SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.61 número3COMPARACIÓN ENTRE ANÁLISIS MORFOLÓGICOS Y DE ADN PARA LA IDENTIFICACIÓN DE ESPECIES DE Fusarium AISLADOS DE MELÓN (Cucumis melo L.)EVALUACIÓN DE LA MEZCLA ENSILAJE DE MAÍZ CON ENSILAJE DE TRÉBOL ROSADO EN DIFERENTES PROPORCIONES, EN LA ALIMENTACIÓN INVERNAL DE VACAS LECHERAS EN LA ZONA SUR índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Agricultura Técnica

versión impresa ISSN 0365-2807

Agric. Téc. v.61 n.3 Chillán jul. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0365-28072001000300005 

EFECTO DE AVENILLA (Avena fatua L.) Y BALLICA (Lolium multiflorum Lam.)
EN EL RENDIMIENTO DE TRIGO EN DOS ÁREAS AGROECOLÓGICAS1

Wild oat (Avena fatua L.) and italian ryegrass (Lolium multiflorum Lam.) effect on wheat yield at two locations.

Alberto Pedreros L. 2

1 Recepción de originales: 7 de febrero del 2000.
2 Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Centro Regional de Investigación Quilamapu, Casilla 426, Chillán, Chile. E-mail: apedrero@quilamapu.inia.cl

ABSTRACT

Two experiments were conducted, through additive design, to evaluate the effect of increasing densities of wild oats (Avena fatua) and Italian ryegrass (Lolium multiflorum), separately, on winter and spring production of wheat (Triticum aestivum L.) at two locations in Chile. Wild oat densities between 0 to 16 plants m-2 in the Andean foothills, and 0 to 24 plants m-2 in the irrigated valley, and Italian ryegrass densities between 0 to 50 plants m-2 in the Andean foothills, and 0 to 80 plants m-2 the irrigated valley were used. A hyperbolic model was fitted to the data to predict wheat yield and loss. Every additional wild oat plant m-2 reduced wheat yield by approximately 100 kg ha-1, while every additional 10 Italian ryegrass plants m-2 reduced wheat yield about 140 to 200 kg ha-1. Wild oat densities of 3 plants m-2 reduced wheat yield by 4.5% in the irrigated valley, and 3.5% in the Andean foothills, respectively. Italian ryegrass densities of 10 plants m-2 reduced wheat yield by 1.6% at the irrigated valley and by 1.3% at Andean foothills, respectively. With the losses projected by the hyperbolic model, the economic threshold varied between 3 and 4.4 wild oat plants m-2, and 27 and 36 Italian ryegrass plants m-2 depending on the agroecological area and weed control cost. There was a linear relationship between the number of uncontrolled weeds and the density of weed seeds in the wheat. The largest wild oat density of 24 plants m-2 increased the soil seed bank by 2,000 seeds m-2, while the largest Italian ryegrass density of 80 plants m-2 increased the soil seed bank by more than 28,000 seeds m-2.

Key words: Interference, economic threshold, seed production, weeds, AVEFA, LOLMU.

