SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.43 número4La pedagogía de las parábolas: Una perspectiva psicológicaRazón y amor en la teología medieval incipiente: Aproximación desde la confluencia de las fuentes griegas y latinas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Teología y vida

versión impresa ISSN 0049-3449versión On-line ISSN 0717-6295

Teol. vida v.43 n.4 Santiago  2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0049-34492002000400003 

Alvaro Cadavid*
Profesor de la Facultad de Teología
Universidad Pontificia Bolivariana
Medellin, Colombia

La investigación sobre la vida de Jesús

RESUMEN

El artículo, después de hacer un recorrido por la antigua y nueva investigación sobre el Jesús histórico, fija la atención en lo que se ha denominado como la Third Quest. El propósito es presentar el estado actual de la investigación, describiendo los presupuestos, logros y cuestiones discutidas en torno a la búsqueda que hoy se hace del Jesús histórico.

Palabras clave: Jesús Histórico, Cristología, Teología.

ABSTRACT

This issue, after having gone through old and new research on the historical Jesus, pays special attention to what has been named as the "Third Quest." The idea is to present the actual state of research by describing the hypotheses, achievements and topics discussed around the current search for the historical Jesus.

Key words: Historical Jesus, Christology, Theology.


(*) Doctor en Teología por la Pontificia Facultad de Teología de Granada-España. Se desempeñó como director académico del Instituto de Teología y Pastoral -ITEPAL- del CELAM (1990-1993) y director de la revista "Medellín" del mismo Instituto. Entre sus publicaciones se encuentran: Hacer Creíble el Anuncio Cristiano en América Latina, CELAM, Santafé de Bogotá 1988; Los Signos de los Tiempos. Una perspectiva latinoamericana, CELAM, Santafé de Bogotá 1998. Teología fundamental: la credibilidad y sus signos, UPB, Medellín 2000. Actualmente se desempeñacomo profesor en la Facultad de Teología y coordinador de los postgrados de Teología de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín-Colombia.

(1) Sobre la importancia de la recuperación del Jesús histórico, ver J. P. MEIER, Un judío marginal. Nueva visión del Jesús histórico. Tomo I: Las raíces del problema y de la persona, Verbo Divino, Estella 2000, 47-57.         [ Links ] Acerca del impacto de la investigación sobre Jesús para la cristología ver el interesante artículo de ROGER HAIGHT, The Impact of Jesús Reserch, en Louvain Studies 21 (1996) 216-228.         [ Links ] (Un resumen de este artículo se encuentra en Selecciones de Teología 146 (1998) 127-134 bajo el título: "El impacto de la investigación del Jesús histórico sobre la Cristología").        [ Links ]

(2) Sobre estas distinciones, ver la obra ya citada de J. P. Meier, 214-215.

(3) Cf. C. H. TALBERT (ED.), Reimarus: Fragment, Fortress, Philadelphia 1971.        [ Links ]

(4) Cf. H. E. B. PAULUS, Das Leben Jesu als Grundlage einer reinen Geschichte des Urchistentums, 1828.         [ Links ] Para Paulus las curaciones son el resultado de medicinas secretas o el fruto de la oración que posee un valor curativo. Los milagros sobre la naturaleza, como por ejemplo el caminar sobre el agua no es más que una ilusión óptica de sus discípulos; la tempestad calmada ocurre porque Jesús manda parar la barca detrás de un montículo donde ya no da el viento, dando la sensación de que el viento ha desaparecido; la transfiguración no es más que el resultado de un efecto de contraluz; la multiplicación de los panes no es más que una invitación a hacer lo mismo que él hizo al compartir con sus doce discípulos los cinco panes que él tenía; la resurrección de Lázaro no era verdad, puesto que este no había muerto verdaderamente. Niega la resurrección de Jesús al decir que su muerte era solo aparente, pues la lanzada le salvó la vida al producirle un estado de catalepsia del que luego sale.

(5) La obra se publicó en dos volúmenes entre 1835-1836 (Cf. D. F. STRAUSS, Das Leben Jesu, kritisch bearbeitet, Tübingen 1935-1936).        [ Links ]

(6) Strauss interpretó mal la relación literaria de los evangelios sinópticos entre sí: pensaba que Mateo y Lucas eran los evangelios más antiguos y Marcos una mera síntesis de ambos. Será la posterior teoría de las dos fuentes la que precisará esta relación.

