores individuales con influencia en la percepción del dolor en niños, factores culturales, el umbral individual al dolor, la experiencia previa con el dolor, el nivel de angustia del niño y de sus padres, la intensidad de la experiencia dolorosa, el número que ocupa entre los hijos y el sexo.

El manejo del dolor en un paciente quemado pediátrico exige del conocimiento de mecanismos, vías de transmisión, receptores y mediadores que pueden ser inhibidos o potenciados de manera farmacológica. No debieran existir protocolos prestablecidos para manejar dolor. Es mejor diseñar el manejo en cada paciente individual, considerando la función de sistemas que puedan afectar la cinética de los fármacos, o condicionar toxicidad para el niño.

Así, en el paciente quemado menor es posible que baste con usar antiinflamatorios no esteroidales más un analgésico de acción central (p.e.: tramadol + ibuprofeno, o codeína + acetaminofeno), pero en un paciente quemado mayor, que de seguro requiere cuidado intensivo, con alteraciones en otros órganos y sistemas, con redistribución de líquido en los espacios corporales, habrá que pensar en infusiones continuas de opiáceos coadyuvados ocasionalmente con bloqueos regionales. No olvidaremos que la mejor forma de conducir el tratamiento del dolor es el tranquilizar al paciente y a su familia, dándoles la seguridad de que nos esforzaremos en aliviarlo.

Antiguamente se asumía que la lesión por quemadura estaba irremediablemente acompañada por el dolor. Nosotros creemos que cualquier grado de dolor en un paciente, especialmente si se trata de un niño, es una condición absolutamente inaceptable, tanto por sus consecuencias fisiológicas como por nuestra responsablidad ética de aliviar el sufrimiento.

CONCLUSIÓN

La patología de quemados constituye uno de los problemas más difíciles para manejar por un médico no especialista, el que regularmente tiene que asumir acciones para las que no está preparado, y tolerar el que conseguir apoyo especializado será difícil e ingrato.

Sólo con un conocimiento básico de la fisiopatología del problema se podrá entender los fenómenos que se suceden en la evolución y establecer las bases de las conductas a seguir.

Sin embargo, si los médicos de urgencia se entrenan en diseñar un esquema racional y ordenado del manejo del paciente quemado, elaborado en base a criterios de prioridades, los pacientes quemados graves tienen muchas posibilidades de evadir las comunes iatrogenias que han costado muchas vidas, y en los sobrevivientes, permanentes secuelas estéticas, anatómicas, funcionales, psicológicas y sociales. Además las iatrogenias redundan siempre en multiplicación del consumo de recursos económicos de los hospitales y del Sistema Nacional de Servicios de Salud, de manera que se obtienen resultados insatisfactorios a un altísimo costo.

No olvidar que el orden de prioridades de un lego es establecido estrictamente al revés de lo racional. Al recibir un paciente quemado grave, lo primero en que piensa es adónde va a trasladarlo, luego se atiende la superficie, la reposición de volumen y el precisar el diagnóstico, y, generalmente cuando ya se ha presentado la emergencia, se percata de que debió primero asegurar la sobrevida del paciente de que es responsable.

Espero que con este esbozo de monografía se logre establecer en centros de atención de urgencias una dinámica fluida, simple, que no haga más que lo necesario, y que haga lo suficiente como para que el especialista no tenga que asumir errores muy fácilmente evitables que podrían significar salvar una vida o que esta tenga mejor calidad después. De todas maneras, una vida, sin importar las condiciones en que resulte, siempre valdrá la pena de ser vivida.

La lucha resuelta de nuestros pacientes por sobrevivir ha constituido el principal estímulo para desarrollar nuestro trabajo, para mejorar nuestros conocimientos, y ahora para difundirlo a nuestros colegas, que al comprometerse en este desafío van siempre a contar con nuestro apoyo.

1. Servicio de Quemados y de Cirugía Plástica Infantil del Hospital Clínico San Borja-Arriarán, Unidad de Emergencia Infantil del Hospital Dr. Sótero del Río, Corporación de Ayuda al Niño Quemado (COANIQUEM), International Society for Burns Injuries (ISBI).

REFERENCIAS

1. Bendlin A, Linares HA y Benaim F: Tratado de Quemaduras. Ed. Interamericano - McGraw-Hill, 1993.         [ Links ]

2.Boswick JA: Quemaduras. Ed. Interamericano - Mc-Graw-Hill, 1989.         [ Links ]

3. Symposium on Burns. Critical Care Clinics, W.B. Saunders Company 1985.         [ Links ]

4. Rasch DK, y Webster DE: Manual Clínico de Anestesia en Pediatría. Ed. Interamericana - McGraw-Hill, 1995.         [ Links ]