RESUMEN

Se efectuaron dos ensayos de campo, mediante un diseño aditivo, para evaluar el efecto de densidades crecientes de avenilla (Avena fatua L.) y ballica (Lolium multiflorum Lam.), separadamente, en la producción de trigo (Triticum aestivum L.) primaveral e invernal en el valle regado y la precordillera de Ñuble, respectivamente. Las densidades de avenilla fluctuaron entre 0 y 16 plantas m-2 en la precordillera andina y entre 0 y 24 plantas m-2 en el valle regado. En ballica, se utilizaron densidades de 0 a 50 plantas m-2 en la precordillera andina y de 0 a 80 plantas m-2 en el valle regado. Los datos obtenidos se ajustaron a un modelo hiperbólico para predecir el rendimiento y pérdida en rendimiento. Aumentos de una planta de avenilla m-2 significaron, aproximadamente, una pérdida de 100 kg ha-1 de trigo; mientras que cada 10 plantas de ballicas m-2, significaron una pérdida de entre 140 y 200 kg ha-1 de trigo. Densidades de 3 avenillas m-2 proyectaron una pérdida en el rendimiento de trigo de 4,5% en el valle regado y de 3,5% en la precordillera, respectivamente. Densidades de 10 plantas de ballica m-2 predijeron una pérdida en el rendimiento de trigo de 1,6% en el valle regado y de 1,3% en la precordillera. Con las pérdidas proyectadas por el modelo hiperbólico, el umbral económico varió entre 3 y 4,4 plantas de avenilla m-2 y 27 y 36 plantas de ballica m-2, dependiendo del área agroecológica y del costo del control. Hubo una respuesta lineal a la densidad de cada maleza para producir semillas por plantas no controladas en el cultivo de trigo. La mayor densidad de avenilla, 24 plantas m-2, incrementó el reservorio en el suelo en casi 2000 semillas m-2, mientras que la mayor densidad de ballica, 80 plantas m-2, lo hizo en más de 28.000 semillas m-2.

Palabras claves: Interferencia, umbral económico, producción de semillas, malezas, AVEFA, LOLMU.

INTRODUCCIÓN

La avenilla (Avena fatua L.) es la maleza anual más importante en la producción de cereales a escala mundial. En Chile, es también la maleza gramínea de mayor presencia en toda el área cerealera; sin embargo su daño se concentra principalmente en las regiones VIII y IX. Se ha reportado una pérdida anual de 57,5 millones de dólares por su interferencia en la producción de trigo del país (Ormeño, 1991). Ensayos realizados para evaluar el efecto de densidades crecientes de avenilla en trigo han demostrado una relación inversa entre la población de esta maleza y el rendimiento del cultivo (Carlson y Hill, 1985). Su fuerte competencia, al emerger junto con el trigo, se debe a su mayor habilidad competitiva como resultado de su mayor crecimiento radical. Sin embargo, si las plantas de avenilla emergen después de la tercera semana de emergido el trigo, la habilidad competitiva del cultivo es mayor (Martin y Field, 1988).

La ballica (Lolium multiflorum Lam.) es otra gramínea anual de gran importancia en la producción de trigo del país, y en muchos casos su densidad en el cultivo puede superar a la de avenilla. Su interferencia en trigo incrementa al aumentar la fertilización nitrogenada. Por otra parte, la falta de control durante un año puede significar una alta infestación a la temporada siguiente (Appleby et al., 1976). La madurez de la ballica puede ser temprana, significando que sus semillas ya han pasado a formar parte del reservorio de semillas del suelo a la cosecha del cultivo; mientras que si la emergencia es tardía, las plantas inmaduras dificultan la cosecha del trigo.

Con un buen manejo, el aumento en rendimiento debido al control de ambas malezas, ha variado entre 30 y 68% dependiendo del área de cultivo en las regiones VII y VIII (Pedreros, 1991).

Los mayores costos de producción por efecto de controlarlas, la preocupación por un excesivo uso de plaguicidas a nivel mundial, un posible impacto ambiental y la aparición de poblaciones resistentes, obliga a profundizar estudios que justifiquen el alto uso de químicos en situaciones agrícolas. Así, cualquier alteración de las prácticas de manejo de malezas requiere información acerca de la biología, ecología e impacto de malezas específicas en trigo. De los diseños utilizados para responder interrogantes agronómicas en estudios de interacción entre malezas y cultivos, el más usado es el aditivo (Zimdahl, 1980; Cousens, 1991).

La literatura sobre malezas gramíneas en el país ha reportado que las mayores pérdidas de rendimiento en el campo se produjeron a partir de densidades de 11 plantas de avenilla m-2 (Ormeño, 1992); en tanto que las diferencias significativas de ballica en trigo se iniciaron a partir de 200 plantas m-2 en riego y 240 plantas m-2 en secano (Nitsche, 1987). A pesar de estos trabajos, no hay estudios cuantitativos sobre la población mínima de cada una de estas malezas, avenilla y ballica, capaz de interferir en la producción de trigo como para recomendar su control.