7) Las opiniones de Reimarus y Strauss suscitaron un rechazo generalizado, tanto de católicos como de protestantes, pues, aunque sin eliminar los evangelios, se les vaciaba de todo contenido sobre-natural histórico.

(8) Cf. Ch. H. Weisse, Die evangelische Geschichte, kritisch und philosophisch bearbeitet, 2 vols. Leipzig 1838.        [ Links ]

(9) Cf. Ch. G. Wilke, Der Evangelist, oder exegetische-kritische Untersuchung über das Verwandtsverhältnis der drei ersten Evangelien, Dresden/Leipzig 1838.        [ Links ]

(10) Los investigadores comienzan a insistir en el valor histórico que hay que dar al evangelio de Marcos. En esta perspectiva son decisivos los aportes de H. J. Holtzmann (1832-1910). Cf. H. J. Holtzmann, Die synoptischen Evangelien. Ihr Ursprung und geschichtlicher Charakter, Leipzig 1863.        [ Links ]

(11) Fue Johannes Weiss quien en 1890 dio a esta colección de dichos el nombre de Q (del alemán Quelle= fuente).

(12) La teoría de Weisse y Wilke es finalmente sistematizada por H. J. Holtzmann. (13) Cf. E. RENAN, La vie de Jésus, Paris 1863.        [ Links ]

(14) Ya H. J. Holtzmann en su obra (ya citada) había colocado en el marco geográfico-biográfico tomado de Mc, que se consideraba histórico, las palabras auténticas de Jesús reconstruidas a partir de la fuente de los logia. Esto significa que se había tomado con bastante seriedad el carácter histórico que se le otorgaba al evangelio de Mc, junto a la idea -apriorística- de que era posible reconstruir el itinerario del desarrollo de la personalidad de Jesús que se veía reflejado en las fuentes.

(15) En 1906 A. SCHWEITZER, Geschichte der Leben Jesu-Forschung, Tübingen 1906         [ Links ](La primera parte fue traducida al español hace una década. Cf. SCHWEITZER, Investigación sobre la vida de Jesús, Edicep, Valencia 1990)         [ Links ] y, luego, más tarde, J. Jeremías hacen una crítica demoledora a la posición de los teólogos liberales. El primero hace una aguda aguda presentación de las obras publicadas desde Reimarus y demuestra que los autores de las vidas de Jesús habían proyectado sobre él lo que cada uno consideraba el ideal ético supremo. En su intento por liberarse de las ataduras del dogma habían caído en los lazos de las modas filosóficas. El segundo afirma que cada uno de aquellos teólogos proyectaba sobre Jesús sus propios ideales éticos, artísticos y seudocientíficos, colocando en lugar del dogma, la sicología y la fantasía (Cf. J. JEREMIAS, Abba. El mensaje central del Nuevo Testamento, Sígueme, Salamanca 1983, 201).        [ Links ]

(16) Cf. W. WREDE, Das Messiasgeheimnis in den Evangelien, zugleich ein Beitrag zum Verständnis des Markusevangeliums, Göttingen 1901.        [ Links ]

17) Cf. K. L. SCHMIDT, Der Rahmen der Geschichte Jesu. Literarkritische Untersuchungen zur ältesten Jesus-überlieferung, Berlín 1919.         [ Links ] (traducción castellana: "La cuestión del marco de lahistoria de Jesús: historia y principios", en R. AGUIRRE- A. RODRÍGUEZ (eds.), La investigación de los evangelios sinópticos y hechos de los apóstoles en el siglo XX, Estella 1996, 17-35).        [ Links ]

(18) Cf. M. KÄHLER, Der sogenannte historische Jesus und der geschichtliche, biblische Christus, Götingen 1882.        [ Links ]

(19) La distinción que empieza a hacerse desde M. Kälher entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe es más clara en la lengua alemana que en la castellana. En el debate sobre el Jesús histórico los investigadores distinguen entre el objeto de la moderna ciencia historiográfica en la que la historia es concebida como mera verificación de hechos (Historie) y la historia comprendida en cuanto acontecimientos que se interpretan en su significación profunda (Geschichte).

(20) Cf. La obra clásica de R. BULTMANN, Das Verhältnis der urchristlichen Christusboschaft zum historischen Jesus, Heidelberg 1960.        [ Links ]

(21) Cf. R. REITZENSTEIN, Die hellenistischen Mysterienreligionen, ihre Grundgedanken und Wirkungen, Leipzig-Berlín 1910.        [ Links ]

(22) Cf. W BOUSSET, Die Offenbarung Johannis. Neu bearbeitet, Gotinga 1896.        [ Links ]

(23) Cf. W. BOUSSET, Kyrios Khristos. Geschichte des Christusglaubens von den Anfängen des Christentums bis Irenaeus, Gotinga 1913.        [ Links ]

(24) Cf. J. WELLHAUSEN, Israelitische und jüdische Geschichte, Berlín 1894.        [ Links ]

(25) Cf. J. WELLHAUSEN, Einleitung in die drei ersten Evangelien -Introducción a los tres primeros evangelios-, Berlín 1905.        [ Links ]

(26) Cf. M. DIBELIUS Die Formgeschichte des Evangeliums, Tubinga 51966.        [ Links ]

(27) Cf. R. BULTMANN, Die Geschichte der synoptischen Tradition, Gotinga 61964.

(28) Jesús murió en la cruz sin haber pretendido ser el Mesías o el hijo del hombre o de haber realizado históricamente algún milagro (Cf. R. BULTMANN, Jésus, Paris 1968, 35ss).         [ Links ] Por eso elpredicador no interesa nada para la fe, ni su mensaje ni sus acciones ni sus enseñanzas ni tampoco los sucesos de su vida: su nacimiento, su pasión y su muerte en cruz. Todo esto no tiene ninguna relevancia teológica. Lo verdaderamente importante es la revelación que proporciona el kerigma: que en la fe el hombre logra una autocomprensión de su existencia que le posibilita realizarse de una manera auténtica (Cf. R. BULTMANN, Creer y comprender, Madrid 1974, 97 y 251).         [ Links ] Esta es la razón por la que Bultmann en su monumental obra sobre la Teología del Nuevo Testamento solo dedica un corto espacio a la vida de Jesús.

(29) Cf. A Käsemann se debe la expresión New Quest y el nuevo rumbo que toma la investigación. Cf. E. KÄSEMANN, El problema del Jesús histórico, en E. KÄSEMANN, Ensayos exegéticos, Sígueme, Salamanca 1978, 159-189.        [ Links ]

(30) IBID., 169.

(31) G. BORNKAMM, Jesús de Nazaret, Sígueme, Salamanca 1982.        [ Links ]

(32) Cf. H. CONZELMANN, Grundriss der Theologie des Neuen Testaments, Tubinga 1967.        [ Links ]

(33) Cf. W. MARXEN, Zur Frage nach dem historischen Jesús en Theologische Literaturzeitung 87 (1962) 575-580.        [ Links ]

(34) Cf. E. FUCHS, Zur Frage nach dem historischen Jesús, Tübingen 1960.        [ Links ]

(35) Cf. G. EBELING, Das Wesen des christlichen Glaubens, Tübingen 1959.        [ Links ]

(36) Cf. J. M. ROBINSON, A New quest of the historical Jesus, London 1959.        [ Links ]

(37) Cf. H. BRAUN, Der Mann aus Nazareth und seine Zei, Stuttgart 1969; trad. Castellana: El hombre de Nazaret y su tiempo, Salamanca 1975.        [ Links ]

(38) Cf. J. JEREMIAS, Das Problem der historischen Jesus 1960;         [ Links ] Abba. El mensaje central del Nuevo Testamento, Sígueme, Salamanca 1972.