Los objetivos de este estudio fueron evaluar la interferencia de avenilla y ballica en la producción de trigo invernal y primaveral, la producción de semillas por plantas no controladas y determinar el umbral económico de cada una de estas malezas.

MATERIALES Y MÉTODOS

Establecimiento y manejo

Se efectuaron dos ensayos, en dos localidades de la Octava Región, para evaluar, separadamente, el grado de interferencia trigo-avenilla y trigo-ballica.

Localidad 1. Valle regado de Ñuble, campo experimental Santa Rosa, ubicado en el km 20 camino a Cato (36º32’ lat. Sur, 71º55’long. Oeste). La siembra de la variedad primaveral de trigo Saeta-INIA se realizó el 22 de agosto de 1991 y 21 de agosto de 1992, en dosis de 180 kg ha-1 de semilla desinfectada con Vitavax T (Carboxim 37,5% + Thiram 32,5%) 150 g 100 kg-1 de semilla. El suelo correspondió a la Serie Arrayan (Dystrandepts) con una composición de N: 7 ppm, P: 12 ppm y K: 173 ppm; materia orgánica 6,5% y pH 6,4. La fertilización fue de 150 kg P2O5 ha-1 a la siembra y 150 kg N ha-1, mitad a la siembra como KNO3 y mitad a macolla como urea.

Localidad 2. Precordillera de Ñuble, Fundo Graneros, Yungay (37º05 lat. Sur, 72º01’ long. Oeste). La siembra, del cultivar invernal de trigo Candela-INIA, se efectuó el 5 de junio de 1991, en dosis de 160 kg ha-1 de semilla desinfectada igual a la localidad 1. El suelo correspondió a la agrupación Santa Barbara (Dystrandepts) con una composición de N: 8 ppm, P: 9 ppm y K: 626 ppm; materia orgánica 15% y pH 6,4. La fertilización fue de 150 kg P2O5 ha-1 a la siembra y 150 kg N ha-1, mitad a la siembra como NaNO3 y mitad a macolla como urea.

Ensayo con avenilla. Semilla de avenilla, colectada en la temporada anterior, fue sembrada al voleo en todas las parcelas el mismo día de la siembra de trigo. Inmediatamente después de emergidas las plantas, se raleó para dejar densidades de 0, 1, 2, 4, 8, 16 y 24 plantas m-2 en la localidad 1 y 0, 1, 2, 4, 8 y 16 plantas m-2 en la localidad 2.

Ensayo con ballica. Semilla de ballica colectada en la temporada anterior, fue sembrada al voleo en todo el ensayo y al igual que en el ensayo con avenilla, se raleó inmediatamente después de emergida para dejar densidades de 0, 2, 4, 8, 16, 40, y 80 plantas m-2 en la localidad 1, y 0, 2, 4, 8, 16, y 50 plantas m-2 en la localidad 2.

Después de emergido el trigo, se uniformó su población dejando densidades de 190 y 205 plantas m-2 para precordillera y valle regado, respectivamente; mientras que el raleo de las malezas se realizó dejando una distribución lo más uniforme posible en cada metro cuadrado para minimizar la variación espacial. La interferencia de las malezas con trigo fue evaluada mediante el diseño aditivo descrito por Cousens (1985) en un diseño de bloques completos al azar con tres repeticiones en cada localidad y con cada especie de maleza por separado. Las parcelas fueron de 2,0 x 5,0 m.

Las malezas latifoliadas fueron controladas con la mezcla de tanque dicamba + MCPA (0,12 kg i.a. ha-1 + 0,7 kg i.a. ha-1 ,respectivamente) aplicada cuando el desarrollo de las plantas de trigo estaba entre 5 hojas y 2 macollas. Las malezas gramíneas ajenas al ensayo y/o emergidas con posterioridad, se arrancaron a mano cada 10 días hasta el estado de floración del trigo.