(39) Cf. H. RIESENFELD, The Gospel tradition, Oxford 1970.        [ Links ]

(40) Cf. B. GERHARDSSON, Memory and manuscript. Oral tradition and written transmission in rabbinic Judaism and early christianity, Uppsala 1961.        [ Links ]

(41) H. SCHÜRMANN, La tradizione dei detti di Gesù, Brescia 1985.        [ Links ]

42) Además de los nombres ya mencionados son importantes en el campo protestante, los trabajos de H. Braun y, más recientemente, de W. Pannenberg y J. Moltmann. En el campo católico hay que mencionar a F. Mussner, A. Wickenhauser, K. H. Schelker, K. Rahner, X. L. Dufour, R. Marlé, I. de la Potterie, J. Caba,, E. Schillebeeckx, Ch. Duquoc, H. Küng, W. Kasper, J. I. González Fauss, R. Latourelle, R. Fabris, F. Lambiasi, B. Forte, entre otros.

(43) Una relación del estado de la cuestión hasta finales de los años setenta se encuentra en R. LATOURELLE, A Jesús el Cristo por los Evangelios, Sígueme, Salamanca 1982, 202-226.        [ Links ]

(44) Fue H. Conzelmann el primero en usar esta expresión.

(45) El término Third Quest fue concebido por S. NEIL TOM WRIGHT, The Interpretation of the New Testament 1861-1986, University Press, Oxford 1988, 379-403.         [ Links ] Ver, también, S. NEIL TOM WRIGHT, Jesus and the Victory of God, London 1996, 1-144.        [ Links ]

(46) Algunos de los autores de esta corriente consideran la fuente Q una fuente privilegiada para conocer históricamente a Jesús. En sus estudios han encontrado en ella al menos dos estratos, que representan diferentes momentos en el desarrollo de la comunidad cristiana de Palestina. El primero de estos estratos, más cercano al Jesús de la historia, está compuesto de enseñanzas de tipo sapiencial que muestra la figura de un Jesús sabio; el segundo, es más de tipo apocalíptico. Incluso se llega a afirmar que el Jesús original es el sapiencial y que los rasgos apocalípticos son ya elaboración de la comunidad. Sobre este tema, ver J. S. KLOPPENBORG, The Formation of Q: Trajectories in Ancient Wisdom Colecctions, Philadelphia 1987.        [ Links ]

(47) Se trata de un manuscrito copto del siglo III-IV y que contiene una colección de ciento catorce dichos "secretos" de Jesús escritos por Dídimo Judas Tomás, discípulo del Señor. Son diálogos cortos y sin ninguna conexión narrativa. Es claro que el término evangelio atribuido a este escrito no se refiere a su género. Se puede decir que se parece más a la fuente "Q". Se ha descubierto que aproximadamente el 40% del contenido de este texto se encuentra en Q. Para una evaluación de este manuscrito y de otros encontrados en Nag Hammadi, ver J. MEIER, o. c., 131-182. Sin embargo, Meier rechaza el uso del material apócrifo para la reconstrucción del Jesús histórico. Para una valoración positiva de los apócrifos del Nuevo Testamento, ver H. KOESTER, Introduction to the New Testament, I-II, Fortress, Philadelphia 1989.        [ Links ]

(48) Entre los autores de la Third Quest que más han destacado la importancia de Jesús dentro de las circunstancias económicas, sociales y políticas de la Galilea de aquel momento y relacionándolo, no con las elites religiosas, sino con el ambiente campesino popular, sobresalen: R. A. HORSLEY, Galilee: History, Politics, People, Valley Forge 1996;         [ Links ] ID., Jesus and Spiral Violence, Harper and Row, San Francisco 1987;         [ Links ] ID., Sociology and the Jesus Movement, Crossroad, New York 1989;         [ Links ] R. A. HORSLEY-J. S. HANSON, Bandits, Prophets and Messiahs: Popular Movements of the Time of Jesus, Minneapolis 1985;         [ Links ] G. THEISSEN, Estudios de sociología del cristianismo primitivo, Sígueme, Salamanca 1985;         [ Links ] ID., The Shadow of the Galilean: The Quest for the Historical Jesus in Narrative Form, Fortress Press, Philadelphia 1987;         [ Links ] ID., The Gospels in Context: Social and Political History in the Synoptic Tradition, Fortress Press, Minneapolis 1991;         [ Links ] C. A. EVANS, Jesus and His Contemporaries, New York 1995;         [ Links ] S. FREYNE, Galilee from Alexander the Great to Hadrian. A Study of second Temple Judaism, Wilmington 1980;         [ Links ] ID., Galilee, Jesus and The Gospel: Literary Approaches and Historical Investigations, Dublin 1988;         [ Links ] ID., The Geography, Politics, and Economics of Galilee and the quest for the historical Jesus en B. CHILTON- A. EVANS (EDS.), Studying the Historical Jesus: Evaluations of the State of Current Research, Leiden 1994, 75-122.        [ Links ]