Evaluaciones. El rendimiento de grano de trigo fue determinado en dos cuadrantes de 1 m2 de cada parcela, mientras que los componentes de rendimiento fueron determinados en cuadrantes de 0,5 x 0,5 m del centro de cada parcela. Las plantas de avenilla y de ballica fueron cosechadas en cada parcela, antes de iniciarse la caída de las semillas, para determinar el número de semillas producidas por cada especie dentro del cultivo de trigo, que eventualmente serían capaces de producir al no ser controladas.

Análisis de los datos. El análisis de varianza para determinar efecto del año no fue significativo, por lo que los datos se agruparon y fueron sometidos a análisis de regresión. La relación densidad de malezas y rendimiento de grano de trigo se describió mediante el modelo hiperbólico rectangular indicado por Cousens (1985). Este modelo predice el rendimiento del cultivo en función de la densidad de malezas con la siguiente ecuación:

Y = Ywf [ 1 - id/100 (1 + id/a)]

Donde Y es el rendimiento esperado de trigo como función de la densidad de malezas, Ywf es el rendimiento esperado de trigo sin la competencia con malezas, el factor i es la pendiente inicial de la curva y representa el porcentaje de rendimiento perdido por unidad de maleza cuando d es cercano a cero; el factor a es la mayor pérdida de rendimiento de trigo, o cuando d se aproxima a infinito; el factor d es la densidad de malezas (plantas m-2).

La pérdida de rendimiento también fue ajustada a la siguiente ecuación :

YL = id/(1 + id/a)

Donde YL es el porcentaje de rendimiento perdido.

Un modelo modificado del propuesto por Cousens y Mortimer (1995) fue utilizado para determinar el umbral económico o el punto en el cual el costo de control de cada especie de maleza es igual al aumento de retorno producida por el control. Este es el siguiente;

d* = (1- (CP - H) / (CP)) / (i/100 -i /a) + i/a((CP - H) / (CP))

Donde d* es la densidad de malezas a la cual se produce el umbral económico, C es la máxima producción esperada de trigo, P es el precio esperado para el trigo y H es el costo del herbicida y su aplicación.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Efecto producido por avenilla. La interacción entre la población de avenilla y el rendimiento de trigo en cada localidad se presenta en las Figuras 1 y 2. En ambos experimentos, la ecuación resultante fue altamente significativa (P<0,001) y el modelo hiperbólico ajustó adecuadamente los resultados, r2 = 0,6 en el valle regado y r2 = 0,78 en la precordillera andina. Ambas curvas indican que hubo una disminución del rendimiento de trigo al aumentar la densidad de avenilla. En las curvas de ajuste para cada localidad, el factor a tuvo un alto valor, en especial en la precordillera, lo que indicaría que la relación fue casi lineal para las poblaciones utilizadas en este ensayo. De acuerdo a Cousens (1985), un alto valor de a puede explicarse por una baja población de malezas como densidad máxima. Una alternativa a esto, es tener una parcela con una alta población, superior a una situación agronómica, para facilitar una asíntota o restringir el valor de a, sin embargo, Streibig et al. (1989) indicaron que esto último disminuiría el coeficiente de regresión, por lo que no es recomendable restringir los coeficientes.

Figura 1. Efecto de la densidad de avenilla (Avena fatua) en el rendimiento de trigo primaveral en el valle regado de Ñuble. Promedio 1991/92-1992/93.
Figure 1. The effect of wild oat (Avena fatua) density on spring wheat yield in the irrigated valley of Ñuble. Average 1991/92-1992/93.

Figura 2. Efecto de la densidad avenilla (Avena fatua) en el rendimiento de trigo invernal en la precordillera andina de Ñuble. Temporada 1991/92.
Figure 2. The effect of wild oat (Avena fatua) density on winter wheat yields in the Andean foothills of Ñuble. 1991/92.