(49) Aquí se ubica la obra de Meier ya citada. Además, es importante la obra de L. T. JOHNSON, The Real Jesus, Harper Collins, San Francisco 1996.        [ Links ]

(50) Cf. Las obras ya citadas de G. Theissen; además: G. THEISSEN - A. MERZ, El Jesús histórico, Sígueme, Salamanca 1999.        [ Links ]

(51) Este es el telón de fondo de la obra de B. J. MALINA, El mundo del Nuevo Testamento, Estella 1995.        [ Links ]

(52) Si bien es cierto que la aproximación a Jesús con parámetros puramente históricos e interdisciplinares es una novedad que aporta matices muy serios y rigurosos a la investigación, también es cierto que aquí puede estar una de las debilidades de la forma y metodología de investigación de la Third Quest, pues colocar la fe al margen para hacer una reconstrucción pretendidamente neutral es, de alguna manera, ambicionar colocarse al margen del misterio de Jesús, y pretender eso en el caso de Jesús es, de alguna manera, incapacitarse para acceder y comprender plenamente su historia.

(53) Una descripción de los aportes de sus más significativos representantes se encuentra en R. AGUIRRE, Estado actual de los estudios sobre el Jesús histórico después de Bultmann, en "Estudios Bíblicos" 54 (1996) 433-463.         [ Links ] También en J. PELÁEZ, Un largo viaje hacia el Jesús de la historia, en J. J. TAMAYO, Diez Palabras sobre Jesús de Nazaret, Ed. Verbo Divino, Estella: Navarra 1999, pp. 57-123;         [ Links ] E. VALLAURI, "Volti di Gesù negli studi più recenti", Laurentianum, 39 (1998) 293-337;         [ Links ] S. FREYNE, "La ‘terza’ricerca sul Gesù storico. Alcune reflessioni teologiche", Concilium 32 (1997) 60-79;         [ Links ] J. M. BORG, Jesus in Contemporary Scholarship, Valley Forge 1994;         [ Links ] D.C. ALLISON, "The Contemporary Quest for the Historical Jesus", IrBibSt 18 (1996) 174-193;         [ Links ] M. E. BORING, "The ‘third Quest’ and the Apostolic Faith, Interpretation 50 (1996) 341-354.        [ Links ]

(54) La figura de Jesús comprendida como la de un sabio, inscrito en el contexto de la sabiduría de Dios, aparece en: E. S. FIORENZA, In Memory of Her: A Feminist Theological Reconstruction os Christian Origins, Crossroad, New York 1984;         [ Links ] ID., Miriam’s Child, Sophia’s Prophet: Critical Issues in Feminist Christology, Continuum, New York 1994.;         [ Links ] B. WITHERINGTON III, Jesús the Sage: The Pilgrimage of Wisdom, Fortress Press, Minneapolis 1994.        [ Links ]

(55) Cf. Comprenden a Jesús como un profeta reformador social G. Theissen (Cf. Obras citadas), R. A. Horsley (Cf. Obras citadas) y J. D. CROSSAN, Jesús: vida de un campesino judío, Crítica, Barcelona 1994;         [ Links ] ID., Jesús: Biografía revolucionaria, Crítica, Barcelona 1996;         [ Links ] ID., Historical Jesus as Risen Lord, Trinity Press, Valley Forge 1999;         [ Links ] ID., The birth of Christianity, Harper, San Francisco 1998;         [ Links ] ID., The Essential Jesus, Harper Collins, San Francisco, 1995;         [ Links ] ID., The Jesus Controversy. Perspectives in Conflict, Trinity Press, Valley Forge 1999.         [ Links ] Crossan considera a Jesús como un cínico al estilo de los filósofos cínicos, pero resaltando su carácter de campesino judío. Otros que insertan a Jesús dentro de esa corriente helenista son: B. L. MACK, A Myth of Innocence: Mark and Christian Origins, Fortress Press, Philadelphia 1988;         [ Links ] F. G. DOWNING, Jesus and the Threat of Freedom, London 1987;         [ Links ] ID., Christ and the Cynics: Jesus and Other Radical Preachers in First Century tradition, Sheffield 1988.        [ Links ]