En base a las funciones y curvas de las Figuras 1 y 2, se puede calcular que en este ensayo, como promedio de dos años, una población de 10 plantas de avenilla m-2 disminuyó la producción de trigo en el valle regado en 0,96 t ha-1, mientras que en precordillera la disminución fue cercana a 1 t ha-1. La población máxima de avenilla en precordillera, 16 plantas m-2, redujo en casi 1,6 t ha-1 la producción de trigo, mientras que similar población en el valle regado lo hizo en 1,55 t ha-1. La máxima población de avenilla en el valle regado, 24 plantas m-2, redujo en 2,3 t ha-1 el rendimiento de trigo.

La ecuación que estimó el porcentaje de pérdida del rendimiento de trigo también mostró un aumento de esta pérdida al aumentar la densidad de avenilla (Figuras 3 y 4). Una población de 10 avenillas m-2, redujo en un 13,4% y un 10,6% la producción de trigo en el valle regado y precordillera, respectivamente. La máxima densidad de avenilla usada en precordillera, 16 plantas m-2, disminuyó en un 15,8% la producción mientras que la máxima población del valle regado, 24 plantas m-2, lo hizo en un 26% (Figuras 3 y 4). La pérdida porcentual en precordillera fue menor, pero debido al mayor rendimiento esperado en esta área, la pérdida de rendimiento en kg ha-1 fue levemente mayor en precordillera que valle regado.

Figura 3. Pérdida de rendimiento de trigo primaveral causada por poblaciones crecientes de avenilla (A. fatua) en el valle regado de Ñuble. Promedio 1991/92-1992/93.
Figure 3. Yield loss of spring wheat caused by increasing wild oat (Avena fatua) populations in the irrigated valley of Ñuble. Average 1991/92-1992/93.

Figura 4. Pérdida de rendimiento de trigo invernal producida por poblaciones crecientes de avenilla (A. fatua) en la precordillera andina de Ñuble. Temporada 1991/92.
Figure 4. Yield loss of winter wheat produced by increasing wild oat (Avena fatua) populations in the Andean foothills of Ñuble. 1991/92.

Efecto producido por ballica. Similar al caso de avenilla, el modelo hiperbólico ajustó los datos con bastante certeza siendo el r2 = 0,83 en el valle regado, y r2 = 0,76 en precordillera. Los valores de a también fueron altos, pero menores que para el ensayo de avenilla, sugiriendo que en este caso, las poblaciones de ballica ajustaron mejor. Una pérdida de rendimiento de trigo cercana a 0,14 t ha-1 y casi 0,2 t ha-1 para el valle regado y precordillera andina, respectivamente, sería esperada con 10 plantas m-2; mientras que con 30 plantas m-2, esta pérdida aumentaría a 0,43 t ha-1 en el valle regado y a 0,59 t ha-1 en la precordillera. La máxima población de ballica evaluada en el valle regado, 80 plantas m-2, disminuyó el rendimiento de trigo en 1,18 t ha-1; mientras que la máxima población de precordillera, 50 plantas m-2, lo hizo en casi 1,0 t ha-1. Las curvas obtenidas en cada localidad indican que en este caso, la pérdida esperada en precordillera también fue mayor que la esperada en valle regado (Figuras 5 y 6).

Figura 5. Efecto de poblaciones crecientes de ballica anual (Lolium multiflorum) en el rendimiento de trigo primaveral en el valle regado de Ñuble. Promedio 1991/92-1992/93.
Figure 5. The effect of Italian ryegrass (Lolium multiflorum) density on spring wheat yield in the irrigated valley of Ñuble. Average 1991/92-1992/93.

Figura 6. Efecto de poblaciones crecientes de ballica anual (Lolium multiflorum) en el rendimiento de trigo invernal en la precordillera de Ñuble. Temporada 1991/92.
Figure 6. The effect of increasing Italian ryegrass (Lolium multiflorum) populations on winter wheat yield in the Andean foothills of Ñuble. 1991/92.

Al expresar la pérdida de rendimiento como porcentaje, se registró una disminución de 7,6 y 6,4% en el valle regado y precordillera, respectivamente, con 50 plantas m-2; mientras que 10 plantas de ballica m-2 redujeron la producción de trigo en 1,6% en el valle y 1,3% en precordillera (Figuras 7 y 8).

Figura 7. Pérdida de rendimiento de trigo primaveral causada por poblaciones crecientes de ballica anual (Lolium multiflorum) en el valle regado de Ñuble. Promedio 1991/92-1992/93.
Figure 7. Yield loss of spring wheat caused by increasing Italian ryegrass (Lolium multiflorum) populations in the irrigated valley of Ñuble. Average 1991/92-1992-93.

Figura 8. Pérdida de rendimiento de trigo primaveral causada por poblaciones crecientes de ballica anual (Lolium multiflorum) en la precordillera de Ñuble. Temporada 1991/92.
Figure 8. Yield loss of spring wheat caused by increasing Italian ryegrass (Lolium multiflorum) populations in the Andean foothills of Ñuble. 1991/92.

Colectas de malezas en la VII y VIII regiones del país, indican que poblaciones de 10 plantas m-2 y 20 plantas m-2 para avenilla y ballica respectivamente, son bastante comunes en las zonas trigueras. Incluso, estas poblaciones son aún mayores cuando existe una alta fertilización nitrogenada, razón por la cual el uso de graminicidas es una practica obligada en producción de cereales.

Ambas malezas afectaron los componentes de rendimiento del trigo. Avenilla redujo la densidad de espigas y el número de granos por espigas en ambas localidades, mientras que ballica redujo la densidad de espigas y granos por espiga en el valle regado y población y peso específico en precordillera (datos no mostrados). Estos resultados son coincidentes con literatura extranjera, sobre el efecto de estas malezas en los componentes de rendimiento del trigo (Appleby et al., 1976; Justice et al., 1994).

Producción de semillas. Un importante parámetro a tener en cuenta para decidir el control químico es la densidad de malezas; sin embargo, también es importante considerar qué sucede con las plantas que eventualmente escapan al control, o que no se controlan por estar su población bajo el umbral de daño económico, con respecto a su habilidad para producir semillas o simplemente con aquellas que no están presentes al momento del control o son tolerantes al herbicida.

En este ensayo, el aumento en la producción de semillas de avenilla y ballica estuvo directamente relacionado con la población de cada una. Aunque la producción esperada por planta de avenilla m-2 fue baja, 53 semillas planta-1, 10 plantas m-2 produjeron casi 900 semillas en el ajuste de este experimento; mientras que la máxima población de avenilla, 24 plantas m-2, produjo más de 2000 semillas m-2 (Figura 9). Aunque este número de semillas es bajo en comparación a lo producido por otras malezas, es lo suficientemente alto como para asegurar su presencia por varias temporadas. La semilla de avenilla tiene una dormancia de hasta 10 años, lo que significa que plantas que no son controladas y terminan su ciclo, producirán suficientes semillas como para infestar el suelo por varios años (Ormeño, 1991).

Figura 9. Semillas producidas por densidades crecientes de avenilla (Avena fatua) como expresión de plantas no controladas en un cultivo de trigo. Valle regado de Ñuble.
Figure 9. Seed production by increasing uncontrolled wild oat (Avena fatua) densities in wheat production at irrigated valley of Ñuble.

En cuanto a ballica, una planta m-2 no controlada en este ensayo, produjo 1081 semillas, mientras que 80 plantas de ballica m-2 produjeron 28.881 semillas (Figura 10). La habilidad de esta maleza para producir semillas debería considerarse cuando malezas como avenilla y ballica aparecen por primera vez en una sementera, ya que no controlarlas puede significar un problema potencial a futuro. A esto se agrega el alto potencial de diseminación de posibles plantas resistentes a algún herbicida.


Figure 10. Semillas producidas por densidades crecientes de ballica (Lolium multiflorum) como expresión de plantas no controladas en un cultivo de trigo, valle regado de Ñuble.
Figure 10. Seed production by increasing uncontrolled Italian ryegrass (Lolium multiflorum) densities in wheat production in the irrigated valley of Ñuble.

Umbral económico. El umbral económico o la densidad de malezas cuyo costo de control es igual al aumento de ganancias obtenido por este efecto, es influido por el costo del control, rendimiento esperado y precio de mercado del trigo. Para este caso, el trigo fue considerado con un valor de $80 kg-1, costo del control entre $ 27 500 y $32 500 ha-1, y el rendimiento esperado variable según la zona. Los parámetros a e i usados aquí, fueron derivados de la ecuación que calcula el porcentaje de pérdida. De acuerdo a esto, el umbral económico para avenilla se estimó entre 3 y 3,6 plantas m-2 y 3,6 y 4,4 plantas m-2 para el valle regado y la precordillera, respectivamente, dependiendo del costo del control. Para el caso de ballica, el umbral económico varió entre 31 y 36 plantas m-2 y 27 y 32 plantas m-2 para el valle regado y la precordillera respectivamente, dependiendo también del costo del control (Cuadro 1).

Cuadro 1. Umbral económico de avenilla y ballica para dos áreas de producción y dos alternativas de costo de herbicidas.
Table 1. Wild oat and Italian ryegrass economic threshold under two conditions and two herbicide costs.

Maleza/Área

Rendimiento esperado (t ha-1)

i

a

r2

Umbral económico (plantas m-2)*

 

 

 

 

 

46 55

AVENILLA

 

 

 

 

 

 

Valle regado

6,37

1,6

81,9

0,6

3,0

3,6

Precordillera

6,91

1,23

78,9

0,79

3,6

4,4

BALLICA

 

 

 

 

 

 

Valle regado

6,24

0,16

157,1

0,92

31

36

Precordillera

6,53

0,13

463,3

0,91

27

32

*: Supone una comparación de costos de control de 46 y 55 dólares ha-1.
i: pendiente inicial de la curva. a: pendiente máxima de la curva. r2: coeficiente de regresión.

En este ensayo, el umbral económico para avenilla fue levemente más bajo en el valle regado que en la precordillera, mientras que para ballica fue lo inverso. Estas diferencias se deben a las variaciones de rendimiento entre localidades. En la práctica, si nos basamos en las curvas de las Figuras 1 a 4, las diferencias de pérdida entre localidades fueron mínimas. Cualquier variación en los precios del trigo o herbicidas, aplicación y rendimiento esperado, alterará el umbral económico, por lo que este tipo de información debe usarse para condiciones determinadas.

CONCLUSIONES

Los resultados de estos ensayos indican que la avenilla y la ballica anual, en densidades que son comunes en sementeras de trigo en el país, fueron capaces de reducir el rendimiento de trigo. El ajuste del modelo hiperbólico fue adecuado para ambas especies.

Para el caso de avenilla, 10 plantas m-2 proyectaron una disminución del rendimiento de trigo de 0,96 t ha-1 y 1,0 t ha-1 para el valle regado y precordillera, respectivamente; mientras que 24 plantas m-2 redujeron en 2,3 t ha-1 el rendimiento en el valle regado. Al estimarlo con las curvas de porcentaje, las 10 plantas de avenilla m-2 significaron una disminución del 13,4 y 10,6% en el rendimiento de trigo en valle regado y precordillera respectivamente.