(56) Cf. G. VERMES, Jesús, el judío, Barcelona 1977;         [ Links ] ID., Jesus and the World of Judaism, London 1983;         [ Links ] ID., La religión de Jesús el judío, Barcelona 1995.        [ Links ]

(57) Cf. G. H. TWELFTREE, Jesus the Exorcist, Tübingen 1993.        [ Links ]

(58) Cf. M. BORG, Conflict, Holiness and Politics in the Teachings of Jesus, New York-Toronto 1984;         [ Links ] ID., Jesús. A New Vision, Harper and Row, San Francisco 1987;         [ Links ] ID., Meeting Jesus Again for the first Time, Harper and Row, San Francisco 1994;         [ Links ] ID., Jesus in Contemporary Scholarship, Trinity International Press, Valley Forge 1994;         [ Links ] ID., The lost Gospel Q, Ulysses Press, Berkeley 1996.        [ Links ]

(59) J. P. MEIER, o. c.; E. P. SANDERS, Judaism. Sharper Press 1997.         [ Links ] Resalta también el carácter judío y escatológico de la figura de Jesús, E. P. SANDERS, Jesus and Judaism, Fortress Press, Philadelphia 1985;         [ Links ] ID., The Historical Figure of Jesus, Penguin, London 1993;         [ Links ] M. CASEY, From Jewish Prophet to gentile God: The Origins of Development of New Testament Christoloy, John Knox Press, Wesminster 1991;         [ Links ] ID., Is John’s Gospel true?, Routledge, London 1996.        [ Links ]

(60) Ninguno de estos retratos pone en cuestión la realidad histórica de Jesús ni agotan su identidad, pero no están exentos de una cierta parcialidad y, a veces, no desprovistos de prejuicios ideológicos.Son tantas y tan variadas las imágenes de Jesús como tantos son los investigadores que se interesan en el tema. Por momentos da la impresión de que la actual investigación podría caer en una versión nueva, aunque con rasgos distintos, de las historias de Jesús de la escuela liberal, en donde se presentan imágenes de Jesús a la carta y para todos los gustos. Es muy crítico frente a las imágenes de Jesús que resultan de las investigaciones de la Third Quest y de sus presupuestos y el proceso metodológico utilizado, el libro de BEN WITHERINGTON III, The Jesus Quest. The Third Search for the Jew of Nazareth. Intervarsity Press, Illinois 1995 (edición aumentada, 1997).        [ Links ]

(61) Hay que señalar que varios de los más renombrados escrituristas norteamericanos no pertenecen a este grupo -por ejemplo, el ya fallecido R. E. Brown o J. A Fitzmyer- y que las posiciones de los miembros de este colectivo son muy variadas y dispares.

(62) Esta forma de proceder para decidir sobre la historicidad de algún dicho de Jesús es bastante cuestionable, pues la verdad histórica no se puede decidir por votación, sino por la fuerza misma de los argumentos que confluyen a favor de lo que se quiere averiguar.

(63) R. W. FUNK-R. W. HOOVER (EDS.), The Five Gospels: The Search for the Authentic Words of Jesus, New York 1993;         [ Links ] R. W. FUNK, Jesus Seminar. The Five Gospels, Harper Collins, San Francisco 1997.        [ Links ]

64) Cf. J. D. CROSSAN, Four Other Gospels, Minneapolis 1985.         [ Links ] Este autor llega, incluso, a afirmar que detrás del evangelio de Pedro se encontraría el "evangelio de la cruz", que sería como una fuente común a los relatos de la pasión de los evangelios sinópticos. G. Theissen piensa que el evangelio de Pedro 8, 28-11, 49 sería el relato más antiguo de la resurrección de Jesús, que dataría de la segunda mitad del s. II, pero que se basa en un relato antiguo de la pasión y de la resurrección independiente de los sinópticos (Cf. G. THEISSEN- A. MERZ, El Jesús histórico, Sígueme, Salamanca 1999, 549).        [ Links ]