Para el caso de ballica, 10 plantas m-2 redujeron el rendimiento de trigo en 0,14 t ha-1 y 0,20 t ha-1, o un 1,6 y 1,3% en el valle regado y precordillera, respectivamente. Una densidad de 50 plantas m-2 de ballica disminuyó en 1,0 t ha-1 la producción de trigo en la precordillera, mientras que 80 plantas m-2 de ballica significaron una pérdida de 1,18 t ha en el valle regado.

Las densidades de avenilla y ballica que afectaron el rendimiento de trigo, fueron, en este ensayo, menores que las reportadas por Nitsche (1987) para ballica, y por Ormeño (1992) para avenilla. Es posible que las condiciones medioambientales y la diferente metodología hayan influido en este resultado; sin embargo demuestra que incluso bajas poblaciones de malezas son capaces de afectar negativamente el rendimiento.

El ajuste de la producción de semillas al modelo lineal, indicó que una planta no controlada de avenilla por metro cuadrado fue capaz de aportar 53 semillas al banco del suelo, mientras que 10 plantas m-2 aportaron casi 900 semillas. En el caso de ballica, una planta no controlada por metro cuadrado, significó una producción de 1081 semillas, mientras que 80 plantas m-2 proyectaron un aporte 28.881 semillas m-2 de ballica.

El umbral económico para avenilla se estimó entre 3 y 3,6 plantas m-2 y 3,6 y 4,4 plantas m-2 para el valle regado y la precordillera, respectivamente, dependiendo del costo del control. Para el caso de ballica, el umbral económico varió entre 31 y 36 plantas m-2 y 27 y 32 plantas m-2 para el valle regado y la precordillera respectivamente, dependiendo también del costo del control.

LITERATURA CITADA

Appleby, A.P., P.D. Olson, and D. R. Colbert. 1976. Winter wheat yield reduction from interference by Italian ryegrass. Agronomy Journal 68: 463-466.         [ Links ]

Carlson, H.L., and J.E., Hill 1985. Wild oats (Avena fatua) competition with spring wheat: plants density effects. Weed Science 33: 176-181.         [ Links ]

Cousens, R.D. 1985. A simple model relating yield loss to weed density. Ann. Appl. Biology 107: 239-252.         [ Links ]

Cousens, R.D. 1991. Aspects of the design and interpretation of competition (interference) experiments. Weed Technology 5: 664-673.         [ Links ]

Cousens, R.D., and M. Mortimer. 1995. Dynamics of weed populations. 332 p. Cambridge University Press, New York, USA.         [ Links ]

Justice, G.G., T.F. Peeper, J.B. Solie, and F.M. Epplin. 1994. Net returns from Italian ryegrass (Lolium multiflorum) control in winter wheat (Triticum aestivum). Weed Technology 8: 317-323.         [ Links ]

Martin, M.P.L.D., and R.J. Field. 1988. Influence of time of emergence of oat on competition with wheat. Weed Research 28: 111-116.         [ Links ]

Nitsche, J. 1987. Efecto de la interferencia de ballica (Lolium multiflorum Lam.) sobre trigos de riego y secano. Simiente 57 ( 3): 83 (Resumen).        [ Links ]

Ormeño, J. 1991. La avenilla: nociones básicas de su biología, ecología y control. Investigación y Progreso Agropecuario La Platina Nº 64 p. 24-31.         [ Links ]

Ormeño, J. 1992. Efecto de la avenilla (Avena fatua L.) sobre la producción de trigo (Triticum aestivum L.). Agricultura Técnica ( Chile) 52: 25-31.         [ Links ]

Pedreros, A. 1991. Control de malezas gramíneas en trigo. Investigación y Progreso Agropecuario Quilamapu Nº 48 p. 8-12.         [ Links ]

Streibig, J.C.; Combellack, T.H.; Pritchard, G.H. and Richardson, R.G. 1989. Estimation of threshold for weed control in Australian cereals. Weed Research 29: 117-126.         [ Links ]

Zimdahl, R.L. 1980. Weed-Crop Competition: A review. 196 p. International Plant Protection Center, Corvallis, Oregon, USA.        [ Links ]