(65) Theissen propone reformular el criterio de discontinuidad a partir de lo que él llama criterio de "plausibilidad histórica" (Plausibilitätskriterium), que se podría formular así: puede ser considerado histórico todo lo que contribuya a explicar el influjo o impacto de Jesús sobre el cristianismo primitivo y que, al mismo tiempo, solo puede haber surgido en un contexto judío. Este criterio tiene en cuenta, de una manera positiva, la relación entre Jesús y la comunidad primitiva -el impacto- y la relación entre Jesús y el judaísmo -el contexto- (Cf. G. THEISSEN, o. c., 139-142).En este mismo sentido se replantea el criterio de coherencia, pues se puede caer en el subjetivismo al tratar de decidir hoy lo que era coherente en el momento histórico de Jesús. El mal uso de este criterio podría llevar a descartar como inauténticos algunos elementos que, vistos desde hoy, no se verían como coherentes con el mensaje de Jesús, o puede suceder también lo contrario: que se consideraran como auténticos, elementos coherentes con el mensaje de Jesús que pudiesen haber sido creados por la comunidad primitiva (Cf. J. MEIER, o. c., 191-192).

(66) C. W. VOTAW, The Gospels and Contemporary Biographies, en "American Journal of Theology" 19 (1915) 45-73.         [ Links ] Este estudio fue reeditado en 1970 con el título: The Gospels and Contemporary Biographies in the Graeco-Roman World, Fortress Press, Facet Books 1970.        [ Links ]

(67) G. N. STANTON, Jesus of Nazareth in New Testament Preaching, University Press, Cambridge 1974.        [ Links ]

(68) C. H. TALBERT, What is a Gospel? The Genre of the Canonical Gospels, SPCK, London 1978.        [ Links ]

(69) P. SCHULER, A Genre of the Gospels: The Biographical Character of Mathew, Fortress Press, Philadelphia 1982.        [ Links ]

(70) K. BERGER, Hellenistische Gattungen in NT, en "Aufstieg und niedergang der Römischen Welt", II, 25, 2 (1984) 1031-1432.        [ Links ]

(71) R. A. BURRIDGE, What are the Gospels? A Comparison with Graeco-Roman Biography, Cambridge, University Press 1992.        [ Links ]

(72) Se trata de la presentación que hizo J. P. MEIER, The Present State of the ‘Third Quest for the Historical Jesus: Loss and Gain, en Biblica 80 (1999) 459-487.        [ Links ]

(73) Hay que anotar que Meier tiene poco aprecio por la originalidad del testimonio y los aportes que ofrecen las documentos apócrifos sobre Jesús, testimonios estos a los que muchos de los eruditos de la Third Quest conceden bastante valor (cf. la obra citada de Meier, tomo I. Págs 131-182).

(74) Algunos piensan a Jesús como un mago (Cf. MORTON S., Jesus the Magician, San Francisco 1978;         [ Links ] E. P. SANDERS, Jesus and Judaism, Fortress Press, Philadelphia, 1985, 157-173)         [ Links ] o como los magos helenistas de aquel momento (cf. J. D. CROSSAN, Historical Jesus as Risen Lord, Trinity Press, Valley Forge 1999, 303-353).        [ Links ]

(75) Cf. J. MEIER, o. c., Tomo I, 34.

(76) Una profundización sobre las posiciones de Crossan y Meier se encuentra en ARMAND PUIG I TÀRRECH, La recherche du Jésus historique en Biblica 81 (2000) 179-201.        [ Links ]

(77) Este es tal vez el sentido del criterio de "plausibilidad histórica" formulado por G. Theissen que se comentaba más arriba. El adecuado uso de este criterio, junto a la utilización de los otros criterios ya reformulados, puede favorecer el hallazgo, cada vez más preciso y mejor, del puntode encuentro entre la fe postpascual y la historia de Jesús de Nazaret que sirvió de base a la "historia" de la cual quieren ser testimonio los evangelios.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons